Categorías
La Plata

Traslado de los vendedores ambulantes del Rectorado de la UNLP a Macondo: qué dicen y cuáles son sus expectativas

Los vendedores ambulantes de la cuadra del Rectorado se mudarán al local donde funcionaba el mítico boliche platense Macondo. Forma parte de un acuerdo con la Municipalidad que pagará el alquiler del lugar por 2 años

Esta semana se conoció la iniciativa de la Municipalidad para regularizar el trabajo de los vendedores ambulantes que tienen sus puestos en la cuadra del Rectorado. La idea es trasladarlos al local donde funcionaba el clásico boliche platense Macondo (46 entre 8 y 9).

Según la primera información, la comuna pagará el alquiler del lugar por 2 años para que 31 feriantes puedan tener puesto de venta bajo techo y ya no en la vía pública. El sostenido reclamo de los comerciantes impulsó al secretario de Control Urbano, Gustavo Luzardo, a encontrar una solución en la que se contemple la situación de todos los actores implicados.

Aunque este viernes sería el último día de trabajo de los vendedores ambulantes frente al Rectorado, en diálogo con INFOBLANCOSOBRENEGRO aseguran que todavía no les han presentado ningún tipo de contrato y que el traslado se acordó solo de palabra.

“Nosotros queremos tener la seguridad de que esto no va a durar un año y que cuando cambie el gobierno nos van a sacar a todos”, comentó Marina que vende bisutería y joyas de fantasía.

Mientras tanto, en el mítico local del boliche Macondo obreros de una cooperativa municipal avanzan con las refacciones. Las paredes fueron pintadas de celeste y se dispusieron una especie de boxes que contendrían a cada vendedor. En la puerta se puede encontrar un afiche que anuncia la pronta llegada del “Paseo de Compras Humanidades”.

Aunque la noticia ya trascendió públicamente, desde la Municipalidad aún no se hizo ningún anuncio oficial al respecto. Por ahora, los funcionarios han mantenido silencio sobre este proyecto.

“Horario corrido de lunes a domingos de 9 a 19. Aquí ofrecemos la mejor atención al cliente y productos de buena calidad. Visítenos”, invita el panfleto.

“Como convenir a nosotros no nos conviene. En la calle pasa gente constantemente. Hasta que la gente conozca el nuevo lugar creo que va a costar”, aseguró Jorge, vendedor de ojotas y sandalias en la esquina de 7 y 47.

“Tuvimos que aceptar porque nosotros sabemos que estamos en falta, pero es nuestro único modo de ganarnos la vida. Si no aceptábamos nos dijeron que nos iban a tener que sacar con la policía”, concluyó el hombre.

Fuente: INFOBLANCOSOBRENEGRO