Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

¿Limita al Periodismo el Proyecto sobre el Control para las Prisiones Preventivas?

En la agenda política de la jornada, una de las noticias que más sobresalió fue el proyecto de Ley presentado por las Senadoras María Eugenia Catalfamo (Frente Unidad Justicialista San Luis-2017/2023), Ana María Ianni (Frente de Todos-2017/2023), Nancy González (Frente de Todos-2015/2021), Ana Claudia Almirón (Frente de Todos-2017/2023) y María Pilatti Vergara (Frente de Todos-2019/2025). El mismo fue catalogado como la “Ley que limitaría la función periodística”.

El portal NCN tuvo acceso al proyecto, que fue presentado en realidad en Diciembre del año pasado y se encuentra en la Comisión de “Justicia y Asuntos Penales” desde fines de enero de este año, lleva como título “Del Control de Convencionalidad para Prisiones Preventivas”.

Según los fundamentos presentados por quienes firman el mismo, la intencionalidad subyace en “las manipulaciones de un sector del Poder Judicial y algunos operadores mediáticos, en relación con causas penales relevantes con el objetivo de obtener resultados políticos” acontecidos en el país “durante los últimos años”.

Se resalta que “una democracia sin justicia realmente independiente no es democracia”, y que “cuando la política ingresa a los tribunales, la justicia escapa por la ventana”.

En esta línea se recuerda el “principio a aplicarse en cualquier proceso penal es la libertad del acusado, ello por derivación del principio de inocencia consagrado por la Constitución Nacional en el art. 18, Declaración Universal de los Derechos Humanos en el art. 11” al tiempo que se destaca, lo que en el texto denominan, “El doble rasero de la ley” lo que implica que en “casos de corrupción, se “elige” seguir de cerca a unos, invisibilizando o desestimando otros”.

Claro que sin dudas, el apartado en los que se distinguen a parte del periodismo, fue lo que más se resaltó en las noticias del día.  Sucede que el proyecto evoca a los “Medios de comunicación masiva y concentrados” resaltando que “operan como “periodismo de guerra” de modo transversal a estas dinámicas, manipulando la opinión pública al magnificar algunos casos e invisibilizar otros, a la vez que “manufacturan consentimiento” sobre la corrupción como “enfermedad” del Estado y de lo público, a diferencia de las buenas prácticas de lo privado”.

En este sentido, se describe que el objeto es instrumentar “los mecanismos del control de convencionalidad obligatorio para los casos de dictado de prisión preventiva” y por consecuencia que se pueda declarar “nula toda resolución judicial que ordene la detención o prisión preventiva de personas cuando se verifique la existencia de algunos supuestos”.

¿Cuáles serían esos “supuestos”? El texto detalla varios, entre ellos el “cumplimiento grave de plazos procesales que podrían afectar los principios del plazo razonable durante el desarrollo de las actuaciones el derecho al debido proceso”; el “abuso y/o incumplimiento de presupuestos legales analizados bajo estándares de escrutinio estricto para el dictado de prisión preventiva”; la “intromisión de funcionarios dependientes del Poder Ejecutivo ry/o Representantes de corporaciones profesionales destinadas a afectar la independencia de los jueces o la autonomía del Ministerio Público Fiscal” y la mencionada al mundo de la prensa: la “Publicación de contenidos por parte de uno o más medios de comunicación masiva que pudieran haber afectado la percepción pública respecto del principio de inocencia sobre el afectado por la resolución”.

En definitiva lo que se busca es evitar que la “opinión pública” juzgue antes de tiempo y la percepción que la empresa periodistica pueda tener del caso en cuestión y/o del “sospechado” no interfiera en la decisión final del Juez, que debe velar por su imparcialidad.

Lejos parece estar el Proyecto de Ley de querer coartar el accionar del periodismo, en todo caso lo que se establece es limitar a quienes esconden en la profesión intereses empresariales que van más allá del acto de “informar”.

Acaso no por casualidad se hace mención a la frase del fallecido periodista de Clarín, Julio Blanck, quien reconoció que desde el multimedio se hizo “periodismo de guerra» al declarar que «Fuimos buenos haciendo guerra, estamos vivos, llegamos vivos al final, al último día. Periodismo eso no es… Como yo lo entiendo, no es el que me gusta hacer. Y yo lo hice, no le echo la culpa a nadie, yo lo hice. Eran las circunstancias e hice cosas que en circunstancias normales por ahí no hubiese hecho, en términos de qué posición tomar o de cierta cosa terminante».

Tal vez sea éste uno de los tantos ejemplos en donde la “noticia” abandona su estado de severidad y se convierte en otra cosa totalmente diferente.

En una segunda parte, el Proyecto de Ley, establece la posibilidad de Modificar el Código Procesal Penal de la Nación (en su Ariculo 168) para que se manifestara que “El tribunal que compruebe una causa de nulidad tratará, si fuere posible, de eliminarla inmediatamente. Si no lo hiciere, deberá declarar la nulidad a petición de parte. Deberán ser declaradas de oficio, en cualquier estado y grado del proceso, las nulidades previstas en el artículo anterior que impliquen violación de las normas constitucionales o convencionales de acuerdo a la interpretación de sus órganos, o cuando así se establezca expresamente.”

Incluso propone incorporar el artículo 168 bis donde se establezca  “la violación de las normas constitucionales o convencionales” algunas de las causales antes mencionadas.(NCN)

Categorías
Destacadas Nacionales Política

Cambiemos logró sancionar el Presupuesto con apoyo de parte del PJ y partidos provinciales

El oficialismo se alzó con la ley más complicada del año. El proyecto fue aprobado en el Senado con 45 votos a favor y 24 en contra, al cabo de un debate que duró alrededor de 14 horas. El interbloque de Miguel Pichetto se dividió y hubo una abstención sorpresiva. El senador Eduardo Costa se ausentó.

El interbloque Cambiemos logró superar la parada más importante del año legislativo que termina. Con apoyo de una porción del peronismo de Miguel Pichetto y de partidos provinciales, el oficialismo consiguió sancionar en el Senado el Presupuesto 2019, que recibió 45 votos afirmativos, 24 negativos y una abstención.

El proyecto, que es el tercero de la gestión de Mauricio Macri, fue aprobado al cabo de un debate de alrededor de doce horas, donde quedó al desnudo la división en el interbloque Argentina Federal. Nueve senadores de ese espacio votaron en contra, con el formoseño José Mayans a la cabeza, mientras que otros doce lo hicieron a favor y uno se abstuvo: el correntino Carlos “Camau” Espínola.

Acompañaron a Cambiemos los integrantes del Movimiento Popular Neuquino (MPN) Guillermo Pereyra y Lucila Crexell; los misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari Quintana; y Ada Itúrrez de Capellini y Blanca Porcel de Riccobelli, del Frente Cívico Santiagueño referenciado en el gobernador Gerardo Zamora. Los otros senadores que se inclinaron por el “sí” fueron los salteños Juan Carlos Romero y Cristina Fiore, y el santafesino Carlos Reutemann.

Por el contrario, fueron por el rechazo el Frente para la Victoria-PJ de Cristina Kirchner; los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo; el porteño Fernando “Pino” Solanas; y la rionegrina Magdalena Odarda.

Hubo solo dos ausencias y una de ellas fue la del radical Eduardo Costa, quien en las horas previas a la sesión se había rebelado sorpresivamente contra el Presupuesto, reclamando obras para Santa Cruz. El otro que no participó de la votación fue el santiagueño Gerardo Montenegro.

Cómo se votó: Afirmativo (verde), Negativa (rojo), Abtenciones (amarillo), ausentes (gris)

La sanción del Presupuesto le permitirá al Gobierno dar una doble señal: por un lado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), en virtud del polémico acuerdo firmado este año; y por otro, a los países que integran el G20 en la previa de la cumbre que tendrá lugar entre el 30 y el 1ro. de diciembre en Capital Federal.

Entre sus principales variables, la “ley de leyes” prevé para 2019 una inflación interanual del 23% al mes de diciembre; un dólar promedio a 40,10 pesos; y una caída del 0,5% del PBI. Además, el 77% del gasto primario se destinará a servicios sociales, y se estima una caída del consumo privado del 1,6%.

Al cierre del debate, cerca de las 2 de la madrugada del jueves, Cristina Kirchner sostuvo que “no se sale de la recesión ajustando el gasto público” y alertó: “Lo que vamos a hacer con este Presupuesto es profundizar el sufrimiento de la sociedad argentina, y además va a ser un sacrificio inútil. Todos sabemos que la recesión se va a profundizar”.

Por su parte, Pichetto reiteró que “no votar el Presupuesto no cambia el rumbo económico” y que es necesario aprobarlo para evitar discrecionalidad en la ejecución de fondos. Pero además, se refirió a las movilizaciones contra la ley: “Tenemos autonomía de lo que pasa en la calle. Nunca la votación de un Presupuesto fue un hecho insurreccional. Son estimaciones, que se pueden cumplir o no”.

En tanto, el jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, explicó: “Tenemos un Presupuesto de emergencia producto de factores externos -la crisis internacional-, e internos -la sequía-; pero también el factor económico de la causa de los cuadernos, que ha paralizado las obras públicas”.

El radical también defendió el acuerdo con el FMI, al señalar que “la historia de la Argentina” con este organismo de crédito “no es nueva”, ya que “se suscribieron 26 acuerdos con ese organismo durante gobiernos radicales, justicialistas, militares y desarrollistas”. “No es bueno ni malo, se recurrió cuando hubo situaciones de crisis”, sintetizó.

La apertura del debate estuvo en manos del presidente de la Comisión de Presupuesto, Esteban Bullrich (Pro), quien casi como un dogma precisó: “Es falso que consumir es mejor que ahorrar, es falso que ordenar el Estado es ajustar oportunidades y es falso que los recursos del Estado son infinitos”.

El macrista sostuvo que la inflación “no es gratis” y que está vinculada a “un pasado que los argentinos no quieren volver”. “El déficit es el desahorro. Esto no es una herencia recibida, no es culpa de un gobierno o de un partido. Esto viene de más atrás y la única forma de dejarlo atrás es si lo hacemos juntos”, dijo Bullrich.

Por su parte, el jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Marcelo Fuentes, sentenció que “el gobierno de Cambiemos solo ofrece a los argentinos más ajuste, precarización, endeudamiento y recesión”.

Sentado a la derecha de la expresidenta Cristina Kirchner, Fuentes denunció que “es cínico presentar como una virtud los programas de emergencia que crean para paliar la crisis que ellos generaron”.

El neuquino remarcó que “es la primera vez en la historia argentina donde un Presupuesto viene a declarar que el país va a involucionar, y lo presentan como una virtud”, cuando “normalmente un gobierno, ante un panorama como el que describen, busca medidas para evitar esa debacle”.

Por su parte, Mayans denunció que el Gobierno “ha hecho un endeudamiento brutal” que de acuerdo a este Presupuesto será de “casi 400 mil millones de dólares”. Además, indicó que “este gobierno ha tenido una de las inflaciones más altas de la historia argentina” y pronosticó que “este año va a ser de casi el 50%”.

Desde el bloque del Frente para la Victoria hubo discursos tan duros como el de José Mayans. El jefe de esa bancada, Marcelo Fuentes, alertó que “el gobierno de Cambiemos solo ofrece a los argentinos más ajuste, precarización, endeudamiento y recesión”.

“Es cínico presentar como una virtud los programas de emergencia que crean para paliar la crisis que ellos generaron”, subrayó el neuquino, que abrió la lluvia de críticas que siguió después con Ana Almirón, Silvina García Larraburu, Anabel Fernández Sagasti, Nancy González, María de los Ángeles Sacnun, María Inés Pilatti Vergara, Ana María Ianni y la propia Cristina Kirchner.

Por el MPN, Lucila Crexell anticipó su voto a favor “desde la convicción de la importancia de dar señales que acompañen la gobernabilidad”. “A pesar de nuestras observaciones, entendemos que debemos dar signos de madurez política”, dijo la neuquina, alineada esta vez con su par Guillermo Pereyra.

En cambio, la puntana Eugenia Catalfamo advirtió que este Presupuesto “de argentino y popular no tiene absolutamente nada”, y lo consideró “desfasado de la realidad que viven los argentinos todos los días”, al poner como ejemplo que se proyecta un dólar a 40 pesos, valor superado por las bandas cambiarias.

En nombre del radicalismo, Ángel Rozas reconoció que “no es el Presupuesto ideal, pero que es el Presupuesto posible, al que llegamos después de un entendimiento con un grupo importante de gobernadores y de opositores”. (Parlamentario)

Categorías
Destacadas Institucionales Nacionales Política

Juraron los senadores nacionales electos en octubre

El Senado realizó la sesión especial en la que la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que regresa al Senado después de diez años, absorbió todo el protagonismo. Estuvo ausente la senadora electa por la provincia de Buenos Aires Gladys González. La ceremonia se extendió por 52 minutos.

El Senado realizó su sesión preparatoria en la que prestaron juramento 23 de los 24 senadores electos el pasado 22 de octubre, quienes asumirán formalmente en sus cargos el próximo 10 de diciembre. La ceremonia, que se inició cinco minutos antes de las 11 de la mañana, se extendió por 52 minutos.

Comenzó con el izamiento de la bandera por parte del senador nacional Carlos Saúl Menem, tras lo cual, como es habitual, se entonó el Himno Nacional Argentino.

Las juras propiamente dichas arrancaron a las 11.15 y el primero en hacerlo fue el senador bonaerense de Cambiemos Esteban Bullrich. Su compañera de lista, Gladys González, no se encontraba presente y se anunció que jurará en una próxima sesión.

A continuación fue el turno de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que lo hizo ante Gabriela Michetti con un sencillo “sí juro”. La líder de Unidad Ciudadna fue la única senadora electa que no estuvo acompañada por familiares al momento de la jura, sin embargo fue la dama más ovacionada de la jornada.

Luego lo hicieron la senadora formoseña María Teresa Margarita González, José Mayans y Luis Naidenoff, el flamante jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara alta.

A continuación fue el turno de los jujeños. Primero Silvia Giacoppo, que juró en calidad de reelecta, después el también radical Mario Raimundo Fiad y tercero lo hizo el peronista Guillermo Snopek.

Por La Rioja juraron luego Olga Inés Brizuela y Doria, su correligionario Julio Martínez, cuya jura fue muy celebrada y en cuyo marco se escuchó desde los palcos un “¡sí se pudo!”. Y en tercer lugar, el expresidente de la Nación Carlos Saúl Menem, que inicia así su tercer mandato como senador nacional. El riojano lo hizo acompañado por su hija Zulemita que llevaba en brazos a su hijo. “¡Sí, juro!”, señaló firme el exmandatario.

Fue luego la hora de Misiones, y el primero en jurar fue el exgobernador y actual diputado nacional Maurice Closs. A continuación lo hizo el macrista Humberto Schiavoni, y en tercer lugar Magdalena Solari Quintana.

Roberto Basualdo juró a continuación para un nuevo mandato por la provincia de San Juan, y tras él lo hicieron Cristina López de Abarca y José Rubén Uñac, hermano del gobernador sanjuanino, presente en el recinto.

Por la provincia de San Luis, juraron María Eugenia Catalfamo, Claudio Poggi y Adolfo Rodríguez Saá, en ese orden. “Adolfo, Adolfo”, fue el cántico que bajó desde los palcos.

Eduardo Costa fue el senador electo que juró luego, por la provincia de Santa Cruz. Tras él lo hizo la kirchnerista Ana María Ianni y finalmente juró María Belén Tapia.

Los del sur fueron los últimos senadores en jurar, y la sesión concluyó así a las 11.47.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.