Categorías
Análisis - Opinión Ciencias - Tecnologías Institucionales Provincia Sociedad

Desde el Colegio de Ingenieros proponen nuevos estudios de suelos para evitar derrumbes como el Tres de Febrero

Desde el Colegio de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires (CIPBA) adelantaron que van a proponer modificaciones en los estudios de suelos que deben realizarse previamente a la construcción de edificios, para establecer la obligatoriedad de realizar un cateo de toda la superficie de la parcela sobre la que se va a ubicar la silueta de la construcción.

«Actualmente los estudios, cuando se hacen, que lamentablemente no es siempre, se realizan ensayando las muestras del suelo tomadas de dos o tres perforaciones en distintos puntos del terreno», explicó el presidente del CIPBA, Ingeniero en Construcciones, Norberto Beliera, a la vez que consideró que “ese método no ofrece garantías suficientes a las partes involucradas, ni tampoco resguarda la seguridad pública”.

La propuesta del Colegio incluye la utilización de instrumentos de precisión que escanean el suelo hasta profundidades del orden de los 6 metros por debajo del plano de fundación, distancia hasta la que llega el bulbo de presiones transmitidas al suelo resistente, que es del triple de la mayor dimensión de la base que se ejecutará a tal fin.

«Consideramos que un estudio de este tipo es imprescindible a los fines de evitar la eventualidad de ubicar una base sobre una ex noria, o aljibe, o pozo absorbente mal compactado, y/o relleno con suelo no apto para fundar sobre él, es decir sin capacidad portante» puntualizó Beliera.

Además agregó que «nuestra experiencia, nos hizo conocer casos de pozos de viviendas antiguas y de quintas mal compactados como, probablemente sea el caso de Tres de Febrero, el cual fue una «desgracia con suerte» por la hora en que se produjo el derrumbe, porque el inmueble estaba deshabitado, y por la dirección en que cayó, hacia la colectora de la avenida Gral. Paz».

Siempre aclarando que todavía falta información y la realización de las correspondientes pericias para arribar a una conclusión, Beliera explicó que “ habitualmente las estructuras de hormigón armado dan indicios previos a su rotura, “avisan” por medio de grandes fisuras y deformaciones de sus distintas piezas afectadas, en cambio en este caso, por la forma frágil en que se produjo el colapso, es asimismo probable que la falla se haya producido en un punto de la estructura resistente, ubicado a nivel del suelo o que una columna de la planta baja haya roto por efecto del pandeo (excesiva esbeltez de dicha columna)”, y agregó que ello sería “un vicio de la construcción”.

Por eso desde el CIPBA resaltaron que «es nuestra obligación moral salir a alertar, una vez mas, a la comunidad, y lo que es mas importante, a proponer soluciones para los problemas que se pueden resolver a través del correcto ejercicio de la Ingeniería por parte de profesionales legalmente habilitados para ello, pero también con la necesaria formación académica en el campo del proyecto, cálculo y ejecución de las estructuras resistentes».

Categorías
Ciencias - Tecnologías Destacadas Institucionales Sociedad

Ingenieros cruzaron a los «opinólogos» por el derrumbre de un edificio en Tres de Febrero

Desde el Colegio de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires (CIPBA), cruzaron las versiones periodísticas tras el derrumbe de un edificio en construcción en el distrito de Tres de Febrero y advirtieron que la tragedia pudo ser multicausal, pero que no se pueden aventurar hipótesis ligeras e imprecisas apenas unas horas después del siniestro.

El Ingeniero en Construcciones y presidente del CIPBA, Norberto Beliera, analizó las posibles causas que podrían provocar un derrumbre en una obra de esas características y resaltó la importancia de los controles municipales, que deberían contar con la intervención de profesionales legalmente habilitados y con la necesaria formación académica en el proyecto, cálculo y ejecución de las estructuras resistentes de las edificaciones.

«Tras el derrumbe, en los medios hablaban de que posiblemente las bases no habían sido ejecutadas a suficiente profundidad”, se quejó Beliera, y aclaró que los estudios de suelo en la parcela (previos al proyecto de la estructura resistente) se realizan para conocer las características geomorfológicas del suelo y, con dicha información se determina, no solo la profundidad sino, lo que es mas importante, el tipo de fundaciones que se ejecutará para transmitir las solicitaciones al suelo con la necesaria capacidad de carga para recibirlas”.

“Evidenciando un total desparpajo, y sin entenderse claramente que intereses representan, supuestos profesionales de otra disciplina, lanzaron al aire las mas disparatadas hipótesis como causales del colapso estructural, tales como la supuesta transmisión de vibraciones provocadas por el tránsito vehicular de la avenida Gral. Paz, o el ascenso de la napa freática, o la acción del viento (en una noche carente del mismo), o la no realización de un Estudio de Impacto Ambiental (sic). Seguidamente uno de ellos agregó que la misma empresa constructora estaba ejecutando otras obras en altura en el mismo barrio, sembrando así el pánico entre los vecinos», explicó Beliera.

Presidente del CIPBA, Norberto Beliera
Presidente del CIPBA, Norberto Beliera

Pero además el Presidente del CIPBA enfatizó que “en lo que se refiere a las estructuras resistentes, el profesional con la formación académica necesaria para entender su funcionamiento, es el ingeniero, no justamente quiénes están saliendo al aire a dar opiniones infundadas propias del desconocimiento”.

Siempre aclarando que todavía faltan elementos y la realización de las correspondientes pericias para arribar a una conclusión, Beliera explicó que “por la dirección en que se produjo el derrumbe íntegro del edificio, es muy probable que la falla se haya producido en un punto de la estructura resistente, ubicado a nivel del suelo o de la planta baja, generándose una rotación alrededor de dicho punto”, y agregó que podría ser “un vicio oculto de la construcción”.