Categorías
Deportes Destacadas Nacionales Política Sociedad

El pibe de Fiorito que tuvo en vilo al poder

Maradona lo desafió, en el país y en el mundo. Todos los presidentes lo quisieron cerca, al menos para no sufrirlo. Los Kirchner, Fidel, Chávez y el No al ALCA.

Desde que¬†Diego Maradona¬†dej√≥ de ser el pibe de Fiorito para ser el jugador de f√ļtbol, se convirti√≥ en un s√≠mbolo del pa√≠s pero, tambi√©n, en un actor pol√≠tico por lo que dec√≠a, lo que defend√≠a¬†y lo que atacaba. La clase pol√≠tica lo sab√≠a, al punto que todos buscaron tenerlo cerca en una foto, en un cargo o simplemente no tenerlo en contra. Con aciertos, errores y contradicciones, los √ļltimos 40 a√Īos de historia argentina est√°n atravesados por √©l.

Tras el t√≠tulo mundial de 1978,¬†Cesar Luis Menotti¬†iba a conducir al seleccionado masculino Sub 20 en Jap√≥n ya con Maradona, ausente un a√Īo antes, como titular, capit√°n y referente del equipo que ser√≠a campe√≥n contra la Uni√≥n Sovi√©tica en plena guerra fr√≠a. Diego era uno de los seis integrantes de ese plantel que deb√≠an incorporarse en marzo de ese a√Īo al servicio militar obligatorio, pero los jerarcas decidieron darle la eximici√≥n y apenas si pas√≥ un d√≠a por el Regimiento N¬į3 de La Tablada a levantarle la moral a los conscriptos. Ya con la Copa en las manos, el equipo tuvo una recepci√≥n en la Casa Rosada encabezada¬†por el genocida¬†Jorge Rafael Videla, que hab√≠a sido cruzado por tel√©fono con √©l por¬†Jos√© Mar√≠a Mu√Īoz¬†luego de la final en Tokio.

Casi un a√Īo atr√°s, el 26 de diciembre, tuvo su √ļltima salida al balc√≥n presidencial que ya hab√≠a pisado tras los mundiales de 1986 y 1990. Visit√≥ d√≠as atr√°s a¬†Alberto¬†Fern√°ndez, con quien hab√≠a hablado luego de la asunci√≥n del nuevo mandatario. Hablaron durante una hora, se sacaron fotos e intercambiaron regalos: el Presidente fue el principal beneficiado.

Uno de los m√°s contentos por la visita fue el ministro de Econom√≠a,¬†Mart√≠n Guzm√°n,¬†hincha de Gimnasia y Esgrima La Plata. Sali√≥ por √ļltima vez a saludar, vestido de traje y bermudas y levantando una r√©plica peque√Īa de la Copa del Mundo. ‚ÄúSiempre estuvo acompa√Ī√°ndome, siempre se lo voy a agradecer. Hablamos de f√ļtbol, lo vi bien, le ped√≠ que no descendiera a Gimnasia, para que no se enojara Cristina. El f√ļtbol argentino tuvo un antes y un despu√©s de Maradona‚ÄĚ, le dijo el Presidente a¬†TyC Sports¬†poco despu√©s de la muerte del astro. Decret√≥ tres d√≠as de duelo nacional y ofreci√≥ la Casa Rosada para el velatorio.

Todos los presidentes tuvieron su momento Maradona.¬†Ra√ļl Alfons√≠n¬†motoriz√≥ a trav√©s de su secretario de Deportes,¬†Rodolfo O’Reilly, el despido de¬†Carlos Bilardo¬†antes del Mundial de M√©xico y le cedi√≥ por primera vez el balc√≥n en el momento de mayor √©xito.

Cuatro a√Īos despu√©s, tras la derrota con Alemania en Italia, esta vez en tiempos de¬†Carlos Menem, repitieron la misma foto. Pelo corto, barba rala, una vincha rosa y negra, su hija Giannina en sus brazos y la camiseta del seleccionado, porque futbolista era todo el tiempo. A diferencia de Alfons√≠n, el riojano se sum√≥ a los jugadores para recibir el efecto derrame.

Sin embargo, el primer contacto de Maradona con el cacique peronista se dio dos semanas despu√©s de la asunci√≥n de emergencia del 8 de julio de 1989, en la cancha de Velez. La excusa fue un partido a beneficio de la poblaci√≥n necesitada por la crisis econ√≥mica con el seleccionado que iba a jugar la Copa Am√©rica en Brasil. ‚ÄúTodos los argentinos tenemos que apoyar. La gente est√° con mucha esperanza y yo se lo voy a transmitir, si puedo, al Presidente, porque estamos todos esperando que √©l, de una vez por todas, saque a la Argentina de donde est√°‚ÄĚ, dijo Diego en la previa y le cedi√≥ la cinta de capit√°n.

En 1995, ya con la reelecci√≥n consumada, Menem lo invit√≥ a encabezar la campa√Īa ¬ęSol sin drogas¬Ľ para usar su figura, sobre todo como adicto, para prevenir el consumo. ¬ęEsta vez me decid√≠ a encabezar la campa√Īa porque me di cuenta de que es seria y porque podr√© contarles a los chicos mi experiencia personal. Entre esos chicos estar√°n mis hijas y yo no quiero que ellas entren en algo tan grave como la droga¬Ľ, declar√≥ a la salida de la reuni√≥n que mantuvieron en la Quinta de Olivos, pero la campa√Īa dur√≥ poco y termin√≥ diluy√©ndose. Quince a√Īos despu√©s, Jos√© ¬ęPepe¬Ľ Mujica¬†le ofreci√≥ replicar la idea en Uruguay, pero finalmente no prosper√≥.

Es recordada su participaci√≥n dentro de la Cumbre de las Am√©ricas celebrada en 2005 en Mar del Plata, a donde viaj√≥ en el tren del ALBA, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra Am√©rica, una contracumbre organizada¬†por el entonces presidente venezolano,¬†Hugo Chavez. Maradona fue protagonista central del acto, que se hizo en el estadio mundialista contra la presencia de¬†George Bush hijo¬†y su idea de crear el ALCA, una √°rea de libre comercio en toda Am√©rica, que naufrag√≥ en esa reuni√≥n. ‚ÄúLa Argentina es digna, echemos a Bush‚ÄĚ dijo Maradona cuando el venezolano lo invit√≥ a hablar. En 2008, mientras visitaba la India, salud√≥ la llegada de¬†Barack Obama¬†a la Casa Blanca: ‚ÄúPienso que Bush tiene algo de asesino. Le doy la bienvenida a este cambio. Me gusta mucho Obama. Creo que har√° un buen trabajo¬Ľ. Tras la muerte de Chavez, sigui√≥ cerca de¬†Venezuela¬†y de¬†Nicol√°s Maduro,¬†a quien visit√≥ en Caracas este a√Īo.

Sin embargo, su relaci√≥n m√°s fuerte a nivel internacional fue con Cuba. Empez√≥ con el tatuaje del¬†Che Guevara¬†en su brazo derecho y termin√≥ de consumarse con otro de¬†Fidel Castro¬†en su pierna derecha. Coincidencias de la vida, muri√≥ el mismo d√≠a, cuatro a√Īos despu√©s, que el hombre que comand√≥ la revoluci√≥n que derroc√≥ a¬†Fulgencio Batista. La isla fue un lugar de referencia para √©l, sobre todo cuando en el a√Īo 2000, tras ser internado en Uruguay, viaj√≥ a Cuba a recuperarse de sus adicciones. En 1995, tuvo uno de sus primeros contactos personales con Castro: le dijo que quer√≠a vivir en su pa√≠s y le ense√Ī√≥ a patear penales.

M√°s all√° de lo breve de su mandato,¬†Fernando De la R√ļa¬†lo recibi√≥ en su despacho y se llev√≥ una camiseta de Boca, en uno de los tantos momentos de recuperaci√≥n, mientras que con¬†Mauricio Macri¬†el v√≠nculo naci√≥ torcido desde su convivencia en Boca, donde le¬†dej√≥ el mote de cartonero Baez y hasta lo tild√≥ de dictador. ¬ęSi piensa que los jugadores de Boca somos empleados de SEVEL (la automotriz de la familia Macri por aquel entonces), est√° muy equivocado¬Ľ, dijo en uno de los tantos cruces p√ļblicos que tuvieron.

Este a√Īo, en una nota con¬†TN,¬†Macri sostuvo que fue √©l quien lo ech√≥ de Boca. ¬ęCuando llegu√©, ten√≠a que construir un puente entre esa vehemencia, esa pasi√≥n, y una cierta racionalidad, porque, sin reglas, un club de f√ļtbol tampoco funciona. Para eso, tuve que hacer algo dur√≠simo, porque tambi√©n era mi √≠dolo, que fue sacar a Maradona‚ÄĚ, afirm√≥ y lo compar√≥ con¬†Cristina Fernandez de Kirchner,¬†por ¬ęla irracionalidad, no en el talento¬Ľ.

La respuesta no se hizo esperar.¬†Desde su cuenta de Instagram, Maradona¬†dispar√≥. ¬ęY a vos Mauricio, te digo que a m√≠ no me echaste de ning√ļn lado. Fui yo el que dej√≥ el f√ļtbol, para proteger la salud de mis viejos. Esa fue una decisi√≥n m√≠a, y no le hice mal a nadie. Por m√°s bombas de humo que tires, vos sab√©s que tus decisiones le cagaron la vida a dos generaciones de argentinos. Hacete cargo, querido. Ya lo dijo tu padre¬Ľ.

Plagados de contradicciones, fue y vino con distintos dirigentes y tambi√©n es recordada su foto entrenando con una remera con la foto de¬†Domingo Cavallo¬†y la leyenda ‚ÄúGracias, Mingo‚ÄĚ, a quien¬†atendi√≥ en 2001durante el gobierno de la Alianza, cuando en plena causa por la venta de armas a Croacia y Ecuador estaba siendo juzgado Menem. ‚ÄúEn este gobierno est√° una persona, un ministro Cavallo, que por esta causa tendr√≠a que estar al lado de Menem¬†o bien en la vivienda del casero de la quinta donde est√°‚ÄĚ, dijo.

Fue coherente en la defensa de los jugadores y en su enfrentamiento con la FIFA. En 1995, encabez√≥ en Paris la fundaci√≥n de la Asociaci√≥n Internacional de Futbolistas Profesionales rodeado de hombres como¬†Eric Canton√°, George Weah, su excompa√Īero¬†Ciro Ferrara, Gianfranco Zola, Gianluca Vialli¬†y¬† Hristo Stoichov.¬†‚ÄúEl jugador de f√ļtbol es lo m√°s importante y vamos a defender sus reivindicaciones hasta la muerte‚ÄĚ, dijo Maradona al presidir una de las reuniones de la AIFP, celebrada en febrero de 1997 en Barcelona. M√°s all√° del impacto y las adhesiones, el sindicato se termin√≥, como otras de sus iniciativas.

Con relaciones oscilantes con¬†Julio Grondona, siempre fue cr√≠tico de¬†Joao Havelange,¬†Joseph Blatter¬†y¬†Michel Platini, el hombre al que le disput√≥ y le gan√≥ el cetro de mejor jugador del mundo en los a√Īos ¬ī80 y a quien siempre critic√≥ por haber sido parte del sistema. Tras el FIFA Gate,¬†Gianni Infantino¬†lo mim√≥, lo nombr√≥ emabajador y procur√≥ tenerlo cerca para no padecer lo que hab√≠an sufrido sus antecesores.

Siempre demostr√≥ mayor afinidad con gobiernos peronistas, como lo reflej√≥ en m√°s de una oportunidad cuando record√≥ que sus padres le hablaban de¬†Juan y Eva Per√≥n. En los √ļltimos a√Īos,¬†cultiv√≥ una buena relaci√≥n con¬†Nestor y Cristina Kirchner, con quienes particip√≥ de actos y¬†reuniones,¬†a quienes apoy√≥ p√ļblicamente y hasta particip√≥ del velatorio del expresidente al lado de la entonces presidenta.

Los Kirchner y Maradona confluyeron tambi√©n en 2009, el d√≠a en que se present√≥ el programa F√ļtbol Para Todos en el predio de Ezeiza cuando CFK era jefa del Estado y √©l, director t√©cnico del seleccionado. Ya en Sud√°frica, los jugadores participaron de una campa√Īa de difusi√≥n que organizaron las Abuelas de Plaza de Mayo para la b√ļsqueda de los nietos apropiados y Maradona recibi√≥ a¬†Estela de Carlotto¬†en el predio de la Universidad de Pretoria para apoyar la nominaci√≥n de la Asociaci√≥n al Premio Nobel de la Paz.¬†‚ÄúEstela es una luchadora. Los argentinos queremos saber la verdad. Todos tenemos que estar con ellas¬†y los que no quieren estar es porque se hacen los giles‚ÄĚ, dijo entonces.

Ha muerto m√°s que un jugador de f√ļtbol. No solo fue la referencia geogr√°fica permanente de un pa√≠s, sino, tambi√©n, un actor pol√≠tico relevante desde la vuelta de la democracia. Con sus luces y sus sombras, no fue indiferente al poder, que siempre lo quiso tener cerca.(letrap.com.ar)

 
Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a avanzar ejerciendo nuestro servicio periodístico con la mayor independencia y objetividad posible.

hablamos de vos


Las noticias en el Noroeste Argentino

Jujuy Gr√°fico