Categorías
La Plata Política

Garro, Pinedo y Mosca encabezaron el timbreo de Cambiemos en La Plata

El intendente de La Plata, Julio Garro, el presidente provisional del Senado de la Nación, Federico Pinedo y el presidente de la Cámara de Diputados de la Provincia, Manuel Mosca, encabezaron un multitudinario «Timbreo» de Cambiemos en la ciudad.

Los referentes de Cambiemos se concentraron en el Club Circunvalación de Av. 7 entre 77 y 78 de La Plata, desde donde salieron a realizar la actividad por las localidades de Altos de San Lorenzo y Villa Elvira.

“Salimos a escuchar a los vecinos, creemos que es fundamental poder estar presentes en los barrios, dialogando con cada familia para conocer cómo están y qué demandas o necesidades tienen”, destacó el intendente Julio Garro.

En ese sentido, sostuvo que “estamos trabajando junto a la Gobernadora María Eugenia Vidal y el Presidente Mauricio Macri para sacar la Ciudad, la provincia y el país adelante”.

Al respecto, Federico Pinedo valoró los timbreos como una actividad que da cercanía y permite el contacto cara a cara con los vecinos; mientras que Manuel Mosca destacó: “cada timbreo es una oportunidad para escuchar a los vecinos y poder contarles lo que estamos haciendo en la provincia”.

De la actividad participaron más de 500 militantes y funcionarios quienes se distribuyeron por las localidades de Altos de San Lorenzo y Villa Elvira, para escuchar a los vecinos y dialogar sobre el avance de obras y servicios en la ciudad.

Categorías
Ciencias - Tecnologías Comercio - Industria Destacadas Institucionales Nacionales Política Provincia Región Capital

La crisis de los astilleros y Fabricaciones Militares llegó al Senado de la Nación

Trabajadores de los principales astilleros del país, de Fabricaciones Militares y marinos mercantes participaron de una audiencia pública en el Senado de la Nación ante el vaciamiento de empresas estratégicas del Estado y el veto macrista de leyes para impulsar al sector.

“La Argentina hay que pensarla en términos de una profunda transformación logística donde la red ferroviaria, los puertos, la marina mercante y la industria naval como capitalizador del valor agregado sean la consecuencia lógica de un país que busca su desarrollo; no puede ser que se hayan vetado artículos centrales de 1.500 millones de pesos que era el Fondo de la Industria Naval, y en la bicicleta financiera, en la timba y en la usura se llevaron puestas las reservas del Banco Central”. Con esas palabras concluyó su alocución el secretario general del Sindicato de Obreros Navales y Servicios de la Industria Naval (SAONSINRA), Juan Speroni, durante la reunión de las comisiones de Industria y Comercio y de Infraestructura, Vivienda y Transporte del Senado de la Nación.

La audiencia se convocó para tratar la problemática que atraviesa el Astillero Río Santiago (ARS) particularmente, pero ante los acontecimientos de las últimas semanas y los despidos en distintas fábricas se sumó el reclamo de los trabajadores de Tandanor (otro astillero que está siendo vaciado), y de Fabricaciones Militares de Villa María y Río Tercero (Córdoba) y Fray Luis Beltrán (Santa Fe).

Fue el senador cordobés Carlos Caserio pidió a los trabajadores del ARS “que nos permitan compartir con ustedes esta problemática porque también se trata de trabajadores del Estado, porque también son parte de empresas que están siendo desguazadas, y porque son empresas que quieren que desaparezcan y que han sido un hito en la industria argentina”.

La senadora María de los Ángeles Sacnun, de Unidad Ciudadana, que preside la comisión de Industria y Comercio, destacó la importancia de que el Congreso “visibilice la situación que atraviesan los astilleros y Fabricaciones Militares, que no escapan a la realidad que vive la industria nacional”, y recordó dos leyes que se impulsaron desde el parlamento pero que finalmente se encontraron con el veto presidencial o la reglamentación parcial. La ley para la promoción de la Marina Mercante, presentada por el senador Pino Solanas, y la de fomento de la Industria Naval, impulsada por el senador Alfredo Luenzo, habían sido aprobadas por unanimidad en la Cámara Alta, pero el presidente Mauricio Macri las modificó a través de un decreto que dejó sin efecto artículos centrales de ambas normativas.

En ese sentido, la santafecina Sacnun cuestionó: “Desde el parlamento de la nación hemos sancionado oportunamente la ley de incentivo y fomento de la marina mercante, de la industria naval, pero finalmente se procedió al veto de dos artículos que nosotros consideramos medulares que tenían que ver con la creación del Fondo de Incentivo y de los beneficios fiscales por diez años para los astilleros nacionales”.

“Consideramos que esta industria estratégica desde el punto de vista económico, geopolítico y social para la República Argentina y la región es necesario que sea apoyada, no solamente por los 3.500 puestos de trabajadores del astillero, sino también por la protección del trabajo indirecto que genera”, sostuvo y celebró la inclusión de los trabajadores de Fabricaciones Militares en el debate.

“La industria naval no es un emergente del mercado, es parte de una profunda decisión política que tiene que tomar el Estado nacional. Cuando estaba funcionando ELMA (Empresa Línea Marítima del Estado), la Flota Fluvial, los ferrocarriles y la industria naval, cosa que es impensada en este contexto, en nuestro país se construyeron desde plataformas marítimas hasta barcos que bien podrían denominarse hoy como los más importantes del mundo en transporte de carga”, dijo Speroni, del SAONSINRA, durante su intervención.

Luego de que terminaran las exposiciones de los representantes del sector, el senador Miguel Ángel Pichetto dijo que “si el tema no se fortalece en términos comunicacionales y no se visibiliza el problema en una sociedad argentina ocupada permanentemente en los escándalos de nivel judicial y despreocupada de lo que pasa en el plano social y económico, se van a profundizar los despidos”, y propuso impulsar una ley que “comprometa al Estado a no despedir más trabajadores por un plazo mínimo de 180 días, comprometer un proceso de contrataciones tanto de Fabricaciones Militares como de los trabajadores de los astilleros, decretar una emergencia desde el punto de vista laboral y convocar al ministro Aguad para que nos explique cuál es el rumbo y el futuro que tiene pensado desde el área de Defensa”.

La diputada del Frente para la Victoria ,Gabriela Estévez recordó que desde la Cámara Baja su bloque ya ha impulsado medidas en ese sentido que fueron trabadas por Cambiemos, y pidió el acompañamiento de los otros bloques opositores para insistir. Una de esas iniciativas contempla la suspensión de despidos hasta diciembre de 2019.

La crisis en “la madre de todas las industrias”

Los testimonios de los distintos actores durante la tarde del martes en el Senado dieron cuenta de la delicada situación que atraviesa un sector estratégico para el desarrollo de la industria nacional y la generación de empleo.

Francisco Banegas, secretario general de ATE Ensenada, habló sobre la crisis en el Astillero Río Santiago y denunció la decisión política de la conducción de la empresa y el gobierno de María Eugenia Vidal de paralizar las tareas en la empresa “donde no se mueve un clavo desde hace seis meses”. “Ustedes habrán escuchado muchísimo sobre los buques para el país hermano de Venezuela, donde dicen que nosotros somos responsables porque pasaron diez años sin terminarlo, y los trabajadores no tenemos nada que ver en esa situación porque no somos nosotros responsables de tomar las decisiones políticas o firmar un contrato”, dijo, y añadió: “Hoy se necesitan 75 millones de pesos en total para que el Eva Perón se termine, siendo un buque que está avanzado en un 97%. Si termináramos ese buque, cobraríamos 8 millones de dólares, que al tipo de cambio de hoy estaríamos hablando de poco más de 300 millones de pesos”.

Denis Vilardo, delegado del ARS, brindó detalles técnicos sobre la actividad: “Nosotros vemos la industria naval como un aspecto fundamental en un país que es eminentemente marítimo: el 97% de lo que comerciamos con el mundo se hace por agua, y Argentina pierde por año entre 5 y 7 mil millones de dólares por no tener flota propia”, dijo Vilardo, y recordó que la naval “es una de las únicas industrias pesadas que quedan en el país”.

“Uno de los cálculos que se hace es que cada puesto de producción directa dentro del astillero produce dos puestos de trabajo por fuera del astillero”, explicó el delegado del ARS, y denunció: “La política de vaciamiento de nuestro astillero tiene una política paralela que es la de comprar buques en el exterior que podrían producirse en el país, concretamente, el gobierno nacional a través de los ministerios de Seguridad y de Defensa ha comprado cuatro lanchas para patrullar el litoral fluvial a Israel, y ahora avanza en la compra de cuatro buques patrulleros multipropósito a Francia por 500 millones de dólares”.

Juan Pucheta, delegado de Tandanor, el otro astillero nacional que despidió trabajadores en los últimos días, recordó que allí “se llevó adelante la reconstrucción completa del Almirante Irizar que supo cumplir al 100% con la última campaña antártica, y llevamos con una total efectividad la reparación de media vida del submarino ARA San Juan”.

Apoyo de los municipios

En la reunión de la comisión estuvieron presentes los jefes comunales de las localidades de Río Tercero, Alberto Martino; de Fray Luis Beltrán, Mariano Cominelli; y el presidente del Concejo Deliberante de Villa María, Carlos de Falco, en representación del jefe comunal que no pudo estar presente.

De Falco recordó que la Fábrica Militar de pólvora y explosivos nació casi al mismo tiempo que la ciudad de Villa María, y explicó que su vaciamiento afectaría en más de 400 millones de pesos al Producto Interno Bruto de la ciudad. “Estamos para acompañar a los trabajadores y trabajadoras de la ciudad y la región que están pasando horas muy dolorosas”, dijo el concejal, y agregó: “Hay muchas formas de desvincular a la gente del Estado, pero la forma en que lo han hecho en Fabricaciones Militares es una de las cosas más cruentas que he visto en mis 39 años de abogado laboralista, porque que le hagan leer a los propios trabajadores sus propios despidos es la cosa más dolorosa que he visto”.

“Con una mano en el corazón, les pido que dictemos un instrumento legal que, hasta que esto no se solucione, suspendamos los despidos: volvamos a traer a la gente, por favor. Echaron a un señor con 59 años y 30 de servicio, le falta un año para jubilarse, tengo una representación institucional que me impide decirlo, pero hay que ser ‘hdp’ para hacer una cosa así”, concluyó.

Las críticas del intendente de Río Tercero, Alberto Marino, a la política de sistemático vaciamiento en Fabricaciones Militares llamaron la atención por su pertenencia a la alianza Cambiemos. El intendente radical cuestionó que “no se dimensiona lo que son capaces de hacer nuestras fábricas y, lo que es peor, creo que no tienen ningún interés en conocerlo”, y expresó que, más allá de su pertenencia a la alianza gobernante, “si nosotros no entendemos que defender a los trabajadores y la industria nacional trasciende los colores políticos, inevitablemente estamos condenados al fracaso”. (Contexto)

 

Categorías
Destacadas INBOX Nacionales Política

“Macri es responsable de una organización política y judicial que persigue a opositores”

Tras la decisión del juez federal Claudio Bonadío, la Senadora Cristina Fernández de Kirchner brindó una conferencia de prensa junto con legisladores del Frente para la Victoria en la que apuntó con fuertes críticas al gobierno nacional.

“Estos hechos vulneran el Estado de Derecho. No hay causa, no hay delito. Bonadío, el Gobierno y Macri lo saben”, dijo la ex presidenta en conferencia de prensa rodeada por legisladores del Frente para la Victoria. “Macri es responsable de una organización política y judicial para perseguir a la oposición”, denunció Cristina, quien advirtió que se trata de una causa inventada, con hechos que nunca existieron.

La respuesta llegó luego de que el juez oficialista Bonadio haya avanzado este jueves con las detenciones de Carlos Zannini, Héctor Timerman, Luis D’Elía, Fernando Esteche, al tiempo que pidió el desafuero para su posterior detención de la hoy senadora Kirchner por la firma del Memorándum con Irán, en el marco de la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

En la misma resolución, como parte de la persecución al arco opositor, Bonadío dispuso procesar sin prisión a los ex funcionarios Oscar Parrilli y Angelina Abbona, y al diputado nacional Andrés “Cuervo” Larroque. Todos ellos bajo los delitos de “traición a la patria” y “encubrimiento agravado”.

El magistrado retomó la denuncia del fiscal Nisman, quien planteó que atrás del Memorándum estaba la intención de encubrir a los presuntos autores intelectuales del atentado a la AMIA (entre ellos ex funcionarios de Irán) a cambio de relaciones comerciales favorables para Argentina.

La senadora consideró a la insólita acusación de traición a la patria que lleva adelante Bonadio, como “un insulto a la inteligencia de los argentinos”, quienes saben que “no hay traición porque en definitiva la única traición es no respetar a la Constitución”.

En un contexto en el que se debaten reformas de ajuste, la ex presidenta señaló la decisión del juez federal Bonadio “es una cortina de humo”, para “tapar las políticas económicas” que golpean a los argentinos, al tiempo que buscan “generar temor” y “provocar a la oposición”.

“No quieren que nuestra voz este en el Senado denunciando como destruyen las conquistas del pueblo y los trabajadores. No nos vamos a callar, no nos vamos a asustar y no nos van a disciplinar frente al ajuste y el saqueo. Tampoco nos vamos a dejar provocar; vamos a defender en el Senado y en el Congreso a todos los argentinos y argentinas”, agregó la ex presidenta, quien no descartó recurrir a organismos internacionales.

“Quiero decirle al gobierno y al presidente Macri que la campaña electoral terminó en octubre. Argentina necesita respuestas a los problemas que tienen millones de argentinos”, dijo la senadora.

De cara al proceso de desafuero que pidió el juez al Senado de la Nación, la ex presidenta solicitó a los legisladores de la cámara alta que se pronuncien en “la necesidad de custodiar los derechos de las grandes mayorías nacionales.”

“Si durante dos años sin fueros no hubo pedido de prisión preventiva, hacerlo ahora es un intento de disciplinamiento”, concluyó Cristina, quien de principio a fin de su conferencia denunció la persecución por parte del Gobierno Nacional a la oposición.

Conferencia completa

Resolución completa del Juez Bonadío

Ver este documento en Scribd
Categorías
Ciencias - Tecnologías Comercio - Industria Destacadas Ensenada Gremiales Nacionales Política

ATE Ensenada celebró la media sanción del Senado a la Ley de Industria Naval y Marina Mercante

La Comisión Administrativa de ATE Ensenada informó que luego de intensas gestiones, horas de trabajo, reuniones y debates, se dio un paso importante ya que ayer, el Senado de la Nación, por unanimidad, le dio media sanción a las leyes de desarrollo de la Industria Naval y Marina Mercante.

La media sanción de esta ley apunta a la recuperación de fuentes de trabajo, reserva de carga para todo lo que transporta el Estado, fondo de financiación para la industria naval y soberanía con embarcaciones que navegarán con bandera argentina nuestros ríos y mares.

Francisco Banegas, Secretario General de ATE Ensenada, resaltó que “este es el primer paso para poder recuperar aquello que en los años 90 se destruyó para beneficio de unos pocos con la pérdida de miles de puestos de trabajo para el sector. Si bien estas leyes no son la solución definitiva del problema, son un logro trascendente y el fruto del trabajo de debate y consenso con todos los gremios que componen la actividad naval que apunta al fortalecimiento del sector para su crecimiento”.

Por otra parte, Banegas señaló que “quiero agradecer con el mayor de los afectos a todos los compañeros que siempre apoyaron nuestras gestiones, a aquellos que hoy vinieron a bancar al Congreso, a los que dentro de la fábrica no se prestaron al juego dañino de unos pocos, a los Senadores de la Nación en especial a Alfredo Luenzo, Fernando Pino Solanas y Carlos Mauricio Espínola, a los asesores y al diputado Martínez Campos”.