Categorías
Berisso Ciencias - Tecnologías Ensenada Institucionales La Plata Región Capital Sociedad Universitarias

La Facultad de Ingeniería desembarca en escuelas técnicas con talleres de robótica

Se trata de una iniciativa de docentes y alumnos avanzados de la Facultad de Ingeniería de la UNLP en colegios secundarios de la región. Durante las clases, se abordan contenidos de electrónica, robótica y programación. El objetivo es incentivar el interés por las carreras tecnológicas.

Con la curiosidad característica de los niños pequeños, un grupo de alumnos de escuelas secundarias sigue con interés los movimientos de un robot. Muy cerca, un dispositivo con ruedas avanza sobre una pista de autos. Los estudiantes observan y hacen preguntas. Luego prueban sensores y luces LED para analizar distintos fenómenos. Así, de manera fluida, la electrónica, la programación y la tecnología se cuelan con naturalidad en la clase. La escena transcurre en uno de los tres colegios técnicos de la región que fueron seleccionados para el proyecto “Robótica en el aula”. La actividad es llevada adelante por docentes y alumnos avanzados de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Con esta iniciativa se busca incentivar el interés por las carreras tecnológicas y achicar la brecha entre el nivel de enseñanza medio y superior.

El proyecto nació bajo la premisa de que la capacitación técnica es fundamental para la formación de técnicos especializados que contribuyan al desarrollo industrial del país. Sin embargo, durante años las escuelas técnicas han sido relegadas y, como parte de ese proceso, muchas instituciones educativas quedaron desvinculadas del sistema universitario. Ante este panorama, integrantes del Club de Robótica (CdR) del Departamento de Electrotecnia de la Facultad decidieron poner en marcha la propuesta.

El club fue creado hace seis años por alumnos avanzados de Ingeniería Electrónica (muchos de ellos ingenieros en la actualidad) con la finalidad de poner en práctica los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera. En ese espacio se realizan cursos y talleres, además de construirse dispositivos y prototipos de robótica.

Desarrollos del Club de Robótica

Este año el CdR estrenó nuevas instalaciones, más amplias, en el primer piso de Electrotecnia, que era un gran anhelo de sus miembros ya que antes estaban en un espacio muy reducido. Ahora el club traspasó las paredes de Electrotecnia extendiendo su experiencia a las escuelas técnicas.

El ingeniero Fabricio Garelli, director del proyecto, expresó que la propuesta también se enmarca en una resolución del Consejo Federal de Educación (del 12 de septiembre de 2018) que postula que la robótica y la programación deben ser de enseñanza obligatoria en todas las escuelas del país, fijando un plazo de dos años para su implementación definitiva.

En este sentido, desde el club eligieron como destinatarias a tres escuelas secundarias técnicas (una por cada partido de la región): la Escuela de Educación Secundaria Técnica N°1 “Alte. Guillermo Brown” (Ensenada); la N°6 “Albert Thomas” (La Plata); y la N°2 “Ing. Emilio Rebuelto” (Berisso). Y realizaron un relevamiento de las características, infraestructura y necesidades de cada una.

Máquina de Control Numérico Computarizado (CNC) construida por integrantes del club para fabricar circuitos impresos

“Nos encontramos con que el aporte de tecnología a las escuelas por parte del Estado, además de ser insuficiente, muchas veces está desaprovechado, no por decisión de los docentes sino por falta de capacitación específica. Por ejemplo, en una escuela nos pidieron un curso introductorio para poner operativa una impresora 3D, ya que la herramienta por sí sola no les sirve si no están capacitados para usarla”, manifestó Garelli.

Con los talleres en las escuelas se busca abarcar distintos temas asociados a la electrónica, como diseño y fabricación de circuitos impresos; soldadura e inspección de componentes electrónicos; programación de microcontroladores; sensores y actuadores; diseño 3D asistido por computadora e impresión 3D, entre otros. “Si bien adaptamos un poco los contenidos, lo que les damos a los chicos es prácticamente lo que vemos en la carrera”, señalaron miembros del equipo.

Como un primer paso, se trabajó en los colegios con placas modulares fabricadas por los integrantes del CdR, basadas en expansiones de plataformas Arduino para lograr un acercamiento al funcionamiento y lectura de sensores.

Nuevas instalaciones del Club de Robótica

¿Qué es Arduino? Se trata de una plataforma de creación de prototipos de código abierto basado en hardware y software fácil de usar. Las placas Arduino son capaces de leer las entradas – la luz en un sensor, un dedo sobre un botón o un mensaje de Twitter – y convertirlo en una salida – la activación de un motor, encender un LED, publicar algo en línea. La idea de trabajar con placas modulares es que los alumnos puedan usar un mismo dispositivo para distintas aplicaciones.

Desde el club indicaron que los estudiantes tenían curiosidad por la versatilidad de las placas “¿Qué pasa si en lugar de prender este LED enciendo aquel?”, fue una de las preguntas que realizaron en una de las escuelas. La respuesta que recibieron fue que probaran ellos mismos para poder experimentarlo.

“Los docentes del colegio, que también participan de los talleres, estaban sorprendidos por el interés de los alumnos. A tal punto que los chicos no salieron ni al recreo”, destacó el director del proyecto.

Robot equilibrista

El siguiente paso en los talleres será la utilización de sensores para generar distintas reacciones en motores eléctricos de baja potencia. El broche de oro será la confección de un robot que realice alguna tarea concreta, como por ejemplo un autito seguidor de línea o un brazo robótico.

Las actividades en las escuelas son acompañadas con charlas sobre la Facultad. La idea es incentivar a los alumnos para que continúen sus estudios universitarios y no tengan temor de optar por una carrera tecnológica. “Nuestra intención es mostrarles que es algo que no está tan lejos, que lo pueden hacer. Achicar la brecha entre la escuela secundaria y la universidad”, expresaron desde el club.

El objetivo del equipo de la Facultad es que el proyecto, codirigido por el ingeniero Santiago Rodríguez, pueda ser sostenido en el tiempo, aumentando el número de escuelas que puedan participar del mismo. En particular, se espera poder replicar la propuesta en las demás escuelas técnicas de la región y avanzar hacia el desarrollo de un robot modular con fines educativos.

Integrantes del proyecto Robótica en el aula

Propuestas adaptadas a distintas realidades

El relevamiento realizado por el equipo del Club de Robótica en las escuelas secundarias seleccionadas para el proyecto “Robótica en el aula” permitió tener un panorama de las características, infraestructura y necesidades de cada una:

Escuela de Educación Técnica Nº2 «Ing. Emilio Rebuelto»

Con especialidad en informática y electromecánica, en esta escuela manifestaron interés en un taller de Arduino que aborde: electrónica básica, manejo de sensores, programación básica, relevamiento de datos con PC y conexión a la red. En particular, consideraron que sería muy útil para alumnos de 5to año (16 años de edad aproximadamente), para que en los años posteriores puedan tomar lo aprendido para proyectos propios de la institución.

La escuela cuenta con impresoras 3D, las cuales están parcialmente en desuso por falta de docentes que conozcan en forma profunda su funcionamiento. Expresaron interés también en recibir formación específica (ej. solidworks o similar) para manejo de las impresoras.

Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº1 «Almirante G. Brown»

En esta escuela técnica secundaria y de adultos (turno noche), con especialidad en electromecánica y construcciones, plantearon como necesidad un taller de Arduino introductorio, en particular para alumnos de 6to año, ya que recién en 7mo ven contenidos de electrónica y programación. De esta forma, podrán realizar proyectos durante el último año.

Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº6 «Albert Thomas»

Este establecimiento educativo cuenta con las especialidades de: automotores, electrónica, electromecánica, construcciones y química. Desde el colegio propusieron un taller de Arduino para alumnos de 5to año de electrónica, a fin de complementar los cursos de programación que allí se dictan.

Particularmente, están interesados en la aplicación a la automatización, por ejemplo, el problema de control de un ascensor, manejo de datos vía Bluetooth, y recolección de datos en forma remota por wifi.

Para más información sobre el Club de Robótica:

http://cdr.ing.unlp.edu.ar/

https://www.facebook.com/cdrfiunlp/

Categorías
Análisis - Opinión Cultura Destacadas Institucionales La Plata Política Provincia

Escuelas técnicas de la provincia: “El desfinanciamiento apunta a la mercantilización de la educación”

Entrevista de Revista Contexto a Gerardo Marchesini, exdirector provincial de Educación Técnica, quien detalló cómo es el estado de situación de las escuelas técnicas en un marco de ajuste en el sistema público.

En medio del ajuste en educación a nivel nacional, con severos recortes previstos en la ley de Presupuesto 2019 a la que Diputados dio media sanción, la educación técnica de la provincia de Buenos Aires atraviesa un momento de intentos de reformas curriculares en detrimento del trabajo docente y de subejecución presupuestaria que afecta su funcionamiento.

El exdirector provincial de Educación Técnica, Gerardo Marchesini, explicó cómo es el proceso a partir del cual el gobierno de María Eugenia Vidal destruye a este sector del sistema educativo. El exfuncionario, a quien el director general de Escuelas, Gabriel Sánchez Zinny, obligó a renunciar ni bien asumió en 2017, detalló que ese proceso conlleva desfinanciamiento a través de subejecuciones presupuestarias y reformas curriculares que reducen horas y tercerizan el trabajo docente, condiciones que sientan el campo para el avance de privados, como ocurrió en la Escuela Técnica Nº 6 (Albert Thomas).

Los gremios docentes denuncian un fuerte ajuste en la educación técnica. ¿Cuáles son las medidas que han impactado en este sector del sistema educativo?

El contexto tiene que ver con los recortes presupuestarios, en particular con la subejecución presupuestaria. Provincia está subejecutando el Fondo Nacional de Educación Técnica Profesional (ETP). Las escuelas técnicas, agrarias, centros de formación profesional e institutos técnicos superiores se sustentan de dos formas: una vía es por el Fondo Nacional que le dio la Ley 26.058 y la otra es el presupuesto provincial. Provincia sólo paga los sueldos. El ajuste en el Fondo Nacional se viene dando desde 2016. El encargado de ejecutarlo es el INET (Instituto Nacional de Educación Tecnológica), que hasta 2016 manejó Sánchez Zinny. La ejecución en ese año de su gestión fue sólo del 12%. En números, se perdieron 2.300 millones de pesos. Como resultado de eso, lo nombraron ministro en provincia para 2017. En 2017, y este año también, se subejecutó. Entre los tres años se perdieron 500 millones de dólares.

¿Cómo se da este proceso de recortes en la provincia y qué aspectos educativos afecta?

La provincia de Buenos Aires tiene el 48% de la matrícula del país, con lo cual se ve enormemente afectada por esta vía de financiamiento a nivel nacional. Por la segunda vía, la provincial, el gobierno intenta desde mitad de año una reforma curricular que baja entre 1.100 y 1.400 horas en el trayecto formativo para los títulos de técnico medio. Esto es un año de estudio. Es un recorte del 20% en los sueldos docentes, con lo cual el ajuste en nación ya se hizo, y si se aprueba el proyecto para 2019 que está en debate, formalmente se cae el Fondo de la ley.

¿Cómo juega en este proceso el avance de las ONG y fundaciones en el sistema público?

En este intento de desregulación del sistema de educación técnico-profesional empiezan a actuar actores externos: fundaciones y ONG. La única plata que se está ejecutando del Fondo Nacional son contratos con fundaciones, como por ejemplo Enseñá por Argentina. Acá lo que llevan adelante Sánchez Zinny y la gobernadora Vidal es claramente un proyecto de mercantilización de la educación, con la educación ya no como bien social, como dicen nuestras leyes, sino como bien de comercio.

Para hacer eso, antes tienen que desfinanciar, que ya lo hicieron. Después modificar los planes de estudio, con lo cual descompromete la validez nacional y la homologación del título. Y el tercer paso, como lo muestra el caso del Albert Thomas, entre otros, es que empieza a haber intentos de cosas que no quedan claras en cuanto al avance de privados, porque el convenio con la Fundación Albert Thomas no sabemos qué alcance tiene. Sí sabemos que la DGCyE firmó de manera específica un convenio. En este contexto de ajuste, uno sospecha intentos de tercerización y mercantilización de la educación. El proceso va en ese sentido.

¿Qué otros casos hay en los que el control de la escuela quede en manos de privados?

Hay distintos ensayos con fundaciones. Por ejemplo, una de las pocas cosas que ejecuta Provincia ahora: hay un plan que costó 16 millones de pesos con una fundación para que los alumnos entren vía online con una aplicación a ver su orientación vocacional. Es un disparate. No se compran los insumos básicos para que se hagan las prácticas, pero compran licencias de una fundación para esto. Cuando uno mira quiénes son, encontrás a Enseñá por Argentina, un cazador de talentos para precarizar el trabajo docente. Todo el tiempo hay fundaciones a las que la DGCyE les contrata servicios que son propios del Estado para que los hagan dentro de la escuela.

Los gremios señalan que la reforma curricular que impulsa Sánchez Zinny crea figuras institucionales que no están avaladas en el Estatuto docente. ¿Cómo es eso?

La Ley Provincial de Educación sostiene en su artículo 14 que cualquier reforma curricular no puede afectar fuentes de trabajo. Entonces, al bajar 1.400 horas, ellos plantean que esas horas sin disponibilidad los docentes no las van a perder, por eso crean “figuras de apoyo”, como tutorías. Eso es insostenible, porque, en primer lugar, no es una figura estatutaria. Si quieren generar figuras nuevas tienen que abrir la discusión en la paritaria. Pero no se puede cerrar la paritaria salarial, mucho menos abrir una discusión en estos términos. Los gremios no han sido siquiera llamados para hablar de esta reforma cuando la ley provincial establece que cualquier reforma curricular se hace con los actores educativos. Si se sabe de esto es porque ha habido filtraciones de los documentos. De lo contrario no se entera nadie.

A nivel nacional hay un proceso de desindustrialización. ¿Cómo se relaciona esta caída de la actividad industrial del país y este nuevo diseño curricular de Cambiemos?

Cada vez que vivimos un proceso de primarización de la economía, como pasa ahora, esto se repite. Se repitió durante el siglo XX varias veces. Durante el último golpe militar, la segunda medida económica de Martínez de Hoz fue desafectar el financiamiento que solventaba el Consejo Nacional de Educación Técnica (CONET) con el que se financiaba la educación técnico-profesional desde 1959, cuando lo creó el presidente Frondizi. Cuando desfinanciás una actividad, como ahora, esa actividad se cae. Este proceso terminó en los noventa con la descentralización del sistema secundario y la transferencia a las provincias y la Ley Federal de Educación. Nos llevó desde 1976 a 2005 tener una ley que otra vez solvente la educación técnico-profesional. Y eso permitió desde 2005 a 2015 crecer desde un 6% durante la crisis de 2001 de los títulos totales emitidos en el país de educación técnico-profesional, a un 15% en 2015.

Estos procesos no son nuevos, ya los hemos vivido. La diferencia que hay ahora con respecto a los noventa es que hoy hay una ley que dice lo contrario, por lo tanto, se está incumpliendo esa ley. Es una versión de los noventa pero más rápida.

¿Cómo son esos índices en países industrializados?

Un país industrializado tiene como mínimo de piso un 30%. Por lo tanto, en Argentina había que sostener no menos de diez o quince años más un proceso de financiamiento como el que teníamos. El 30% es la media europea, y cuando mirás a los países asiáticos que se industrializaron en los ochenta y en los noventa, andan en el 40%, 45% de participación entre los títulos técnicos y las ingenierías universitarias ligadas a educación técnico-profesional. Y eso se hace con financiamiento. Lo primero que hizo este gobierno es desfinanciar, y eso afecta a la matrículas.

Antes de conocerse el caso del Albert Thomas, Sánchez Zinny había dado de baja los convenios entre las escuelas técnicas y la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). ¿Qué consecuencias tuvo?

Los convenios con la UTN fueron creados en 1995 para cubrir algunas escuelas del desguace de la educación técnica por la Ley Federal de los noventa. Primero fueron treinta y pico y últimamente quedaban seis. Esos convenios les permitió que no sean destruidas. Desde 2005, la mayoría de las escuelas abandonaron ese convenio. En La Plata quedaban dos, las técnicas Nº 8 y Nº 6, que mantenían el convenio con la UTN básicamente por una cuestión de proyecto de trabajo en común. Cuando se ataca esto, se ataca un fortalecimiento por parte de una institución educativa con una Universidad pública. (Contexto)

Categorías
La Plata

Firma de Convenios en el Consejo Escolar de La Plata

El pasado miercoles 7 de junio, en las Instalaciones del Consejo Escolar de La Plata, se procedió a la firma de dos convenios con Instituciones Educativas de nuestra Ciudad Capital, en las cuales estuvieron presentes autoridades del organismo, así como representantes y autoridades de las instituciones educativas firmantes.

Pasadas las 15 horas, se procedió a la suscripción de un Acta Acuerdo entre la Escuela de Enseñanza Secundaria Técnica N° 6 “Albert Thomas” el cual trata sobre la realización de “Prácticas Profesionalizantes”, destinadas a favorecer la adquisición de nuevos saberes, propios del ámbito laboral y a desarrollar la autonomía, habilidades y actitudes requeridas en concordancia con lo establecido por las leyes educativas vigentes, tal la Ley de Educación Provincial N° 13.688, la Ley de Educación Técnico Profesional N° 26.058 y la Resolución N° 112/13 de la DGCyE de la Provincia de Buenos Aires.

Entre los puntos enumerados del Acuerdo de las Practicas Profesionalizantes, se destacan entre otros, la generación de instancias de encuentros que favorezcan la articulación con el sector productivo y la institución educativa; propiciar la familiarización de los alumnos con el ambiente laboral, promover la integración de alumnos en grupos humanos y en situaciones laborales que permitan desarrollar y afianzar la capacidad de trabajo en equipo; y otras actividades que permitan al alumnado vincularse con un contexto laboral especifico en miras a facilitar las posibilidades de los futuros egresados.

Estuvieron presentes en la suscripción del Acuerdo, el Presidente del Consejo Escolar, Lic. Damian Birocho, los consejeros Roberto La Frazia y Dario Lima y por parte de la Institución Educativa, el Director la Escuela de Enseñanza Secundaria Técnica N° 6 “Albert Thomas” Prof. Sergio Figueiredo.

Posteriormente, en la misma jornada, se suscribió con la Escuela Especial N° 516, el Proyecto “Creando Lazos” el cual surge desde de la Institución mencionada, en la que da cuenta de la necesidad de muchos establecimientos educativos, que se encuentran con mobiliarios deteriorados y ante esta necesidad, La EE N° 516, propone “crear un proyecto en conjunto con el Consejo Escolar de La Plata referido a la restauración de sillas, colocándoles los asientos a las estructuras y pintarlas” proveyendo la mano de obra para la tarea mencionada y el Consejo Escolar brindará los materiales necesarios y el traslado del mobiliario.

Dicho proyecto fue suscripto por el el Presidente del Consejo Escolar, Lic. Damian Birocho, los consejeros Roberto La Frazia y Dario Lima. Por la EE N° 516 firmaron la Señora Directora, Gabriela Zuccolotto y el Secretario Rodolfo Dos Santos.

Por su parte, el Presidente del CELP señalo que “es una enorme alegría haber logrado la firma de ambos convenios, esperando que el trabajo conjunto del CELP y de las Instituciones Educativas, se traduzca siempre en una mejora en la calidad de las condiciones de educabilidad de los alumnos”.