Categorías
Nacionales

Mariotto: el Camaleón

     

No es raro ver lo camaleónico de algunos políticos, algunos en muy corto periodo se mimetizan a las nuevas circunstancias, otros panquequean y se dan vuelta, dicen y se desdicen con frialdad absoluta y otros, tal el caso del ex Vice Gobernador, Gabriel Mariotto, apelan a la falta de memoria de los ciudadanos y hablan de quienes antes fueran sus rivales acérrimos, como si hablaran de un amigo entrañable.

Recordemos que el primer escollo grande que tuvo el ex Gobernador, Daniel Osvaldo Scioli, fue su vice, quien en más de una oportunidad salió a criticarlo fuertemente, a tal punto que desde el propio legislativo maniobró en su contra y dividió la casa de gobierno provincial en dos, él y La Cámpora, Daniel y el resto.

Pero todo se olvida y ayudado por algún medio vuelve al ruedo como si nada, aquí, una entrevista que el ex Gobernador Gabriel Mariotto, concedió al medio La Tecla:

-¿Qué opina de los diputados nacionales que se alejaron del bloque del FpV?

-Creo que se van equivocada y apresuradamente, pero se van más disintiendo con la metodología que con los ejes de la gestión. El peronismo siempre tiene nuevos desafíos, ahora hay que restañar este. Yo hago este aporte, no quiere decir que tenga la verdad, pero creo advertir en la derrota dos planos: un excelente gobierno y una mala ingeniería electoral.

-¿La ruptura del Senado de la Provincia fue un anticipo de lo que venía?

-Sí. El Senado reaccionó rápidamente a esa tensión. En el mismo momento de la transición ya hubo dos bloques. Yo conozco a los compañeros que han quedado en ambos bloques y tienen unidad de concepción ideológica y de gran amor y respeto a Cristina, lo que no tienen es la misma mirada a la hora de la construcción. Tienen más coincidencias que diferencias.

-¿La diferencia está en la construcción?

-Por eso es el momento de discutir la construcción. Y lo que parece difícil, termina siendo fácil.

-¿Se piensa más en la elección legislativa que viene que en esa construcción?

-No, creo que la obligación de la etapa electoral que viene acelera la discusión. No podés volver a perder, porque si volvés a perder perdés contra un diseño económico y político que nos lleva a un gran fracaso. Ojalá este Gobierno hiciera las cosas bien, pero las medidas que está tomando ya sabemos cómo van a terminar.

-Pero muchas se sabían desde la campaña electoral.

-Sí, pero creo que un amplio sector de la sociedad que nos votó en otros momentos no nos eligió en este por cuestiones de forma, y no advirtió que el fondo era trágico.

-¿Daniel Scioli se quedó corto cuando dijo lo que venía?

-No, Scioli anticipó muy bien en la campaña lo que venía. Daniel fue muy preciso poniendo las alertas sobre lo que iba a venir.

¿Cómo es su relación con Scioli?

-Excelente. Empezamos con algunas distancias, producto del desconocimiento, pero siempre con mucho respeto en lo personal y lo institucional; y esa distancia nos permitió valorarnos. Logramos una relación personal muy profunda, que le sirvió a la Provincia y nos sirvió a nosotros en lo político. Reflexionamos mucho juntos y yo aprendí a entender esa serenidad de Daniel, que al no venir de la política clásica tiene un formato que a veces a los militantes más ortodoxos nos costaba entender. Daniel, como es un deportista, no tiene egocentrismo, y la gran dificultad de los dirigentes que tenemos en el peronismo es un alto grado de ombliguísmo. Le tengo un gran cariño y me gustaría que tuviera la oportunidad de volcar en el gobierno todo lo que creció en materia política.

-¿Qué rol le asigna en el peronismo?

-Creo que es uno de los posibles emergentes para esa unidad que reclamamos.

-¿Puede tener otra oportunidad para ser presidente?

-Es posible, sí. Depende de Daniel. El pueblo lo ha querido mucho.

-Sería inédito en el peronismo.

-Pero no es inédito en el mundo. Lula lo pasó varias veces. Y a Daniel los compañeros que le decíamos Scioli le terminamos diciendo Daniel. En lo que a mí dependa lo voy a ayudar para que tenga esa oportunidad, que se merece y que necesita el pueblo.

-¿El kirchnerismo entendió tarde que Scioli era del palo?

-Sí, nosotros entendimos tarde. A mí me costó dos años. Y creo que a Daniel le costó también entendernos a nosotros a veces. Ha sido muy importante en este encuentro la llegada del Papa Francisco, porque en el discurso de él nos encontramos. Daniel avanzó hacia lugares que eran insospechados para nosotros, y nosotros avanzamos a la unidad por sobre el conflicto. Francisco fue el vértice de ese encuentro político.