8 millones de cartas a Putin, los testigos de Jehová emprenden campaña mundial para evitar proscripción en Rusia

Tiempo de Lectura: 8 minutos



El gobierno ruso de Vladimir Putin está aplicando indebidamente la “Ley Federal de Actividades Extremistas” en contra de la comunidad religiosa de los testigos de Jehová en Rusia. Más de 170 mil personas, entre niños, jovenes, hombres, mujeres y ancianos podrían ser porcesadas simplemenmte por reunirse pata adorar a dios, leer la Biblia en grupo o hablar de su fe a otras personas. Bajo la misma ley se han prohibido otras organizaciones evangélicas no alineada a la Iglesia Ortodoxa Rusa o de activismo social y civil como Amnistía Internacional.

 

 

Las actividades de los testigos de Jehová de Rusia podrían quedar prohibidas muy pronto. Ante esta amenaza, los Testigos han organizado una campaña mundial para escribir cartas y pedir ayuda directamente al Kremlin (el gobierno central de la Federación de Rusia) y a altos funcionarios del Tribunal Supremo de ese país. El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová está invitando a los más de 8.000.000 de Testigos de todo el mundo a participar.

El 15 de marzo de 2017, el Ministerio de Justicia ruso presentó una solicitud ante el Tribunal Supremo de la Federación de Rusia para declarar extremista y disolver el Centro Administrativo de los Testigos de Jehová de Rusia. Con esta demanda también pretende prohibir las actividades del Centro Administrativo. Si el Tribunal Supremo apoya esta solicitud, se cerrará la sucursal de los Testigos en Rusia, ubicada cerca de San Petersburgo. Luego, las casi 400 entidades religiosas locales que están registradas en el país serían disueltas y, como consecuencia, se prohibirían los servicios religiosos de las más de 2.300 congregaciones de los testigos de Jehová. Además, el Estado podría confiscar los bienes de la sucursal, así como todas las propiedades que usan los Testigos para reunirse. Finalmente, testigos de Jehová de todo el país podrían ser acusados y procesados judicialmente tan solo por realizar sus actividades religiosas. Se espera que el Tribunal Supremo tome una decisión el 5 de abril.

“El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová quiere dirigir la atención a esta situación tan crítica”, dice David Semonian, un portavoz de la central mundial de los Testigos. “Tomar acción judicial contra ciudadanos pacíficos que respetan la ley y tratarlos como terroristas es claramente una aplicación indebida de las leyes contra el extremismo. Dicha acción se fundamenta totalmente en acusaciones falsas”.

Los testigos de Jehová ya han hecho campañas mundiales como esta. Hace unos veinte años, escribieron cartas para defender a los Testigos de Rusia, pues algunos miembros del gobierno de aquella época estaban llevando a cabo una campaña de difamación contra ellos. También han escrito cartas para instar a los gobiernos de otros países, como Corea, Jordania y Malaui, a dejar de perseguir a los Testigos.

“Leer la Biblia, cantar y orar con otros hermanos en la fe no es ningún delito —añade David Semonian—. Esperamos que todas las cartas que se envíen durante esta campaña mundial muevan a las autoridades rusas a detener este ataque injustificado contra nuestros hermanos”.

“Todas las decisiones judiciales contra nosotros se basan en una única acusación: que algunos de nuestros libros y discursos están en la lista de literatura extremista que existe en este país”, explicó Belenko. El vocero denunció que las decisiones de incluir a unas u otras publicaciones en la lista negra “se tomaron en base a opiniones de falsos expertos y sentencias judiciales dictadas a espaldas de los creyentes”.

 

Imagen: jw.org

Las déviles acusaciones y la presecución a  distintas minorías

“No entendemos qué objetivo persiguen las autoridades. Se mire por donde se mire, nos parece un sinsentido. Creemos que se trata de una equivocación que finalmente se quedará en eso, y el Ministerio de Justicia retirará su demanda”, dijo a EFE el portavoz de la comunidad religiosa en Rusia, Iván Belenko.

En todos los procesos judiciales contra la organización, las autoridades le han incriminado el almacenamiento y difusión de literatura religiosa de carácter extremista.

Por ejemplo, una cita del filósofo español Miguel de Unamuno estuvo a punto de convertirse en motivo legal para prohibir una de sus organizaciones territoriales, según el portavoz de los testigos de Jehová.

“Unamuno escribió que para creer en la inmortalidad del alma hay que desearlo, y el deseo debe ser tan fuerte como para silenciar la voz de la razón. Incluimos la cita en un discurso y la Fiscalía nos acusó de extremistas. Sólo a última hora alguien paró la denuncia, seguramente por respeto al filósofo”, recordó Belenko.

 

INFOGRÁFICO (en ingés): Rusia ataca sistemáticamente la libertad religiosa – jw.org

 

La noticia, sin embargo, llegó a los medios de comunicación oficiales (Rusia Today, rt.com, RIA Novosti), que en los últimos años se han subido a la ola propagandística que ensalza a la Iglesia ortodoxa rusa y critica a movimientos religiosos minoritarios como los testigos de Jehová o los Mormones.

“Cada vez que los medios informan de que algunas de nuestras publicaciones han sido incluidas en las listas de literatura extremista, nuestros creyentes son víctimas de actos violentos por parte de radicales”, se quejó Belenko.

El presidente de la Asociación rusa para el Estudio de Religiones y Sectas, Alexandr Dvorkin, considera que los testigos de Jehová son una secta que crea en torno a sus seguidores su propio mundo, un entorno aislado del resto de la sociedad. Dvorkin también ha criticado y ha tachado de sectas a los Mormones y a la Iglesia de la Cienciología, prohibida por la Justicia rusa en noviembre de 2015.

La organización cristiana ‘Fondo Bernabé que se dedica a la evangelizacion y a actividades humanitarias en Rusia acusan al gobierno de “usar la excusa de la legislación antiterrorista para suprimir todas las iglesias que no están afiliadas a la Iglesia Ortodoxa Rusa – que está estrechamente ligada al nacionalismo ruso”.

“Esto puede detener la actividad misionera de cualquier persona, excepto los representantes, organizaciones y grupos registrados. Será necesario que cada misionero tenga documentos con información específica que demuestra enlaces a un grupo religioso registrado por el gobierno”, dijo Joel Griffith de la Asociación Evangelística ‘Slavic’.

Varios líderes evangélicos escribieron una carta a Putin después que la ley fue aprobada en la Cámara, expresando su preocupación por las posibles ramificaciones de la legislación, que creen es una violación de sus derechos de libertad religiosa.

La campaña contra las sectas coincide con un alza sin precedentes en más de un siglo de la religiosidad entre los rusos, aunque menos del 10 por ciento de los ciudadanos acuden regularmente a la iglesia, según estudios del prestigioso Centro Levada.

 

Proceso de incriminación

Para incriminar a los testigos de Jehová se suele seguir un patrón, como se puede ver a continuación en los sucesos relacionados con la entidad legal de los testigos de Jehová de la ciudad de Birobidzhan:

  1. Paso 1: La policía va a los lugares de culto de los testigos de Jehová y coloca allí publicaciones religiosas que están incluidas en la Lista Federal de Obras de Índole Extremista.

    Policías y agentes del Servicio Federal de Seguridad irrumpieron en una reunión religiosa de los testigos de Jehová, la declararon ilegal y dijeron que venían a buscar “material extremista”.

  2. Paso 2: La policía registra el local y “descubre” publicaciones prohibidas.

    Los policías “encontraron” 12 publicaciones que están en la lista de obras extremistas. Más tarde, los Testigos averiguaron que un desconocido había entrado en el local antes de la reunión y, según parece, había escondido las “pruebas”.

  3. Paso 3: El fiscal acusa a la entidad local de los testigos de Jehová o a su representante de cometer una falta administrativa por distribuir publicaciones extremistas e impone una multa.

    El tribunal de distrito declaró que el representante de la entidad local había cometido una falta administrativa y le impuso una multa de 4.000 rublos (unos 70 dólares).

  4. Paso 4: El fiscal envía una advertencia a la entidad local para que no repita la supuesta violación en un período de doce meses.

    El fiscal envió una advertencia que recordaba que participar en “actividades extremistas” estaba prohibido.

  5. Paso 5: Algún tiempo después, la policía regresa al lugar de culto, vuelve a colocar publicaciones de los Testigos en el local y las “descubre” durante un registro.

    En octubre de 2015, unos policías interrumpieron otra vez una reunión de los Testigos para buscar “material extremista” en el local. Sin embargo, los Testigos habían hecho una inspección antes de la reunión y habían encontrado publicaciones que alguien había colocado a propósito para incriminarlos. Como se deshicieron de ellas, el intento de falsificar pruebas no tuvo éxito. Pero el 21 de enero de 2016, los policías estaban mejor preparados. Las fuerzas especiales, la policía y agentes del Servicio Federal de Seguridad volvieron a interrumpir una reunión y dijeron que se iba a hacer un registro del local para buscar “material extremista”. Uno de los Testigos que estaba allí vio que un policía llevaba un paquete de publicaciones. Otro de los policías se puso a inspeccionar una zona que ya se había registrado, esta vez sin que nadie lo viera, y “encontró” ese paquete de publicaciones.

  6. Paso 6: En base a las nuevas pruebas de supuesta actividad extremista, la fiscalía o el Ministerio de Justicia presenta una demanda ante los tribunales para disolver la entidad legal.

    El tribunal de distrito declaró que el representante de la entidad legal había cometido una falta administrativa y le puso una multa de 3.000 rublos (unos 50 dólares). El 3 de octubre de 2016, el tribunal regional dictaminó que se habían descubierto nuevos hechos que evidenciaban indicios de extremismo en la entidad legal de Birobidzhan y la declaró extremista, prohibió sus actividades y ordenó su disolución.

Como último paso del proceso, el Tribunal Supremo de la Federación de Rusia ha apoyado las decisiones de los otros tribunales de disolver las entidades legales de los Testigos por considerarlas “organizaciones extremistas”. Las entidades disueltas más recientemente han sido las de Bielgorod, Starii Oskol, Elista y Orel. La apelación presentada por los Testigos en el caso de la entidad de Birobidzhan aún está pendiente ante el Tribunal Supremo.

 

Denuncia internacional ante el Alto Cominté de Derechos Humanos de la ONU

En el 2015, el Comité de Derechos Humanos de la ONU reiteró sus recomendaciones anteriores de que la Federación de Rusia “revise sin dilación indebida la Ley Federal de Lucha contra las Actividades Extremistas, con miras a aclarar la definición vaga e imprecisa de ‘actividad extremista’, para que requiera un elemento de violencia u odio, y establezca criterios claros y precisos sobre la manera de clasificar un documento como extremista. El Estado parte debe adoptar todas las medidas necesarias para evitar el uso arbitrario de la ley y revisar la Lista Federal de Obras de Índole Extremista” (Comité de Derechos Humanos, Observaciones finales sobre la Federación de Rusia, CCPR/C/RUS/CO/7, 28 de abril de 2015, párrafo 20).

 

Clausura de Amnistía Internaciuonal en Moscú

 

 

En noviembre de 2016 los colaboradores del movimiento global se toparon con que la puerta carecía de cerradura y alguien había instalado una alarma para evitar la entrada en el local, mientras que en el teléfono que figura en el precinto no responden a las llamadas.

Las autoridades rusas cerraron la oficina del movimiento global sin que los representantes de dicha organización de derechos humanos conozcan el motivo.
“La oficina de Amnistía Internacional en Moscú ha sido precintada”, escribió Serguéi Nikitin, director de AI, en su cuenta de Twitter.

Nikitin, que colgó una foto con el sello del Ayuntamiento en la puerta de la oficina, explicó a medios locales que arriendan el local directamente al Estado ruso y que siempre han pagado religiosamente el alquiler.

Los colaboradores de AI se toparon esa mañana con que la puerta carecía de cerradura y alguien había instalado una alarma para evitar la entrada en el local, mientras que en el teléfono que figura en el precinto no responden a las llamadas.

“Prohibido abrir el local sin la presencia de un representante del departamento”, reza el precinto municipal.

Amnistía Internacional, organización que únicamente tiene presencia en los países que la invitan formalmente, opera en dicha oficina desde hace 20 años.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo desconocer los motivos por los que la oficina de AI había sido precintada por el Ayuntamiento moscovita.

Nikitin criticó en su momento la controvertida ley promulgada por el presidente ruso, Vladímir Putin, que considera “agente extranjero” a todas las organizaciones no gubernamentales que reciben financiación exterior.

Algunas de esas organizaciones tuvieron que renunciar a becas y romper los contratos con clientes de otros países, lo que limitó en gran medida sus actividades.

 

( jw.org | eldiario24.com.ar | NoticiaCristiana.com | Amnesty.com | Infobae)

Sobre el Publicador

Darío Franco Medina
Maestro Mayor de Obras (Master Builder) | Propietario y Editor General | Webmaster, Networker & Social Media Optimizer (SMO), Community Manager (CM) | Editor gráfico para Editorial Red Literaria | RRPP y SMO para Kureiji No Eventos
Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de EL CORREO GRÁFICO. ⬇️ Elige tu red antes comentar ⬇️
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...

Sé el primero en comentar on "8 millones de cartas a Putin, los testigos de Jehová emprenden campaña mundial para evitar proscripción en Rusia"

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Trackbacks.