Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Economía Gremiales Sociedad

Cómo está afectando el COVID-19 al empleo en Argentina

   

El mundo del trabajo por la pandemia de Covid-19 sufre la pena de  procesos y modalidades que ya se venían acrecentando en los últimos años, y ha sido agenda permanente desde el gobierno de Alberto Fernández quien ha paliado mediante subsidios y algunos  acuerdos entre el trabajo y el capital, el impuesto a la riqueza, el salario universal y el rol del Estado frente a éstas y otras políticas, entre otros.

Algunos expertos en economía y trabajo aseguran que desde que arrancó la cuarentena, en marzo,  el empleo viró tan rápidamente como la expansión de este virus que generó una crisis global y excepcional, y con ello un conflicto económico, social, y político, en el marco de un escenario que ya traía algunos datos estadísticos tanto de la estatal INDEC como de consultoras privadas.

¿Cómo afecta el desempleo en las personas durante el aislamiento de coronavirus? Muchas patronales se desprendieron de trabajadores o les bajaron el sueldo en una situación de extrema emergencia sanitaria y social, siendo la contradicción más clara a las medidas económicas que el gobierno de Fernández lleva adelante.

Según la ley de contrato de trabajo y las de emergencia que se dictaron a partir del Covid-19, se prohíben despidos y suspensiones (Decreto de Necesidad y Urgencia 297/20). Sin embargo se decidió homologar acuerdos a la baja no solamente en el ámbito privado sino además en todas  las esferas públicas.

A consecuencia de la pandemia ha resurgido un mercado “emprendedor” o de rebusca para sostener los trabajadores a sus familias a partir de los diversos subsidios que otorga el estado.

Sumado a las nuevas tecnologías, las relaciones laborales se llevan de manera virtual, desde las casas de cada trabajador (home oficce). Pero además la virtualidad acrecentó los usos de las apps como Uber y los deliverys, y formas de freelance y otras con ocupación parcial de la mano de obra.

Estas nuevas tendencias están creciendo y hoy más que nunca, no hubo tantos monotributistas, sólo la pandemia ha hecho posible una creciente suba del mercado de trabajadores independientes, autogestionados o de nuevos emprendimientos. A esto se suma una parte “en negro” en lasrelaciones de dependencia, pero al menos entran dentro de una cobertura de la seguridad social, que el gobierno actual busca formalizar a la masiva apertura de cuentas bancarias para otorgar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

Desde esta nueva formalidad laboral, los expertos afirman que se necesitará en el futuro próximo actualizar el sistema educativo, no cabe dudad que hay  que atender una nueva ciudadanía que ya se mueve en el mundo digital, con empatía, liderazgo y mayor reatividad.

Para repasar, la pandemia y el aislamiento social preventivo y obligatorio  ha hecho que el empleo vire tan rápidamente como la expansión de este coronavirus COVID-19. Generó una crisis global y excepcional, y con ello un sinfín de conflictos en los económico, lo social, y político.

En conclusión, este nuevo escenario pinta el crudo panorama que se presenta en para el sector laboral, que a la usanza argentina, va resurgiendo nuevas modalidades de generar trabajo en la adversidad.