Categorías
Destacadas INBOX Provincia Salud Servicios Sociedad

Por un recorte de gobernación la Cruz Roja cerraría sus 17 escuelas

El gobierno bonaerense resolvió reducir en un 50 por ciento el subsidio que entrega a Cruz Roja para el pago de salarios a los docentes de las 17 escuelas que dictan la carrera de Enfermería y otras vinculadas a la atención primaria de la salud. Desde la organización aseguraron que esta medida los obligaría a cerrar todos los centros y hasta los forzaría a dejar el país.

En la Provincia, Cruz Roja tiene escuelas en Almirante Brown, General Rodríguez, Lanús, La Plata, Lomas de Zamora, Luján, Morón, Necochea, Quilmes, San Fernando, Santos Lugares, San Nicolás, Tandil, Vicente López, San Andrés, San Isidro y Villa Domínico.

“Nosotros no dependemos de esos ingresos para subsistir, pero la forma en que se tomó la medida de un día para el otro, con el ciclo escolar empezado, sin posibilidades de variar cuota, hace que tengamos que pagar indemnizaciones a más de 600 docentes, dejar en la calle a 6 mil alumnos, lo que nos genera un pasivo de 200 millones de pesos los que nos deja en una situación de quiebra”, detalló el presidente de la Cruz Roja Argentina, Diego Tipping en diálogo con Todo Provincial.

“Habría que vender todos los inmuebles y móviles que tenemos en el país para enfrentar estos pagos”, agregó.

“Ya comunicamos esta situación a Cruz Roja Internacional que expresó su alerta al gobierno nacional. Sería el primer país en quedarse sin Cruz Roja, estamos presentes en 192 países”, señaló el presidente de la institución.

Las escuelas de Cruz Roja cobran una cuota de alrededor de mil pesos por mes y forman a 1 de cada 3 enfermeros de todo el país. “El aporte estatal para nosotros significa el 50 por ciento del costo de tener abiertas las escuelas, nosotros invertimos mucho dinero”, aseguró Tipping.

Según se informó en un comunicado, la Cruz Roja Argentina es una organización sin fines de lucro, que brinda a través de sus escuelas un servicio a la comunidad, dando la posibilidad de acceder a una formación profesional a sectores de ingresos medios y bajos.

El presidente de la Cruz Roja confía en que “María Eugenia Vidal tome conocimiento de la magnitud del daño generado por sus funcionarios y pueda revertir la medida”.

Además de profesionales en enfermería, en sus escuelas se forman guardavidas, radiología, instrumentación quirúrgica y otras carreras relacionadas a la salud.

Desde el gobierno provincial aseguraron que la entidad estaba advertida desde el año pasado de la situación y que la reducción de la subvención “se debe a una reorganización del sistema que busca priorizar con ayuda estatal la formación que es obligatoria por ley, como por ejemplo la enseñanza secundaria”. (InfoGEI)

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

Durán Barba apela a la pena de muerte para tapar la inseguridad

(Por Nicolás Alberio) – Fiel a su estilo, el principal asesor del Presidente Mauricio Macri lanzó la semana pasada una polémica frase. Según Durán Barba la “inmensa mayoría de la gente” está a favor de la pena de muerte. Sus dichos rebotaron en los medios, pero la clase política en general, y el gobierno en particular, no tomó partido en el asunto.

Es sabida la obsesión que tiene el ecuatoriano por las encuestas y los números, sin embargo, se desconocen el origen de los datos, ni la metodología que utilizó para pronunciar semejante aseveración.

Salvo los Estados Unidos, la totalidad de los países democráticos del mundo no cuentan con la pena capital como herramienta para combatir el delito. En el caso específico de nuestro país, desde 1922 se encuentra abolida, salvo en los periodos en los que el Estado se vistió de terror y realizó un exterminio sistemático.

La Argentina cuenta con una larga historia en lo que concierne a la pena de muerta. La última ejecución fue realizada el 22 de julio de 1916, los condenados eran Francisco Salvatto y Giovanni Lauro, asesinos de Frank Carlos Livingston. Sin embargo, todos recuerdan el episodio más emblemáticos de en nombre “de las buenas costumbres”.

Este fue el caso del fusilamiento en Santos Lugares, provincia de Buenos Aires, de Camila O’Gorman y el cura Ladislao Gutiérrez, quienes se habían convertido en amantes, irritando con ello a la Iglesia y a Rosas. Fueron fusilados el 18 de agosto de 1848.

Durán Barba conoce la historia, y sobre todo la política de nuestro país. Sabe que al apelar a la pena de muerte abre una polémica. Genera un debate (ya saldado), en torno a un tema que lidera las preocupaciones ciudadanas desde hace ya varios años: la inseguridad.

Hasta el momento, el gobierno no puede mostrar aciertos en la materia, todo lo contrario. La Plata, Rosario, Mar del Plata, el conurbano, la Ciudad de Buenos Aires, sólo para citar algunos ejemplos, son polvorines. A diario ocurren hechos de inseguridad, a diario el Estado no brinda respuestas, y en muchos casos, es cómplice del delito.

La “lucha contra las mafias” es un slogan que se escucha constantemente en los dirigentes de Cambiemos, pero en los hechos concretos la gente percibe que la inseguridad no cesa. La obligación que tienen los policías bonaerenses de presentar las declaraciones juradas de su patrimonio es un avance en la construcción de un relato, pero en la práctica no produce cambios significativos. ¿O acaso los políticos no exhiben año a año su propiedades, y a pesar de ello la corrupción crece de forma escandalosa?

La demanda de la pena de muerte, que “terminen de una vez con la manzana podrida del cajón”, es fascista y Durán Barba lo sabe. “Nosotros los buenos” versus “ellos los malos” era el método que empleaba Benito Mussolini para construir poder. Un cóctel que no falla: el miedo a ser atacado y encontrar un responsable de nuestros males.

La problemática de la inseguridad no nació con Macri es una realidad inocultable. La clase política está en falta con la ciudadanía de un tiempo largo a esta parte. Desde hace décadas un tercio del país es pobre, y lamentablemente, ya nos acostumbramos que con la democracia no se cura, no se come, ni se educa.

Categorías
Institucionales Provincia Salud Servicios

Vidal en Tres de Febrero controló un comedor con el programa SAE

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, supervisó el valor nutricional y la calidad de las comidas que cada día se ofrecen a 1.600.000 alumnos del distrito bonaerense, al participar de un operativo de control del Servicio Alimentario Escolar (SAE) en el partido de Tres de Febrero.

Acompañada por el ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano; y por el intendente local, Diego Valenzuela; Vidal visitó la escuela primaria de jornada completa «Domingo Faustino Sarmiento» de Santos Lugares, en el momento en el que técnicos de la Universidad de San Martín controlaban el volumen, calidad y valor nutricional de los platos que se servían a los chicos de entre seis y doce años.

El año pasado, la Provincia estableció un menú obligatorio para sumar nutrientes y aumentó el presupuesto destinado al Servicio Alimentario Escolar en un 130 por ciento.

En esta primera etapa, se transfirió la administración de los fondos de los comedores a doce municipios: Tres de Febrero, Almirante Brown, Lanús, Morón, Vicente López, San Isidro, Escobar, Junín, Pinamar, Ezeiza, Pilar y Hurlingham.

«La idea es que, a fines del año 2019, estén los 135 municipios en el sistema. Este es un programa piloto y Tres de Febrero es uno de los municipios que participan de la experiencia: transferimos los fondos directamente al municipio y hacemos un monitoreo», explicó López Medrano.

El ministro dijo que «el equipo técnico de la Universidad de San Martín está fotografiando y pesando cada uno de los platos antes de que los chicos los reciban para evaluar la calidad nutricional y que se cumpla el menú, en el marco de un programa que todos los días le da de comer a 1.600.000 alumnos en toda la Provincia. La gobernadora pudo ver la calidad del servicio que se les da a los chicos todos los días en la escuela».

María Eugenia Vidal en la escuela primaria «Domingo Faustino Sarmiento» de Santos Lugares, en el momento en el que técnicos de la Universidad de San Martín controlan el volumen, calidad y valor nutricional de los platos que se servían a los chicos de entre seis y doce años.