Categorías
3° Sección Análisis - Opinión Berisso Medio Ambiente Sociedad

Ambientalistas exigen una Ley de Humedales urgente

     

(Por Asamblea Salvemos el Monte) – El sistema de humedales de Berisso reúne particularidades de ambientes pampeanos y mesopotámicos, a las que se suman características propias: bañados, pajonales inundables, pequeñas lagunas artificiales o canteras de agua dulce, canales artificiales, complejos de arroyos, delta del Rio Santiago, entre otras áreas de interés ecoturístico. En estos humedales existe una avifauna muy diversa, que es motivo de permanentes estudios, ya que albergan alrededor de 245 especies de aves de las 1000 que viven en Argentina.

Sabiendo que vivimos en un lugar naturalmente privilegiado, no podemos hacer menos que tomar medidas para conservar en este estado el paisaje silvestre, evitando actividades humanas que pongan en riesgo estos ecosistemas. Si bien existen figuras de protección como Ley de bosques 26.331, Ley de paisaje protegido 12.756 para el monte ribereño e islas y Ley de paisaje protegido 12.247 para la cuenca del Arroyo El Pescado y su zona de influencia; desde la asamblea Salvemos el monte de Berisso, creemos que se debe procurar acelerar los tiempos para la promulgación de una Ley de humedales que incluya un inventario de los mismos y que establezca los criterios para realizar un ordenamiento territorial que defina sus categorías de conservación y uso.

Pero como paso previo, se debe dictar una moratoria para impedir que se sigan destruyendo los humedales hasta tanto se promulgue la ley, tal como se plantea en todos los proyectos presentados en Diputados, aplicando el principio precautorio indicado en la Ley General del Ambiente. Muchos humedales de nuestra región se encuentran amenazados por la presión urbana, el mal manejo de las autoridades y por el avance de obras viales complementarias al Puerto La Plata tales como la prolongación de la autopista Buenos Aires-La Plata y la Ruta 6. Dicha moratoria, no solo sería beneficiosa para proteger estos humedales, sino que a su vez es un fuerte incentivo para que se termine el inventario en tiempos razonables.