Categorías
Cultura Exterior Sociedad

Taylor Swift lucha contra los trastornos alimenticios y opina de política

La reconocida cantante y reciente ganadora del premio a la artista de la década, Taylor Swift, ha filmado un documental llamado Miss Americana, junto a la participación de Netflix, en donde relata de manera cruda sobre tópicos muy relevantes para la sociedad actual.

Si eres fanático de Taylor, puedes descargar todos sus videos con este convertidor YouTube, a mp3 o a mp4.

Dejando atrás su apariencia de rubia buena que no se mete en polémicas la cantante ha admitido el gran conflicto que tuvo en los inicios de sus carrera dentro de la música country por la fuerte presión social y mediática que tuvo que sufrir debido a los estándares de belleza y peso exigidos a las mujeres.

También relató y contó en primera persona el conflicto que sucedió en el marco de la entrega de premios VMA 2009 con el rapero y hiphopero Kanye West, que para ese entonces ya era una estrella de la música consagrada y denigró a la incipiente cantante, cuando estaba por recibir su premio, diciendo en público que Beyoncé merecía el galardón más que ella.

Esto provocó un escándalo mediático sin precedentes y varias canciones de partes de ambos en modo de reproches pero lo cierto es que Taylor ha salido beneficiada con el pleito y ha confesado que este evento la ha fortalecido como mujer y la ha ayudado a crecer.

Taylor también manifestó su deseo de que cada mujer ame su cuerpo tal cual es sin caer en ridículas métodos para bajar de peso o lucir según lo dictamina la moda del momento.

Este mensaje seguramente ayudará a muchas adolescentes que la siguen y toman de ejemplo sus actitudes.

Por último en Miss Americana, la cante relata cómo decidió comenzar a hablar de política y mostrarse feroz a la hora de criticar las elecciones de la sociedad a favor de los candidatos del partido de Donald Trump.

Incluso el actual presidente de Estados Unidos ha declarado que le gusta un 25  % menos la música de Taylor debido a sus opiniones políticas.

Categorías
Análisis - Opinión Exterior Nacionales Política

La liberación de Lula y Alberto F

(Por Carlos Tórtora)* La liberación de Lula da Silva, esperada aunque no tan rápido, forma parte de una oleada de acontecimientos de distinto origen que conmocionan Sudamérica. La racha empezó dos meses atrás con la irrupción en Quito de miles de manifestantes indígenas que mantuvieron la ciudad bajo control durante diez días protestando contra el aumento del precio de los combustibles dispuesto por el presidente Lenin Moreno y luego suspendido ante los hechos. Hoy, a dos meses del comienzo de la crisis, ésta vuelve a recrudecer por la decisión de Moreno de quitarle el subsidio a los combustibles.

El siguiente episodio se dio en Perú, donde el presidente Martín Vizcarra decidió, apoyándose en una interpretación constitucional, cerrar el Congreso y convocar a elecciones legislativas en enero próximo. La crisis recién empieza y Vizcarra suma amplio apoyo popular.

Chile es el tercer caso en la crisis regional y ya van dos semanas de disturbios y manifestaciones sin que el gobierno de Sebastián Piñera pueda poner orden. Para intentar calmar las aguas, Piñera aceptó las críticas sociales a las subas de tarifas y las políticas de salud y previsional, entre otros temas. Este tembladeral del modelo chileno impacta en las economías de la región que siguieron el rumbo de aquél.

Por último, Evo Morales quedó bajo sospecha de haber cometido fraude en las recientes elecciones presidenciales, donde se adjudicó el triunfo en primera vuelta cuando todo indicaba que su adversario Carlos Mesa estaba llegando a los números requeridos para una segunda vuelta.

Un moderador

En este contexto aparece Lula retomando la conducción del PT en coincidencia con la llegada al poder de Alberto Fernández. La liberación se da en medio de la mayor tirantez diplomática entre Buenos Aires y Brasilia de que se tenga memoria. Jair Bolsonaro considera a Alberto F como un socio político de líder del PT y lo viene agrediendo en forma sistemática. Estas escaramuzas pueden afectar el equilibrio inestable del Mercosur, sobre todo a partir de la entrada en acción de Lula.

No hay duda de que, en el estado de debilidad en que se encuentra la economía argentina, Alberto F debe priorizar su futura negociación con el FMI, para la cual necesita el apoyo de Donald Trump. En este sentido, Lula puede ser el moderador de tensiones que le permita a Alberto F moverse con mayor comodidad en los escenarios de crisis y sobre todo en la crisis venezolana el alineamiento de cada país en la misma es tomado por Washington como la muestra de su alineamiento. Y Mauricio Macri deja a la Argentina en una de las posturas más duras del Grupo de Lima.

Es obvio que en su estrategia de retorno al poder, Lula cuenta ahora con la Argentina como el primer bastión del progresismo moderado y hoy por hoy la niña mimada del Foro de San Pablo. (* Director del Informador Público)

Categorías
Destacadas Nacionales Política

Alberto Fernández recibió el llamado de Donald Trump

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llamó este viernes a las 17 al presidente electo, Alberto Fernández, para felicitarlo por el triunfo del domingo 27 de octubre pasado.

“Felicitaciones por la gran victoria. La vimos por televisión”, comentó el mandatario norteamericano, quien además le transmitió: “(usted) va a hacer un trabajo fantástico. Espero poder conocerlo inmediatamente. Su victoria ha sido comentada en todo el mundo”.

Durante la conversación telefónica, que el presidente electo mantuvo desde sus oficinas de la calle México en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Trump aseguró haber instruido a su equipo en el Fondo Monetario Internacional para ayudar a la Argentina. “He instruido al FMI para trabajar con usted. No dude en llamarme”, señaló.

Por su parte, Alberto Fernández le transmitió su intención de mantener “una relación madura y cordial” alrededor de “muchos temas comunes en el marco de una situación compleja en la que Argentina necesita ayuda”.

“Tenemos que hacer cosas juntos”, le dijo Fernández a Trump.

Categorías
Institucionales Política Provincia

Vidal en la presentación del libro “Justicia Perseguirás” en homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, acompañó al presidente de la Nación, Mauricio Macri, en la presentación del libro “Justicia Perseguirás” en homenaje a las víctimas del atentado a la AMIA, en su 25° aniversario. El acto tuvo lugar en el Museo Casa Rosada.

También estuvieron presentes los ministros de la Nación, Jorge Faurie (Relaciones Exteriores y Culto) y Germán Garavano (Justicia y Derechos Humanos); los secretarios de la Nación, Pablo Avelluto (Cultura) y Claudio Avruj (Derechos Humanos y Pluralismo Cultural); el secretario General de la Provincia, Fabián Perechodnik; autoridades del Congreso Judío Latinoamericano, de la AMIA y de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA); representantes de comunidades judías de Argentina; familiares de las víctimas; y sobrevivientes del atentado.

El libro fue editado por el Congreso Judío Latinoamericano y reúne las opiniones de líderes mundiales como Angela Merkel, Donald Trump, Jair Bolsonaro, Michelle Bachellet, Luis Almagro y Tabaré Vázquez.

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Exterior Institucionales Nacionales Política

Prosur por Unasur

Siete mandatarios de la región constituyeron formalmente en Santiago de Chile el Foro para el Progreso y el Desarrollo de América Latina (Prosur) y advirtieron que los “requisitos esenciales” para integrar ese espacio será “la plena vigencia de la democracia”. Se trata de una nueva instancia de integración de América del Sur que busca ser el reemplazo de la diezmada Unasur.

La ausencia más notoria en el estreno del Prosur ha sido la de Tabaré Vázquez

Al encuentro, realizado en el Palacio de La Moneda, asistieron el anfitrión, Sebastián Piñera, y los presidentes de Argentina, Mauricio Macri; de Brasil, Jair Bolsonaro; de Colombia, Iván Duque; de Perú, Martín Vizcarra; de Ecuador, Lenín Moreno, y de Paraguay, Mario Abdo Benítez, así como el embajador de Guyana en Chile, George Talbot.

La ausencia más notoria ha sido la del presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, que discrepa en la constitución del Prosur por “afinidad ideológica”. Lo interpreta como “el mismo error” que se cometió con la Unasur.

Además

El anterior presidente de Brasil, Michel Temer, ha sido detenido en San Pablo en una operación policial vinculada al megaescándalo de corrupción Lava Jato por el que ya está preso otro expresidente, Luiz Inacio Lula da Silva. La detención de Temer está vinculada a una investigación sobre el supuesto desvío de fondos destinados a la construcción de la central nuclear Angra 3 en Río de Janeiro. Temer entregó el poder el 1 de enero a Jair Bolsonaro. Desde ese momento perdió la inmunidad.

Donald Trump y Bolsonaro estrenaron una nueva era en las relaciones entre Estados Unidos y Brasil. Durante la primera reunión entre ambos presidentes, en Washington, coincidieron en criticar al socialismo como causante de la crisis de Venezuela. Sólo en un aspecto no estuvieron de acuerdo: rechazan al régimen de Nicolás Maduro, reconocen como presidente encargado a Juan Guaidó y reclaman elecciones libres, pero Bolsonaro no comulga con la opción militar alentada por Trump.

Entre gallos y medianoche ha sido detenido en Caracas el jefe de despacho de Guaidó, Roberto Marrero. Lo acusa de terrorismo el régimen de Maduro. Su abogado, Joel García, aseguró que se encuentra recluido en El Helicoide, la prisión manejada por la policía secreta bolivariana y que es considerada el mayor centro de torturas del país.

Cinco años después, la anexión de Crimea no ha hecho más que profundizar la crisis entre Ucrania y Rusia, así como entre Rusia y la Unión Europea. Rusia fue expulsada del G7 y sometida a sanciones.

Vladimir Putin reivindicó la reunificación como si se tratara de la caída del Muro de Berlín en 1989. Se trató, en realidad, del cambio de fronteras más grande en Europa desde la Segunda Guerra Mundial en respuesta al Euromaidán, la revolución que echó del poder el 22 de febrero de 2014 al entonces presidente de Ucrania, Viktor Yanukóvich, cobijado por Moscú. El 18 de marzo se firmó el tratado de unión y el 21, día de la primavera, el parlamento ruso rubricó el cambio unilateral de fronteras del territorio que había cedido en 1956.

Fuente: El Interín

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Exterior Política

El manual del autócrata

Se dice pronto y fácil que Maduro es un dictador, pero, en realidad, se trata de un autócrata, al filo de la democracia, abusa del Poder

(Por Jorge Elías)* En el manual del autócrata, Nicolás Maduro descubrió que debía irritarse frente a las limitaciones del orden constitucional y que, haciendo caso omiso de la oposición, debía saltearse compromisos, como las elecciones regionales y el referéndum revocatorio de 2016. La Asamblea Nacional, presidida ahora por el autoproclamado presidente encargado o interino, Juan Guaidó, quedó pedaleando en el aire. En 2017, el año de las guarimbas (protestas) y su largo centenar de muertos en ejecuciones extrajudiciales, iba a recibir otra bofetada: Maduro no consultó al pueblo para convocar a la Asamblea Nacional Constituyente.

Un órgano afín, supuestamente encargado de reformar la Constitución Bolivariana, con el cual quiso anular a la Asamblea Nacional, dominada por la oposición desde 2015. En ese manual del autócrata, al cual contribuyeron últimamente líderes alfa como Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, no por nada sostenes del régimen de Venezuela, Maduro también descubrió que la fachada de víctima de un gobierno poderoso, como el de Estados Unidos, sea su presidente Donald Trump o Barack Obama, le sienta mejor que cualquier otro adversario debido a su prontuario de respaldos a las dictaduras militares latinoamericanas.

Las crisis minan la democracia. La llevan a actos de rebelión en un continente, América latina, que no tolera más golpes militares. De haberlo en Venezuela, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a pesar de haber reconocido a Guaidó como presidente encargado, debería invocar la Carta Democrática como lo hizo sin suerte contra el régimen de Maduro. Esa sanción de la OEA, creada en 2001, abre un proceso de suspensión del país. Fue aplicada por primera vez en Venezuela, casualmente, tras el efímero golpe de Estado contra el padrino de Maduro, Hugo Chávez, en 2002.

Chávez legó las bases del manual del perfecto presidente latinoamericano, embrión del autócrata global

Chávez, que a diferencia de Maduro aceptó someterse a un referéndum revocatorio, legó las bases del manual del perfecto presidente latinoamericano, embrión del autócrata global. ¿La receta? Rebanar oídos con lengua filosa (como Fidel Castro), picar neoliberalismo y globalización (como Lula), espolvorear con golpes de efecto épico (como los Kirchner), sazonar con cierres de instituciones (como Fujimori), mezclar con reformas constitucionales en beneficio propio (como Menem), culpar a los otros de sus errores (como la mayoría) y, una vez obtenida la masa (el consenso), moldear con insultos contra el imperio (Estados Unidos) y sus lacayos.

El resultado, como en Venezuela, será una masa compacta por apoyo económico, más que por afinidad ideológica, de la cual podrán rebañar movimientos políticos y sociales de la región que, como ocurrió con las penurias y la diáspora cubanas, no reparan en la tragedia ajena y, a contrapelo de su presunto rechazo a los gobiernos autoritarios, parecen añorar los crímenes de las tiranías. Son nostálgicos, a veces, de años de plomo que no vivieron y que, a tono con el relato heroico de adolescentes tardíos, sólo ven como horizonte a gobiernos de autócratas vitalicios con oposiciones débiles. “Escuálidos”, en la jerga de Chávez.

Maduro no es Chávez, pero, fiel al manual del autócrata, halló en una pandemia global, la polarización, el resquicio para implantar su discurso a través de medios de comunicación gubernamentales y alternativos en desmedro de los tradicionales, algunos de los cuales debieron bajar las persianas. En el tránsito, marcado por su impericia, se rodeó de una cúpula militar que, más allá de las deserciones, resguarda a su régimen al filo de quebrantar la letra constitucional, de vulnerar la división de poderes y de incurrir en actos de corrupción. Negocios son negocios.

Las emergencias fortalecen al autócrata. En Venezuela hay dos presidentes (uno sin legitimidad y el otro sin Estado) y dos congresos (la Asamblea Nacional y la Asamblea Nacional Constituyente). La presión externa, a pesar de la urgencia, suele provocar más tajos que costuras. El autócrata, alérgico a las críticas y a la supervisión legislativa, se vale de ella. No tolera las concesiones. El relato crea delirios, como volver del futuro (“Ya fui al futuro y volví, y vi que todo sale bien”) o guiarse por los consejos de un pajarito (Chávez reencarnado). Eso es lo anecdótico. El relato también justifica los abusos de poder. Eso es lo más peligroso.

*Jorge Elías es periodista. Dirige el portal de información y análisis internacional El Ínterin. También es columnista en la Televisión Pública Argentina.

Categorías
Exterior Institucionales Nacionales

Cooperación educativa entre Argentina y Estados Unidos

En el marco de los acuerdos bilaterales celebrados con ocasión de la Cumbre de Presidentes del G20, que se desarrollará este fin de semana en la ciudad de Buenos Aires, el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro, y el embajador estadounidense en Argentina, Edward Prado, rubricaron un acuerdo de cooperación mutua en el ámbito educativo.

El documento da lugar a la creación de un grupo de trabajo cuya función principal será desarrollar, de manera conjunta, un programa de actividades que responda a intereses comunes en el campo de la educación: desarrollar y difundir becas internacionales y otros instrumentos que promuevan la movilidad académica internacional; facilitar la cooperación entre entidades subnacionales –gobiernos locales, universidades, establecimientos educativos, instituciones académicas–; y fortalecer la enseñanza de los idiomas español e inglés en todos los niveles de ambos sistemas educativos.

Esta iniciativa consolida las acciones que, desde 2016, desarrollan conjuntamente Argentina y Estados Unidos, en el marco de los compromisos asumidos por los presidentes Mauricio Macri y Barack Obama, y continuados por la administración de Donald Trump. En este sentido, cabe mencionar las casi 1500 becas para estudiantes de grado, posgrado, docentes e investigadores, otorgadas por el MECCyT y la Comisión Fulbright; la difusión, mediante la plataforma digital Campus Global, de actividades formativas y académicas impulsadas por ambos países; la presencia del Ministerio de Educación de la Nación y su Secretaría de Políticas Universitarias en la Feria NAFSA de la Asociación de Educadores Internacionales; entre otras.

Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología expresó durante la celebración del convenio: “Trabajamos en una política de internacionalización de la educación superior. Mediante convenios como este buscamos promover la movilidad académica internacional y afianzar los lazos de intercambio y cooperación global con las naciones del mundo”.

Cooperación educativa entre Argentina y Estados Unidos 05
Cooperación educativa entre Argentina y Estados Unidos 04
Cooperación educativa entre Argentina y Estados Unidos 03
Cooperación educativa entre Argentina y Estados Unidos 02
Categorías
Análisis - Opinión Destacadas La Plata Nacionales Política Provincia Región Capital

Una estátua por Alfonsín

(Por Carlos Ciappina)* – Parece ser que en su vocación gorila, antipopular y pequeñoburguesa los radicales que apoyan a este gobierno del horror están felices de “regalarle” a Alfonsín a la derecha. Allá ellos, si están felices de co-participar de los asesinatos, la doctrina Chocobar, el 2×1, los presos políticos, la represión a los maestros y trabajadoras, las relaciones ultracarnales con Trump y el Reino Unido. En fin, la mierda en la que se han convertido totalmente.

La tarea de quienes tratamos de combatir la posverdad y la manipulación de personas, figuras y símbolos a favor del neoliberalismo, es señalar que, pese a todo, a la derecha no le “pertenece todo”. Que Garro, Vidal y Macri inauguren una estatua de Raúl Alfonsín es un contrasentido y una manipulación histórica perversa.

Alfonsín es una figura popular -aún hoy- en la Argentina. Tiene, por supuesto sus luces y sus sombras (y a veces sus sombras son muy oscuras). Pero, para ser justos, digamos que su paso por la presidencia quedó fuertemente asociada a:

1. El juicio a las Juntas (o sea, la primera vez en la historia argentina y mundial en que los máximos responsables de una dictadura fueron juzgados por un gobierno civil). ¿Este gobierno Macri-Vidal que busca liberar genocidas y aplaude a los Chocobar lo sabrá?

2. La prolongada silbatina en la Sociedad Rural por parte “del campo”, que recibía al presidente civil después de la Dictadura como si fueran barrabravas. ¿No estaban los Etchevehere allí?

3. Jardines de la Casa Blanca (1985), el genocida Ronald Reagan le dice a Alfonsín en la cara “los que ayudan a nuestros enemigos son nuestros enemigos” por el apoyo argentino a Nicaragüa. Alfonsín ahí, paradito le respondió: “la pobreza y la deuda que ustedes desparraman por el continente son la causa de la desesperación de los pueblos”. ¿Este gobierno que apoya el genocidio en Siria y le paga a los buitres premia a Alfonsín?

4. Con nombre y apellido. Dice Alfonsín en su discurso de 1987: “Yo les pido que vean el Clarín, que se especializa en titular de manera definida, como si realmente quisiera hacerle caer la fe y la esperanza al pueblo argentino”. ¿Vendrá Clarín hoy a La Plata a festejar la estatua?

5. La hiperinflación de 1988-1989: Acorralado por la patria financiera (y por varios errores propios en materia económica) Alfonsín se resistió a hacer el ajuste que le exigían el Banco Mundial y el FMI. Las grandes empresas (Los Roca, Los Bunge, Los Braun, los Aranguren o sea los que están hoy) y los grandes bancos (o sea los que representan Prat Gay, Dujovne, Caputo) decretaron el fin del crédito para la Argentina. Cae el gobierno y se inicia la feroz década neoliberal de la que son beneficiarios los actuales “dueños de la Argentina”.

Este último viernes estuvieron parados en ese acto juntos los beneficiarios de la dictadura y del neoliberalismo de entonces y de hoy, buscando, como lo vienen haciendo desde que son gobierno “apropiarse” también de los símbolos. (Contexto)

*Lic. en Historia (UNLP); Secretario Ejecutivo del Instituto Provincial de la Administración Pública. Medalla de Oro de la Academia Nacional de la Historia al mejor promedio de la Universidad. Maestría en Política, Evaluación y Gerencia Social. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. FLACSO.

Categorías
Análisis - Opinión Comercio - Industria Nacionales Política

El chiquero y las matemáticas

(Por Miguel Ángel De Renzis) – Mientras el presidente se pregunta por qué la marcha de la CGT, las CTAs y los Movimientos Sociales, y agrega que no leyeron el resultado de las PASO, se nos ocurre aclarar alguna cuenta matemática que deducíamos que el ingeniero presidente, en su carrera, la había aprobado.

Desde Pitágoras a la fecha, 66 es más que 34. Por lo tanto, si el 66% de la población votó en contra de los que sacaron el 34%, la sumatoria indica que hay un firme rechazo a la política económica.

El mismo ejercicio matemático sirve para analizar el resultado de la ex presidenta, que sacó 400.000 votos menos que Scioli y aun algo peor: menos que Aníbal Fernández.

A lo que hay que sumar diez millones de argentinos que no votaron, más los votos en blanco, los anulados y los recurridos. Por lo cual el porcentaje de Cambiemos es inferior al 34% real de la población.

Dicho esto, por primera vez en 25 años la Argentina levantará la barrera sanitaria para la carne porcina norteamericana, lo que el “loco” Trump anunció como gran conquista para los productores de aquel país, al decir “Logramos un triunfo, Argentina vuelve a comprar cerdo”.

En Agroindustria disfrazan la operación diciendo que podemos venderle limones al mercado yanqui, lo que en el mejor de los casos producirá un ingreso de 50 millones de dólares al año, mientras que la apertura a la importación de cerdos pone en riesgo a los pequeños productores y además, al consumo de la producción nacional de los alimentos del propio campo, arriesgando 35.000 puestos de trabajo.

El rodeo argentino de cerdos es de seis millones de cabezas, con aproximadamente 500.000 madres, y el 70% de lo que se consume se produce en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

La producción argentina de cerdo es apenas el 5% de la producción mundial. Y actualmente se importa de Brasil, Dinamarca y Canadá. Por lo cual la apertura al mercado yanqui nos trae dificultades con nuestro principal socio económico, Brasil.

En el 2015 los productores argentinos aumentaron un 8% y del consumo de 5 kilos por habitantes en el 2000 hoy se consumen 15 kilos contra 70 toneladas de carne vacuna y 45 de pollo. Consumimos 5.500.000 porcinos argentinos.

Nuestra producción de cerdo anual es de 400.000 toneladas.

En el mundo se consumen 109 millones de toneladas, siendo los principales productores EE.UU., Brasil, India y China.

Al igual que en el cálculo electoral, el gobierno se vuelve a equivocar con las matemáticas, porque contra los imaginarios 50 millones de dólares por la venta de limones, el país tendrá una balanza desfavorable al permitir la entrada de los cerdos norteamericanos.

Los yanquis también acusan al biodiesel argentino de dumping y no le permiten el ingreso en el país del norte por presión de los petroleros y de los propios productores agrícolas.

Mientras la Unión Industrial confirma que se perdieron 65000 puestos de trabajo y el gobierno pretende modificar la ley de jubilaciones y las leyes laborales para buscar la flexibilización, Macri se pregunta por qué marchan los trabajadores y los movimientos sociales, porque al igual que con los cerdos, se han metido en el chiquero y el relato de los globos y los brotes verdes pretende reemplazar al relato K.

Pero la mayoría del pueblo, al igual que los griegos, repite con Perón que la realidad es la única verdad.
Y porque 66 es más que 34, invitamos al ingeniero a que haga bien los cálculos. No sea cosa que se venga abajo la torre de Babel.

Terminó el primer paso de la democracia fraudulenta.

Bienvenidos al chiquero, acompañados de cerdos norteamericanos.

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Exterior Política

Venezuela después de la Constituyente: ¿Y ahora qué?

(Por Sergio García)* -Finalmente se votó para la Constituyente de Maduro. Lo que era previsible sucedió. En medio de jornadas previas de acciones de la derecha de la MUD -que no compartimos ni apoyamos- se llegó a la votación del domingo. El Consejo Nacional Electoral afín al gobierno, anunció que votaron más de ocho millones de personas. El anuncio no sorprende; le dieron los resultados que al gobierno le sentara mejor. Por su parte la MUD miente en sentido contrario hablando de una votación casi inexistente el domingo y exagerando la que ellos tuvieron en el plebiscito. Unos y otros inventan números para tratar de demostrar quien hizo votar más gente. En su guerra de números falaces dejan de lado la realidad.

La jornada del domingo mostró a un gobierno debilitado, que a la vez mantiene un aparato estatal y cierta base de apoyo, aunque es sorprendente el grado de desproporción e irrealidad del anuncio del CNE. Si comparamos los números oficiales, implica que a Maduro lo apoyó el domingo más gente o igual que a Chávez en 2012, o que Maduro recuperó cerca dos millones y medio de votos desde su última elección de 2015 donde fue derrotado. ¿Alguien honesta y objetivamente puede creer estos números, cuando el gobierno perdió tan evidente apoyo social?

La realidad de la votación está lejos de los números del CNE y también de las mentiras de la MUD. El gran ganador del domingo fue la abstención, una clara mayoría incluso en los barrios populares, no votó. Fue un mensaje silencioso de millones, que expresaron una vez más su descontento creciente. Como si nada, el gobierno salió a decir que fue la más alta votación en muchos años, y asentado en esa falacia se prepara para avanzar en sus planes de mayores restricciones democráticas y mayor entrega del país.

No a la injerencia extranjera

Queriendo aprovechar el desastre visible del gobierno, Trump desde EEUU y los gobiernos aliados de la región salieron a cuestionar buscando un trampolín para sus planes. Nos oponemos a toda su estrategia y su política que serían más que nocivas para el pueblo venezolano. Rechazamos las amenazas, las sanciones y todo lo que venga del norte o de sus organismos internacionales cómplices. Es el pueblo venezolano quien debe resolver su futuro y no un imperio decadente ni sus gobiernos secuaces y ajustadores como el de Macri o Temer.

También rechazamos la política y acciones de la MUD. Como bien explican nuestros compañeros venezolanos de Marea Socialista: «el elitismo manifiesto de la cúpula de la MUD y su apuesta descarada por un foquismo violento y por la injerencia gringa, dejó sin posibilidades de conquistar un triunfo democrático a los que sincera, pero equivocadamente los siguieron, arriesgaron sus vidas e incluso las perdieron, creyendo que así se lograría un cambio progresivo». El enfrentamiento a sus propósitos es un punto nodal de una política de izquierda y revolucionaria en Venezuela. Denunciamos sus planes y no apoyamos sus operaciones, como equivocadamente hizo un sector de la izquierda en Venezuela, cuya corriente integra el FIT (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) en nuestro país; fueron parte del tramposo plebiscito y del paro convocado por la MUD días atrás, colocándose en el campo de la derecha.

Hacia un régimen más antidemocrático

Este viernes está previsto que la Constituyente se instale. Desde su convocatoria todo el proceso es antidemocrático: no hubo consulta al pueblo vía referéndum como marca la constitución bolivariana, no hubo reglas claras ni libertad real de participación, no se saben los alcances de la Constituyente ni se pondrán a votación sus resultados, como sí se hiciera con Chávez.

¿Viene con la Constituyente una mejor Venezuela, más derechos sociales, más libertades democráticas? No. Esta constituyente no es para dar un salto progresivo hacia delante sino para consolidar un proceso de contrarreformas económicas de entrega y menos libertades políticas para garantizarse la continuidad como administradores del negocio petrolero. Viene el intento de consolidar un modelo antipopular y una mayor regimentación y quita de derechos políticos y sociales, más hostigamiento a la oposición de izquierda, al chavismo crítico y a genuinos referentes sociales a quienes se acusa al mejor estilo stalinista de ser «agentes de la CIA».

La izquierda y Maduro

Ese es el plan regresivo que tienen Maduro y Diosdado. Cuando se los apoya, se apoya ese plan. De ahí que llame la atención que algunos sectores de izquierda sigan jugando el rol de voceros dóciles del madurismo. Leer ahora a referentes o intelectuales repitiendo «en Venezuela votaron más de ocho millones», «el pueblo relegitimó al gobierno», «revive la revolución bolivariana», genera una mezcla de vergüenza ajena e indignación. Cuanta falta de independencia intelectual, cuanta adaptación a un aparato burgués stalinizado y enriquecido desde un estado petrolero.

La realidad se evidencia en la calle, en videos, audios, imágenes y reportes independientes que muestran el desastre cotidiano del gobierno y la pérdida notoria de apoyo social, la cual volví a presenciar estas semanas estando en Caracas. Frente a la decadencia de un gobierno que rompió con lo mejor del movimiento bolivariano y frente a los planes de la MUD, el objetivo necesario es construir un tercer espacio desde las propias raíces del proceso bolivariano. Son miles y miles los que no votaron el domingo y no se sienten representados ni por la MUD ni por el gobierno. Correctamente a ellos se dirigieron nuestros compañeros de Marea Socialista el 31 de julio, cuando escriben en su carta abierta: «Hay un tercer sector que ha ido tomando fuerza en los últimos meses, ha ido creciendo, y que fue formando su personalidad y empieza a aparecer como una nueva referencia política por fuera de estos dos campos. Y que, de hecho, se convirtió en un fenómeno político, es el que en la prensa local e internacional ha llamado primero «chavismo crítico», y que ahora intentan etiquetar como «chavismo no madurista». Este sector incluye a militantes y grupos de izquierda o democráticos que quizás por no provenir del chavismo han sido invisibilizados por los medios. A una parte sustantiva de este sector, es que nos dirigimos, incluyendo a su parte de izquierda, crítica, autónoma y que mantiene los sueños emancipadores que surcaron la primera década del Siglo XXI en nuestro país y en América latina, que es capaz de enfrentar sin temores el balance crítico necesario del proceso bolivariano y de Chávez…

…A los que se empezaron a organizar contra la burocratización brutal que llevo a la cúpula del PSUV y sus «aliados» del GPP a poner un signo igual entre el partido y el Estado. A los que dieron un paso para enfrentar el decreto del Arco Minero del Orinoco, y deciden luchar contra la entrega expresada en las Zonas Económicas Especiales y la ampliación de la frontera extractivista, la profundización de la primarización del país y la sumisión al capital financiero… A aquellos que repudian que se continúe pagando una deuda externa ilegitima a costa del hambre y la salud del pueblo. A los que están cansados de la impunidad de las cúpulas y del desfalco corrupto a la nación. A los que rechazan la injerencia extranjera porque mantienen los sueños bolivarianos de luchar por una nueva independencia. A los que se ubican en el terreno de una izquierda nueva, crítica de su propio legado, que señala y busca propuestas para superar la gravedad de la crisis civilizatoria a la que nos ha llevado el sistema del capital. A los que luchan contra la opresión de género, la segregación racial, la opresión cultural y material sobre los pueblos originarios, la destrucción de la naturaleza y la vida, y la explotación del trabajo…

…Somos muchos, pero hemos estado separados por largo tiempo. Han intentado, muchas veces con éxito, inocularnos desconfianza para mantenernos divididos. Cada uno a nuestro turno hemos sido retaliados, perseguidos y acusados de traidores y agentes de la CIA o de hacerle el juego a la derecha. Pero todo tiene un límite y cada uno de nosotros fue encontrando el suyo… hoy estamos llamando a poner en pie otra iniciativa. Una de alcance más integral y estratégico… Se trata de construir un movimiento de izquierda, democrático, plural, inclusivo de las corrientes del pensamiento y la acción emancipatoria. Con respeto a las identidades particulares y en la búsqueda de avanzar desde la articulación en la lucha a la construcción de una nueva síntesis de elaboración y acción política…»

*Periodista político y dirigente del MST en Izquierda al Frente.
Vivió en Venezuela, fue co-fundador de la principal corriente del chavismo crítico “Marea Socialista”. Viene de estar en Caracas las últimas semanas.