Categorías
Derechos Humanos Institucionales Nacionales Política

Abuelas anunció la restitución de la nieta 129

     

Los estudios de ADN que confirmaron el vínculo fueron fiscalizados por el juzgado nacional número 12 de los Tribunales Federales de Comodoro Py a cargo del juez Sergio Torres. Quienes iniciaron la búsqueda fueron su padre y hermanos.

La Asociación Abuelas de Plaza de Mayo anunció la recuperación del nieto número 129. Se trata de una mujer que fue separada de su familia durante la última dictadura militar.

Según trascendió, que quienes iniciaron la búsqueda fueron su padre y hermanos que proporcionaron los respectivos datos genético, junto con los de los abuelos maternos.

Los estudios de ADN que confirmaron el vínculo fueron fiscalizados por el juzgado nacional número 12 de los Tribunales Federales de Comodoro Py a cargo del juez Sergio Torres.

Se trata de la séptima restitución en dos años. El último había sido en agosto del año pasado, también anunciado en conferencia de prensa. Se trató del hijo apropiado de Rosario del Carmen Ramos e Ismael Amado Suleiman, pareja de militantes del PRT-ERP que fue secuestrada en un operativo ilegal durante la última dictadura militar.

Tras expresar la «enorme felicidad» que significó encontrar a la mujer, Estela de Carlotto hizo una breve reseña del camino realizado por el equipo de investigación de Abuelas hasta la confirmación de que se trataba de la hija de Solsona y Síntora, quien fue secuestrada en mayo de 1977, embarazada de ocho meses.

Solsona sobrevivió a la dictadura porque se encontraba fuera del país cuando su mujer fue detenida y desaparecida por los militares y, a partir de ese hecho, el hombre decidió permanecer en el exilio.

«Nada más se supo de Norma y del bebé, que se presume nació en el centro clandestino de Campo de Mayo», reseñó Carlotto y destacó la denuncia temprana que realizaron los abuelos de la nieta recuperada en la filial de Córdoba de Abuelas de Plaza de Mayo.

En la conferencia de prensa, además de Solsona, estuvieron presentes otros familiares de la nueva nieta, como su hermano mayor, quien fue criado por sus abuelos, y un tío.

El puntapié que permitió esclarecer la historia de la nieta 129 estuvo dado por informaciones recabadas en el 2012 sobre una joven inscripta como hija propia de un matrimonio mediante una partida de nacimiento apócrifa, firmada por un médico de la Policía Federal y presuntamente luego de un parto ocurrido en un domicilio particular, contó Carlotto. (InfoGEI | El Día)