Categorías
3° Sección Análisis - Opinión Berisso Destacadas Gremiales Política

La denuncia del evangelista pone en evidencia la decadencia del PJ y el gremialismo en Berisso

Tras la denuncia de una estudiante de psicología hacia un “pastor” evangélico después de que ella supuestamente de negara a practicarle sexo oral a cambio de obtener el «perdón divino», pone en evidencia el ocaso del Peronismo conducido por Ramón Garaza en su más feroz interna gremial y la fallida gestión y manejo del poder municipal de la mano del empresario Fabián Cagliardi.

Berisso desde diciembre de 2019 se encuentra gobernada por el Partito Justicialista (PJ), tras ser oposición cuatro años a la gestión de Jorge Nedela, radical dentro de Cambiemos, quien es hoy acusado de la crisis económica más grande que se fue acumulando de sus antecesores del peronismo y el kirchnerismo que hoy se puja en la interna política del municipio y que cada vez está más endeudada que la último año de en manos del radicalismo.

En medio de esta, el presidente del PJ local, Ramón Garaza, vive una interna gremial, donde quienes fuesen parte de “su séquito” dentro de la comisión gremial del SUPeH Ensenada, puja quitarle el poder que ha ejercido en los últimos 20 años, que cada vez va teniendo menos respuesta en el avance de sector K duro de La Cámpora dentro de la administración de la Refinería de YPF y acompañada por el intendente de Ensenada, Mario Secco, lo cercan debilitando su acción en el Polo Petroquímico de La Plata.

En este análisis surge preguntarse ¿qué tiene que ver con el evangelista acosador y amenazador que fue denunciado? Todo lo anterior nos llevan a detallar la trama más sucia de la política y del sindicalismo, mezclada por el uso oportunista del “feminismo” en los sectores más retrógrada del machismo dominante.

En tres partes detallaremos cómo la militancia de una persona le sirve a la política y al gremialismo, pero cuando surgen problemas, se desconocen entre ellos, se vuelve acéfala y trata de sacar una ventaja al sector que pierde poder.

La denuncia se hace pública

El día jueves 30 de julio, la Organización Feminista Las Juanas hace público un repudio hacia Mauricio Giménez, evangélico (es pastor asegura la víctima) de la iglesia Esperanza de Vida, referente político del Frente Justicialista Cristiano (rama no católica del peronismo) y agremiado de SUPeH Ensenada donde apoya la Lista Verde con la Agrupación 11 de Agosto. Y aseguran que ejerce como coordinador de la reciente creada Dirección de Culto del municipio de Berisso.

La trama de Giménez, se volvió en un escándalo que sacudió a sus propios militantes político sindical como así de sus feligreses con quienes realizaba acciones sociales, políticas y religiosas que utilizaría para ejercer su “poder” para trascender en el mundo político local.

La denuncia en poder de la justicia presupone que Giménez ofrecería a su víctima trabajo a cambio de sexo, amenazar a todo el entorno de la denunciante, hacer exhibición de su miembro sexual para que le practique sexo a cambio de “ser perdonada”, hostigación  y demás demandas que investigará el magistrado de turno a la causa.

Giménez, se defendió desde su perfil público en Facebook y se refirió a la denuncia en su contra como «una parodia» destinada a ensuciarlo. “Sé que todas las personas que me aman y conocen mi forma de ser saben muy bien quién soy. En principio, quiero decir que lo que se me acusa no es cierto. Pero no soy responsable, sino la justicia para decirlo y aclararlo”, escribió, lo que desata la trama político y sindical que surgió de este hecho consumado.

Descargo de Giménez tras hacerse pública la denuncia en su contra
El feminismo que se sube o se pierde y espera el próximo escrache

Tras hacerse pública la denuncia, un párrafo aparte se lo lleva el sector feminista afín al oficialismo del Frente de Todos, La Colectiva, salió a repudiar tales hechos del evangélico copiando y pegando del comunicado anterior.

En un leve comunicado peticionan a la empresa YPF realice una charla sobre la Ley Micaela, ya que semanas antes el gremio del SUPeH Ensenada adhirió a dicha legislación, como así se la pide a las direcciones  municipales de Culto y de las Mujeres, “ya que dicha persona es empleado del área de culto”.

La memoria empetrolada de un gremio
Garaza publicó este foto con Paulento y su señora junto a Gimenez (derecha) en 2016

Por su parte, un uso gremial le dio la lista del “Movimiento Celeste” que comanda Ramón Garaza. Desde la fachada de la rama de mujeres del SUPeH Ensenada, a sabiendas que se trata de un agremiado, deja en claro la puja sindical opositora al referirse a Giménez como “referente de la Agrupación de los Trabajadores Petroleros y conforma el frente Unidad SUPeH junto a la  Agrupación 11 de Agosto” y agrega que “estos espacios realizaron en conjunto una capacitación a la Ley Micaela para educar en contra de la violencia hacia las mujeres”.

Si bien el repudio del gremio buscan desprenderse del caso, quienes hoy lo repudian, son los que anteriormente eran comedido con el denunciado que formó parte del “Movimiento Celeste” de Garaza, referente de la Juventud Sindical del gremio, y apoyó activamente las candidaturas a diputado provincial en 2017 y la concejalía a Alejandro Paulenko quien los tildó de “lacra asquerosa” y hoy envía a su mujer realizar el repudio «feminista» del gremio de quien a su referente (Garaza) lo consideraba como “experiencia, honor, amistad, compromiso, ganas, iniciativa, sabiduría, inteligencia, liderazgo, convocatoria, influencia, y sobre todo buena persona”, grandilocuentes cualidades que al perecer sólo duró en la campaña anterior del gremio, en 2016.

Estas acciones dejan en claro las intenciones de Garaza por no perder poder gremial en el Polo Petroquímico donde Nahuel Chancel, actual secretario de Organización del SUPeH, cuenta con respaldo de sectores dentro y fuera de la corporación estatal, lugar que está envuelto en una crisis de producción por la pandemia de coronavirus, con recortes salariales y de personal, donde el gobierno de turno  responde a los acuerdos de quienes impulsan la Agenda 2030, de reducción de producción de hidrocarburos a cambio de uso masivo del litio.

El costo de usar feligreses para las urnas

Por último, el Municipio de Berisso está envuelta en una crisis institucional en lo que va de los casi 8 meses de gestión de Fabián Cagliardi, se habría olvidado de los votos que cosechó hace un año en plena campaña y que Giménez publicó en su perfil personal de Facebook o llamativamente la dirección de la Mujer que creó sale a panfletear para tomar conciencia de “las violencias”, se llamó a silencio sobre el tema, ya que le pesa contar desde el Ejecutivo al Director de Cultura denunciado por abuso sexual.

Campaña prevención de violencia de género: mucho material poca repercución

Mesa local contra las Violencias de Berisso: A pura charla

Si bien desde el Partido Justicialista comandado por Ramón Garaza, desprendido del intendente, aunque dentro de la alianza del Frente de Todo, salió a emitir sendos repudios y a apartar a Giménez de la Juventud Peronista y del mismo partido del Kilómetro 0 del Peonismo.

Desde otro lugar, el intebloque del Frente de Todos, salió a despegarse de Giménez y en el mismo tono ideológico de repudio a la denuncia que está en curso en la Justicia, siendo que varios integrantes pensaban distindo a la hora de ocupar su banca dentro del Concejo Deliberante ya que muchos de sus votantes provienen del evangelismo.

Cagliardi en su afán de hacerse del sillón del Palacio Municipal Berissense, en línea con la alianza de pastores evangélicos que Cristina Fernández desde el Instituto Patria, forjó ir por l voto evangélico con el Frente Nacional Justicialista Cristiano; agrupación que en su filas, además de Giménez, contaba con Mirta Campanella, Sandra Nuñez que ocupó un lugar en la lista del empresario de las PASO del 2019, Karina Aloro actual de consejera escolar y de Ángel Gabriel Ocampo de quien nombró director de Culto Municipal.

Desde un punto político, se puede entender que los cargos ocupados son productos del voto de feligrés o de la masa de votos en las urnas o en los púlpitos de los templos y encuentros evangélicos a donde fueron se candidatearon y siguen fotografiando como muestra política.

Puede que sea una mera muestra que en plena pandemia de coronavirus, la interna gremial y política del peronismo en Berisso pareciera ser una verdadera “bolsa de gatos”, donde las rispideces no se inmutan si deben rozar los asuntos privados o condena social que solo sirve para sostener los grandes negocios que se cocinan acosta de los intereses perjudicados de los ciudadanos, mientras se espera que la Justicia determime qué es cierto de la grave denuncia.