Categorías
Destacadas Política Provincia Buenos Aires

El Frente Renovador tienta a Alfonsín, cada vez más lejos de Cambiemos

     

En los últimos días, el diputado radical fue durísimo con sus correligionarios por la estrategia electoral. Una massista sugirió que a su partido “le encantaría” sumarlo.

En los albores de la campaña electoral, el Frente Renovador tienta al diputado radical Ricardo Alfonsín, quien desde su lecho de enfermo -tras un cuádruple by-pass- se convirtió en la oveja negra de Cambiemos y disparó munición gruesa contra sus correligionarios por la estrategia a nivel nacional bajo la alianza con el PRO.

En declaraciones a la agencia estatal Télam, la diputada massista Cecilia Moreau reforzó las versiones que vinculan a Alfonsín con el espacio liderado por Sergio Massa, al considerar que en la UCR “no le dan el lugar que se merece”.

Moreau –hija del dirigente radical Leopoldo Moreau, cercano al kirchnerismo- reveló que al massismo le “encantaría” que Alfonsín “fuera parte” del partido ya que “sumaría mucho”, aunque aclaró que “es decisión de él dar un paso por afuera de la estructura orgánica del partido”.

En este sentido, no ahorró elogios a su par de la UCR. “Tiene honestidad en lo que piensa, y además de a poco se va animando a hacerlo público. También entiendo que le debe costar mucho dar un paso por afuera de la estructura orgánica de la UCR; como a mí, que me costó alejarme pese a que ahora me siento más radical que nunca”, dijo.

“Si Ricardo da ese paso, creo que le sumaría mucho al Frente Renovador y al radicalismo; incluso también le sumaría la construcción de un frente propio, pero a Alfonsín, en este armado de Cambiemos, no le dan el lugar que se merece”, consideró Moreau y aseguró: “La verdad es que a nosotros nos encantaría que forme parte del Frente Renovador, pero es decisión de él”.

El operativo seducción iniciado por el massismo se da en momentos donde la UCR atraviesa un fuerte debate interno sobre el camino a seguir en cada distrito; esa discusión tendrá su epicentro en la cumbre del próximo 24 y 25 de febrero en Villa Giardino, Córdoba.

Pero días atrás, medio centenar de dirigentes de todo el país se reunieron en la sede de la Fundación Ricardo Rojas y comenzaron a esbozar la aparición de un polo opositor al oficialismo partidario, por iniciativa de Alfonsín –quien estuvo ausente- y Juan Manuel Casella.

Los blancos de las críticas en aquel encuentro fueron el titular del Comité Nacional, José Corral y su antecesor, Ernesto Sanz, gestor de la alianza con el PRO y consejero directo del presidente Mauricio Macri a pesar de no tener ningún cargo.

El grupo de radicales más alejado de Cambiemos trazó un duro diagnóstico sobre el partido centenario y hasta habló de un posible “riesgo de extinción”, según reveló la agencia citada; en este escenario, se llamó a “preservar” la “identidad histórica” de la UCR.

Alfonsín había cuestionado con dureza la actitud de sus correligionarios durante la cena que mantuvieron con Macri en Olivos, donde se acordó crear una mesa chica para delinear la estrategia electoral, integrada por cuatro representantes del PRO, cuatro de la UCR y uno por la Coalición Cívica.

“Sólo una cosa quiero decirles: la estrategia electoral y las candidaturas del partido no las designará ninguna cumbre”, bramó el diputado, y advirtió que “las PASO reconocen el derecho de cualquier radical a definir las estrategias que juzguen son las mejores para el país, para Cambiemos y para el partido”.

El legislador también había exigido al Gobierno que le pida la renuncia a Juan José Gómez Centurión, titular de la Aduana, por haber negado un plan sistemático de desaparición de personas durante la última dictadura, pero el tema estuvo ausente en el mitin de Cambiemos en Olivos.

“Dos ministerios y otros dos cargos no justifican permitir cosas como lo expresado por Gómez Centurión”, ironizó Moreau, quien finalmente sostuvo que ve “factible la llegada de radicales al Frente Renovador”, tanto del “votante radical que se siente incómodo con las políticas llevadas adelante por Cambiemos”, como de “dirigentes que se sienten destratados por el Gobierno”.