Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

La verdad detrás del aluvión de médicos cubanos

(Por Christian Sanz) Nadie sabe a ciencia cierta cómo comenzó el rumor, pero pronto corrió como reguero de pólvora. Refiere a la presunta llegada de cientos de médicos cubanos, que habrían viajado junto a Cristina Kirchner en su regreso de La Habana, hace unos días.

Una de las personas que ayudó a diseminar la leyenda urbana fue Carmela Moreau, hija del nunca bien ponderado Leopoldo, quien tuiteó: “La vicepresidenta de la Nación, @CFKArgentina, viaja en el avión con su hija y 300 médicos cubanos. Otros 700 vienen después. Va a ser una enorme alegría recibirlos a todos!”.

A ella se sumaron otros tantos kirchneristas, muchos de los cuales gustan despuntar en las redes sociales. Ello provocó la inmediata furia —que luego trocó en preocupación— de cientos y cientos de personas en Twitter y Facebook.

«No a los médicos cubanos» fue una de las etiquetas que se viralizaron por doquier en la red del pajarito. Ipso facto, llegaron las usuales ideas conspiranoicas: que en realidad se trataba de «espías», que la Argentina se iría convirtiendo al “castrismo” e incluso que la «inteligencia cubana» estaba detrás de la movida.

Sin embargo, todo se trató de una gran confusión, que comenzó con el ofrecimiento puntual de la embajada de Cuba de aportar profesionales, no solo en medicina sino también en enfermería de ese país.

Ello derivado del pedido que han hecho, tanto la Ciudad como la provincia de Buenos Aires, de fortalecer sus planteles de profesionales de la salud para enfrentar la pandemia de coronavirus.

Tribuna de Periodistas consultó a fuentes de ambos distritos, quienes respondieron de manera disímil. Desde la CABA reconocieron que hacen falta profesionales pero aseguraron que de las negociaciones con Cuba “no hay nada de nada puntual”.

Por su parte, desde la gobernación bonaerense admitieron que efectivamente hubo acercamientos con la embajada de ese país para ver qué puede aportar La Habana. “Igualmente, la convocatoria está abierta a todos los profesionales, de cualquier lugar, no solo de Cuba”, aclararon.

Entretanto, trascendió un inquietante comunicado del Colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires, en el cual los galenos expresan su preocupación y se solidarizan con los médicos y sus instituciones representativas “frente a la posible contratación de profesionales extranjeros para desempeñarse en nuestro país”.

Entre otros motivos, advierten que “no hay convenio entre la República Argentina y la de Cuba para el reconocimiento de los títulos de médicos cubanos que aspiren a ejercer en nuestro país. Por lo tanto, para poder trabajar en la Argentina deben realizar la reválida universitaria del título de médico obtenido en Cuba”.

A su vez, puntualizan que en el país “hay médicos suficientes y con excelente capacitación para desempeñarse en las provincias que pretenden contratar a médicos cubanos”.

Finalmente, alertan que, “de no cumplirse con las leyes y reglamentaciones vigentes, nadie podrá garantizar la idoneidad de los profesionales, lo que representará un serio riesgo para la salud de la comunidad”.

La polémica recién empieza… ya pueden ir alquilando algunos balcones. (TdP)

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política Sociedad

¿Por qué el colectivo #NiUnaMenos no escracha al “violador” Eguillor?

(Por Christian Sanz) – Aclaro, para evitar suspicacias, antes de comenzar a escribir estas líneas: entiendo la problemática de los femicidios y acompaño todas y cada una de las manifestaciones que buscan alertar al respecto.

Están asesinando mujeres a mansalva y eso es un hecho. No hay mucho que decir o agregar al respecto. Hay que parar esta locura a como sea.

Soy de los que creen que no sirven para nada los cartelitos de #NiUnaMenos y las manifestaciones ad hoc. Tampoco el endurecimiento de las leyes.

Los países que resolvieron de alguna manera la problemática de los femicidios, lo hicieron enfocados en la violencia en general y apuntando a un fuerte cambio cultural y educativo.

Es un tópico sobre el cual ya he escrito en demasía, luego de consultar con aquellos que saben. No obstante, no es mi interés hablar a ese respecto en esta nota.

Esta columna es acaso una curiosidad, una observación personal y subjetiva respecto de la ausencia de las feministas del colectivo #NiUnaMenos a la hora de escrachar al “violador” Rodrigo Eguillor.

¿Cómo es que no lo han ido a buscar a la salida de los canales en los que se presentó con peligrosa impunidad? ¿No es insólito que el joven haya debido ser cuestionado por personas “de a pie”, haciéndolo descender del tren en el que pretendía trasladarse? ¿Es necesario que recuerde en estas líneas , donde dijo lo que se le vino en gana, sin que nadie lo «esperara» a la salida del América TV?

Es bien cierto que ha habido alguna que otra excepción por parte de militantes feministas, que se manifestaron en las redes sociales. Pero solo fue eso: contadas excepciones. ¿Dónde estaban las Malena Pichot, las Julia Mengolini o las Nancy Duplaá, por mencionar a las más conocidas?

La ausencia de esas voces me lleva a pensar que el interés por las mujeres en riesgo es selectivo. ¿Explicara tal mutismo el hecho de que la madre de Eguillor sea fiscal K? Prefiero pensar que no.

Por suerte, la joven que fue atacada por este personaje está viva para contar lo ocurrido. Pero, ¿de qué estaríamos hablando si hubiera caído por el balcón producto de la violencia de Eguillor? ¿Se hubieran movilizado los colectivos de mujeres en tal caso? Imposible saberlo, es historia contrafáctica.

No es el primer caso que involucra a este joven, y todo indica que no será el último. Por eso es peligroso el mutismo que se da en estas horas, que se suma al pésimo tratamiento que le han dado al caso los medios de comunicación. ¿Realmente creen que es gracioso Eguillor, un potencial femicida?

Como sea, está claro que a veces el silencio es peligroso. Y, lo que es peor, termina siendo cómplice. (TdP)

Categorías
Análisis - Opinión Derechos Humanos Destacadas Nacionales Política

El caso Lucía Pérez y la marcha de la mentira

(Por Christian Sanz) – “Es terrible, porque la gente cree en lo que quiere creer y ahora nos acusan de corruptos, por hacer bien nuestro trabajo. No hubo abuso ni nada por el estilo: ¡Seis peritos estuvimos de acuerdo en ello!”.

Quien me dice esa oración es uno de los especialistas que trabajó en el caso Lucía Pérez, la adolescente que murió el 8 de octubre de 2016 en Mar del Plata por sobredosis, tal cual demostraron los estudios científicos de rigor.

Sin embargo, en las últimas horas hubo una masiva marcha de mujeres en todo el país porque insisten en creer que la joven fue abusada y “empalada”, tal cual sostuvo la fiscal María Isabel Sánchez, hoy apartada del expediente por inventar la trama que hoy moviliza a miles de féminas.

Todos los especialistas, incluso los peritos de parte, coincidieron en que Lucía murió por «asfixia tóxica» lo que «supone que la víctima aspiró cocaína» y que eso derivó en un episodio cardíaco. Todo lo demás fue una patraña al mejor estilo Santiago Maldonado.

“Acá no ha existido ni violencia física, psicológica, subordinación ni humillación ni mucho menos cosificación”, puntualizan los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas en su fallo, que en estas mismas horas está siendo cuestionado por quienes siquiera lo han leído.

Allí mismo, los magistrados decidieron condenar a los acusados Matías Farías y Pablo Offidani a 8 años de prisión, pero no por abuso sino por venta de drogas.

Una digresión: coincido en un 100% en que los vendedores de narcóticos deben terminar tras las rejas, si es preciso de por vida. Aplaudo a los jueces. Pero lo demás, no solo refiere a una peligrosa mentira, sino que además pone en duda el sistema republicano. ¿Es que acaso los jueces deben fallar de acuerdo a los caprichos de un grupo de indignados?

Insisto en mencionar un dato no menor: todos los expertos han coincidido en su veredicto. Peritos de la Asesoría Pericial de La Plata; de la Policía Científica de Mar del Plata e incluso ¡de la propia defensa! Todos ellos de intachable currículum.

Antes de seguir sosteniendo tonterías sin fundamento, los invito a leer el fallo completo, que está al pie de la presente nota.

Allí, los jueces llegaron al punto de tener que solicitar al procurador General bonarense, Julio Conte Grand, «evaluar el posible delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público» de la fiscal Sánchez, por haber impulsado la hipótesis de que Lucía murió víctima del reflejo vagal producto de un empalamiento. Un verdadero papelón, que no amerita gastar una sola gota más de saliva. (Tribuna de Periodista)

Fallo completo

Ver este documento en Scribd
Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

Archivo fatal: cuando Massa, Pichetto, Urtubey y Schiaretti apoyaban a CFK

Cual si fuera un paso de comedia, acaso una obra de teatro del género satírico, la cuestión sería cómica sino hubiera ocurrido tal cual se contará.

(Por Christian Sanz, Tribuna de Periodista) Se trata del archivo discursivo que compromete a los cuatro “referentes” del neo espacio“Alternativa Argentina”, un peronismo anti kirchnerista.

O más bien, un PJ sin Cristina. Una nueva especie de vandorismo del Siglo 21 que bien puede dividirse en cuatro actos:

Primer acto: “Profundizamos nuestro camino y acompañando a quien conduce este espacio en la Argentina, que es la presidenta Cristina Fernández de Kirchner venimos acá desde el Frente para la Victoria a pedirles a los salteños que acompañen a estos candidatos”.

Esas palabras fueron pronunciadas en junio de 2013 por Juan Manuel Urtubey, quien participó entonces junto a Cristina Kirchner de la presentación de los candidatos a legisladores del todo el país del Frente para la Victoria. En esos días, como ahora, era gobernador de Salta.

Segundo acto: “Ojalá que Cristina vuelva con toda la fuerza para hacer cambios, porque el país necesita que se pongan en marcha los cambios que votó la gente el 27 de octubre”.

La frase salió de la boca del entonces jefe de Gabinete, Sergio Massa. Fue el mismo año, 2013, pero en noviembre.

Tercer acto: «Pude apreciar, el 25 de mayo, una sensación de reconocimiento público a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como hacía mucho que no se veía en el país (…) La realidad del país no coincide con la visión negra de los grandes medios, carente de expectativas positivas; hay un proceso económico favorable”.

Cada una de esas palabras fue pronunciada por Miguel Ángel Pichetto el 4 de junio de 2010.

Cuarto acto: “Estamos recibiéndola (a Cristina Kirchner) las más diversas fuerzas institucionales y sociales de Córdoba. Hoy celebramos el renacer de la industria automotriz».

Lo sostuvo el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti en noviembre de 2010. Antes había destacado “su entereza y su templanza”… luego de llamarla “querida presidenta”. Ciertamente, fue el más moderado de los cuatro, pero jamás dejó de estar alineado, más por conveniencia que por convicción, al kirchnerismo.

Como sea, hoy estos cuatro “referentes” intentan avanzar en una suerte de peronismo que apenas sí se ha lavado un poco la cara. Como si la ciudadanía tuviera poca memoria y realmente pudiera caer en semejante trampa.

¿Realmente creen que tendrán alguna chance en las urnas? ¿Y después qué? ¿Otra vez a vestirse de camaleón? No es tan sencillo.

Mi abuela lo definía mejor que nadie: “La gente mastica vidrio, es cierto… pero jamás lo traga”.