Categorías
Gremiales Nacionales Política Región Capital

Juan Pablo Pata Medina, cerca de recuperar la libertad

Un fallo del máximo tribunal penal del país dejó al sindicalista platense Juan Pablo “Pata” Medina cerca de recuperar la libertad.

Medina, ex titular de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) La Plata, está actualmente internado en el hospital Posadas de Ramos Mejía, según su abogado por dolencias derivadas de una huelga de hambre que realizó en la cárcel en protesta por su situación de detención desde hace casi dos años.

La Sala Segunda de la Cámara Federal de Casación Penal, en voto dividido, anuló un fallo que en setiembre pasado rechazó la excarcelación de Medina porque supuestamente persisten riesgos de entorpecer la investigación mediante el amedrentamiento de testigos.

En efecto, la Cámara Federal de La Plata había rechazado un pedido de excarcelación por la posibilidad –conjetural- “de amedrentamiento a testigos”, puesto que en un allanamiento a la sede sindical platense se había encontrado “pirotecnia”.

La defensa de Medina replicó que “los elementos secuestrados sólo significarían una ‘tenencia’ de pirotecnia, que no es delito, ni ha sido tampoco imputado a nadie a titulo alguno”.

Los jueces Alejandro Slokar y Ángela Ledesma entendieron que el fallo que mantiene preso a Medina carece de “evaluación de las circunstancias referidas a las condiciones personales del imputado” y contiene “una insuficiente y defectuosa valoración” de las circunstancias que rodean al caso.

El tribunal dispuso “anular la resolución puesta en crisis y remitir las actuaciones al Tribunal de origen para su sustanciación”, es decir que el expediente volverá a la Cámara platense para que explique por qué Medina debe seguir preso o, en su defecto, dejarlo en libertad.

Slokar y Ledesma aclararon que la anulación del fallo que rechazó la libertad de Medina “de ningún modo implica anticipar juicio respecto a la procedencia de la soltura peticionada”.

Sin embargo, advirtieron que “el decisorio en crisis (el fallo de la Cámara de La Plata) revela una fundamentación aparente, lo que se traduce en un supuesto de arbitrariedad que debe fulminarse con la sanción de nulidad”.

Ángela Ledesma, flamante presidenta de la Casación para 2020, fue más allá incluso y postuló que “las cuestiones referentes a la libertad deben ser resueltas en esta instancia, sin reenvío”.

Es decir que su postura establecía que fuera la propia Casación la que decidiera ya mismo si Medina debía o no recuperar la libertad.

La defensa de Medina, a cargo del abogado César Albarracín, sostuvo que el sindicalista “lleva dos años detenido por un proceso sustancialmente injusto, teñido de evidentes presiones políticas y mediáticas y, no obstante ello, se ha puesto a entera disposición de la justicia (se entregó en forma voluntaria en su domicilio, acudiendo al mismo para que se ejecute la orden) y no ha asumido la más mínima conducta o acto que interfiera sobre la investigación u órganos de prueba”.

Además, recordó que otros imputados en la misma causa, “a quienes se les endilga formar parte de una organización que estaría bajo su órbita-recuperaron su libertad desde hace meses sin que se haya concretado o intentado actitudes de obstaculización procesal”.

Medina –añadió- es “un adulto mayor, de 65 años, con serios problemas de salud, que ha padecido tratos crueles en contextos de encierro, y es un dirigente públicamente reconocido, que se encuentra dispuesto a ofrecer todas las garantías a su alcance en resguardo de los fines del proceso”. (A24.com)