Categorías
Buenos Aires En Buzón Institucionales Política

La Provincia lanza la campaña por la apropiación de hijos de desaparecidos “Yo Soy”

Es una propuesta política para garantizar el derecho a la identidad y concientizar sobre adopción y apropiación de niños.

El Director Provincial del Registro de Personas Desaparecidas, Alejandro Incháurregui, dio detalles de la campaña “Yo Soy” destinada a garantizar el derecho a la identidad y generar conciencia sobre la adopción y la apropiación de niños y niñas.

En declaraciones a Siete Colores por FM 97 Une dijo que “la campaña se puede ver en la web del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires y consta de 9 piezas audiovisuales donde se problematizan temas inherentes a la identidad de un niño”.

Incháurregui adelantó que “la propuesta recoge las historias de personas que recuperaron su identidad, de madres que buscan a sus bebés y al mismo tiempo aborda las temáticas de adopción, de los niños abandonados con el objetivo de deconstruir algunos prejuicios”.

El titular del Registro explicó que esta propuesta que lanza el gobierno provincial deviene del “diagnóstico de la situación ya que hay mucha más cantidad de personas que buscan sus orígenes, que madres que aportan información porque estas son situaciones muy traumáticas que han marcado sus vidas”.

Además, analizó que como la sociedad espera que “las madres sean buenas esposas, maternen a sus hijos, y toda esa constelación de prejuicios, difícilmente se avengan a salir de este otro closet que es reconocer si alguna vez se tuvo un niño o una niña y decidieron darlo en adopción o no pudieron maternarlo”.


Incháurregui detalló que la Provincia trabaja en esta temática “desde hace 20 años” y en este tiempo ha abordado más de 3500 casos, de los cuales “el 85% son ciudadanos bonaerenses que buscan a su madre y hermanos si existieran y un porcentaje muy menor, sólo un 3%, son madres que buscan a sus hijos”.

Por otra parte, indicó que del 100% de las personas que buscan sus orígenes, el 85% son apropiados y el 15% adoptados y destacó que si bien la adopción es “una institución muy noble que permite que un niño que carece una familia la tenga, en la apropiación hay personas que delinquen con el objeto de transformarse en padres e inscriben a un niño como propio cuando no lo es”.

Finalmente, Incháurrregui destacó que si bien la “apropiación remite a la dictadura militar esta práctica no comenzó allí sino que preexistía, fue concomitante con el proceso militar y le sucedió a la dictadura”.