Por pagar las facturas en efectivo analizan cobrar por el servicio por «exceso de billetes»

La bocas de cobranzas podrían aplicar costos de recargos a los usuarios
Tiempo de Lectura: 3 minutos

Bajo el argumento de que hay un «exceso de billetes» -producto de la inflación-, el Banco Central no le recibe dinero en efectivo a los bancos, entonces estos le cobran una comisión a las grandes empresas de cobranza que les llevan billetes. Según una versión del diario Clarín, estas empresas de cobranza quieren trasladar ese costo a los usuarios que pagan sus facturas en efectivo, ya que sus clientes (las empresas de luz, gas, teléfono, etc.) se niegan a pagarlo. Pero, ¿esta es la verdadera razón o se trata de una estrategia del Gobierno en pos de aumentar la bancarización y, por ende, recaudar más? Lo cierto es que, de concretarse -y en el marco de una economía con casi un tercio de sus operaciones en negro-, terminará afectando, como ocurre usualmente, al usuario final, que deberá abonar más por pagar en efectivo.

El diario Clarín lanzó la versión de que las empresas de cobranza, como PagoFácil y RapiPago, están evaluando trasladar a los usuarios un cargo extra por pagar sus facturas en efectivo, debido a que los bancos le cobran a estas compañías una comisión por los billetes. Y esto ocurre porque el Banco Central no le recibe efectivo a los bancos, ya que hay un «exceso de billetes«, que es producto directo de la inflación que hay en la Argentina.

«El Banco Central no le recibe billetes a los bancos, y estos a su vez les cobran una comisión (del 0,5 al 1%) a las grandes empresas que les llevan efectivo. Entre ellas, las de cobranza. Entonces surge la disputa: ¿quién carga con ese sobre costo?. Las empresas de cobranza quieren trasladárselos a sus clientes (empresas de luz, gas, teléfono, etc). Pero como estos por ahora se niegan, no descartan cobrarle una comisión del 1% a quien vaya a pagar su factura en efectivo», escribe Gustavo Bazzan en el diario Clarín de este miércoles (09/01).

Los bancos cobran la comisión porque, argumentan, se llenan de billetes que exceden los que necesitan para cubrir las exigencias del BCRA. Y como no pueden colocarlo en Leliqs (el BCRA sólo recibe transferencias electrónicas) por esos billetes sufren un costo financiero.

Por su parte, las empresas de cobranza buscaron trasladar esa comisión a sus clientes, que son las grandes empresas de servicios, pero éstas se niegan. Entonces, apuestan a que el cargo lo terminen pagando los que abonan en efectivo. Esta decisión, en todo caso, tendrá que ser aprobada por el Banco Central, el Gobierno o el Congreso, según corresponda.

Cabe destacar que la Argentina tiene uno de los más bajos niveles de bancarización de la región. De hecho, el 52% de los argentinos sigue utilizando el efectivo para manejarse en su economía diaria, según una encuesta de la Universidad de Palermo (UP) y la consultora Voices!

En este sentido, la intención de aplicar una comisión a quien pague en efectivo, podría interpretarse también como una estrategia del Gobierno en busca de aumentar la bancarización y, por ende, recaudar más.

El titular de la AFIP, Leandro Cuccioli, había destacado que «la mayor formalidad de la economía, a través del pago con tarjetas de débito u otros medios electrónicos, ayudaron a incrementar la recaudación».

De hecho, la bancarización al ‘estilo sueco’ (Suecia es el país con menor uso del efectivo en el mundo) había sido uno de los objetivos de Federico Sturzenegger cuando fue presidente del BCRA.

Pero en una economía con casi un tercio de sus operaciones en negro, como es la Argentina, esta medida no promovería la bancarización sino que terminaría afectando aún más los bolsillos de los argentinos que, como si no fuera suficiente con los tarifazos en los servicios, encima ahora tendría que pagar más por abonar en efectivo. (Urgente 24)

A %d blogueros les gusta esto: