Categorías
Nacionales Política Salud

Coronavirus: Fernández participó de la apertura de hospitales en La Matanza, Mar del Plata, Chaco, Santa Fe y Córdoba

El presidente Alberto Fernández a través de una videoconferencia desde la Residencia de Olivos, el acto de reapertura del Hospital General de Agudos, Doctor René Favaloro, en el partido bonaerense de La Matanza, para la atención sanitaria de pacientes con coronavirus COVID-19.

Además, anunció la apertura de cuatro nuevos Hospitales Modulares de Emergencias en Mar del Plata, Chaco, Córdoba y Santa Fe, que se suman a los ocho que ya fueron construidos por el Ministerio de Obras Públicas y se encuentran en funcionamiento en el Área Metropolitana de Buenos Aires, para brindar asistencia médica en el marco de la pandemia.

“Somos muy conscientes de lo que nos pasa y de cuál es nuestra prioridad y nuestro interés primero que es cuidar la salud de los argentinos y las argentinas”, subrayó el mandatario al tiempo que aseguró: “Ver terminado este hospital es un orgullo para los que seguimos reivindicando en el Estado la presencia necesaria de proteger a los sectores más débiles de nuestra sociedad”.

El Presidente señaló la importancia de “haber terminado con estas obras que durante cuatro años quedaron abandonadas y por las que ahora estamos haciendo lo que corresponde para poder atender la salud y prestar atención a los que más lo necesitan”.

“Me pone igual de contento ver que estamos inaugurando estos Hospitales Modulares porque el virus está circulando y queremos evitar que la gente se contagie, se enferme o se muera”, expresó el mandatario y pidió: “Entendamos que estamos muy lejos de resolver el problema, tomemos conciencia del problema que enfrentamos y cuidemos la vida”.



Acompañaron al jefe de Estado desde Olivos el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Desde el Hospital Favaloro participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; y el intendente Fernando Espinoza. También estuvieron presentes, a través de videoconferencia, el ministro de Salud, Ginés González García; los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; Córdoba, Juan Schiaretti; Catamarca, Raúl Jalil; y Santa Fe, Omar Perotti; y el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro.

Durante el acto, el jefe de Gabinete destacó “el trabajo del equipo médico y de los trabajadores y las trabajadoras de la salud que pusieron acá su pasión por la salud pública”, y dio la palabra a la doctora Gabriela Hamilton, que se desempeña en el Hospital Favaloro, quien destacó que “este ha sido un sueño y siento mucha emoción y alegría por todos los que militamos la salud pública”.

El titular de la cartera de Obras Públicas expresó: “El Presidente siempre nos pidió que estemos a la altura de ese esfuerzo que hizo cada argentino y argentina, y esta es una manera de poder demostrar que valoramos, rescatamos y ponemos fuertemente en valor el esfuerzo de toda la sociedad”.

El gobernador bonaerense explicó que “en el medio de esta tragedia internacional, tenemos un día de alegría” y destacó: “Este es un hospital que durante cuatro años fue un monumento a la desidia y que gracias a sus trabajadores no fue saqueado y destruido, y que ahora ayudó a duplicar la capacidad del sistema de salud de la Provincia”.

El centro de salud situado en la localidad de Rafael Castillo cuenta con 144 camas de internación general y 14 de terapia intensiva, un sector de guardia general y pediátrica con atención las 24 horas, seis shock rooms para urgencias, vacunatorio, salas de obstetricia, quirófanos, y servicios de apoyo como laboratorio, diagnóstico por imágenes y consultorios externos.

Las tareas de reconstrucción del Hospital Favaloro fueron reactivadas en marzo de este año luego de cuatro años de estar paralizadas, y tienen como objetivo fortalecer el sistema público de salud en la provincia de Buenos Aires.

Asimismo, los 12 Hospitales Modulares de Emergencia suman al sistema de salud nacional un total de 1417 camas de terapia intensiva, intermedia e internación, de las cuales 959 están destinadas al AMBA (243 de terapia y 716 de internación general).

Cuentan con salas de atención primaria, guardias, shock rooms, laboratorios, consultorios y áreas de diagnóstico por imágenes, y están equipadas con monitores multiparamétricos, ecógrafos portátiles, electrocardiógrafos, tensiómetros y equipos de rayos X, para brindar una atención integral a pacientes con coronavirus COVID-19.

A su turno, el gobernador Capitanich resaltó el trabajo común con la Nación “para poder construir este Hospital Modular”, e informó que el centro de salud tiene 76 camas disponibles, con 24 respiradores y equipos de oxígeno, lo que “permitió el mejoramiento de los indicadores en la provincia”.

Luego, Schiaretti agradeció al Presidente “la construcción del Hospital Modular porque significa fortalecer el sistema de salud pública, trabajar juntos para enfrentar la pandemia, y promover la responsabilidad social en todo el país”.

El gobernador Perotti subrayó: “Poder montar esta infraestructura nos potencia y nos da la posibilidad de ganar en tecnología, en camas críticas y de tener una cobertura hacia todo el cordón industrial que no teníamos”, y reforzó: “Gracias al esfuerzo de todos los santafesinos, estamos poniendo todo el esfuerzo en el cumplimiento de los protocolos de salud”.

Por su parte, el intendente Espinoza agradeció al Presidente “por permitir el desarrollo de la salud en La Matanza” y afirmó: “Después de la pandemia empieza una nueva etapa que permitirá tener una Argentina de pie para todas las nuevas generaciones”.

El intendente Montenegro ponderó el trabajo mancomunado a nivel nacional, provincial y municipal, y aseguró: “Esto nos dio la oportunidad de estar preparados para esta pandemia y para poder dar el ejemplo de que se puede trabajar en conjunto”.

Los Hospitales Modulares de Emergencia están ubicados en Florencio Varela, Quilmes, Tres de Febrero, Hurlingham, Moreno, Lomas de Zamora, Almirante Brown, General Rodríguez, Mar del Plata, Resistencia (Chaco), Gran Córdoba y Granadero Baigorria (Santa Fe).

Categorías
Nacionales Política

Consenso Fiscal 2019: El presidente Alberto Fernández recibió a los gobernadores y al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

El presidente Alberto Fernández recibió el martes en Casa Rosada a los gobernadores de 22 provincias y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a quienes convocó a celebrar un nuevo acuerdo para el Consenso Fiscal 2019.

El mandatario encabezó además la firma de la suspensión del Pacto Fiscal vigente, para fortalecer las autonomías provinciales a través de la modificación de los compromisos asumidos entre el Estado nacional y las jurisdicciones.

De la audiencia, que se realizó en el Salón Eva Perón, participaron también el ministro del Interior, Eduardo De Pedro, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Estuvieron presentes los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; Catamarca, Raúl Jalil; Chaco, Jorge Capitanich; Chubut, Mariano Arcioni; Córdoba, Juan Schiaretti; Corrientes, Gustavo Valdés; Entre Ríos, Gustavo Bordet; y Formosa, Gildo Insfrán.

También participaron los mandatarios provinciales de Jujuy, Gerardo Morales; La Pampa, Sergio Ziliotto; La Rioja, Ricardo Quintela; Mendoza, Rodolfo Suárez; Misiones, Oscar Herrera Ahuad; Neuquén, Omar Gutiérrez; y Río Negro, Arabela Carreras.

Concurrieron los gobernadores de Salta, Gustavo Sáenz; San Juan, Sergio Uñac; San Luis, Alberto Rodríguez Saá; Santa Cruz, Alicia Kirchner; Santa Fe, Omar Perotti; Santiago del Estero, Gerardo Zamora; Tucumán, Juan Manzur; y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta.

Categorías
Nacionales Política Provincia

Salió de la cueva Randazzo de la mano de Alberto Fernández quien volvería para acomodarse en algún ministerio

Alberto Fernández trabaja en un acercamiento con Florencio Randazzo al Frente de Todos. Cerca del candidato presidencial sostienen que la relación es fluida, de mucha confianza y vale recordar que “El Flaco” lo eligió como su jefe de campaña en la elección legislativa de 2017. Los protagonistas se juntaron a cenar antes de las PASO, pero Randazzo decidió no dar su apoyo públicamente.

No obstante, el aplastante triunfo de Alberto aceleró los plazos y la declaración pública esta al caer. Incluso, algunos aseguran que la hoja de ruta pos PASO está absolutamente cronometrada y cuenta con el siguiente itinerario: Natalia de La Sota, Randazzo y Juan Schiaretti.

Si el primer paso se llevó a cabo el pasado sábado, el ex ministro de Interior se volvió por estas horas el desvelo de un Alberto Fernández que busca ampliar las bases de sustentación de su eventual gobierno.

Hábil para la negociación, Florencio Randazzo se comunicó luego del triunfo en las primarias y reabrió un canal de negociación con el propio Alberto, sin intermediarios y por fuera de los interlocutores de La Cámpora.

Con una elección que parece ya definida desde el 11 de agosto, Alberto Fernández busca construir un gabinete sólido y con figuras de peso que le permitan ofrecer una imagen de fortaleza de cara a los primeros 100 de una gestión que será acuciante.

En este orden de cosas es que aparece Florencio Randazzo. No solo un dirigente con una basta trayectoria en la gestión pública, sino también con la capacidad de proyectar un mensaje hacia la política. El ex ministro junto a los gobernadores y el Frente Renovador serán la llave del candidato del Frente de Todos para consolidar un espacio propio dentro de un amplia coalición electoral.

¿Randazzo próximo ministro de Transporte? La propuesta está arriba de la mesa y la foto con Alberto Fernández formará parte de los tiempos de la campaña. Incluso, desde el entorno del ex ministro señalan que el mano a mano con con Cristina será un revival del encuentro que en Malvinas Argentinas se dieron antes de las PASO, Sergio Massa y CFK. (ABC en Línea)

Categorías
Destacadas Nacionales Política

El 7 de marzo, el Congreso del PJ pone en marcha el diseño electoral

No dará definiciones sobre las alianzas y autorizará al Consejo para que construya un frente con fuerzas políticas afines. Alternativa Federal evalúa enviar congresales.

El Congreso Nacional del PJ se reunirá el 7 de marzo en la Ciudad de Buenos Aires y dará el puntapié inicial para que el partido defina, más adelante, cuál será la política de alianzas que adoptará para las elecciones presidenciales. Si bien el encuentro no será más que una formalidad para que el máximo órgano partidario delegue en el Consejo Nacional la facultad de constituir frentes, podría marcar el retorno de los congresales que pertenecer a Alternativa Federal y pretenden discutir la estrategia con el kirchnerismo.

“Vamos a evaluar qué hacemos, estamos discutiendo la estrategia. Naturalmente, creemos que el PJ debe ser miembro integrante de Alternativa Federal, es nuestra mirada. El kirchnerismo tiene otra, vamos a ver qué resolvemos”, adelantó el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, ante la consulta de Letra P sobre si el espacio peronista no kirchnerista podría enviar congresales al encuentro, a diferencia de lo que sucedió en el Congreso que se celebró en Ferro el 8 de junio de 2018.

En aquella oportunidad, el peronismo federal, alineado con los gobernadores, decidió boicotear la convocatoria y retaceó la presencia de sus congresales, aduciendo que el partido estaba intervenido por orden de la jueza María Romilda Servini, por lo que el Congreso era “trucho”. La intervención estaba encabezada por el gastronómico Luis Barrionuevo. El máximo órgano partidario se reunió igual y las autoridades explicaron que la intervención afectaba al Consejo y no al Congreso, ya que los congresales representan a los partidos provinciales – que tenían funcionamiento pleno – y no al PJ nacional.

De los cerca de 930 congresales que lo forman, en Ferro hubo más de 600. La concurrencia se sostuvo en gran parte por la dirigencia kirchnerista y por la asistencia del peronismo bonaerense, que aportó casi la totalidad de sus 277 integrantes. Otros distritos que aportaron volumen fueron Santa Fe y Mendoza, donde reina la unidad, y Tucumán, que envió 35 congresales, casi todos alineados con José Alperovich. En el encuentro hubo tres gobernadores: el presidente del Congreso, Gildo Insfrán; la santacruceña Alicia Kirchner y el puntano Alberto Rodríguez Saá. Durante el acto, el presidente del partido, José Luis Gioja, pidió un aplauso para ellos durante el acto y dejó en evidencia el faltazo de los demás. Por Santiago del Estero también estuvo el vicegobernador, José Neder.

La celebración del Congreso en pleno año electoral tendrá otro color. Si bien el órgano no resolverá el mismo 7 de marzo la política de alianzas y esa definición se postergará para cerca del 12 de junio – fecha límite para la inscripción de los frentes electorales-, la eventual presencia de los enviados de Alternativa Federal podría adelantar la discusión de las posiciones sobre la unidad que tienen el kirchnerismo y el sector que representan, entre otros, Urtubey, el cordobés Juan Schiaretti y Miguel Ángel Pichetto.  El espacio más afín a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner aspira a que esta vez los gobernadores, ya embarcados en cierres provinciales con esquemas de unidad, envíen más representantes que avalen la postura kirchnerista.

La convocatoria al Congreso fue resuelta en el encuentro que tuvieron a fin de año el Consejo y la Mesa de Acción Política del partido, cuya conformación se resolvió precisamente en el cónclave de Ferro y que tuvo como misión desde entonces la construcción de puentes con el sector más reactivo al kirchnerismo.

El partido aún no decidió dónde se celebrará el encuentro.  (Letra P)

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

ARA San Juan y nuevos focos de conflicto

El hallazgo de los restos del submarino ARA San Juan trajo algo de alivio a un gobierno al que cada día se le abren nuevos frentes de conflicto, como la inesperada reaparición de anarquistas violentos y una pelea de final abierto con la comunidad musulmana por la detención de dos jóvenes.

Todo esto ocurre a ritmo vertiginoso y obliga a la administración de Mauricio Macri a estar atenta para actuar lo más rápido posible y sin errores con el fin de realizar control de daños.

A menos de dos semanas de la cumbre de presidentes del G20, que se realizará en medio de un impresionante operativo de seguridad por el cual hasta se decretó feriado por única vez el viernes 30 de noviembre -primer día oficial del encuentro-, al Gobierno se le suman tensiones imprevistas.

La explosión antes de tiempo de una bomba casera mientras dos militantes anarquistas intentaban atentar contra la tumba del ex jefe de Policía Ramón Falcón, profundizó las alertas.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, venía trabajando sobre la posibilidad de que grupos marginales de difícil detección pudiesen intentar mostrarse a través de la violencia en un período particularmente especial para el país.

El encuentro de presidentes del G20 que se realizará a fin de mes por primera vez en la Argentina puede convertirse en una vidriera internacional clave para el Gobierno de Mauricio Macri.

Pero también deja abierta la puerta a que un evento traumático deje al desnudo vulnerabilidades del sistema de seguridad argentino, las cuales serían difundidas a escala global.

La administración Cambiemos viene cometiendo errores no forzados que facilitan la tarea de los tiburones de aguas profundas de la oposición, con Cristina Kirchner a la cabeza.

Quedó en evidencia con el traspié sufrido en el Congreso, cuando tras lograr la aprobación del Presupuesto, horas después la oposición madrugó al oficialismo arrebatándole el control total del estratégico Consejo de la Magistratura.

Analistas coinciden en que los operadores oficialistas de la Casa Rosada y el Congreso pecaron de ingenuos en esta delicada negociación y, cuando quisieron frenar al peronismo en sus distintas vertientes, más el apoyo de la izquierda, ya era tarde.

Así, Cambiemos perdió el control sobre el órgano encargado de la selección y acusación de jueces nacionales y federales.

La derrota quedó en evidencia y evaporó rápido los festejos por la votación del Presupuesto.

A Macri también lo sorprendió la jugada e intentó una gestión de último momento para convencer al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, con el fin de que los diputados mediterráneos no acompañaran, pero su pedido llegó a destiempo, cuando ya estaba todo dicho.

No pasó desapercibida tampoco para la Casa Rosada la decisión del Frente Renovador liderado por Sergio Massa de sumarse y colocar por primera vez en el Consejo a tropa propia -la combativa Graciela Camaño-, sabiendo que en apenas un año, cuando vence su mandato, será reemplazada por un diputado alineado con Schiaretti.

Con esta movida, “Ventajita” Massa -como algunos lo llaman despectivamente en círculos oficiales- parece haber mirado más lejos, pensando en alianzas que lo acerquen a una chance presidencial en el 2019.

Para ello, debería retomar su deteriorado vínculo con Cristina Kirchner, de quien fue jefe de Gabinete hace una década, algo que por ahora parece ciencia ficción, aunque en política, y tratándose del peronismo, todo es posible.

Por ahora, en el Frente Renovador juran sobre la Biblia que la única intención de la movida fue sacarle poder al macrismo en ese estratégico Consejo.

Es que antes de esta alianza impensada de la oposición, Cambiemos sumaba nueve votos, justamente la mayoría requerida en el Consejo para aprobar ternas de jueces y enviar a magistrados a juicio político por mal desempeño.

El consuelo que le queda al oficialismo es que si bien muchas decisiones no las podrá imponer sin negociar, mantendría el poder de veto para nombrar magistrados, siempre que Cambiemos funcione como una aceitada maquinaria, algo que a veces falla.

Otro frente clave que el gobierno debe atender es que la aprobación del Presupuesto -una señal destinada al FMI y los inversores-, podrá ser aplaudida fuera del país, pero internamente empieza a ser interpretada como otra vuelta al torniquete del ajuste.

Ese recorte ya asusta a las clases medias por su contundencia, en especial por los incrementos de tarifas y la creciente presión impositiva.

La onda expansiva de las subas de tarifas parece imparable y avasalla los bolsillos: el servicio de agua y cloacas subirá 17% en enero y otro 27% en mayo; en febrero se ajustarán de nuevo las tarifas de Edenor y Edesur; y en abril será otra vez el turno del gas.

Todo mientras el costo de vida se encamina a superar largamente el 45% para cuando termine el año.

¿Qué pasa en Aerolíneas?

Aerolíneas Argentinas se convirtió en un nuevo “botín de guerra” para la oposición, articulada en los principales gremios del aerotransporte.

Los paros disfrazados de asambleas que vienen aplicando los sindicatos alineados con el kirchnerismo encienden alarmas en la Rosada y pusieron en alerta al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

Cada vez que, como ocurrió el 8 y el 16 de noviembre, los gremios deciden sesionar durante largas horas, se cuentan de a miles los pasajeros damnificados, lo cual hace crecer el mal humor social.

Nada indica que esta situación vaya a ceder, sino todo lo contrario: los sindicatos enrolados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) anunciaron que el 27 de noviembre próximo harán asambleas entre las 4 y las 7, franja en la cual serán afectados esos servicios.

Esta vez la protesta será contra el impuesto a las Ganancias, que Macri había prometido eliminar durante la campaña electoral del 2015.

No fue la única promesa incumplida: a esta altura en la órbita oficial comienzan a admitir que tal vez fue demasiado voluntarista y temerario haber instalado la meta de “pobreza cero” como objetivo de gestión, sabiendo el escenario complejo que dejaría Cristina Kirchner. (TdP)

Categorías
Destacadas Nacionales Política

Rossi propone un acercamiento del Kirchnerismo con «Massa, Pichetto, Schiaretti y Urtubey»

Agustín Rossi, jefe del bloque de diputados nacionales del Kirchnerismo, se refirió al panorama electoral de cara al año que viene, y planteó un acercamiento de posiciones de su espacio con el llamado «Peronismo Federal«. Asimismo, el diputado santafesino expresó severas críticas al modelo económico del gobierno nacional.

El ex ministro de Defensa, quien suena como un posible candidato presidencial, mantuvo una agitada agenda durante este fin de semana, que incluyó un viaje a Salta y varias entrevistas a medios nacionales.

Durante su estadía en la provincia norteña, a la que asistió para respaldar la candidatura a gobernador de Sergio Leavy, Rossi aseguró que «es la primera vez en muchos años que los distintos sectores del movimiento obrero organizado decidieron converger dentro del partido que conduce José Luis Gioja (PJ). En ese sentido, el dirigente peronista informó que «se decidió invitar al resto de los compañeros, a Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Ángel Pichetto, Juan Schiaretti y a Florencio Randazzo para que se integren a esa mesa política y ampliarlo a otros partidos políticos».

Por otro lado, Rossi denunció » una imposición del FMI para tratar de modificar el sistema jubilatorio» y advirtió que apuntan a “aumentar la edad jubilatoria, y modificar el cálculo del haber inicial». En ese sentido, el político aseguró que «no creo que puedan lograr eso el año que viene, que es electoral, no creo que tengan el apoyo parlamentario para hacerlo. Sí lo van a hacer si Macri llega a ganar las elecciones en el 2019».

Asimismo, el diputado nacional brindó declaraciones al programa radial «el fin de la metáfora», donde profundizó en estas cuestiones. El referente kirchnerista volvió a plantear allí que «propuse dentro del PJ un acercamiento con el espacio de Urtubey, Massa, Schiaretti y Pichetto, tenemos que hacer el esfuerzo”.

Rossi se explayó al respecto argumentando que «si realmente queremos ganar las elecciones tenemos que hacer el esfuerzo para encontrar una expresión unitaria de la oposición» e incluso llamo a participar de este frente electoral a «Pino Solanas y su partido Proyecto Sur».

Finalmente, el político santafesino no dudó en afirmar que «el plan económico de Macri va a fracasar. Nunca los modelos de ajuste funcionaron bien en la Argentina». Ante este panorama, Rossi concluyó convocando a todo el peronismo a «hacer todo lo posible para evitar este daño».

Categorías
Análisis - Opinión Berisso Destacadas Nacionales Política Región Capital Tercera Sección

Sindicalistas K quieren juntar a Cristina y Moyano el 17 de octubre en Berisso

Hace tres años atrás no se lo hubiera imaginado nadie. Hugo Moyano es la figura que un grupo de referentes sindicales y políticos vinculados al kirchnerismo, quieren junto a Cristina en un acto que promueven para el próximo 17 de octubre.

Se trata del Frente Gremial Regional, agrupamiento que se lanzó en mayo y que reúne a alrededor de 30 organizaciones sindicales de La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Indio y Magdalena. El espacio es encabezado por el dirigente petrolero Ramón Garaza.

La idea es la siguiente: juntar a la expresidenta y al líder camionero en un acto para conmemorar la fecha emblemática del peronismo. El lugar elegido es Berisso, la localidad bonaerense cercana a La Plata que se conoce como el “kilómetro cero” del movimiento. Todo un acontecimiento, una especie de refundación del peronismo en un contexto de ajuste y de debilidad política de Cambiemos.

¿Quién lo hubiera dicho? Moyano, el traidor del proyecto, el de los paros generales para desestabilizar a Cristina. El líder de los camioneros ayer nomás llamaba a votar por Macri. Hoy es el referente que el arco de sindicalistas y personalidades del progresismo K de La Plata y alrededores, quieren parar al lado de CFK para la foto del 17 de octubre.

Desde el kirchnerismo se criticó la postura del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), por llamar a votar en blanco en el balotaje de 2015. «Le están haciendo el juego a la derecha», era la chicana que esgrimían. ¿Recordará esta gente que Moyano apoyó a Macri?

Según publicó el portal platense 221, las invitaciones ya fueron enviadas a Cristina y Moyano, pero también a otras figuras opositoras como el presidente del PJ, José Luis Gioja y a los “presidenciables” Felipe Solá y Agustín Rossi. La ambición es que la calle Nueva York de Berisso se convierta en un escenario donde se realice un evento de carácter nacional. Adolfo Rodríguez Saá, Julián Domínguez, Jorge Taiana y Axel Kicillof también recibieron su invitación.

La incógnita sobre qué configuración adquirirá el mapa del peronismo de cara a las elecciones del año que viene, se va dilucidando de a poco. La foto de Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti presentó la alternativa del peronismo federal, sin componente kirchnerista (más que el pasado más o menos inmediato, como el del mismísimo Massa que fue jefe de gabinete de Cristina).

El acto con el que sueña el Frente Gremial Regional permitiría mostrar el armado del kirchnerismo con sus propias figuras y por supuesto, mucha mística. La invitación también llegó a otras personalidades como Verónica Magario, intendenta de La Matanza, de quien ya se habla de una posible candidatura a la Gobernación de la provincia de Buenos Aires. Mario Secco, el intendente de Ensenada también sería uno de los dirigentes regionales detrás de la convocatoria. Secco conforma el Frente Gremial Regional, así como la diputada provincial Florencia Saintout y los concejales Victoria Tolosa Paz, Lorena Riesgo, Fabián Lugli (La Plata); Alejandro Paulenko y Fabián Cagliardi (Berisso) y Adrián Esposito y Fernando Cancelliere (Ensenada).

La elección de la ciudad de Berisso tiene como condimento además, de que se trata de una localidad gobernada actualmente por Jorge Nedela, intendente oficialista.

¿Pero cómo?

Según el mismo medio platense, el objetivo de los organizadores es “sumar a todo el espectro peronista que quiere derrotar a Macri”.

La convocatoria del Frente Gremial tiene la contradicción de bregar por la presencia de un líder sindical que apoyó la candidatura de Macri. En noviembre de 2015, el actual presidente inauguró un monumento de Perón en la Ciudad de Buenos Aires y se ganó el corazón del camionero. “Tuvo que venir alguien que no es peronista a inaugurar un monumento a Perón”, señaló Moyano en referencia a la estatua ubicada en la calle Azopardo y la avenida Belgrano. Allí, en un acto por el día del militante, el camionero arengó a los concurrentes. “Sepamos a quién votar para no equivocarnos una vez más”, dijo y criticó al gobierno kirchnerista diciendo que “se atribuye todas las luchas a favor de de los trabajadores cuando hace todo lo contrario”.

Pero esta no es la única contradicción de los que dicen que impulsar un acto con todos los que quieren “derrotar a Macri”. “Creemos necesario que sea un movida nacional, con fuerte presencia del movimiento obrero y de todo el peronismo”, señalaron además desde el Frente Gremial Regional. Vale preguntarse por la real voluntad para derrotar a Macri, de los dirigentes del movimiento obrero alineados en este grupo.

Ramón Garaza, cabeza del Frente, Secretario General de SUPeH Ensenada y presidente del PJ de Berisso no emitió palabra ante el último paro nacional convocado por la CGT. Entre las organizaciones que componen el Frente se encuentran además ADULP, Asociación Bancaria, APSEE, AOT, ATE Ensenada, AATRAC, ATULP, Canillitas, Curtidores, Ceramistas, Guincheros, La Fraternidad, Luz y Fuerza, SADOP, SALCO, SATSAID, SECASFPI, SEF, SGP, STIGAS, SOEESIT, SOEMLP, SPB, SUTEBA, UDOCBA, UTHGRA, Unión Ferroviaria y UTEDYC, entre otros.

Como se ve, es todo un agrupamiento que reúne a sectores golpeados por el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI ahora. Adulp es uno de los gremios que representan a la docencia universitaria y jugó un papel “poco combativo” (por decirlo en términos elegantes), firmando paritarias a la baja en pleno conflicto universitario y con la organización del movimiento estudiantil en alza. Suteba y Udocba, son gremios docentes que no han puesto en pie un plan de lucha serio para derrotar el ajuste de Vidal en la educación bonaerense. Esto solo por mencionar algunos ejemplos.

Derrotar a Macri pero ¿cómo? Claramente la única pelea para la que se prepara el Frente Gremial Regional son las elecciones de 2019. Pero el ajuste y el pacto con el FMI son cosas que están pasando ahora. Las penurias y la degradación de las condiciones de vida de la clase trabajadora y los sectores populares no puedne esperar al 2019. La lucha para derrotarlos es ahora. (La Izquierda Diario)

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

Archivo fatal: cuando Massa, Pichetto, Urtubey y Schiaretti apoyaban a CFK

Cual si fuera un paso de comedia, acaso una obra de teatro del género satírico, la cuestión sería cómica sino hubiera ocurrido tal cual se contará.

(Por Christian Sanz, Tribuna de Periodista) Se trata del archivo discursivo que compromete a los cuatro “referentes” del neo espacio“Alternativa Argentina”, un peronismo anti kirchnerista.

O más bien, un PJ sin Cristina. Una nueva especie de vandorismo del Siglo 21 que bien puede dividirse en cuatro actos:

Primer acto: “Profundizamos nuestro camino y acompañando a quien conduce este espacio en la Argentina, que es la presidenta Cristina Fernández de Kirchner venimos acá desde el Frente para la Victoria a pedirles a los salteños que acompañen a estos candidatos”.

Esas palabras fueron pronunciadas en junio de 2013 por Juan Manuel Urtubey, quien participó entonces junto a Cristina Kirchner de la presentación de los candidatos a legisladores del todo el país del Frente para la Victoria. En esos días, como ahora, era gobernador de Salta.

Segundo acto: “Ojalá que Cristina vuelva con toda la fuerza para hacer cambios, porque el país necesita que se pongan en marcha los cambios que votó la gente el 27 de octubre”.

La frase salió de la boca del entonces jefe de Gabinete, Sergio Massa. Fue el mismo año, 2013, pero en noviembre.

Tercer acto: «Pude apreciar, el 25 de mayo, una sensación de reconocimiento público a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como hacía mucho que no se veía en el país (…) La realidad del país no coincide con la visión negra de los grandes medios, carente de expectativas positivas; hay un proceso económico favorable”.

Cada una de esas palabras fue pronunciada por Miguel Ángel Pichetto el 4 de junio de 2010.

Cuarto acto: “Estamos recibiéndola (a Cristina Kirchner) las más diversas fuerzas institucionales y sociales de Córdoba. Hoy celebramos el renacer de la industria automotriz».

Lo sostuvo el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti en noviembre de 2010. Antes había destacado “su entereza y su templanza”… luego de llamarla “querida presidenta”. Ciertamente, fue el más moderado de los cuatro, pero jamás dejó de estar alineado, más por conveniencia que por convicción, al kirchnerismo.

Como sea, hoy estos cuatro “referentes” intentan avanzar en una suerte de peronismo que apenas sí se ha lavado un poco la cara. Como si la ciudadanía tuviera poca memoria y realmente pudiera caer en semejante trampa.

¿Realmente creen que tendrán alguna chance en las urnas? ¿Y después qué? ¿Otra vez a vestirse de camaleón? No es tan sencillo.

Mi abuela lo definía mejor que nadie: “La gente mastica vidrio, es cierto… pero jamás lo traga”.

 

 

Categorías
Derechos Humanos Destacadas Nacionales Política Sociedad

Cambiemos se alzó con la reforma jubilatoria en una nueva jornada de violencia en las calles

Fue gracias al último acuerdo con gobernadores del peronismo por un bono compensatorio. El proyecto fue aprobado al cabo de una accidentada y maratónica sesión con 127 votos afirmativos, 117 negativos y 2 abstenciones. El oficialismo reunió con facilidad el quórum, pero tuvo que soportar una seguidilla de planteos de la oposición. La sesión duró 17 horas.

(Por Carolina Ramos y Melisa Jofré)  Los gases lacrimógenos volvieron a atravesar las anchas paredes del Palacio Legislativo. La postal que hace menos de una semana lamentó todo el país se replicó con más fuerza: corridas, incidentes, heridos. La tarde caía y la noche tornó en cacerolazos. Uno, cinco, treinta. En distintos puntos de la Ciudad. Con ese telón de fondo, y en una de las sesiones más tensas de las que se tenga memoria, el interbloque Cambiemos clausuró el capítulo más importante de la ola reformista y logró convertir en ley el cambio en el cálculo de las jubilaciones.

El proyecto que ya había aprobado el Senado obtuvo 127 votos a favor, 117 en contra y 2 abstenciones. Fue tras una sesión maratónica -casi 17 horas-, donde el oficialismo consiguió el apoyo vital de Argentina Federal, el interbloque base de los diputados que representan a los gobernadores peronistas. Los mismos que, minutos antes del debate, se fotografiaron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, para sellar el acuerdo sobre la nueva fórmula jubilatoria.

Tras acordar un bono para compensar la merma trimestral que generaba la nueva ley, los gobernadores Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manzur (Tucumán), Domingo Peppo (Chaco), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Mariano Arcioni (Chubut), Gustavo Valdés (Corrientes), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Hugo Passalacqua (Misiones) garantizaron los votos de sus diputados. El rechazo del Frente para la Victoria-PJ, el massismo, la izquierda y otras fuerzas fue enérgico y cerrado. Pero no suficiente.

Con la flamante ley, el nuevo cálculo de las jubilaciones se hará en base al índice inflacionario (70%) y a la variación salarial (30%). Dado que la actualización será cada tres meses en lugar de cada seis, los jubilados que cobren menos de 10 mil pesos -más del 70% del total- cobrarán un plus por única vez en marzo, para compensar el “empalme”. Además, la norma garantiza el 82% móvil para los haberes que estén por debajo del salario mínimo, y habilita a trabajadores del sector privado, tanto hombres como mujeres, a jubilarse por opción a los 70 años.

“Tenemos la conciencia tranquila”, afirmó el presidente de la Comisión de Previsión y Seguridad Social, Eduardo Amadeo, al abrir el debate, que inició alrededor de las 19. Y es que buena parte de la sesión transcurrió entre cuestiones de privilegio y mociones de la oposición para levantar el plenario. Hasta se votó afirmativamente un cuarto intermedio, propuesto por el FpV-PJ, que insumió media hora. Superado ese lapso, y pese a las quejas, Cambiemos decidió continuar. La votación se llevó a cabo a las 7.05 del martes, exactamente 12 horas después de que se iniciara el debate de la reforma.

El debate

“Estamos ante el tema más trascendente de los dos años del gobierno de Cambiemos”, señaló Graciela Camaño a la hora de los cierres del debate, para recordar luego no haber votado el proyecto de ley de las AFJP, ni la opción, ni la ley de solidaridad previsional, ni la de aportes patronales. “Sí voté la vuelta al sistema estatal”, recordó. La jefa del bloque massista de la Cámara baja remarcó que el tema previsional se enmarca en “el derecho constitucional social”.

 

 

Camaño sostuvo que “este no es un tema financiero, no puede formar parte de un Pacto Fiscal; es algo mucho más trascendente”. Agregó que la propuesta del Gobierno “es un recorte”, y advirtió luego que “en años buenos” en los que no haya inflación, como aspira el Gobierno, “esta fórmula no sirve”.

A continuación, por el interbloque Argentina Federal, el salteño Néstor David señaló que en el ámbito de los jubilados “ha habido decisiones que han marcado claramente la situación por la que estamos pasando”. Advirtió que la reparación histórica terminó siendo “un agujero histórico” que no se sabe cómo terminará, y recordó los ínfimos resultados de le ley de devolución de IVA a los jubilados.

“¿Saben cuál es el promedio de lo que le devolvieron a los jubilados en mi provincia? 86 pesos. Y en Buenos Aires, 180 pesos”, señaló, demostrando que el total de lo ejecutado fue a parar a los distritos más ricos. David destacó que “en dos años el déficit fiscal de este país no se ha reducido en nada”, porque a este gobierno le ha pasado lo que a otros: “En algún momento tenían que hacer lo que hay que hacer, o ganar una elección; y eligieron ganar la elección. Y ahora estamos en un brete”.

El diputado reconoció que su bloque no atravesó en una situación fácil y anticipó que votarían divididos. “Lamentablemente nos toca elegir, nos toca tener que confiar en que podremos entre todos, más allá de cómo termina esta votación, salir adelante”. “Se ha usado hoy mucho el peronómetro; pero hay muchos que se han choreado hasta las cenizas del cenicero”, ironizó más tarde, aclarando que la decisión que adopten no marcará un antes y un después, sino que significa “tener un país mucho más federal, con mucha más autonomía”.

Y llegó el turno del diputado Agustín Rossi, quien recordó de entrada la fecha del 19 de diciembre: “Hace 16 años morían muchos argentinos asesinados por las fuerzas de seguridad”, dijo, proponiendo entonces un minuto de silencio en su memoria. Tras ello, recordó cuando asumió por primera vez en 2005, y recordó por ese entonces el orgullo que sintió cuando se trató en ese Congreso el pago de la cancelación de la deuda con el FMI. “El Fondo siempre está”, señaló, diciendo que detrás del proyecto en tratamiento estaban las sugerencias dejadas el año pasado por ese organismo. Le atribuyó entonces al Gobierno haber buscado cumplir con el Fondo, e “hizo lo que hace la derecha cuando gobierna: corta el hilo por lo más delgado”.

 

 

Criticó previsiblemente el nuevo índice de movilidad jubilatoria. “Está claro que el índice que buscaron perjudica a los jubilados, porque necesitan los cien mil millones de pesos que quieren recaudar. Y nosotros venimos a decirle no a ese índice”, advirtió Rossi, para quien el nuevo sistema previsional “es perverso desde la A hasta la Z”.

“Lo que pasó hoy no es el punto de llegada, es el punto de inicio: va a empezar una resistencia pacífica hacia la ley. Si hoy hubo cacerolas, mañana va a haber más cacerolas”, anticipó el legislador kirchnerista. “Todo lo que les pasó fue porque quisieron hacer un trámite acelerado, que se debata poco, y nos impusieron una sesión la semana pasada; no consiguieron tiempo, les hemos pedido que se de el Gobierno un tiempo para ver si este es el camino correcto. Han conseguido una teoría en el Senado que dice que ser oposición responsable es hacer seguidismo del oficialismo; es mentira, ser oposición responsable es decirle al Gobierno que se está equivocando”, sostuvo.

El cierre del debate le correspondía al presidente del interbloque Cambiemos, Mario Negri. Habían pasado las 7 de la mañana y sorprendió prescindiendo de hacer un discurso. “La oposición responsable no reparte fósforos donde hay nafta”, deslizó el cordobés, tras lo cual le pidió al presidente del Cuerpo: “Sírvase a votar”.

Miembro informante de Cambiemos había sido, como dijimos, Eduardo Amadeo, quien sostuvo que la discusión de la ley llegó al recinto “en medio de una enorme campaña de falsedades, pero a fin de año los jubilados no sólo van a estar mejor, sino que van a tener una fórmula que los va a proteger por décadas”.

En contra de la ley, Mirta Tundis consideró que la iniciativa oficialista es “inviable”. Experta en temas previsionales, la massista afirmó que la modificación de la fórmula “afecta los derechos humanos del sector alcanzado por esta reforma, que en realidad es un ajuste, es un recorte”.

 

 

En defensa de su gestión en la ANSeS durante el kirchnerismo, Diego Bossio (Justicialista) enfatizó que la ley actual de movilidad “nunca fue cuestionada”. “Que una ley como la de movilidad esté tan enraizada en toda la sociedad significa que es buena para la gente”, sostuvo.

A continuación, el kirchnerista Axel Kicillof acusó al Gobierno nacional de que “fueron a buscar el voto de los jubilados mintiendo”. Duro contra la ley, el exministro de Economía dijo que la reforma se trata de un “saqueo al bolsillo de los jubilados”.

Desde Libres del Sur, Victoria Donda alertó que con la baja en la Asignación Universal por Hijos les afectará a los niños “su derecho alimentario”. Además, resaltó que la ley está “respondiendo” a los “pedidos” del Fondo Monetario Internacional.

Tras varias intervenciones a lo largo del debate, Elisa Carrió volvió a hablar durante la discusión de la reforma previsional señalando que “el problema de la jubilación no es un problema de esta actualización”, sino que el problema viene desde los 90 y es que “no nos íbamos a poder jubilar, producto de la globalización”, a propósito de gente que “no va a tener nunca los 30 años de servicio”. A su juicio, una comisión durante tres años “tiene que debatir qué vamos a hacer no acá, en Brasil y en todos lados, con el tema de las personas que a una determinada edad no van a tener cobertura”.

Tras recordar su proyecto sobre el “ingreso ciudadano a la vejez”, advirtió que “el Estado no puede sostener más al 70% de la población”, y respecto de la fórmula de movilidad aseguró que “la fórmula que hoy estamos votando, como se capitaliza cada tres veces, es la mejor”. “Con la vieja (fórmula) es una tómbola, podés perdés un año y ganás otro; con esta vas a estar siempre por lo menos 3 puntos sobre la inflación anual”, contó, recordando haber pedido al Gobierno una compensación por el empalme.

El debate estuvo signado a su vez por casi cinco horas de cuestiones de privilegio, a lo largo de las cuales varias veces la oposición reclamó la suspensión del debate, atento a los sucesos que se estaban desarrollando fuera del Congreso. Pasada la medianoche, el kirchnerista Guillermo Carmona pidió suspender el debate esta vez por los cacerolazos, y se plegó Graciela Camaño, pidiendo por eso el pase a comisión del proyecto. Como siempre, la votación resultó negativa.

Durante ese tramo del debate, Martín Lousteau (Evolución Radical) cuestionó a la “grieta”, evidenciada en la discusión en torno a la iniciativa, y criticó la “prepotencia de un proyecto de ley que no se discutió, que quiso ser impuesto, que no se debatió como corresponde”.

En ese tramo, uno de los discursos más encendidos fue el de la rionegrina María Emilia Soria (FpV-PJ), quien disparó contra los gobernadores y los llamó “prostitutas” del presidente Mauricio Macri por haber acordado la reforma previsional. Más tarde les pidió “disculpas a las trabajadoras sexuales” por haber hecho esa comparación.

Bien entrada la madrugada, la exgobernadora santiagueña y esposa del actual mandatario de esa provincia que hace pocas semanas votó a favor como senador, anunció su voto contrario a la reforma previsional. Claudia Ledesma Abdala de Zamora se basó para ello en una misiva enviada por la Iglesia santiagueña a los diputados de esa provincia en la cual, parafraseando al papa Francisco, les señalaban que “un pueblo que no respeta a sus abuelos es un pueblo sin memoria y sin futuro”. La diputada advirtió que “estos conceptos son los que guían mi vida y mis acciones, y son para mí el fundamento suficiente para que mi voto sea negativo a esta ley”.

Pasadas las 6 de la mañana, el sanjuanino José Luis Gioja reprochó al Gobierno que después de haber dicho que “no iban a ajustar a los jubilados, empezaron a decir que tenían un proyecto de reforma previsional y que iban a ahorrar 100 mil millones de pesos”. Por eso le preguntó al oficialismo “¿cómo carajo hacen si les van a sacar cien mil millones de pesos del bolsillo a los jubilados, a los niños, a los pensionados, a los combatientes de Malvinas, cómo va a ser mejor la fórmula que van a aplicar si sale esta ley?”. Y concluyó definiendo que “están tomándose la leche del gato… están cazando en el zoológico”.

El último orador individual fue el salteño Andrés Zottos, quien poco antes de las 6.30 fundamentó su voto positivo aclarando que a su juicio no se trata de una reforma previsional, y consideró que “nos merecemos los argentinos tratar el año que viene una verdadera ley que reforme el sistema previsional”.

Asimismo advirtió que “si esta ley no se aprueba cae el Pacto Fiscal que firmaron 23 gobernadores de 24. Necesitamos el financiamiento del Estado nacional; necesitamos pagar sueldos, tenemos responsabilidad de Gobierno”.

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

Macri usó a los gobernadores para ganancias y ahora los dejó afuera

El casi explosivo debate por la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias fue utilizado por el gobierno para estrechar alianzas con los gobernadores, que veían peligrar su cuota de coparticipación en ese impuesto. Y así logró el apoyo de 21 provincias, pero los actores principales fueron Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti. Pues bien, el presidente le cedió 25.000 millones de pesos a María EugeniaVidal, con lo cual les pagó de esa forma a los gobernadores que lo apoyaron contra Massa y la CGT.

Hasta ahora sólo Mario Das Neves, de Chubut, le declaró la guerra. Pero está claro que los gobernadores más cercanos al gobierno y que provienen del peronismo están muy molestos. Es lógico que el presidente utilice los recursos nacionales para fortalecer a la gobernadora Vidal en un año electoral como en el 2016 les repartió fondos por un DNU a la Capital y la Provincia. Pero lo importante es que es que ahora Macri se mostró como el Macri que conocían los dirigentes de Boca Juniors, es decir, hace lo que quiere y no negocia. Al mismo tiempo, Nicolás Dujovne, el flamante ministro, habla de bajar el déficit provincial y municipal y de disminuir aportes laborales y bajar los costos del transporte terrestre, con la cual se está incubando un conflicto cuyas proporciones todavía no se han medido. (Informador Público)