Categorías
Derechos Humanos Destacadas Nacionales Sociedad

Ex combatientes recurren a la CIDH por los abusos sufridos en Malvinas

El Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas (CECIM), recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el marco de las denuncias por los abusos y torturas que sus propios superiores les propinaron durante el conflicto bélico. La megacausa se inició en el 2007 y cuenta actualmente con 95 imputados.

Las denuncias presentadas en 2007, dieron lugar a una megacausa que se radicó en los tribunales federales de Río Grande, Tierra del Fuego. Con el correr de los años, más víctimas se animaron a dar su testimonio sobre las torturas vividas en el conflicto bélico, hasta llegar al impactante número de 120 denunciantes. Sin embargo, un fallo de la corte dictaminó que una de las denuncias ya prescribió, y esto despertó la alarma entre los veteranos ya que podría repetirse con el resto de las denuncias.

Ante este panorama, las víctimas le reclamaron a la CIDH, que interceda ante el Estado Nacional, para que los abusos cometidos por los militares durante la guerra sean considerados delitos de Lesa Humanidad, imposibilitando así su prescripción. Cabe recordar, que, entre otros abusos, los conscriptos sufrieron torturas con corrientes eléctricas, enterramientos, estancamientos, y muertes por situaciones de hambre.

El ex soldado Silvio Katz, fue unos de los primeros en denunciar las vejaciones y abusos sufridos, con mayor saña en su caso por el antisemitismo de los oficiales del ejército. Katz narró a modo de ejemplo como fue estaqueado junto con un compañero, sufriendo las bajísimas temperaturas malvinenses. Katz contó que fue un subteniente de apellido Flores Ardoino, quien “me clavó en el piso y a mi compañero le puso una granada en la boca. El tipo además obligó a mis compañeros a que me orinaran porque era judío”. El ex combatiente explicó también que “los veteranos de guerra mantuvimos mucho silencio y cada uno procesó lo que vivió como pudo. Recién pude contar lo que me pasó en 2009, y dos años después a mi familia”.

Cabe destacar, que previo a la causa judicial, se encontraron en el Ministerio de Defensa, archivos y actas en las que los soldados denunciaron las situaciones de abuso que padecieron en las islas. Estas denuncias, fueron archivadas en el año 1983, por orden del general Cristino Nicolaides, sin llegar ni siquiera a la instancia de un tribunal militar. Estos archivos pudieron conocerse más de 20 años después, por la política de desclasificación respecto a la cuestión Malvinas que impulsó la gestión kirchnerista.

Pese a la gran cantidad de testimonios, ninguno de los imputados ha sido encarcelado aún en el marco de la causa. En ese sentido Ernesto Alonso, presidente del CECIM , afirmó que “a esta altura existe una clara responsabilidad del Poder Judicial. Las pruebas sobran y son oficiales. No puede ser que uno de los militares imputados haya fallecido antes de ser indagado. Hablamos ya de una impunidad judicial y biológica”.