Manuel Máximo Egido

El día que Berisso logró su autonomía