Categorías
Buenos Aires Destacadas En Buzón Política

Sorteo polémico: la mayoría de los créditos a tasa cero fueron a intendencias K

En las comunas oficialistas fueron favorecidos el 100% de los inscriptos; en las de Cambiemos y de partidos vecinales, en el rango del 30%; el concejal de Saladillo, Manuel Cisneros, presentó una denuncia penal.

Cualquier ciudadano argentino que viva en la provincia de Buenos Aires que tenga entre 18 y 64 años, con DNI vigente y con ingresos formales entre 53.500 y 175.000 pesos pudo inscribirse en un crédito Casa Propia de hasta $4 millones a tasa cero y a devolver en 30 años. Entonces sí, la expectativa de salir o no sorteado.

Pero cuando las cosas vienen derechas para el oficialismo no hay con que darle. Estos días, el azar se encaprichó con guiñarle un ojo al kirchnerismo gobernante. Todos los que se inscribieron y viven en intendencias conducidas por el Frente de Todos se llevaron el premio para construir sus casas de hasta 60 metros. A sus coprovincianos que habitan las que manejan Cambiemos o los partidos vecinales no les fue tan bien, ya que salieron sorteados apenas uno de cada tres postulantes. Un pleno para cada intendencia K.

Un sorteo que benefició a intendentes oficialistas

En los municipios bonaerenses manejados por el kirchnerismo todos los postulantes accedieron al crédito; en los de Cambiemos, uno de cada tres.

LA NACIÓN tomó los dos archivos y los comparó, y el resultado es prácticamente un calco del mapa azul y amarillo que pintaron las elecciones para elegir intendentes en 2019. Todas las intendencias que responden al gobernador Axel Kicillof tuvieron 100% de efectividad, con excepción de San Andrés de Giles -cuyo intendente, Carlos Puglelli, quedó envuelto en un escándalo de vacunación VIP-; Tres Lomas, en donde otorgaron uno de cinco pedidos; y Carmen de Areco, donde adjudicaron 10 de 36. Para el resto, los otros 64 municipios gobernados por el Frente de Todos que tenían ciudadanos postulados, hubo buenas noticias: todos tendrán la oportunidad de hacerse de los 4 millones de pesos a tasa cero para construir.

La mala suerte de los habitantes de los municipios “amarillos” a la hora del sorteo que encabezaron esta semana el presidente Alberto Fernández y el ministro Jorge Ferraresi se puede apreciar con solo mirar los datos consolidados. Hubo 7149 postulantes que viven en las intendencias “azules” y el azar les dijo que sí a 7096 de ellos, un 99,25%; casi un tiro al agua. Si todos ellos pidieron el máximo de 4 millones de pesos, a esas comunas se dirigirán $28.384 millones, que moverán el consumo de materiales y la mano de obra para la construcción, además de dejar algo de dinero en las arcas municipales con los pedidos de obra y las autorizaciones.

Para el resto, mucho menos. En las 59 intendencias de Cambiemos más cuatro vecinales se inscribieron 6479 habitantes. Pero la suerte no estuvo de ese lado; apenas 27% sonrió cuando se publicaron las listas, después de que el Presidente hablara en el hall central del edificio del Banco Hipotecario: solo 1800 de aquellos accedieron al cupo. La inversión que llegará al territorio “amarillo” es mucho menor, ya que, si todos piden el tope de la línea, será de $7200 millones. Solo tres municipios de Cambiemos obtuvieron el 100%: Coronel Brandsen, General La Madrid y Coronel Rosales, aunque este último solo se trata de una postulación que fue adjudicada.

La transparencia respecto de la forma en que se sortean los adjudicatarios de la solución habitacional quedó en duda desde que se conoció que Amado Boudou estaba inscripto y había sido adjudicado con un crédito por hasta 4 millones de pesos. El ministerio dijo que se trataba de un robo de identidad. Sin embargo, quedó flotando la sensación de que no hay ningún cruce previo de información, ya que con solo validar el CUIT del exvicepresidente condenado con la base de datos que, por ejemplo, se usa para comprar dólares, se podría comprobar en minutos que el postulante tiene ingresos por encima de los permitidos. De hecho, Boudou cobra una pensión vitalicia de al menos 450.000 pesos por mes.

El Banco Hipotecario, como administrador fiduciario del Programa Crédito Argentino del Bicentenario para la Vivienda Única Familiar (Pocrear), presentó una denuncia penal para determinar la responsabilidad del trámite mediante el que se inscribió al excompañero de fórmula de Cristina Kirchner. A su vez, el ministerio volvió a comunicar que “los procesos de inscripción y sorteos no significan que la persona que resulte ganadora sea automáticamente adjudicataria del crédito, sino que tiene derecho a comenzar una serie de trámites en los que deberá apersonarse con la documentación respaldatoria”.

Pero los datos de la desigualdad en el reparto de créditos por color de intendencia han vuelto a poner el sistema de sorteos en medio de la polémica. Hay algunos casos que son dignos de mirar con detalle. En La Plata, municipio Cambiemos, se presentaron 924 pedidos y se adjudicaron 249 (27%). Calle de por medio, en Ensenada, zona del ultrarkirchnerista Mario Secco, fueron 72 las postulaciones con 100% de efectividad: todos podrán ir a llevar los papeles para concretar el préstamo subsidiado.

En Avellaneda, Quilmes, Lanús y Lomas de Zamora, cuatro municipios del Sur del Gran Buenos Aires de similares condiciones sociombientales y económicas también se esconde alguna perla. Tres de ellos son manejados por el Frente de Todos y en cada uno de ellos se autorizaron el 100% de los pedidos. En los pagos de Ferraresi, exintendente ahora a cargo del ministerio, se postularon 322; en el de Mayra Mendoza, 327 -entre ellos uno con el nombre de Amado Bouduo-, y en el territorio de Martín Insaurralde, 324. La reina de la fortuna cantó bingo en esa zona y todos aceptados. Pobre la suerte de los habitantes de Lanús, intendencia de Cambiemos que maneja Néstor Grindetti: apenas 27% se alegró, sólo 75 de 282.

Se podrían citar ejemplos de todas las intendencias, como por caso General Pueyrredón, con 163 ganadores de 603 (27%) o Villa Gesell, kirchnerista, con un pleno de 37 de 37. O Lobos, de Cambiemos, con 19 adjudicados de 59 (33%), mientras que sus vecinos de Cañuelas y Roque Pérez, ambos peronistas, tuvieron buenas noticias para el 100% de sus vecinos, con 123 postulaciones entre los dos.

O el caso de San Pedro, cuyo intendente Cecilio Salazar llegó a la intendencia de la mano de la alianza Cambiemos, pero acaba de romper fila para arroparse en el Frente de Todos. ¿Qué sucedió en esa localidad? El azar también sonrió: 45 postulados, 45 ganadores, 100% de efectividad. Lástima que los casinos están cerrados porque Salazar anda de suerte.

Los intendentes de Cambiemos empezaron a mirar sus grupos. Allí corrió una planilla que elaboró el concejal radical de Saladillo, Manuel Cisneros. Los datos daban cuenta de la supuesta discriminación y la inexistencia de un sorteo. En la mañana del viernes último, se asentó una causa penal contra el Presidente, el ministro Ferraresi y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. “Es un escándalo, el kirchnerismo aprovecha la pandemia para seguir haciéndole fraude a los argentinos. Esta vez sobre miles de familias que esperaban cumplir el sueño de la casa propia y fueron estafadas con un sorteo trucho que benefició a municipios donde gobierna el Frente de Todos. Ante semejante inmoralidad, presentamos una denuncia penal que fue sorteada y será investigada por la Fiscalía Federal 1 de La Plata. Ya lo hicieron con las vacunas, por lo que no vamos a permitir que se sigan cometiendo estos actos que le quitan el sueño de la vivienda propia a un montón de jóvenes bonaerenses”, dijo Cisneros a LA NACIÓN.

Este medio se comunicó con el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat. “Por ahora no hay nada que decir, supongo que cuando seamos notificados responderemos en la denuncia”, fue la respuesta.

Se sortearon, así, 8941 ganadores en la provincia de Buenos Aires que podrán hacer una casa según los modelos que entrega el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat. Allí están los planos y las fachadas de las casas identificadas como Juana, Alfonsina, Milagros, Criolla, Bicentenario y Aimé, justamente, el sobrenombre que portaba el exvicepresidente cuando correteaba por las playas de su Mar del Plata natal.. (Por Diego Cabot para La Nación)