Categorías
Análisis - Opinión Ciencias - Tecnologías Destacadas Exterior Sociedad

¿Qué preocupó más a la gente de América Latina y el Caribe durante los primeros 120 días del COVID-19?


 

Un reciente estudio realizado por el Banco Iberoamericano de Desarrollo (BID) en conjunto a  la empresa Citibeats basado en Inteligencia Artificial (IA)  indagó sobre  las tendencias ciudadanas y estrategias de salida durante los primeros 4 meses del COVID-19 arroja las preocupaciones de latinoasamericanos durante la pandemia.

El informe realizó un minucioso seguimiento mediante el observatorio público CivicLytics, que utiliza inteligencia artificial ética para analizar millones de comentarios en Twitter, páginas web, blogs y foros circulando en el ciberespacio.

Los principales resultados fueron presentando mediante un informe de descubrimientos que han afectado a la población de América Latina y el Caribe durante los primeros 120 días de la pandemia y que a continuación se sintetiza en las siguientes temáticas:

Brecha de género marcada por el aislamiento social: Según se analizó en la web, las mujeres  en general hablan de medidas de higiene y aislamiento social un 133% más que los varones. Entre las preocupaciones que más les importó fue que el confinamiento aumenta exponerse a la violencia de género y que los hombres respetan menos el aislamiento.

Las transferencias de dinero y retraso en pago de suministros podrían evitar hambrunas: Desde mediados de marzo y principio de abril la cuarentena de COVID-19 se comenzó a surgir miles de testimonios de pobreza extrema y hambre. El informe del BID y Citibeats declara que “familias de la región declararon que solo tenían entre 2 y 3 semanas de ahorros para subsistir. El 12 de abril de 2020, CivicLytics detectó un incremento del 350% de los testimonios de hambre en Venezuela poco después del anuncio de 30 días de cuarentena”.

Mientras, el verano “golpeó Centroamérica con un pico de pobreza, que fue seguido por un pico de hambre, unas semanas después” detalla el informe que más allá de que los países de la región implementaron “ambiciosas políticas de distribución de alimentos, que no fueron suficientes para evitar la hambruna en la región”.

De los estados nacionales  países que no formularon grandes niveles de inseguridad sanitaria por las redes fueron México, El Salvador y Costa Rica. “Lo que tienen en común estos países es que fueron los que más invirtieron en transferencias de dinero en efectivo y retraso del pago de suministros para las familias más desfavorecidas”, desmenuzó el análisis basado en la inteligencia artificial.

Apoyo a negocios locales a apoyar emprendimientos de “personas de raza negra”: El aislamiento sanitario obligatorio tajo como cambio de hábitos comerciales entre conciudadanos para que apoyaran a los negocios del barrio, con el fin de potenciar la economía local, sumado a la campaña de Black Lives Matter tuvo un gran impacto mediático en toda América Latina y el Caribe, lo que impulsó un mayor apoyo en negocios de personas de raza negra.

Problemas de salud mental: Picos bruscos de ansiedad en el momento en el que se decretaron las medidas de aislamiento social preventivo surgieron para llegar a un segundo pico a finales de junio, cuando se redujeron las restricciones de movilidad en la mayoría de los países de la región. Los ciudadanos manifestaron fobias al entrar en contacto con otras personas o dificultad para estar en grupo por la propagación social del coronavirus.

Falta de agua corriente en las principales ciudades de América Latina: Esta situación dificulta las prácticas de higiene y el bienestar durante la cuarentena. Las quejas se propagaron en todos los rincones de la región sobre la deficiencia de este servicio escencial.

La seguridad económica de los hogares y el de las empresas han generado distintos tipos de conversaciones. “En Chile se hablaba que el retiro de fondos de pensiones privadas (AFP) genera dudas y debate; en Paraguay, hablan de la falta de solvencia y exclusión financiera; en Uruguay, de falta de empleo y prácticas para jóvenes; en Argentina preocupación por la deuda e inflación”, detalla la observación de seguimiento en la red de internet.

Cambio de mentalidad hacia la responsabilidad individual:  Según descubrió el reporte regional, en Brasil se empezó a mostrar masivamente una responsabilidad individual en la gestión de la pandemia, en deterioro de las preocupaciones sobre la administración de los estados en materia sanitaria.

El análisis del BID con Citibeats concluye su informe mencionando que “la percepción genera la realidad ¿Por qué es relevante conocer las percepciones a tiempo?”. Según las investigaciones detalladas que recogió de los medios electrónicos, hace ver que “la gente percibía una escasez de alimentos. Esta percepción fue reportada masiva e instantáneamente por redes sociales, lo cual provocó el vaciamiento de supermercados”. A razón de esto, agrega que “entender estas redes de información, también generadas en momentos de emergencia, contribuye a contener los impactos negativos de esa percepción”.


Si te gusta lo que hacemos, te pedimos que nos ayudes a avanzar ejerciendo nuestro servicio periodístico con la mayor independencia y objetividad posible.