Categorías
Destacadas Institucionales Nacionales Salud Sociedad

El Presidente anunció un aislamiento social, preventivo y obligatorio desde la 0 hora de este viernes hasta el 31 de marzo

Luego del encuentro, el Presidente anunció esta medida que estará dispuesta desde la medianoche hasta el 31 de marzo. «Esta es una medida excepcional», indicó.

El presidente Alberto Fernández dispuso este jueves un «aislamiento social preventivo y obligatorio« en todo el país, desde las 0 horas de este viernes y hasta el 31 de marzo, en una medida destinada mitigar la expansión del coronavirus (COVID-19).

Al término de una reunión que mantuvo en la Residencia de Olivos con gobernadores, ministros y funcionarios, en la cual se analizaron medidas a implementar para contener la pandemia, el jefe de Estado informó que dictará un Decreto de Necesidad y Urgencia por el que a partir de las 0 hora de este viernes «nadie podrá moverse de su residencia«.

El Decreto de Necesidad y Urgencia presidencial

Ver este documento en Scribd

El presidente aclaró que los ciudadanos solo tendrán permiso para salir de sus casas a «hacer lo necesario para su vida habitual», como las compras de alimentos en comercios de proximidad y productos de farmacia.

«Estamos tomando medidas excepcionales, en un momento excepcional, dentro del marco que una democracia permite», dijo el mandatario en el anuncio, donde se mostró flanqueado por el gobernador bonaerense Axel Kicillof; el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta; el gobernador santafesino Omar Perotti y el jujeño, Gerardo Morales.

El Presidente también dispuso que Gendarmería Nacional, Prefectura, Policía Federal y policías provinciales serán las encargadas de controlar el cumplimiento del aislamiento en las calles y rutas del país.

«Vamos a ser muy severos con quienes no respeten el aislamiento», afirmó Fernández, quien advirtió que se aplicará lo dispuesto por el Código Penal para «quien viola las normativas dispuestas para frenar una pandemia».

En este sentido, admitió haberles pedido esa misma rigurosidad a los gobernadores, con quienes mantuvo una reunión en la Residencia Oficial y también con los que participaron vía videoconferencia.

Para reducir el impacto económico del aislamiento, el jefe de Estado sostuvo que se aprovecharán los feriados de la semana próxima y que el previsto para el 2 de abril será trasladado al 31 de marzo y el día anterior, el 30 de marzo, será considerado feriado puente.

Además, el Presidente anunció que se conformará un Gabinete Federal con las provincias para evaluar y enfrentar en conjunto la pandemia en el país y adelantó que su equipo está evaluando «normas que alivien» la situación de los monotributistas afectados por el aislamiento.

Del encuentro realizado en el quincho de la residencia de Olivos participaron también los mandatarios Arabella Carreras (Río Negro), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Sergio Ziliotto (La Pampa), Mariano Arcioni (Chubut) y Gildo Insfran (Formosa).

También estuvieron Juan Manzur (Tucumán), Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), Gustavo Valdés (Corrientes), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Sáenz (Sala), y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).

Comercios

El presidente Alberto Fernández aclaró que durante la cuarentena las personas podrán salir para hacer lo estrictamente necesario, como proveerse de alimentos y medicamentos.

«Las personas deberán permanecer en sus casas y hogares y salir para lo necesario; van a seguir teniendo abiertos supermercados, negocios de cercanía, farmacias, pero desde la 0 hora de mañana» las fuerzas de seguridad «estarán controlando a quien circula por las calles y el que no pueda explicar se verá sometido a la sanción que prevé el Código Penal», dijo el Presidente.

Más temprano, el presidente Alberto Fernández se reunió con gobernadores, ministros y funcionarios en la Residencia de Olivos para analizar la implementación de las próximas medidas destinadas a contener la pandenmia del coronavirus.

Transporte Público

El presidente Alberto Fernández anunció esta noche que durante la cuarentena por el coronavirus se mantendrá el transporte público de pasajeros «sólo para uso de quienes están exceptuados de cumplir el aislamiento».

El mandatario indicó que «desalentaremos que la gente se suba a automóviles y circule por la vía pública» y advirtió que habrá verificaciones y constataciones «sobre los motivos por los que cualquier persona o automóvil está transitando» y que «quien no pueda justificarlo será sancionado».

La carta de Alberto Fernández al pueblo Argentino

Ver este documento en Scribd
Categorías
Destacadas Nacionales Política

Cambiemos logró sancionar el Presupuesto con apoyo de parte del PJ y partidos provinciales

El oficialismo se alzó con la ley más complicada del año. El proyecto fue aprobado en el Senado con 45 votos a favor y 24 en contra, al cabo de un debate que duró alrededor de 14 horas. El interbloque de Miguel Pichetto se dividió y hubo una abstención sorpresiva. El senador Eduardo Costa se ausentó.

El interbloque Cambiemos logró superar la parada más importante del año legislativo que termina. Con apoyo de una porción del peronismo de Miguel Pichetto y de partidos provinciales, el oficialismo consiguió sancionar en el Senado el Presupuesto 2019, que recibió 45 votos afirmativos, 24 negativos y una abstención.

El proyecto, que es el tercero de la gestión de Mauricio Macri, fue aprobado al cabo de un debate de alrededor de doce horas, donde quedó al desnudo la división en el interbloque Argentina Federal. Nueve senadores de ese espacio votaron en contra, con el formoseño José Mayans a la cabeza, mientras que otros doce lo hicieron a favor y uno se abstuvo: el correntino Carlos “Camau” Espínola.

Acompañaron a Cambiemos los integrantes del Movimiento Popular Neuquino (MPN) Guillermo Pereyra y Lucila Crexell; los misioneros Maurice Closs y Magdalena Solari Quintana; y Ada Itúrrez de Capellini y Blanca Porcel de Riccobelli, del Frente Cívico Santiagueño referenciado en el gobernador Gerardo Zamora. Los otros senadores que se inclinaron por el “sí” fueron los salteños Juan Carlos Romero y Cristina Fiore, y el santafesino Carlos Reutemann.

Por el contrario, fueron por el rechazo el Frente para la Victoria-PJ de Cristina Kirchner; los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Eugenia Catalfamo; el porteño Fernando “Pino” Solanas; y la rionegrina Magdalena Odarda.

Hubo solo dos ausencias y una de ellas fue la del radical Eduardo Costa, quien en las horas previas a la sesión se había rebelado sorpresivamente contra el Presupuesto, reclamando obras para Santa Cruz. El otro que no participó de la votación fue el santiagueño Gerardo Montenegro.

Cómo se votó: Afirmativo (verde), Negativa (rojo), Abtenciones (amarillo), ausentes (gris)

La sanción del Presupuesto le permitirá al Gobierno dar una doble señal: por un lado, al Fondo Monetario Internacional (FMI), en virtud del polémico acuerdo firmado este año; y por otro, a los países que integran el G20 en la previa de la cumbre que tendrá lugar entre el 30 y el 1ro. de diciembre en Capital Federal.

Entre sus principales variables, la “ley de leyes” prevé para 2019 una inflación interanual del 23% al mes de diciembre; un dólar promedio a 40,10 pesos; y una caída del 0,5% del PBI. Además, el 77% del gasto primario se destinará a servicios sociales, y se estima una caída del consumo privado del 1,6%.

Al cierre del debate, cerca de las 2 de la madrugada del jueves, Cristina Kirchner sostuvo que “no se sale de la recesión ajustando el gasto público” y alertó: “Lo que vamos a hacer con este Presupuesto es profundizar el sufrimiento de la sociedad argentina, y además va a ser un sacrificio inútil. Todos sabemos que la recesión se va a profundizar”.

Por su parte, Pichetto reiteró que “no votar el Presupuesto no cambia el rumbo económico” y que es necesario aprobarlo para evitar discrecionalidad en la ejecución de fondos. Pero además, se refirió a las movilizaciones contra la ley: “Tenemos autonomía de lo que pasa en la calle. Nunca la votación de un Presupuesto fue un hecho insurreccional. Son estimaciones, que se pueden cumplir o no”.

En tanto, el jefe del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, explicó: “Tenemos un Presupuesto de emergencia producto de factores externos -la crisis internacional-, e internos -la sequía-; pero también el factor económico de la causa de los cuadernos, que ha paralizado las obras públicas”.

El radical también defendió el acuerdo con el FMI, al señalar que “la historia de la Argentina” con este organismo de crédito “no es nueva”, ya que “se suscribieron 26 acuerdos con ese organismo durante gobiernos radicales, justicialistas, militares y desarrollistas”. “No es bueno ni malo, se recurrió cuando hubo situaciones de crisis”, sintetizó.

La apertura del debate estuvo en manos del presidente de la Comisión de Presupuesto, Esteban Bullrich (Pro), quien casi como un dogma precisó: “Es falso que consumir es mejor que ahorrar, es falso que ordenar el Estado es ajustar oportunidades y es falso que los recursos del Estado son infinitos”.

El macrista sostuvo que la inflación “no es gratis” y que está vinculada a “un pasado que los argentinos no quieren volver”. “El déficit es el desahorro. Esto no es una herencia recibida, no es culpa de un gobierno o de un partido. Esto viene de más atrás y la única forma de dejarlo atrás es si lo hacemos juntos”, dijo Bullrich.

Por su parte, el jefe del bloque del Frente para la Victoria-PJ, Marcelo Fuentes, sentenció que “el gobierno de Cambiemos solo ofrece a los argentinos más ajuste, precarización, endeudamiento y recesión”.

Sentado a la derecha de la expresidenta Cristina Kirchner, Fuentes denunció que “es cínico presentar como una virtud los programas de emergencia que crean para paliar la crisis que ellos generaron”.

El neuquino remarcó que “es la primera vez en la historia argentina donde un Presupuesto viene a declarar que el país va a involucionar, y lo presentan como una virtud”, cuando “normalmente un gobierno, ante un panorama como el que describen, busca medidas para evitar esa debacle”.

Por su parte, Mayans denunció que el Gobierno “ha hecho un endeudamiento brutal” que de acuerdo a este Presupuesto será de “casi 400 mil millones de dólares”. Además, indicó que “este gobierno ha tenido una de las inflaciones más altas de la historia argentina” y pronosticó que “este año va a ser de casi el 50%”.

Desde el bloque del Frente para la Victoria hubo discursos tan duros como el de José Mayans. El jefe de esa bancada, Marcelo Fuentes, alertó que “el gobierno de Cambiemos solo ofrece a los argentinos más ajuste, precarización, endeudamiento y recesión”.

“Es cínico presentar como una virtud los programas de emergencia que crean para paliar la crisis que ellos generaron”, subrayó el neuquino, que abrió la lluvia de críticas que siguió después con Ana Almirón, Silvina García Larraburu, Anabel Fernández Sagasti, Nancy González, María de los Ángeles Sacnun, María Inés Pilatti Vergara, Ana María Ianni y la propia Cristina Kirchner.

Por el MPN, Lucila Crexell anticipó su voto a favor “desde la convicción de la importancia de dar señales que acompañen la gobernabilidad”. “A pesar de nuestras observaciones, entendemos que debemos dar signos de madurez política”, dijo la neuquina, alineada esta vez con su par Guillermo Pereyra.

En cambio, la puntana Eugenia Catalfamo advirtió que este Presupuesto “de argentino y popular no tiene absolutamente nada”, y lo consideró “desfasado de la realidad que viven los argentinos todos los días”, al poner como ejemplo que se proyecta un dólar a 40 pesos, valor superado por las bandas cambiarias.

En nombre del radicalismo, Ángel Rozas reconoció que “no es el Presupuesto ideal, pero que es el Presupuesto posible, al que llegamos después de un entendimiento con un grupo importante de gobernadores y de opositores”. (Parlamentario)

Categorías
Análisis - Opinión Berisso Destacadas Nacionales Política Región Capital Tercera Sección

Sindicalistas K quieren juntar a Cristina y Moyano el 17 de octubre en Berisso

Hace tres años atrás no se lo hubiera imaginado nadie. Hugo Moyano es la figura que un grupo de referentes sindicales y políticos vinculados al kirchnerismo, quieren junto a Cristina en un acto que promueven para el próximo 17 de octubre.

Se trata del Frente Gremial Regional, agrupamiento que se lanzó en mayo y que reúne a alrededor de 30 organizaciones sindicales de La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Indio y Magdalena. El espacio es encabezado por el dirigente petrolero Ramón Garaza.

La idea es la siguiente: juntar a la expresidenta y al líder camionero en un acto para conmemorar la fecha emblemática del peronismo. El lugar elegido es Berisso, la localidad bonaerense cercana a La Plata que se conoce como el “kilómetro cero” del movimiento. Todo un acontecimiento, una especie de refundación del peronismo en un contexto de ajuste y de debilidad política de Cambiemos.

¿Quién lo hubiera dicho? Moyano, el traidor del proyecto, el de los paros generales para desestabilizar a Cristina. El líder de los camioneros ayer nomás llamaba a votar por Macri. Hoy es el referente que el arco de sindicalistas y personalidades del progresismo K de La Plata y alrededores, quieren parar al lado de CFK para la foto del 17 de octubre.

Desde el kirchnerismo se criticó la postura del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), por llamar a votar en blanco en el balotaje de 2015. «Le están haciendo el juego a la derecha», era la chicana que esgrimían. ¿Recordará esta gente que Moyano apoyó a Macri?

Según publicó el portal platense 221, las invitaciones ya fueron enviadas a Cristina y Moyano, pero también a otras figuras opositoras como el presidente del PJ, José Luis Gioja y a los “presidenciables” Felipe Solá y Agustín Rossi. La ambición es que la calle Nueva York de Berisso se convierta en un escenario donde se realice un evento de carácter nacional. Adolfo Rodríguez Saá, Julián Domínguez, Jorge Taiana y Axel Kicillof también recibieron su invitación.

La incógnita sobre qué configuración adquirirá el mapa del peronismo de cara a las elecciones del año que viene, se va dilucidando de a poco. La foto de Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti presentó la alternativa del peronismo federal, sin componente kirchnerista (más que el pasado más o menos inmediato, como el del mismísimo Massa que fue jefe de gabinete de Cristina).

El acto con el que sueña el Frente Gremial Regional permitiría mostrar el armado del kirchnerismo con sus propias figuras y por supuesto, mucha mística. La invitación también llegó a otras personalidades como Verónica Magario, intendenta de La Matanza, de quien ya se habla de una posible candidatura a la Gobernación de la provincia de Buenos Aires. Mario Secco, el intendente de Ensenada también sería uno de los dirigentes regionales detrás de la convocatoria. Secco conforma el Frente Gremial Regional, así como la diputada provincial Florencia Saintout y los concejales Victoria Tolosa Paz, Lorena Riesgo, Fabián Lugli (La Plata); Alejandro Paulenko y Fabián Cagliardi (Berisso) y Adrián Esposito y Fernando Cancelliere (Ensenada).

La elección de la ciudad de Berisso tiene como condimento además, de que se trata de una localidad gobernada actualmente por Jorge Nedela, intendente oficialista.

¿Pero cómo?

Según el mismo medio platense, el objetivo de los organizadores es “sumar a todo el espectro peronista que quiere derrotar a Macri”.

La convocatoria del Frente Gremial tiene la contradicción de bregar por la presencia de un líder sindical que apoyó la candidatura de Macri. En noviembre de 2015, el actual presidente inauguró un monumento de Perón en la Ciudad de Buenos Aires y se ganó el corazón del camionero. “Tuvo que venir alguien que no es peronista a inaugurar un monumento a Perón”, señaló Moyano en referencia a la estatua ubicada en la calle Azopardo y la avenida Belgrano. Allí, en un acto por el día del militante, el camionero arengó a los concurrentes. “Sepamos a quién votar para no equivocarnos una vez más”, dijo y criticó al gobierno kirchnerista diciendo que “se atribuye todas las luchas a favor de de los trabajadores cuando hace todo lo contrario”.

Pero esta no es la única contradicción de los que dicen que impulsar un acto con todos los que quieren “derrotar a Macri”. “Creemos necesario que sea un movida nacional, con fuerte presencia del movimiento obrero y de todo el peronismo”, señalaron además desde el Frente Gremial Regional. Vale preguntarse por la real voluntad para derrotar a Macri, de los dirigentes del movimiento obrero alineados en este grupo.

Ramón Garaza, cabeza del Frente, Secretario General de SUPeH Ensenada y presidente del PJ de Berisso no emitió palabra ante el último paro nacional convocado por la CGT. Entre las organizaciones que componen el Frente se encuentran además ADULP, Asociación Bancaria, APSEE, AOT, ATE Ensenada, AATRAC, ATULP, Canillitas, Curtidores, Ceramistas, Guincheros, La Fraternidad, Luz y Fuerza, SADOP, SALCO, SATSAID, SECASFPI, SEF, SGP, STIGAS, SOEESIT, SOEMLP, SPB, SUTEBA, UDOCBA, UTHGRA, Unión Ferroviaria y UTEDYC, entre otros.

Como se ve, es todo un agrupamiento que reúne a sectores golpeados por el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI ahora. Adulp es uno de los gremios que representan a la docencia universitaria y jugó un papel “poco combativo” (por decirlo en términos elegantes), firmando paritarias a la baja en pleno conflicto universitario y con la organización del movimiento estudiantil en alza. Suteba y Udocba, son gremios docentes que no han puesto en pie un plan de lucha serio para derrotar el ajuste de Vidal en la educación bonaerense. Esto solo por mencionar algunos ejemplos.

Derrotar a Macri pero ¿cómo? Claramente la única pelea para la que se prepara el Frente Gremial Regional son las elecciones de 2019. Pero el ajuste y el pacto con el FMI son cosas que están pasando ahora. Las penurias y la degradación de las condiciones de vida de la clase trabajadora y los sectores populares no puedne esperar al 2019. La lucha para derrotarlos es ahora. (La Izquierda Diario)

Categorías
Análisis - Opinión Derechos Humanos Destacadas Institucionales Nacionales Sociedad

El Senado rechazó el aborto legal y el debate quedará para 2020

La Cámara alta desechó el proyecto aprobado en Diputados sobre interrupción voluntaria del embarazo. Fue por 38 votos en contra y 31 a favor. Hubo dos abstenciones y una ausencia. Al clima formal del debate se contrapuso una estruendosa marea de gente en los alrededores del Congreso.

El aborto legal tendrá que esperar. Por 38 votos negativos, 31 positivos y dos abstenciones, el Senado estampó su sello “celeste” y sepultó el proyecto aprobado en la Cámara de Diputados, en una jornada histórica marcada por masivas movilizaciones a favor y en contra de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, que tendrá una nueva oportunidad recién en 2020, con la próxima renovación parlamentaria.

Tras un debate plano y sin fuertes cruces, que duró más de 14 horas, la Cámara alta rechazó la iniciativa reclamada por el movimiento feminista desde hace décadas, que habilita el aborto hasta las 14 semanas de gestación e inserta la práctica en el sistema público de salud. El lobby eclesiástico jugó todas sus cartas y los intentos del sector “verde” por introducir modificaciones para “salvar” la ley naufragaron en la votación en general.

Es que la “ola celeste” arrasó en los días previos a la sesión, con la definición de varios indecisos en contra de la ley. El último en confirmar su voto negativo fue el exgobernador tucumano José Alperovich (Justicialista), quien formuló breves declaraciones al ingresar al Palacio y se anotó en la lista de oradores para exponer en el recinto, pero luego se bajó.

Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino) concretó la abstención que había anunciado y se le sumó el santafesino Omar Perotti (Justicialista). Ninguno de los dos senadores logró colar en la discusión su proyecto de despenalización. La puntana Eugenia Catalfamo -compañera de bloque de Adolfo Rodríguez Saá– fue la única ausente, pues está de licencia por embarazo.

El resultado de la votación dejó a los senadores “verdes” sin posibilidades de introducir modificaciones consensuadas en el articulado, con el fin de devolver el proyecto a la Cámara de Diputados. Hubo algunas negociaciones de último momento para avanzar, al menos, con la despenalización del aborto, pero el intento ya había sido desactivado por el propio Miguel Pichetto.

El clima de la sesión fue totalmente opuesto a la estruendosa marea de gente que rodeó la Plaza de los Dos Congresos. Con su protocolo habitual, el Senado llevó adelante un debate acartonado, sin sobresaltos. El tono de la discusión solo subió con algunos pocos discursos.

Pichetto destacó la decisión de Mauricio Macri de abrir el debate, pero cuestionó: “La opinión del presidente no puede ser abierta frente a una decisión de esta naturaleza. Debería haberse comprometido a que esta ley saliera, así la Argentina sería un poquito más justa”.

Uno de los discursos más esperados del debate por el aborto legal era el de Cristina Kirchner, que habló minutos después de la 1 de la madrugada del jueves. La expresidenta ratificó su voto a favor y aclaró: “Yo siempre he votado por la vida, y he gobernado por y para la vida”.

La senadora del Frente para la Victoria-PJ confesó que no fue su hija Florencia quien la hizo cambiar su posición sobre la ley de aborto: “Las que me hicieron cambiar de opinión fueron las miles y miles de chicas que se volcaron a la calle. Verlas criticar pero también describir la realidad de una sociedad patriarcal nos debe colocar a todos en un lugar distinto”.

Palabras resonantes

La intervención más polémica fue la de Rodolfo Urtubey. Al referirse al aborto no punible por violación, señaló que “hay algunos casos en que la violación no tiene esa configuración clásica de la violencia sobre la mujer, sino que “a veces es un acto no voluntario con una persona que tiene una inferioridad absoluta de poder frente al abusador, por ejemplo en el abuso intrafamiliar”.

Sus dichos tomaron vuelo y en el recinto le respondió la camporista Anabel Fernández Sagasti. “Además de estar afuera de todo el marco jurídico legal, todos los presentes estimamos que si es una violación, es violenta. Es algo que se cae de maduro”, planteó en ausencia de Urtubey.

Federico Pinedo tomó la posta y trató de interpretar los dichos del senador, pero luego fue el propio salteño quien volvió al recinto para aclarar: “De ningún modo quise acotar el concepto, ni negar que la violación conlleva violencia, porque es la expresión más terrible de violencia sobre una mujer. Mi sentido era ser más duro, más extremo, en condenar la violación en todas sus formas”.

En otro pasaje de la sesión, la tucumana Beatriz Mirkin profirió un discurso encendido. “¡Acá todo es no! ¡No al proyecto, no a las modificaciones!”, se quejó.

“Se habla de tenerlos (a los hijos) y entregarlos en adopción. Miren: si hay algo que me pone la conciencia ya sacada es que planteemos eso… he estado en el Poder Ejecutivo de mi provincia y he visto a los chicos que no se aceptan en adopción, y no es porque la Justicia los demore, ¡es porque no los quieren a los chicos si son negritos!”, exclamó, mientras la vicepresidenta Gabriela Michetti intentaba tranquilizarla.

En Labor Parlamentaria, los senadores habían acordado un tiempo de 10 minutos para cada orador individual, pero ninguno respetó ese plazo: todos se extendieron por seis minutos e incluso más, para fastidio de Michetti, que en varios momentos trató de poner un límite y por ese motivo discutió fuerte con el radical Luis Naidenoff.

Casi sobre el cierre, el formoseño José Mayans sorprendió con su discurso. “Imagínense ustedes que la madre de Vivaldi, por ejemplo, le haya negado el derecho a la existencia… O la madre de Mozart le haya negado el derecho a la existencia. O de Leonardo Da Vinci, o de Miguel Ángel… Bueno, yo le agradezco a mi madre que no me negó el derecho a la existencia”, apuntó.

El senador fue más atrás en la historia, al apelar a “una mujer que cambió las eras”. “Y yo creo en eso. Muchos somos devotos de María. Ella sabía que cuando aceptó la concepción, podía ser muerta apedreada. Su decisión cambió la era, antes y después… Y ese pueblo que estaba en tinieblas, luz de resplandecer. Y hace 2000 años, el tiempo pasará, pero mis palabras no pasarán. Te guste o no te guste, eso es así”, remató.

A favor y en contra

Al comienzo del debate, el presidente de la Comisión de Salud, Mario Fiad, fundamentó su posición en contra y lamentó que “el derecho a la vida está por convertirse en el más débil de los derechos, el más relativo, el más frágil, el más manipulable”.

El senador radical, quien fue encargado de conducir las audiencias en comisiones, afirmó que el proyecto “es claramente violatorio de la Constitución Nacional, los tratados internacionales suscriptos por nuestro país y las normas legales sancionadas”. En este sentido, dijo que allí se reconoce “a la persona por nacer como sujeto de derecho” y el “derecho a la vida desde la concepción”.

Posteriormente, el presidente de la Comisión de Justicia y Asuntos Penales, Pedro Guastavino, aclaró que en un principio él estaba en contra del aborto legal, pero al cabo del debate que se dio en ambas cámaras comprendió que “la única forma de entender esto es desde el lado de la salud pública”.

El entrerriano del bloque Justicialista criticó la falta de tolerancia en el debate. “Ayer me pasé el día esquivando crucifijos”, comentó, y apuntó a “un sector de la Iglesia que quizá cuando nos desaparecían, torturaban, daban vuelta la cara, o cuando torturaban y violaban a nuestras compañeras desaparecidas miraban para otro lado”.

Por su parte, el titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Dalmacio Mera, aseguró que el proyecto “no resuelve el problema de la clandestinidad” de esta práctica, y enfatizó que durante los debates en comisiones “no pudo escuchar qué sustancia mágica, qué proceso biológico se produce en la semana 12 o 14 para que una vida valga más o menos a partir de ese momento preciso”.

“No hay forma de decirle a un médico que hasta el día de la semana 14 tiene que practicar la eliminación de ese feto, y el día después va preso”, cuestionó el senador del bloque Justicialista, y se preguntó “cómo se le explica” a un médico que “un día es un servidor público y al otro un asesino”.

Entrada la tarde, otra de las oradoras fue la catamarqueña Inés Blas, quien a raíz de las presiones recibidas puso a disposición su renuncia a la Banca de la Mujer, pero ratificó su rechazo al proyecto, al advertir que “se vulnera el derecho a la vida”.

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, observó que “tanto la propuesta de Diputados como las modificaciones que se proponen son increíblemente exageradas: se pasa de convertir algo que es un delito en algo que es una obligación, lo cual es un poco exagerado”.

“Lo mismo pasa con los médicos: les dicen que hacer un aborto es un delito y ahora les dicen que es obligatorio porque sino los meten presos. Un poco exagerado para la convivencia en paz”, dijo el macrista.

Quien coronó el discurso antiabortista fue la tucumana Silvia Elías de Pérez, quien sostuvo que “legalizar el aborto es admitir el fracaso del Estado”, a la vez que intentó desagraviar a la Iglesia Católica y convocó a “legislar para la mujer y para el niño por nacer”.

“Duele cuando pensamos que quieren plasmar una nueva forma de discriminación por personas deseadas o personas no deseadas, y que quieren quitarles todos los derechos, ¡hasta el derecho a la vida!”, alertó la radical, que se puso al hombro el lobby “celeste”.

Con el resultado de este miércoles, el Senado puso fin a un debate que inició hace cuatro meses por impulso del propio presidente Mauricio Macri. La iniciativa llegó por primera vez al recinto el 13 de abril, cuando Diputados la aprobó con 129 votos afirmativos y 125 negativos.

Como consecuencia del rechazo de la Cámara alta, el proyecto de ley ya no podrá volver a ser tratado este año, según lo establece el artículo 81 de la Constitución Nacional. Por eso, el Congreso esperará hasta después de las elecciones de 2019, en las que regirá la paridad de género en las listas de candidatos. El aborto legal será un tema ineludible de la campaña. (Parlamentario.com)

Categorías
Destacadas Nacionales Política

Con votos de Cambiemos y el PJ, la reforma jubilatoria obtuvo media sanción y pasa a Diputados

El proyecto reunió 43 votos a favor, 23 en contra y tres abstenciones en el Senado, tras una multitudinaria marcha de gremios y agrupaciones políticas. De convertirse en ley, cambiará el cálculo del haber y hombres y mujeres del sector privado podrán jubilarse optativamente a los 70 años.

La reforma previsional, resistida este miércoles en las calles y rechazada por un sector de la oposición, marcha firme a convertirse en ley. El Senado aprobó el proyecto de ley promovido desde el Gobierno con 43 votos afirmativos, 23 negativos y tres abstenciones, al cabo de casi ocho horas de un intenso debate, marcado por una multitudinaria movilización.

La iniciativa fue debatida en conjunto con el Pacto Fiscal y la ley de Responsabilidad Fiscal, proyectos también aprobados, en una jornada a tiempo completo que arrancó con la jura de 23 de los 24 senadores electos, entre ellos la expresidenta Cristina Kirchner.

Cambiemos consiguió el apoyo del grueso del bloque mayoritario, que conduce Miguel Pichetto, para avanzar con el cambio en el cálculo del haber jubilatorio, que el Gobierno debió aplicar por las modificaciones acordadas con gobernadores sobre distintos impuestos.

Con el proyecto aprobado este miércoles, las jubilaciones se calcularán en un 70% en base al índice inflacionario, y un 30% según el nivel de variación salarial (RIPTE). El texto original contemplaba sólo el factor de la suba de precios y un plus por PBI, que el peronismo consideró insuficiente.

“Esta es una fórmula que, a nuestro criterio, va a permitir la protección de una movilidad adecuada en relación a los sueldos de los trabajadores en actividad, y también en relación a lo que se puede perder en poder adquisitivo”, sostuvo Laura Rodríguez Machado (Pro) como miembro informante.

Los senadores del ala kirchnerista que rechazaron el proyecto fueron Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Marcelo Fuentes, Silvina García Larraburu, Virginia García, Ruperto Godoy, Nancy GonzálezMaría Ester Labado, María Inés Pilatti Vergara, Marina Riofrío y María de los Ángeles Sacnun.

Dentro del PJ-FpV, también se opusieron Eduardo Aguilar, Hilda Aguirre, Liliana Fellner, Mario Pais, Omar Perotti y Carlos “Camau” Espínola. La lista de votos en contra se completa con los puntanos Adolfo Rodríguez Saá y Liliana Negre, los neuquinos Guillermo Pereyra y Lucila Crexell, y los representantes del interbloque Progresistas Fernando “Pino” Solanas y Magdalena Odarda.

Las tres abstenciones fueron de los bonaerenses Juan Manuel Abal Medina (PJ-FpV), Jaime Linares (GEN) y el chubutense Alfredo Luenzo. Además, hubo otras tres ausencias: las del riojano Carlos Menem, el santafesino Carlos Reutemann y el santacruceño Alfredo Martínez -por un problema de salud-.

En el texto se establece una garantía adicional para los haberes que estén por debajo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, equivalente al 82%, y a su vez se abre la posibilidad a trabajadores del sector privado de optar por jubilarse a los 70 años -tanto hombres como mujeres-.

En nombre del kirchnerismo, Nancy González explicó, con placas impresas, cómo el haber jubilatorio sufrirá una merma de sancionarse la ley. Según la chubutense, el monto será de 7.660 pesos con la nueva fórmula, cuando si se continuara con la movilidad actual, los jubilados ganarían 8.200 pesos.

Más aún, la legisladora estimó que con el cambio en la reforma previsional introducido en comisión, el aumento con respecto al proyecto original será de apenas 43 pesos, “que no sirven ni para comprar una tira de Bayaspirina”.

En la misma sintonía, la santafesina María de los Ángeles Sacnun denunció que la futura ley “vulnera los derechos adquiridos”, y el sanjuanino Ruperto Godoy denunció que el Estado “está ausente” en la defensa de los jubilados, que necesitan protección por no estar sindicalizados.

La radical Silvia Elías de Pérez recogió el guante. “Vamos a decir las cosas como son: 1.158.116 personas ya han teniendo su reparación histórica; 457 mil salieron ya de cobrar la mínima; el porcentaje promedio en sus haberes ha sido del 35%; y hay 389 mil abuelos de más de 80 años que han tenido un incremento aún mayor”, detalló.

Desde la oposición también se oyeron quejas por el tratamiento “exprés” que tuvo el proyecto -el dictamen se reunió en la primera reunión de la Comisión de Trabajo y Previsión Social-. “Estamos sesionando de espaldas a la realidad del país”, desaprobó “Pino” Solanas, y el neuquino Pereyra dijo que el despacho “no tuvo ningún tipo de consenso”.

El representante del MPN y sindicalista del petróleo advirtió que el proyecto “lleva a una pérdida real del salario”, y especificó: “Si tomamos como ejemplo el año 2017, encontramos que los jubilados hubieran perdido este año un 3,5%”.

A su turno, la puntana Liliana Negre confesó: “La verdad, hemos hecho muchas cuentas y la movilidad actual es muy superior”. “Hay un dato objetivo: se va por un monto de dinero claro sobre las jubilaciones. Ese monto impacta sobre nuestros mayores”, advirtió.

La mano derecha de Adolfo Rodríguez Saá también aprovechó para reclamar que “los jueces empiecen a pagar el impuesto a las Ganancias de una vez por todas” y “que se reduzcan las jubilaciones de privilegio de los que más tienen”.

Por su parte, el bonaerense Linares, ambiguo en su discurso, opinó que “en función de la necesidad de los jubilados”, hubiese sido mejor una fórmula con una única variable y no polinómica, de modo de generar un “equilibrio”. Finalmente, resolvió abstenerse.

Puertas afuera del Congreso, el moyanismo, las CTA y la Corriente Federal de los Trabajadores protestaron contra las reformas previsional y laboral, con presencia también de organizaciones sociales como la CTEP y el Movimiento Evita, y agrupaciones del kirchnerismo, entre ellas La Cámpora, Nuevo Encuentro y Kolina.

Categorías
Destacadas Institucionales Nacionales Política

Juraron los senadores nacionales electos en octubre

El Senado realizó la sesión especial en la que la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que regresa al Senado después de diez años, absorbió todo el protagonismo. Estuvo ausente la senadora electa por la provincia de Buenos Aires Gladys González. La ceremonia se extendió por 52 minutos.

El Senado realizó su sesión preparatoria en la que prestaron juramento 23 de los 24 senadores electos el pasado 22 de octubre, quienes asumirán formalmente en sus cargos el próximo 10 de diciembre. La ceremonia, que se inició cinco minutos antes de las 11 de la mañana, se extendió por 52 minutos.

Comenzó con el izamiento de la bandera por parte del senador nacional Carlos Saúl Menem, tras lo cual, como es habitual, se entonó el Himno Nacional Argentino.

Las juras propiamente dichas arrancaron a las 11.15 y el primero en hacerlo fue el senador bonaerense de Cambiemos Esteban Bullrich. Su compañera de lista, Gladys González, no se encontraba presente y se anunció que jurará en una próxima sesión.

A continuación fue el turno de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que lo hizo ante Gabriela Michetti con un sencillo “sí juro”. La líder de Unidad Ciudadna fue la única senadora electa que no estuvo acompañada por familiares al momento de la jura, sin embargo fue la dama más ovacionada de la jornada.

Luego lo hicieron la senadora formoseña María Teresa Margarita González, José Mayans y Luis Naidenoff, el flamante jefe del interbloque Cambiemos en la Cámara alta.

A continuación fue el turno de los jujeños. Primero Silvia Giacoppo, que juró en calidad de reelecta, después el también radical Mario Raimundo Fiad y tercero lo hizo el peronista Guillermo Snopek.

Por La Rioja juraron luego Olga Inés Brizuela y Doria, su correligionario Julio Martínez, cuya jura fue muy celebrada y en cuyo marco se escuchó desde los palcos un “¡sí se pudo!”. Y en tercer lugar, el expresidente de la Nación Carlos Saúl Menem, que inicia así su tercer mandato como senador nacional. El riojano lo hizo acompañado por su hija Zulemita que llevaba en brazos a su hijo. “¡Sí, juro!”, señaló firme el exmandatario.

Fue luego la hora de Misiones, y el primero en jurar fue el exgobernador y actual diputado nacional Maurice Closs. A continuación lo hizo el macrista Humberto Schiavoni, y en tercer lugar Magdalena Solari Quintana.

Roberto Basualdo juró a continuación para un nuevo mandato por la provincia de San Juan, y tras él lo hicieron Cristina López de Abarca y José Rubén Uñac, hermano del gobernador sanjuanino, presente en el recinto.

Por la provincia de San Luis, juraron María Eugenia Catalfamo, Claudio Poggi y Adolfo Rodríguez Saá, en ese orden. “Adolfo, Adolfo”, fue el cántico que bajó desde los palcos.

Eduardo Costa fue el senador electo que juró luego, por la provincia de Santa Cruz. Tras él lo hizo la kirchnerista Ana María Ianni y finalmente juró María Belén Tapia.

Los del sur fueron los últimos senadores en jurar, y la sesión concluyó así a las 11.47.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Categorías
Destacadas Nacionales

Posibilidad cierta: Sin despido por seis meses

La Cámara de Senadores aprobó el proyecto de ley que declara la emergencia ocupacional, tanto en el sector privado como en el estatal, para frenar por seis meses los despidos y las suspensiones.

La iniciativa obtuvo 48 votos a favor y 16 en contra, ya que fue apoyado por todas las bancadas de la oposición tras un debate que duró casi seis horas.

Ahora, la iniciativa tendrá que ser aprobada sin modificaciones para que sea convertida en Ley. De lo contrario, debería regresar a la Cámara alta.

El proyecto, que fue impulsado por el Frente para la Victoria con el apoyo del peronismo disidente y de la centroizquierda, prohíbe los despidos y las suspensiones por 180 días.

La iniciativa también le ofrece al empleado, al ser despedido, la posibilidad de ser reincorporado inmediatamente o de elegir que se le pague la doble indemnización.

Asimismo, quedan exceptuadas de lo que exige la ley, las empresas que tomen personal tras la sanción definitiva del proyecto

La iniciativa fue defendida por el presidente del bloque de senadores del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, quien anticipó que no se iban a aceptar cambios en el proyecto para eliminar a las micro, pequeñas y medianas empresas de la legislación que se aprobó esta noche.

«El Senado no se va a alejar de los trabajadores», aseguró Pichetto, para luego resaltar que «se esperaban algunos reflejos políticos en el gobierno».

En ese sentido, el rionegrino agregó que «el gobierno hoy tiene el problema de creer que si hay diálogo se debilita» y reflexionó que «si se hubiera hecho un acuerdo con el sector empresarial y con los sindicatos, tal vez el Senado no hubiera tratado esta ley».

Previamente, el titular de la Comisión de Trabajo, el mercantil Daniel Lovera, afirmó que «este no es un proyecto contra el gobierno» y que se busca «preservar los empleos durante un tiempo limitado, esperando que cambien las condiciones socioeconómicas del país».

«Garanticemos la paz social y después no tenemos problemas en votar las leyes necesarias para fortalecer a todos los empresarios», alentó.

En cambio, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, cuestionó la propuesta al decir que «no sirve para recibir inversiones cambiar todo el tiempo las reglas» y opinó que «lo que hay que hacer es crear condiciones de empleabilidad».

«Es fácil levantar la mano y parecer simpático. Pero nuestra tarea de gobierno es crear puestos de trabajo, no ‘ser simpáticos’. Y crear puestos de trabajo es muy difícil. Hace cuatro años que no crece el empleo en el sector privado», comentó Pinedo.

El radical Luis Naidenoff, en tanto, denunció que «este es un proyecto que tiene mucho de apresuramiento político» ya que «ni siquiera se lo invitó a hablar al ministro de Trabajo» Jorge Triaca.

«No pretendan que un gobierno en cuatro meses solucione un desaguisado de ocho años de gestión del gobierno anterior», evaluó.

El peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá cuestionó al gobierno nacional por su inhabilidad para frenar los despidos argumentando que «para ciertas políticas existe toda la voluntad política, como para pagar la deuda externa y el dólar a futuro».

«Creo en el presidente cuando propone ‘Pobreza Cero‘. Hasta acá, lo siento, pero las políticas que se implementaron aumentaron la pobreza», denunció.

Sin embargo, una parte del Frente para la Victoria y del peronismo disidente votaron a favor del proyecto en general, pero reclamaron cambios, que no fueron aceptados, en la votación en particular para eliminar a las micro, pequeñas y medianas empresas de la legislación aprobada hoy.

Entre los que pidieron cambios figuraron el salteño Rodolfo Urtubey y el chaqueño Eduardo Aguilar, ambos del FPV, y los peronistas disidentes Juan Carlos Romero, Roberto Basualdo y Alfredo Luengo, así como la legisladora del Movimiento Popular Fueguino, Miriam Boyadjian, los últimos dos como representantes del Frente UNA.

«Si la Argentina terminara en Córdoba, diría que la ley está muy buena. Pero hay otra Argentina, donde hay un enorme tejido social de pequeños productores y comerciantes donde no se da la típica relación patrón-obrero», justificó Urtubey.

«Si las pymes tienen que pagar doble indemnización, directamente, cierran. A las grandes, en cambio, no les pasa nada», indicó Basualdo.

Por su parte, el salteño Romero pidió los mismos cambios y adelantó que, si no se aceptaba eliminar a las pymes de la redacción, iba a votar en contra.

En cambio, el massismo, representado en el chubutense Luenzo y la fueguina Boyadjian, también pidió que se excluya a las pymes, pero anunciaron que iban a votar a favor de la ley antidespidos en general.

Categorías
Destacadas Nacionales

El Senado Nacional vuelve a sesionar pero con proyectos impulsados por la oposición

El Senado Nacional buscará esta semana aprobar dos iniciativas presentadas por el peronismo, reiniciando las reuniones ordinarias del cuerpo legislativo tras la aprobación, a fines de marzo, de la ley de acuerdo con los fondos buitre que obtuvo una masiva aprobación de parte de todas las bancadas.

Con el impulso de la oposición, que posee quórum propio y una amplia mayoría, sobre todo gracias a los 42 integrantes del bloque del Frente para la Victoria, la Cámara alta se apresta a aprobar dos iniciativas que nacieron en el seno del peronismo.

La primera es la declaración de emergencia ocupacional que ya fue rechazada tanto por los legisladores del Interbloque Cambiemos como por los funcionarios del gobierno nacional, empezando por el presidente Mauricio Macri.

El mandatario, de hecho, reiteró en varias oportunidades que la iniciativa «va a favor de la arbitrariedad y aleja las inversiones»; mientras que desde el gobierno nacional dejaron trascender que, de ser aprobada, la norma podría ser vetada.

El proyecto fue dictaminado el pasado miércoles gracias a las firmas de todos los legisladores del peronismo, tanto kirchneristas como no kirchneristas, y quedó listo para ser debatido este miércoles.

La iniciativa pretende suspender, desde su entrada en vigencia, los despidos y las suspensiones por 180 días, tanto en el sector estatal nacional como en las empresas privadas.

Además, le ofrece al empleado la posibilidad de ser reincorporado inmediatamente o de elegir que se le pague la doble indemnización.

La suspensión de los despidos había sido pedida por las cinco centrales sindicales ante los senadores, durante una reunión que se realizó a principios de abril en el Salón Azul del Palacio Legislativo.

Pese a la reticencia del gobierno, el proyecto del Senado es menos condicionante que el que tiene dictamen en Diputados que no solo dispone la emergencia ocupacional hasta fines de 2017, sino que obliga a la reincorporación de los despedidos desde el 1 de marzo de este año.

Por otro lado, el Senado también tiene en agenda una iniciativa para exigirle al Poder Ejecutivo que cada vez que pretenda tomar deuda, tanto interna como externa, deba pedir autorización al Congreso de la Nación.

La idea había sido presentada por el peronismo antes de que se debatiera la ley de acuerdo con los holdouts pero, gracias a una negociación con el oficialismo, fue modificada para que no entorpeciera esa negociación.

De hecho, el proyecto original que habían redactado el peronista puntano, Adolfo Rodríguez Saá y el presidente de la bancada del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, era mucho más restrictivo que el que tratarán este miércoles.

La iniciativa obliga al Poder Ejecutivo a hacer aprobar por el Congreso una Ley Especial cada vez que quiera endeudarse.

Además, establece que también el Poder Legislativo debe autorizar la prórroga de jurisdicción de pago de esa deuda.

La modificación que fue fundamental para que los senadores oficialistas firmen el dictamen es la que exceptúa al Estado de pedir permiso cuando tome deuda en organismos multilaterales de crédito de los cuales es parte, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial.

Además, se eliminó la autorización del Congreso a las empresas del Estado o con participación accionaria mayoritaria, que sólo deberán emitir un plan financiero anual.

No obstante, el Ejecutivo debe informar dónde se contrae la deuda, monto máximo de la operación, plazo de pago y destino de los fondos.

Pero, se exceptúa del permiso legislativo al endeudamiento comercial o bancario de las empresas del Estado, así como las actividades de la banca estatal.

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el kirchnerista Juan Manuel Abal Medina, confirmó en declaraciones a Télam que avanzarán con la sesión.

«La idea es que sesionemos este miércoles con ambos temas», señaló el legislador bonaerense, quien agregó, sobre el proyecto de emergencia laboral que rechaza el gobierno, que «las familias no pueden esperar ni hacer los esfuerzos que pide el gobierno nacional».

No obstante, aclaró que el proyecto «establece que sus disposiciones no serán aplicables a las contrataciones posteriores a su entrada en vigencia».

Por su parte, la presidenta del bloque PRO, Laura Rodríguez Machado, puso en duda la realización de la sesión no solo porque «no está formalmente citada» sino porque «muchas organizaciones empresariales, industriales, pymes y hasta el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, se mostró en contra» de la prohibición de los despidos.

En diálogo con Télam, además, descartó la visita del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, al Senado para informar la postura del gobierno al afirmar que «ya no corresponde, sobre todo si la oposición firmó dictamen y quiere avanzar con su proyecto».

Telam

Categorías
Destacadas Nacionales

Cortita y al pie; así votaron y aprobaron el pago a los holdouts los senadores

A favor: 54
 
 UNION PRO (6)
 
 Néstor Braillard Poccard, Alfredo De Angeli, Ernesto Martínez Carignano, Federico Pinedo, Laura Rodríguez Machado y Marta Varela.
 
 UNION CIVICA RADICAL (8)
 
 Julio Cobos, Silvia Elías de Pérez, Silvia del Rosario Giacoppo, Juan Carlos Marino, Alfredo Martínez, Luis Petcoff Naidenoff, Angel Rozas y Pamela Verasay.
 
 FRENTE CIVICO Y SOCIAL DE CATAMARCA (1)
 
 Oscar Castillo
 
 FRENTE PARA LA VICTORIA-PJ (23)
 
 José Alperovich, Walter Barrionuevo, Inés Blas, Salvador Cabral, Julio César Catalán Magni, Graciela De la Rosa, Carlos “Camau” Espínola, Liliana Fellner, Sandra Giménez, Pedro Guillermo Guastavino, Juan Manuel Irrazábal, Ada Rosa Iturrez de Cappellini, Sigrid Kunath, María Laura Leguizamón, José Miguel Mayans, Dalmacio Mera, Beatriz Mirkin, José “Nato” Ojeda, Omar Perotti, Miguel Angel Pichetto, Marina Riofrío, Rodolfo Urtubey y Gerardo Zamora.
 
 COMPROMISO FEDERAL (3)
 
Liliana Negre de Alonso, Adolfo Rodríguez Saá y Roberto Basualdo.
 
 FRENTE POPULAR SALTEÑO (1)
 
 Juan Carlos Romero
 
 SANTA FE FEDERAL (1)

 Calos Alberto Reutemann
 
 PERONISMO PAMPEANO (2)
 
 Norma Durango y Daniel Lovera.
 
 MOVIMIENTO POPULAR NEUQUINO (2)
 
 Carmen Lucila Crexell y Guillermo Pereyra
 
 PARES (1)
 
 María Cristina Fiore Viñuales
 
 UNION POR CORDOBA (1)
 
 Carlos Caserio
 
 CHUBUT SOMOS TODOS (1)
 
 Alfredo Luenzo
 
 MOVIMIENTO POPULAR FUEGUINO (1)
 
 Miriam Boyadjian
 
 FRENTE POPULAR (1)
 
 Gerardo Montenegro
 
 GEN (1)
 
 Jaime Linares
 
 FEDERALISMO Y LIBERACION (1)
 
 Carlos Saúl Menem
 
***

 En contra:
 
 FRENTE PARA LA VICTORIA-PJ (16)
 
Juan Manuel Abal Medina, Eduardo Aguilar, Hilda Aguirre, Ana Almirón, Anabel Fernández Sagasti, Marcelo Fuentes, Virginia García, Silvina García Larraburu, Ruperto Godoy, Nancy González, María Ester Labado, Mirtha Teresita Luna, Juan Mario País, Daniel Pérsico, María Inés Pilatti Vergara y María de los Angeles Sacnun.
 
***

 Ausentes (2)
 
 FRENTE PROGRESISTA CC-ARI (1)
 
 María Magdalena Odarda
 
 PROYECTO SUR (1)
 
 Fernando “Pino” Solanas
Categorías
Nacionales

Duhalde, Rodríguez Sáa y otros van ante la justicia por el PJ

El ex Presidente, Eduardo Duhalde, junto al puntano, Adolfo Rodríguez Sáa, Ramón Puerta y otros, se presentaran en el día de hoy, ante la Justicia Electoral, para presentar una cautelar que impida el avance de las elecciones partidarias convocadas para el próximo día 8 de Mayo.

En el escrito se habla de presuntas irregularidades en el proceso electoral, reclamando a la vez que la Justicia Electoral convalide el Congreso Partidario de Avellaneda de 2015, donde se proclamó a Eduardo Duhalde como presidente del PJ Nacional.

Para explicar la situación, el apoderado de la agrupación duhaldista, Justicia y Dignidad Peronista, Omar Gadea, en dialogo con TELAM, reclamó: “que se haga justicia y la Cámara Electoral determine la acefalía del Congreso y el Consejo Nacional y la urgente intervención del PJ Nacional, porque los que hoy ocupan los cargos son unos usurpadores”.

Se espera que al término de la presentación, los tres referentes peronistas, Duhalde, Sáa y Puerta, realicen una conferencia de prensa para ampliar la información y aclarar los pasos a seguir por parte de este nuevo grupo, que pugna, por quedarse con el Partido Justicialista.