El “caso Triaca” nos pinta como sociedad

Tiempo de Lectura: 2 minutos


La corrupción buena, la corrupción mala

(Por Nicolás Alberio) Desde hace una semana el Ministro de Trabajo de la Nación se encuentra en todas las tapas de los diarios del país ¿Por su gestión? ¿Por alguna ley laboral? No. Se debe a la filtración de un audio donde se lo oye insultando a una de las empleadas domésticas de su familia y el escándalo generado a raíz de conocerse que trabajaba en negro y que luego fue empleada del SOMU, sindicato intervenido por este gobierno.

Triaca pidió disculpas y dijo que el insulto fue un “exabrupto producto de una situación estresante”. Luego intentó despegarse de la precarización laboral de Sandra Heredia, aludiendo que en realidad estaba a cargo de su hermano Carlos (Triaca). Sin embargo, fue muy difusa su explicación sobre el ingreso de esta muchacha al SOMU, intervenido por la gestión de Triaca.

Esta situación claramente reviste una gravedad extraordinaria y desde distintos partidos políticos se pidió la cabeza del titular de la cartera de trabajo. Que la haya insultado no está bien, que sea trabajadora en negro complica el escenario, pero que haya utilizado un sindicato intervenido presenta características de lo que en el cotidiano se denomina corrupción.

¿Acaso Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción inicio una investigación, al menos formal, al enterarse de la situación? La respuesta es no. Probablemente, aún no se haya tomado conocimiento del hecho, para ser benévolos.

El que si se enteró fue el todopoderoso jefe de Gabinete Marcos Peña, quien ayer le dio un fuerte respaldo a Triaca al considerar que es “un excelente ministro”, y que un exabrupto “no invalida su calidad como funcionario, como persona ni su integridad”.

De este modo, el ministro coordinador no sólo minimizó el hecho y lo afirmó en el cargo, sino que dejó en claro que hay una corrupción buena y otra mala.

Pero Marcos no es ningún ingenuo, conoce que la doble vara del gobierno nacional no será castigada por la sociedad porque Cambiemos acaba de ganar su segunda elección consecutiva. Está fuerte.

Los hechos de corrupción de los últimos 12 años se cuentan de a centenares. Cada obra, cada licitación, cada funcionario presenta un variopinto mundo de anécdotas, porque si bien grandes sectores de la sociedad lo dan como un hecho cierto, la Justicia aún no se ha expedido sobre ninguna causa.

En esta ocasión, ningún juez actuó. Triaca no puso a disposición su renuncia. Marcos Peña lo ratificó y dejó en claro que esto sólo es un “error”, corrupción del equipo de los buenos.

Sobre el Publicador

Redaccion
Desde la Redacción de El Correo Gráfico || elcorreografico.com.ar || WhatsApp: +5492213147942 || Telegram Channel: t.me/ElCorreoGrafico || Facebook; fb.me/ElCorreoGrafico || Twitter: @ElCorreoGrafico || Google +: +ElcorreograficoAr || LinkedIn: /company/el-correo-gráfico/ || Instagram: @elcorreografico
Los comentarios publicados a continuación son entera responsabilidad del visitante. Por lo cual, vale aclarar, reflejan exclusivamente la opinión del lector, y no necesariamente la de EL CORREO GRÁFICO. ⬇️ Elige tu red antes comentar ⬇️
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...

Sé el primero en comentar on "El “caso Triaca” nos pinta como sociedad"

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Trackbacks.