El espejo amarillo

Tiempo de Lectura: 3 minutos

(Por Miguel Angel De Renzis) En 1835 Justus Von Liebig, un físico alemán, probó revestir un vidrio con plata, y vió reflejada su imagen. Había inventado, sin querer, el espejo.

En la Edad Media se utilizó muy poco, y en 1885 otro alemán, Carl Benz, lo patentó. Desde entonces, el espejo cobró protagonismo en el ser humano y pasó a ser en las mujeres un instrumento de coquetería.

Bien. Se supone entonces que uno se refleja en el espejo. Pero el caso es que el espejo amarillo parece reflejar imágenes distorsionadas y trataremos de contarles algunas.

El presidente Mauricio Macri no terminaba de sostener que había que frenar el endeudamiento para que la Argentina anunciara que, para poder funcionar, saldría a buscar 30.000 millones de dólares al exterior.

En sus vacaciones volvió a repetir la necesidad de no seguir endeudándonos y la Argentina amplió su endeudamiento externo en 15.000 millones de dólares, a una tasa del 7% y con papeles a 30 años.

Pero ahí no terminó la historia. Se hizo sobre la justicia norteamericana e inglesa. Y se beneficiaron con este nuevo endeudamiento firmado por Luis Caputo los bancos Citigroup, BBVA, Santander, HSBC y el Deutsche Bank. Los títulos son a 5, 10 y 30 años.

Es evidente que el espejo distorsiona y refleja mal. El gobierno macrista sigue endeudando a la Argentina.

Mientras tanto, la prensa se ocupó de la detención de (Marcelo) Balcedo, un ingeniero que heredó de su padre Antonio un sindicato al que desfalcó, dueño entre otras cosas del diario Hoy de La Plata y de una FM de la misma ciudad. En ese diario se apoyó al kirchnerismo, después se lo atacó con dureza y se defendió a Vidal y luego colocaron de tercer diputada nacional a una dirigente del Sindicato en Unidad Ciudadana de Cristina.

Pero a Balcedo se lo tiene también vinculado en una causa de narcotráfico de los llamados “Monos” de Rosario.

Mientras se habla de estas cosas, pasó desapercibido la compra sin licitación del ministro Dietrich de Transportes, de 200 vagones a China para reemplazar las formaciones japonesas de Toshiba que todavía circulan por el Roca. Mediante la resolución 1382 del Ministerio, sin licitación, se le compró a la empresa china CRRC, pagando 1.580.000 dólares por cada vagón, idénticos a los que Randazzo había comprado en el 2015 por 1.180.000 dólares. Es decir, el gabinete de lujo de los últimos 50 años, según Macri, termina de pagar 80.000.000 más, y al hablar de dólares no podemos hablar de inflación.

También con escasa difusión, se ocultó la movilización popular en Azul del día jueves, distrito gobernado por Cambiemos, donde cerraron la planta de Fabricaciones Militares, cesanteando a 220 trabajadores, escondiendo un negocio con las tierras que hace rato se quieren vender y justificando la importación desde Israel de productos que no se fabriquen más en el país.

También la violación al Parlamento que después de haber sido aprobado el Presupuesto, fue modificado por decreto, ampliándose el gasto en 11.138 millones de pesos, para el pago de intereses de la deuda pública y juicios de jubilados y pensionados policiales y del Servicio Penitenciario.

Es evidente que el espejo amarillo distorsiona todo el tiempo.

También en la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de tener los contratos vencidos desde el año 2001, Rodríguez Larreta autorizó a la empresa Dakota Sto. y BRD-SEC, que se dedican al acarreo de los vehículos mal estacionados, a que puedan cobrar 950 pesos contra 750 que cobraban antes.

Estas empresas pagan un miserable canon de 55.000 pesos a la Ciudad, haciendo un espectacular negocio.

También estas dos empresas podrán participar en el negocio de los parquímetros, ya que a finales del 2016 la Legislatura aprobó una ley que divide a la Ciudad en cinco zonas, y las dos empresas que tienen grúas podrán participar hasta en dos zonas.

Por otro lado, Edesur y Edenor dejaron a 100.000 familias sin electricidad, pese a los tarifazos y a la promesa de que se hacían para que las inversiones evitaran los cortes.

En el déficit de la balanza comercial que supera los 7000 millones de dólares en contra, a lo que hay que sumarle los 2000 del año 2016 que teníamos a favor, uno de los rubros de mayor influencia son los autos fabricados en Brasil que se importan desde Argentina. La familia Macri siempre ha tenido muy buenos negocios en el rubro automotriz en Brasil.

Antes que termine el año, el presidente viajará a Moscú y agradecerá a los rusos por la búsqueda del ARA San Juan y le permitirá que nos vendan energía atómica cuando en realidad nuestro país es de los primeros en el mundo en manejarla, y la empresa Invap se cansó de exportar reactores.

Luego irá a Davos, donde se reunirá con los titiriteros del mundo, y seguramente lo escucharemos decir que el universo mira positivamente la apertura.

Si tiene tiempo, visitará en Paris a Macron, que al igual que Macri, no cumplió con nada de lo que planteó en la campaña. Los franceses tienen sus problemas en Macron, los argentinos en su diminutivo, Macri. Pero nadie los ve en el espejo amarillo.

A %d blogueros les gusta esto: