Categorías
Medio Ambiente Nacionales

Fundación Temaikèn suma su experiencia para recuperar al guacamayo rojo en Argentina

El Centro de Recuperación de Especies Temaikèn inició el segundo año de reproducción y cría de guacamayos rojos, que serán reinsertados en Corrientes.

Fundación Temaikèn, con más de 15 años de experiencia en manejo de aves silvestres, inició el segundo año de reproducción y cría de Guacamayos rojos (Ara chloropterus), que serán reintroducidos en el Parque Nacional Iberá, en alianza con Fundación Rewilding Argentina. La meta es generar una población viable de la especie, considerada extinta en Argentina.

El trabajo en el Centro de Recuperación de Especies Temaikèn (CRET)

En octubre de 2018, se trasladaron 6 parejas de Guacamayos Rojos desde el Bioparque hacia recintos especiales del CRET, con el propósito de iniciar la etapa reproductiva. Ese mismo año ya se vieron los primeros resultados: el 8 de diciembre nacieron los dos primeros pichones, que fueron criados exitosamente por sus padres, aprendieron a volar, a interactuar con otros de su especie y 9 meses después, el 6 de septiembre de 2019, fueron trasladados a Corrientes, donde continuaría su adaptación al ambiente natural, que consiste en distintas etapas de testeo, entrenamiento y aclimatación para asegurar su exitosa supervivencia.

Durante la segunda temporada, en 2019, otra de las parejas reproductivas sumó su aporte al proyecto: el 25 de octubre eclosionaron dos huevos que estaban siendo incubados de manera natural, y las crías ya están creciendo junto a sus padres, con mínimo contacto humano.  Si bien se mantiene control diario sobre el nido, durante la primera etapa los cuidados parentales son muy importantes para el buen desarrollo de los polluelos. Son padres muy cuidadosos y protectores de sus pichones, los protegen y los asisten día y noche durante los primeros 25 días en los que tienen los ojos cerrados. Pasados los 35 o 40 días tienen sus primeras plumas y a los 45 o 50 días, comenzarán a visualizarse fuera del nido. Más adelante, una vez emancipados, a partir de muestras de sangre, se realizarán análisis moleculares para determinar el sexo de cada uno.

Además, en colaboración al Proyecto, también fueron enviados al Parque Iberá dos Guacamayos rojos adultos que habitaban en el Bioparque y tienen posibilidad de ser reinsertados en la naturaleza. Fueron trasladados a Corrientes por el equipo de Fundación Rewilding Argentina, el nuevo nombre de CLT Argentina, que evaluó mediante distintas pruebas la posibilidad de que sean reinsertados. Uno de ellos ya vuela en pareja por los cielos del Iberá, y el otro continúa con el proceso de adaptación.

Es importante tener en cuenta que si son mantenidos como mascotas o criados artificialmente, con una fuerte impronta humana, los Guacamayos rojos adquieren comportamientos ajenos a su especie. Sufren deterioros en sus músculos de vuelo que les impide volar, y luego es muy difícil recuperarlos para ser liberados en la naturaleza. En esto radica la importancia de un Centro de Cría experimentado, que pueda cubrir las necesidades de la especie durante el desarrollo de los pichones hasta su madurez y lograr de esta manera, animales aptos para ser reinsertados en su ambiente.

La función de las instituciones en la conservación

El rol de Fundación Temaikèn, como el de muchas instituciones en el mundo, es que a través del conocimiento adquirido en el cuidado animal, trabaja dentro y fuera de sus instalaciones en pos de la conservación de especies silvestres y sus hábitats. Es un trabajo en equipo, tiene aliados como: comunidades, gobierno y otras organizaciones de conservación. Además, la experiencia y responsabilidad de asumir el compromiso de aplicarla, tanto por el Guacamayo Rojo como por todas las especies con las que trabaja, como el cóndor andino, ciervo de los pantanos o el cardenal amarillo.

“Es fundamental unir conocimientos y experiencias para trabajar juntos. Las amenazas globales para la biodiversidad requieren iniciativas en equipo para la conservación y para trabajar en pos de salvar especies y ecosistemas” expresó Andrés Suares, Responsable del Centro de Cría de Aves de Fundación Temaikèn.

Importancia de recuperar la especie

El regreso del Guacamayo rojo a Corrientes no sólo es importante para el ecosistema del humedal del Iberá sino que representa además la recuperación de un patrimonio natural para la Argentina, dado que esta especie se encuentra extinta en el país. De esta manera, se recobrará un valor cultural y un atractivo turístico provincial y nacional. Además, marcaría la extensión de su distribución hacia el sur, dado que la población más cercana se encuentra a 300 km al norte, fuera de los límites de Argentina. También aportará al mantenimiento del ecosistema protegido del Parque Nacional Iberá como dispersor de frutos y semillas de mayor tamaño de los árboles nativos.

Categorías
Institucionales Medio Ambiente Nacionales Provincia

Revirtiendo el tráfico ilegal: 19 aves en peligro de extinción fueron reinsertadas en su ambiente natural

Luego de pasar por un proceso de rehabilitación en el Centro de Rescate de Fundación Temaikèn, 19 cardenales amarillos fueron reinsertados a su hábitat natural en La Pampa.

Las aves, particularmente el cardenal amarillo, son una de las principales víctimas del tráfico ilegal. Diferentes organismos gubernamentales, científicos y ONGs trabajan conjuntamente en el proceso de rescate, rehabilitación y reinserción de esta especie.

Por tercer año consecutivo, Fundación Temaikèn realizó la reinserción de cardenales amarillos, un ave sumamente amenazada por el tráfico ilegal y el mascotismo, que hoy está en peligro  de extinción.  Este 2019 fueron 19 los animales reinsertados en La Pampa, totalizando 59 cardenales amarillos devueltos a su hábitat desde el inicio del programa en el 2017, en trabajo conjunto con la UBA-Conicet y las Direcciones de Fauna Provincia y Nación.

Tanto en nuestro país como a  nivel internacional, las poblaciones de estas aves han sido categorizadas como “especie en peligro de extinción” debido al decrecimiento de su población, siendo sus principales causas la captura para la venta ilegal como ave de jaula, por su canto y plumaje vistoso; y la destrucción de su hábitat, por la explotación maderera y la extensión de la frontera ganadera agrícola.

Hace unos meses el Centro de Rescate de Fundación Temaikèn (CRET) recibió un grupo de cardenales amarillos rescatados del tráfico y el mascotismo que fueron derivados por el ECAS-Centro de Rescate de Fauna Provincia de Buenos Aires.

Dado que se desconoce el tiempo que han permanecido cautivas estas aves, fue necesario preparar a los animales antes de su reinserción, y verificar que contaban con las habilidades mínimas para sobrevivir en la naturaleza. Al llegar al hospital, se les realizó un chequeo médico, luego comenzó el proceso de rehabilitación, donde se comprobó que estuvieran en condiciones físicas y comportamentales para volver a su respectivo  ambiente. Este proceso es muy complejo, por un lado porque son animales muy territoriales y deben mantenerse en ambientes aislados unos de otros Y por el otro, porque es necesario realizarles ejercicios de vuelo y hasta una prueba de capacidad de reconocimiento de predadores. Si se comprueba que no se sienten amenazados por la presencia de un ave de caza, se procede a realizarles un entrenamiento con animales reales, embajadores del centro de rescate, hasta lograr la reversión de este comportamiento. De esta manera, sólo se liberaron aquellos animales que demostraron habilidad de vuelo, búsqueda de alimento y capacidad de huida ante predadores.

Estos animales fueron capturados y extraídos de su ambiente natural, el Espinal, para vender en el mercado ilegal. Gracias a los resultados de los análisis genéticos realizados por el Laboratorio de Ecología y Comportamiento Animal (UBA-CONICET se pudo conocer la población geográfica de las que fueron extraídos para así, ser liberados en el mismo lugar.

Previamente al traslado de regreso a la naturaleza, se le colocó a cada uno anillos de identificación y un pequeño radiotransmisor que permite realizarles seguimiento en terreno durante meses. Labor que realizan investigadoras de la UBA con la colaboración de personal voluntario. Esto permitirá conocer más sobre su comportamiento en la naturaleza y verificar el éxito de la liberación.  Este monitoreo ha permitido en años anteriores, comprobar que cardenales amarillos recientemente liberados formaban parejas casi inmediatamente, e incluso, se llegó a registrar el armado de nidos y puesta de huevos. Este año se planea realizar un seguimiento completo de cada uno de los nidos encontrados.

Las aves son una de las principales víctimas del tráfico ilegal, del cual se estima que solo 1 de cada 10 animales sobrevive, además se encuentra entre las actividades de mayor movimiento de dinero en el mundo. Los centros de rescate son una herramienta fundamental para recibir, dar tratamiento veterinario de ser necesario,  rehabilitar y luego reinsertar en la naturaleza a los animales afectados por este tipo de amenazas que afectan gravemente a la fauna silvestre. En los últimos 16 años el Centro de Fundación Temaikèn ha rehabilitado y reinsertado más de 4.200 animales, entre los que se encuentran especies amenazadas como el ciervo de los pantanos, cardenal amarillo, aguará guazú, monos carayá  y oso hormiguero.

Para erradicar el tráfico ilegal y el mascotismo de animales silvestres, se debe:

  • No comprar animales silvestres. Los únicos animales mascotizados que se pueden tener en un hogar de familia son los perros, los gatos, pequeños roedores como hamsters, peces como el carasius y canarios.
  • Detener el mercado ilegal de animales silvestres: Si hay animales a la venta, aunque esté visiblemente en malas condiciones, no deben ser comprados por lástima. Al pagar por ellos sólo se está incentivando esta industria.
  • Denunciar lugares en los que se comercializan animales ilegalmente. Hacer una denuncia a la Secretaría o Dirección de Fauna local, ya que es el único organismo oficial que puede tomar denuncias de este tipo.

En caso de encontrarse con un animal en peligro o vulnerado, también se sugiere contactar a la autoridad del distrito para que puedan brindar asistencia.

Categorías
Institucionales Medio Ambiente Nacionales

El Retorno del Cóndor al Mar: Fundación Temaikèn participó en la reinserción de 6 cóndores en su hábitat natural

Es la reinserción más numerosa realizada hasta el momento en el país.

La especie se ve amenazada por intoxicación por plomo, cebos tóxicos y la alteración de su ambiente.

Seis cóndores andinos fueron reinsertados en su hábitat natural en las sierras de Pailemán, en la provincia de Río Negro, como parte del Programa de Conservación Cóndor Andino (PCCA). Es importante destacar que es el mayor número reinsertado  en el país y fue posible en base a un trabajo de conservación en red, ya que son varias las instituciones, nacionales e internacionales, que articulan el retorno de estas aves a la costa atlántica. Fundación Temaikèn es una de las organizaciones participantes en este gran proyecto, que coincide con el Día Internacional de la Conciencia por los Buitres, instaurado para visibilizar las problemáticas de este grupo de aves particularmente amenazado a nivel mundial, del que forma parte el cóndor andino.

Al ser todos pichones juveniles con poca experiencia de vuelo y distintas historias, cada uno fue trasladado a la base de operaciones del  PCCA, donde transitaron varios meses de adaptación al ambiente y comenzó a conformarse la bandada. A partir de la apertura del recinto, cada uno de los animales será monitoreado 24 h durante varios meses por personal del Programa, hasta asegurarse de que puedan subsistir por su cuenta y ya dominen los vientos patagónicos para trasladarse y llegar hasta las fuentes de alimento.

Los programas de reproducción y reinserción del cóndor andino representan un soporte fundamental para la conservación de la especie en la naturaleza. Además, permiten adquirir conocimientos y experiencia de manejo de estos animales, perfeccionando técnicas de manejo y rescate de animales en peligro.

Amancay, parte de esta bandada, es una hembra que  nació de la pareja reproductiva del Bioparque Temaikèn. Fue criada con éxito por sus padres, supervisada por personal de Fundación Temaikèn y del PCCA y ya está en su hábitat natural junto a una bandada conformada por cóndores con distinta procedencia e historias

Este es un gran trabajo de conservación en el que participan distintas organizaciones para recuperar la población de cóndores en la costa atlántica. La situación del cóndor andino en Argentina requiere una acción inmediata: son cada vez más frecuentes los ataques por envenenamiento masivo, un evento gravísimo para esta especie, cuya población más sana residía en nuestro país y Chile. Considerando que la tasa de reproducción del cóndor es muy baja, esfuerzos de cría como éste son clave para recuperar la población. Cada cóndor es de sumo valor para la especie y todo huevo cuenta.”, destacó Andrés Suares, Encargado de Reproducción de Aves de Fundación Temaikèn.

La Fundación, además de contar con la pareja reproductiva, participa del proyecto recibiendo en su Centro de Rescate y Rehabilitación cóndores de distintos lugares del país, derivados de llamados de emergencias del PCCA.

También recibe muestras de animales encontrados sin vida para determinar la causa de deceso y generar más información para su conservación.

Con estos ejemplares suman ya 57 cóndores liberados en 16 oportunidades en la costa del Atlántico y, en el marco del PBCCA, 189 cóndores liberados en todo Sudamérica.

La historia de cada uno de los cóndores reinsertados:

Amancay (Flor) nació en el 2017 en el Bioparque Temaikèn y es la primera de su especie que, criada por sus padres en el Bioparque Temaikèn, vuelve a su hábitat natural. Según el protocolo de crianza de cóndores, que incluye prácticas mejoradas de manejo animal, Amancay desde pequeña tuvo mínimo contacto con sus cuidadores, y su vínculo fue principalmente con sus padres, lo que promovió que mantuviera sus comportamientos naturales.

Es la primera cría de esta pareja de cóndores, que es parte de la población permanente de la población del Bioparque y forma parte del grupo de parejas reproductivas del PCCA. Ambos fueron excelentes padres, por lo que la intervención del personal se limitó a lo protocolar: Cuidadores, biólogos y expertos cuidaron los aspectos comportamentales y analizaron  cómo  el pichón aprendía de sus padres mediante un sistema de cámaras que permite darle seguimiento sin interferir ni en la crianza ni en la incubación. Se pudo ver exactamente el momento de la eclosión y cómo los padres fueron alimentando y cuidándola. Junto con veterinarios y nutricionistas se le dio una dieta especial para asegurarnos que fuera ganando peso. El proceso de madurez fue normal: al principio tenía plumón, luego fue cambiando gradualmente las plumas y cuando tuvo tamaño juvenil y su plumaje cambió completamente, se determinó junto con Fundación Bioandina que Amancay contaba con los requerimientos suficientes para ser parte de esta bandada.

A partir de ese momento, iniciaron las distintas etapas para la reintroducción: Antes de realizar el traslado al sur, se le hizo un  chequeo veterinario exhaustivo y se le colocó una banda alar (#67) que lleva un transmisor para que pueda ser seguida dentro de la bandada.

En abril viajó  vía Aerolíneas Argentinas hasta Patagonia, donde estuvo desde entonces adaptándose al ambiente dentro de un recinto de presuelta y siendo controlada por el personal de Pailemán, que fue armando el grupo que hoy es noticia.

Karut (Trueno), nació de la pareja reproductiva formada por Sagta y Eluney Wenu, que se encuentra en el Ecoparque de Buenos Aires. El primer huevo de la pareja en la temporada 2018  fue retirado del nido y trasladado al Centro de Incubación Artificial, donde nació una noche de tormenta el pasado noviembre.  Es el único de la bandada criado con este método: su cuidado se realizó bajo aislamiento humano utilizando títeres de látex que representan a sus padres y facilitan el reconocimiento con su especie.

Ñorquinquera (Sonido de Agua) Era solo una pichona que apenas sabía alimentarse y que fue encontrada en Ñorquinco, en Río Negro, y fue trasladada al Ecoparque para su rehabilitación.

Suyan (Esperanza) nació de la pareja que se encuentra en el Parque Faunístico y Ecológico Yastay de La Rioja. Los padres fueron los encargados de los cuidados del pichón hasta que completó su plumaje y comenzó a salir del nido.

Takiyiwe (Libertad), pichona nacida de la pareja reproductora del Parque Faunístico de San Juan.

Paqarina (Generadora de vida), el domingo 6 de mayo, personal de la base de campo del PCCA, Ecoparque Bs As, informa que la pichona nacida en noviembre del 2017 en Paileman, sufre una caída del nido. Inmediatamente, se le brinda asistencia del equipo de rescate quienes constatan que la pata izquierda presentaba una lesión. Fue trasladada a Buenos Aires para su cuidado y observación.

Coordinan esta iniciativa: Ecoparque Bs As y Fundación Bioandina Argentina.

Participan: Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable Río Negro, Ministerio de Ambiente y Control del Desarrollo Sustentable Chubut, Secretaría de Ambiente de La Rioja, Centro de Preservación y Rescate Yastay, La Rioja, Fundación Temaikèn, Parque Faunístico San Juan, Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable San Juan, Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Aerolíneas Argentinas, Fundación Bioparc, Grand Parc du Puy du Fou, AFdPZ y Asociación Beauval Nature de Francia.

 

Categorías
INBOX Medio Ambiente Provincia

Rescatan una Cierva de los Pantanos que cruzaba a nado el Paraná

Una joven cierva que intentaba cruzar nadando el río Paraná, fue encontrada por personal de Prefectura Argentina, que avisó al Comité Científico – Técnico “Ciervo de los Pantanos”, para su rescate. Con un cuadro de agotamiento, el animal fue asistido en el Hospital Veterinario de la Fundación Temaikén y se encuentra bien.

“El Ciervo de los Pantanos es una especie en peligro de extinción, nativa del Delta del Paraná. La Provincia de Buenos Aires forma parte de un Comité específico para cuidarlo, que cuenta con un protocolo de rescate, gracias al que fue posible que este ejemplar esté recuperándose en la Fundación Temaikén”, afirmó Rodrigo Aybar, titular del organismo ambiental bonaerense OPDS. «Esto fue el sábado y hoy supimos que se está recuperando bien», agregó.

El rescate

Al acercarse al animal con una lancha, confirmaron la especie y decidieron extraerlo del agua al ver que podría no contar con la energía suficiente para llegar a la orilla. Una vez en tierra firme, con el animal contenido, intervino la Dirección Nacional de Fauna y el Comité Científico –Técnico Ciervo de los Pantanos.

Según el protocolo, miembros de Fundación Temaikén y de Proyecto Pantano se acercaron hasta el lugar para continuar con la contención y revisión del animal. Confirmaron que era un juvenil, de unos 5 ó 6 meses de edad. Lo trasladaron al Hospital Veterinario de la Fundación, donde le realizaron un chequeo clínico para estabilizarlo, constatando que era una hembra y contaba con un cuadro de agotamiento que requeriría un proceso de recuperación. Por estos días la ciervita se encuentra en franca recuperación, por lo que podrá volver al Delta seguramente en muy poco tiempo.

El OPDS y la Fundación Temaikén realizan un trabajo conjunto para la conservación de especies de fauna nativa del Sistema de Áreas Naturales Protegidas (ANP), especialmente del Ciervo de los Pantanos (Blastocerus Dichotomus).

Qué hacer si vemos un Ciervo en las inmediaciones del Delta

Durante los períodos de inundación, los ciervos deben refugiarse en zonas altas para huir del agua, donde muchas veces son presa de cazadores.

El ciervo es Monumento Natural de la Provincia de Buenos Aires. No puede cazarse ni capturarse. Son animales silvestres y no pueden vivir como mascotas.

Si encontrás una cría en el campo, no la levantes. Es muy probable que su madre se encuentre en los alrededores y regrese por ella cuando estén solas.

Asegurá que los perros no hostiguen a los animales que puedan aparecer en zonas poco frecuentes, como caminos isleños, barrios náuticos o zonas de barranca.

En caso de emergencia, comunicarse con las autoridades a los teléfonos 0800-222-1362 (OPDS), 911, 0221-4253-875/ 4728-3022 (Destacamento de Guardaparques Municipal de Arroyo Borches). También se puede enviar fotos e información al e- mail: ciervodelospantanos@gmail.com

FOTOS: Archivo Temaikén y OPDS.