Categorías
Comercio Electrónico Economía Nacionales Servicios Sociedad

¿Cómo mejorar el comercio electrónico de los comercios minoristas?

El canal tuvo que reinventarse y adaptarse a nuevas formas de operar para poder llegar a sus clientes. En este contexto, Sealed Air brinda una serie de consejos en esta “nueva normalidad” comercial.

La pandemia llegó para cambiarlo todo y el sector del comercio minorista es uno de los mercados que más cambios tuvo que implementar en el año. Muchos comerciantes y emprendedores tuvieron que adaptarse a nuevas formas de ofrecer y entregar sus productos para continuar trabajando.

Si se compara a la pandemia con una tormenta, en marzo con el comienzo de la cuarentena, fue el momento  de actuar rápido y buscar alternativas para no dejar que el barco se hunda. Quien no tenía una plataforma de e-commerce, corrió en busca de una estructura, ya sea por sí mismo o por medio de marketplaces. Se han activado aún más las redes sociales y las aplicaciones de mensajería para vender y estar más cerca de los clientes. Todos buscaron alternativas para mantener el barco navegando.

Hoy, después de 8 meses, los minoristas pueden navegar a pesar de no tener un pronóstico determinado para el final de la tormenta. Están en continuo aprendizaje, cambios y adaptaciones.

Salud, consumo consciente, automatización y embalaje

Mientras tanto, Sealed Air brinda una serie de consejos para brillar y diferenciarse del resto en un mundo tan amplio como es el comercio electrónico:  

  1. Protección: Lo primero es mantener hábitos y protocolos saludables. Es importante seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, poniendo a disposición tapabocas, sanitizante de manos, equipamiento apto para proteger a los empleados y proporcionar un distanciamiento social adecuado. Resulta clave evaluar los equipos disponibles y buscar automatizar los procesos de manera inteligente para reducir la proximidad de los operadores y puntos de contacto con los productos, sin perder productividad.
  2. Estudiar el comportamiento del consumidor: Estamos atravesando un momento de transformación en la percepción de la necesidad real de consumo. Los efectos económicos de la pandemia están provocando que muchos consumidores reconsideren sus hábitos de compra y opten por un consumo más consciente, considerando lo realmente imprescindible. Entonces, resulta importante estudiar el comportamiento del público: ¿Cómo están impactando los nuevos hábitos de consumo en el negocio? Analizar qué productos y categorías están en alza y cuáles en baja,  reflexionar sobre cómo la empresa puede satisfacer esta nueva demanda de los consumidores y trabajar para estructurar la operación para lograr la diferenciación y la lealtad del cliente.
  3. Ajustar la cadena de suministro a los nuevos volúmenes: Se espera que el comercio electrónico continúe creciendo en los próximos meses. Incluso con la reapertura del comercio físico, los consumidores tendrán un viaje omnicanal.Según un estudio de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, el comercio electrónico en Argentina avanzó los primeros meses de cuarentena el equivalente a 2 años, tanto en oferta como en demanda. Esto significa que miles de personas y empresas compraron y vendieron por primera vez en su historia, incrementando fuertemente el volumen de operaciones previstas para esta época del año. El estudio revela que más de un 36% de las órdenes de compra de cada tienda pertenecen a nuevos compradores.  Por lo tanto, resultará clave preparar la cadena de suministro y logística para este nuevo escenario.

Además, conlleva analizar los puntos en los que se puede lograr una mayor eficiencia operativa. Por ejemplo: la automatización de los sistemas de embalaje aporta más agilidad y seguridad a la operación. Un sistema automático puede hacer 900 paquetes por hora. Incluso un sistema semiautomático ya proporciona una optimización del 30% en la productividad. Además de mejorar la eficiencia operativa, la automatización aporta más seguridad a la planta y permite una mejor focalización de la mano de obra a los sectores que actualmente demandan más recursos humanos.

  1. Ofrecer una experiencia que permita que el cliente vuelva a comprar: poner foco en lo necesario para mejorar la experiencia de compra en el momento en que el cliente recibe el producto. En este punto, el factor del empaque es fundamental para que llegue al cliente de manera positiva. Una encuesta de Kantar Retail para Sealed Air encontró que el 70% de los compradores no están dispuestos a repetir la compra después de una experiencia negativa con el proceso de entrega y el 76% de los compradores dice que el empaque afecta positivamente la percepción del minorista.

“Incluso ante la crisis sanitaria y económica que estamos viviendo, no podemos dejar de lado la sustentabilidad. El exceso de material de embalaje, además de no ser sustentable, resulta engorroso para el cliente que tiene que descartarlo, expresó Flávia Moreira, Gerente de Marketing de Sealed Air para los segmentos de Fulfillment  e Industria en América Latina.

Por otro lado, el mercado argentino ya cuenta con sistemas de empaque más innovadores basados en proyectos desarrollados inteligentemente con el fin de reducir material al tiempo que se brinda más integridad al producto y buena experiencia al consumidor, que tiende a ser aún más más exigente en el futuro.

“Reforzar una mayor conciencia ambiental, sumado a la necesidad de optimizar la cadena de suministro para satisfacer la demanda actual con seguridad, puede llevarlo a repensar la estructura de su empaque y visualizar el impacto positivo que este factor puede traer para diferenciar su negocio”, agregó Moreira.

 
Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a avanzar ejerciendo nuestro servicio periodístico con la mayor independencia y objetividad posible.

hablamos de vos


Las noticias en el Noroeste Argentino

Jujuy Gráfico