«La educación universitaria, un derecho que ejercen los pobres del Conurbano bonaerense»

Tiempo de Lectura: 2 minutos

La Universidad Nacional Arturo Jaureche (UNAJ), emplazada en el histórico Labotatorio Petroquiímico de YPF en Florencio Varela, en pleno tercer cordón del conurbano bonaerense, comenzó hace siete años su vida académica con una matrícula de 3 mil estudiantes contando en la actualidad con 20.767 estudiantes regulares, de los cuales el 79 % es primera generación universitaria.

Como diera cuenta esta agencia, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, participó este miércoles del Ciclo de Conferencias del Rotary Club de Buenos Aires, donde expresó ante los rotarios una desafortunada y equivocada frase, cuando afirmó: «nadie que nace en la pobreza llega a la universidad».

Según se desprende de un informe elaborado por la UNAJ, esta Alta Casa de Estudios atiende una población estudiantil inserta en un área de influencia con más de 2 millones de habitantes, de alta concentración demográfica y de pobreza, en el sur del conurbano bonaerense.

En tal sentido, dicho perfil poblacional, “se refleja en los 13.870 alumnos regulares de la UNAJ que solicitaron boleto estudiantil, y las 9.115 becas pedidas para poder continuar con sus estudios, característica que es reforzada por el hecho que, del total de ingresantes que hubo este año, el 44 % trabaja y el 43 % carece de cobertura de salud”.

Testimonios

“La UNAJ me formó en ingeniería y vinculación tecnológica, accedí a una beca de estudios en Europa y por primera vez en mi vida viví una gran experiencia de subirme a un avión, tramitar el pasaporte hasta pensar que voy a ir a un lugar tan lejano a representar a la Universidad. Esto lo logré a pesar de haber nacido en la pobreza y gracias a haber estudiado en una universidad pública del conurbano”, destacó con mucho orgullo Carolina Álvarez, quien actualmente continúa con sus estudios de ingeniería industrial en Francia.

Con respecto a las posibilidades de crecimiento personal y profesional que se alcanzan en la UNAJ, Melina Villalba, egresada en Enfermería Universitaria expresó que “al principio costó porque venimos de una secundaria muy básica y de una familia con pocos recursos. Lo bueno es que la universidad te ofrece posibilidades para el acompañamiento y apoyo para que puedas cursar”, expresó.

“De no haber sido por la universidad, jamás me hubiera imaginado en México realizando un intercambio académico, o conocer La Rioja, ni contar con becas para realizar prácticas o para sostener mi estudio. No fueron fáciles los inicios, porque había que trabajar, porque no soy hija única ni tengo padres adinerados. Soy hija de padres trabajadores, tengo cinco hermanos” aseguró Sonia Fretes, egresada de Ingeniería Industrial

Planificación

Con 28 carreras de las áreas de Ingeniería, Salud, Ciencias Sociales y Administración, y con un sentido profesionalizante -ya que se trata de carreras pensadas en función de las necesidades del territorio- una amplia mayoría de nuestros graduados ha tenido una exitosa inserción laboral.

El informe suministrado por la Dirección de Comunicación Institucional y Prensa de la UNAJ, señala que “el impacto de la UNAJ en el mercado laboral se refleja en la inserción de sus graduados. Ejemplo de esto son los 20 graduados de Enfermería que trabajan en el Hospital Italiano de la ciudad de Buenos Aires, como así también la gran mayoría de los egresados de la Tecnicatura en Emergencias Sanitarias y Desastres que trabajan en distintos municipios de la región y en servicios privados de emergencias.

Del mismo modo, ingenieros en Informática, Petróleo y Electromecánica, han sido convocados por importantes empresas”. (InfoGEI)

A %d blogueros les gusta esto: