Categorías
Nacionales Política

Fernández quiere «construir un país que contenga a todos los argentinos»

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, sostuvo que “una Argentina entera quiere que nos recuperemos y volvamos a tener dignidad” y subrayó que trabajará por un país federal, donde “cada argentino tenga la posibilidad de encontrar trabajo, desarrollarse y vivir feliz en el lugar donde nació”.

“Lo que los argentinos queremos es que las pequeñas y medianas empresas levanten sus persianas y vuelvan a producir, queremos que esas pymes les devuelvan el trabajo al que no lo tiene, que las familias desayunen, almuercen, merienden y cenen en sus casas”, sostuvo Fernández junto a su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, durante el acto nacional por el Día de la Lealtad Peronista, que se realizó en el Parque Laguna Don Tomás de la ciudad de Santa Rosa, La Pampa.

Por su parte, Cristina destacó la unidad y amplitud del Frente de Todos. También el gobernador pampeano, Carlos Verna, describió la tarea compleja que fue avanzar en un camino de unidad y dijo que el objetivo es “poner en marcha el país, encender la economía y darle de comer todos los argentinos”.

Fernández estuvo acompañado en el escenario por los gobernadores Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Manzur (Tucumán), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Hugo Passalacqua (Misiones), Sergio Uñac (San Juan), Gildo Insfran (Formosa), Sergio Casas (La Rioja), Mariano Arcioni (Chubut), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis); y el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González.

También participaron el gobernador electo de La Pampa, Sergio Ziliotto, candidato a gobernador bonaerense Axel Kicillof, los diputados Eduardo De Pedro, Cristina Álvarez Rodríguez y Daniel Scioli; y los senadores Anabel Fernández Sagasti y Carlos Caserio; los dirigentes Felipe Solá y Santiago Cafiero, y el presidente del Partido Justicialista, José Luis Gioja.

Categorías
Análisis - Opinión Derechos Humanos Destacadas Nacionales Política Salud Sociedad

Por qué la media sanción del aborto legal en el Senado puede ser adversa

Los sectores que rechazan la legalización del aborto aprendieron en la Cámara de Diputados que el exceso de confianza puede ser contraproducente y ahora, en la instancia clave del Senado, los que apoyan la ley parecen haber caído en ese error.

En esta semana que pasó se notó una llamativa pasividad por parte de la mayoría de las senadoras y senadores que apoyan la legalización, frente a la potencia militante que exhiben quienes buscan evitar que la ley se apruebe el 8 de agosto.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito puso sus fichas en seis senadores de los que sólo dos -la mendocina Pamela Verasay y la pampeana Norma Durango– concurrieron al plenario de comisiones para confrontar posturas con los invitados que expusieron en contra del proyecto.

Sin embargo fue un movimiento tibio en comparación con el de la tucumana Silvia Elías de Pérez y la salteña Cristina Fiore, que se mostraron mucho más comprometidas con el objetivo de impedir la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo a simple solicitud.

Si bien no son tenidos en cuenta por la Campaña, el rionegrino Miguel Pichetto y el chubutense Alfredo Luenzo, ambos a favor de la legalización, se encargaron casi en soledad de salir al cruce de los expositores que se refirieron al proyecto como «eugenésico» y promotor del «asesinato» y de la «desaparición forzada».

En tanto, el bloque del Frente para la Victoria que lidera Cristina Kirchner no mostró hasta ahora ni un cuarto del compromiso que manifestó cuando anunciaron que sus nueve integrantes votarían a favor.

Al silencio absoluto de la ex presidenta se le suman la quietud de la mendocina Anabel Fernández Sagasti (que integra el «grupo de los seis» al que apuesta la Campaña) y el neuquino Marcelo Fuentes, las dos espadas más afiladas del kirchnerismo a la hora de la pelea retórica.

Un dato: hay una senadora en ese bloque que en privado manifiesta «dudas» frente a la iniciativa, indicaron fuentes parlamentarias a la agencia Noticias Argentinas.

En contraste, el sector que se opone al proyecto se mostró muy activo en el Senado desde el minuto cero y no sólo por las actuaciones de Fiore y Elías de Pérez.

El martes, primer día de ponencias en el plenario de comisiones, se lo vio al periodista Mariano Obarrio, abanderado del rechazo: no fue para cubrir el evento ni para realizar entrevistas, sino para hacer lobby. Prueba de ello fue la foto junto a la senadora Fiore.

Un día después, mientras se desarrollaba la segunda ronda de exposiciones, el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, e importantes figuras del Episcopado se reunieron con los diputados nacionales que votaron en contra del proyecto.

La intención de la Iglesia, supo Noticias Argentinas, es blindar y fortalecer el rechazo en la Cámara baja en momentos en que ven altas probabilidades de que el proyecto sea devuelto allí con cambios, si es que no logran bloquearlo.

El panorama del Senado parece derivar de un exceso de confianza por parte de la Campaña Nacional y del movimiento transversal a favor de la legalización del aborto por el feminismo.

Confiaron, en primer lugar, en que el envión de la Cámara de Diputados haría salir la ley del Senado sin demasiados sobresaltos.

En segundo lugar, confían ciegamente en que la masiva movilización prevista para el 8 de agosto dará vuelta una votación que por ahora es adversa, sin tener en cuenta que la presión de la calle es más efectiva cuando la puja de votos es más pareja de lo que es hoy.

Mientras tanto, olvidan que en la Cámara de Diputados, ocurrió todo lo contrario de lo que ocurre actualmente en el Senado.

Contrastes

El grupo transversal de diputadas y diputados a favor de la legalización realizó un impecable trabajo legislativo para cumplir con su meta: persuadieron a varios dudosos, «rosquearon» y cedieron cuando tuvieron que hacerlo para sumar más votos.

Allí, fueron los sectores que se oponen a la legalización confiaban en que ese proyecto nunca reuniría los votos necesarios -algo de eso dejó entrever la oficialista Elisa Carrió– y se sorprendieron cuando percibieron que la iniciativa avanzaba imparable atravesando todos los bloques, con un fuerte respaldo en la calle.

Recién ahí, cuando el debate ya estaba avanzado, comenzaron a moverse para impedir la aprobación (de hecho, el pañuelo celeste se empezó a usar pocos días antes de la votación) y estuvieron a punto de lograrlo.

El proyecto salió aprobado de Diputados gracias al llamado del gobernador de La Pampa, Carlos Verna, a los tres legisladores de su provincia: convirtió dos votos negativos y un indefinido en tres positivos, cuando el rechazo al proyecto estaba al caer.

En el Senado, la diferencia es más amplia y el sector que se opone a la legalización decidió no dejarse «dormir» como en Diputados. Por ello, la pasividad de su contraparte es por lo menos llamativa. (Tribuna de Periodistas)

Categorías
Destacadas Nacionales Política

El PJ lanzó un “gabinete paralelo” para analizar la gestión macrista

Tiene como objetivo el seguimiento de la gestión del Presidente. Además, los dirigentes admitieron que acompañarán la Ley ómnibus que el gobierno envió al Congreso.


El Consejo Nacional del Partido Justicialista (PJ) lanzó un «gabinete paralelo» con el propósito de efectuar un seguimiento de la gestión del presidente Mauricio Macri, al cabo de una reunión en la que los principales dirigentes abundaron en críticas al oficialismo, aunque admitieron que acompañarán la ley ómnibus que el gobierno envió al congreso.

Se trató de la primera reunión que justicialismo realiza tras la renovación de autoridades que se dio este año con la asunción como presidente del partido por parte del diputado nacional por San Juan José Luis Gioja, quien es secundado por el ex gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli y el líder metalúrgico Antonio Caló.

En este encuentro que se desarrolló en la sede de Matheu 130, el Consejo Nacional del PJ definió las secretarías formales y las consultivas que acompañarán a las nuevas autoridades del partido.

Los principales dirigentes del justicialismo anunciaron la conformación de este «gabinete paralelo» como una instancia que analizará cada una de las políticas que implementará el gobierno nacional, que estará integrado por especialistas que evaluarán la gestión macrista en economía, defensa, relaciones exteriores, cuestiones energéticas, transporte, seguridad, salud y seguridad, entre otras.

Cada una de las intervenciones de los referentes del justicialismo tuvieron un marcado tenor opositor y crítico con respecto al primer semestre de la presidencia de Macri.

«La mano viene fea. Nosotros no podemos apoyar el que se vayan todos, pero debemos convocar a todos los sectores para frenar a este Gobierno insensible», señaló el ex gobernador de Entre Ríos Sergio Urribarri, uno de los oradores de la reunión.

En tanto que Gioja, en su calidad de presidente partidario puso en énfasis en la cuestión sanitaria al referirse a un informe que elaboró Ginés González García, quien ocupó la cartera de Salud durante la gestión de Néstor Kirchner.

«No hay una correcta política de salud y esto se verifica en los aumentos de los casos de dengue y gripe A. Es preciso que el Gobierno enfoque estos temas con seriedad», señaló el sanjuanino.

Los dirigentes discutieron también sobre los proyectos de Blanqueo de capitales y de Reparación Histórica para los Jubilados que el Ejecutivo enviará al Congreso en los próximos días para determinar si esas iniciativas deben tener modificaciones cuando sean abordadas en los respectivos plenarios de comisión.

Al respecto, Gioja marcó varias diferencias con las propuestas oficiales, y pidió que «no haya jubilados de primera y otros de segunda».

No obstante, el legislador deslizó que el justicialismo estaría dispuesto a acompañar las dos iniciativas del Gobierno, aunque puso reparos en el tema del blanqueo, al considerar que «los funcionarios no deberían participar» de esta posibilidad.

Participaron de la reunión los dirigentes peronistas: Daniel Scioli, Lucía Corpacci, Leonardo Nardini, Antonio Caló, Roxana Bertone, Sergio Uñac, Carlos Verna, José Alperovich, Guillermo Moreno, Gustavo Bordet, Gildo Insfrán, Andrés Rodríguez y Juan Manuel Abal Medina, entre otros.

telam

Categorías
Destacadas Nacionales

Fondos Buitres: los gobernadores con más necesidad que convencimiento

Con una necesidad compartida de financiamiento para sus provincias, 16 mandatarios provinciales y el jefe de Gobierno porteño defendieron el proyecto de ley ante un plenario de comisiones del Senado. El vicegobernador de Santa Cruz y Alberto Rodríguez Saá fueron los únicos en pronunciarse en contra. La discusión continuará este viernes con empresarios y gremialistas

El acuerdo con los holdouts para sacar al país del default cosechó este jueves un férreo respaldo de 16 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, que expusieron ante las comisiones de Presupuesto y de Economía Nacional del Senado mientras el proyecto de ley avanza hacia el recinto.

En ese marco, los mandatarios provinciales enfatizaron la necesidad de financiamiento para obras de infraestructura y llamaron a sancionar la ley como modo de cerrar un litigio que lleva más de una década.

El plenario tuvo lugar en el Salón Azul, a un día de que la Cámara de Diputados le otorgara media sanción a la iniciativa, y tras la presentación formal del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay.

Uno a uno desfilaron con exposiciones breves los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza), Hugo Passalacqua (Misiones), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Domingo Peppo (Chaco), Omar Gutiérrez(Neuquén), Sergio Casas (La Rioja) y Alberto Weretilneck (Río Negro).

También disertaron Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Lucía Corpacci (Catamarca),Gerardo Morales (Jujuy), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Mario Das Neves (Chubut), Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), María Eugenia Vidal(Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires).

Los únicos que se manifestaron en contra del acuerdo fueron Pablo González, vicegobernador de Santa Cruz -en nombre de Alicia Kirchner– y Alberto Rodríguez Saá, de San Luis.

Los ausentes de este jueves fueron los gobernadores de Tucumán, Juan Manzur; de Santiago del Estero, Claudia Ledesma Abdala; de Formosa, Gildo Insfrán; de La Pampa, Carlos Verna; y de Corrientes, Ricardo Colombi.

El resto de los gobernadores se inclinó sin dudarlo por una posición favorable, que podría orientar el voto de los senadores de cada provincia.

A pesar de ser minoría, la alianza oficialista Cambiemos podría contar con el aporte del peronismo disidente y de algunos legisladores del Frente pata la Victoria.

La sesión se realizaría la última semana de marzo, tras nuevas rondas de discusión con representantes empresarios, gremialistas y economistas especializados en la materia, que se desarrollarán entre este viernes y el próximo lunes y martes.

El proyecto fue aprobado en la Cámara baja con 165 votos a favor y 86 en contra, al cabo de una sesión que duró casi 20 horas donde se le introdujeron nuevos cambios al texto original.

El Parlamentario