Categorías
Exterior Institucionales Nacionales Política

Primera reunión del equipo encargado de la relación con EE.UU. y los organismos multilaterales

El presidente Alberto Fernández presentó esta tarde la designación de Jorge Argüello como embajador de Argentina en los Estados Unidos. El diplomático también será el sherpa argentino ante el G20. Fernández encabezó en la Casa Rosada la primera reunión de trabajo del equipo responsable de coordinar las políticas y acciones en la relación con el gobierno de Estados Unidos y con los organismos multilaterales y regionales.

El Presidente formalizó así un equipo de trabajo permanente en Washington con la misión de coordinar las políticas y acciones en la relación con el gobierno estadounidense y con las instituciones multilaterales y regionales con sede en ese país: FMI, Banco Mundial, BID, ONU y OEA. La coordinación en Washington quedará a cargo de la embajada argentina.

Fernández convocó a la primera reunión al embajador Argüello y a los funcionarios designados en los organismos multilaterales de crédito:
Sergio Chodos, director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI
Cecilia Nahon, directora Ejecutiva Alterna por Argentina, Chile, Uruguay, Perú, Bolivia y Paraguay en la Junta Directiva del Banco Mundial
-Y Guillermo Francos, director Ejecutivo por Argentina y Haití en la Junta Directiva del BID.

Además de los nombrados, participaron del encuentro el canciller Felipe Solá y el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Gustavo Béliz.

Los funcionarios repasaron el estado de la relación bilateral con Estados Unidos; la estrategia a seguir en materia de renegociación de la deuda externa; la situación de la cartera de Argentina en los bancos multilaterales; el análisis de la agenda 2020 en la OEA y en la ONU; y el plan de trabajo de nuestro país camino a la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G20 a realizarse en noviembre en Riad, Arabia Saudita.

El pliego del embajador Argüello ya cuenta con el placet concedido por la Casa Blanca y será enviado en los próximos días al Senado de la Nación.

Jorge Argüello: Abogado; ex Diputado Nacional; ex Convencional Constituyente CABA; ex Representante Permanente de la Argentina ante la ONU y ex Embajador argentino en EE.UU. y Portugal.

Cecilia Nahon: Economista; ex Embajadora argentina en EE.UU.; ex Secretaria de Relaciones Económicas de la Cancillería; ex sherpa argentina en el G20; profesora de American University (Washington, DC); Directora del programa Modelo G20 y consultora de organismos internacionales.

Sergio Chodos: Abogado; ex Director del Banco Central de la República Argentina; ex Secretario de Finanzas y ex Director Ejecutivo por el Cono Sur en el FMI.

Guillermo Francos: Abogado; ex Diputado Nacional; ex Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires y ex Presidente del Grupo Banco Provincia.

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Exterior Política

Bolivia, Chile y la hipocresía ladriprogresista

(Por Christian Sanz)  Lo ocurrido en Bolivia en las últimas horas, que terminó con Evo Morales eyectado del poder, puso a prueba a propios y ajenos. La grieta en estado puro.

Unos juran que hubo un golpe de Estado; otros aseguran que no, que no se configuraron ciertos patrones que serían casi “de manual”. Como si lo relevante fuera la denominación de los hechos, no los hechos en sí.

Esa discusión, que llegó a niveles de imbecilidad bastante interesantes, consumió la casi totalidad de los programas de televisión y de radio. Es decir, en lugar de debatir sobre el trasfondo de la cuestión boliviana, se pasaron horas y horas analizando si se trató de un golpe de Estado o no.

Lo mismo ocurrió en las redes sociales, donde reputados referentes del oficialismo y la oposición hicieron lo propio.

De un lado y del otro han apelado a falacias de lo más ocurrentes a la hora de justificar sus posturas: por caso, los “ladriprogresistas” de siempre llegaron a decir que EEUU estaba detrás de complot contra Morales. ¿Las pruebas? Bien, gracias.

Por su parte, los “derechistas irredentos” de siempre acusaron a Morales de armar su propia debacle e incluso de insuflar los incidentes en las calles de Bolivia y la quema de su propia vivienda. Tampoco hay evidencia alguna de ello.

Entonces, la discusión se vuelve absurda, porque gravita sobre dogmas de fe que no tienen más sustento que el deseo de los que debaten. No sirve.

La cuestión boliviana es mucho más compleja que lo que pudiera decirse en una mesa de café o en un programa lleno de panelistas de TV que cinco minutos antes hablaban sobre la crisis matrimonial de Florencia de la V.

Es una historia de logros y mejoras sociales innegables, en un país siempre postergado; pero también de hartazgos ante la ausencia de republicanismos básicos.

Porque Bolivia no tenía reelección consecutiva cuando llegó Evo, en 2006, y fue él quien se encargó de reformar la Constitución de ese país para lograr su segundo mandato. “No hay dos sin tres”, se dijo Morales y reinterpretó la letra de esa misma ley de leyes para contar el segundo período como si fuera el primero. Logró ser reelecto finalmente.

Pero no fue suficiente: quiso un cuarto mandato y avanzó contra lo mismo que él había impulsado a nivel constitucional. Llamó a un referéndum y el pueblo le dio la espalda. No le importó, persistió de todas maneras y siguió adelante.

Y luego llegó la frutilla del postre, cuando se “cayó” el sistema informático, en medio de un escrutinio que reflejaba un seguro balotaje. Una segunda vuelta que las encuestas le anticipaban áspera y complicada de superar a Evo.

Para que no haya dudas de lo ocurrido: la Organización de los Estados Americanos (OEA) descubrió «fallas graves de seguridad» y una «clara manipulación» en el sistema informático a través del cual se transmitió el conteo de votos, tanto para los resultados preliminares como para los cómputos finales.

No fue todo: los auditores hallaron «irregularidades» en una muestra de actas electorales, incluidas firmas falsificadas y boletas en las que Morales registró el 100% de los votos. ¿Más datos? Según la OEA «ni siquiera se había completado con un cero el campo correspondiente a los votos de los partidos opositores». Más claro, echarle agua.

Es curioso, porque los mismos “ladriprogres” que hoy se rasgan las vestiduras y juran que hubo un golpe de Estado en Bolivia, callaron en su momento ante la gravedad de lo sucedido en los comicios de ese país. Ni una palabra sobre lo que dijo la OEA y quedó claramente documentado.

Tampoco han dicho nada sobre lo que sucede en Chile. ¿O acaso los agitadores contra Morales son “golpistas” y los que atacan a Piñera “libertadores de la patria”?

Ese doble estándar de la izquierda vernácula es un reflejo de su propia hipocresía. Una doble vara que termina conspirando contra sus propios postulados, provocando su propio descrédito.

La derecha tampoco suele atinar demasiado, pero al menos ostenta más coherencia. Eso sí, lo que no refleja es mayor sensibilidad social. Eso está claro.

No obstante, todo termina siendo parte de la misma trampa. Porque lo ideológico mata toda chance de debate serio. Unos con sus preconceptos y los otros con sus prejuicios. Lo importante siempre pasa por otro lado.

En eso tenía razón Arturo Jauretche: “Las disputas de la izquierda argentina son como los perros de los mataderos: se pelean por las achuras, mientras el abastecedor se lleva la vaca”. (Tribuna de Periodistas)

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Exterior Política

El manual del autócrata

Se dice pronto y fácil que Maduro es un dictador, pero, en realidad, se trata de un autócrata, al filo de la democracia, abusa del Poder

(Por Jorge Elías)* En el manual del autócrata, Nicolás Maduro descubrió que debía irritarse frente a las limitaciones del orden constitucional y que, haciendo caso omiso de la oposición, debía saltearse compromisos, como las elecciones regionales y el referéndum revocatorio de 2016. La Asamblea Nacional, presidida ahora por el autoproclamado presidente encargado o interino, Juan Guaidó, quedó pedaleando en el aire. En 2017, el año de las guarimbas (protestas) y su largo centenar de muertos en ejecuciones extrajudiciales, iba a recibir otra bofetada: Maduro no consultó al pueblo para convocar a la Asamblea Nacional Constituyente.

Un órgano afín, supuestamente encargado de reformar la Constitución Bolivariana, con el cual quiso anular a la Asamblea Nacional, dominada por la oposición desde 2015. En ese manual del autócrata, al cual contribuyeron últimamente líderes alfa como Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, no por nada sostenes del régimen de Venezuela, Maduro también descubrió que la fachada de víctima de un gobierno poderoso, como el de Estados Unidos, sea su presidente Donald Trump o Barack Obama, le sienta mejor que cualquier otro adversario debido a su prontuario de respaldos a las dictaduras militares latinoamericanas.

Las crisis minan la democracia. La llevan a actos de rebelión en un continente, América latina, que no tolera más golpes militares. De haberlo en Venezuela, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, a pesar de haber reconocido a Guaidó como presidente encargado, debería invocar la Carta Democrática como lo hizo sin suerte contra el régimen de Maduro. Esa sanción de la OEA, creada en 2001, abre un proceso de suspensión del país. Fue aplicada por primera vez en Venezuela, casualmente, tras el efímero golpe de Estado contra el padrino de Maduro, Hugo Chávez, en 2002.

Chávez legó las bases del manual del perfecto presidente latinoamericano, embrión del autócrata global

Chávez, que a diferencia de Maduro aceptó someterse a un referéndum revocatorio, legó las bases del manual del perfecto presidente latinoamericano, embrión del autócrata global. ¿La receta? Rebanar oídos con lengua filosa (como Fidel Castro), picar neoliberalismo y globalización (como Lula), espolvorear con golpes de efecto épico (como los Kirchner), sazonar con cierres de instituciones (como Fujimori), mezclar con reformas constitucionales en beneficio propio (como Menem), culpar a los otros de sus errores (como la mayoría) y, una vez obtenida la masa (el consenso), moldear con insultos contra el imperio (Estados Unidos) y sus lacayos.

El resultado, como en Venezuela, será una masa compacta por apoyo económico, más que por afinidad ideológica, de la cual podrán rebañar movimientos políticos y sociales de la región que, como ocurrió con las penurias y la diáspora cubanas, no reparan en la tragedia ajena y, a contrapelo de su presunto rechazo a los gobiernos autoritarios, parecen añorar los crímenes de las tiranías. Son nostálgicos, a veces, de años de plomo que no vivieron y que, a tono con el relato heroico de adolescentes tardíos, sólo ven como horizonte a gobiernos de autócratas vitalicios con oposiciones débiles. “Escuálidos”, en la jerga de Chávez.

Maduro no es Chávez, pero, fiel al manual del autócrata, halló en una pandemia global, la polarización, el resquicio para implantar su discurso a través de medios de comunicación gubernamentales y alternativos en desmedro de los tradicionales, algunos de los cuales debieron bajar las persianas. En el tránsito, marcado por su impericia, se rodeó de una cúpula militar que, más allá de las deserciones, resguarda a su régimen al filo de quebrantar la letra constitucional, de vulnerar la división de poderes y de incurrir en actos de corrupción. Negocios son negocios.

Las emergencias fortalecen al autócrata. En Venezuela hay dos presidentes (uno sin legitimidad y el otro sin Estado) y dos congresos (la Asamblea Nacional y la Asamblea Nacional Constituyente). La presión externa, a pesar de la urgencia, suele provocar más tajos que costuras. El autócrata, alérgico a las críticas y a la supervisión legislativa, se vale de ella. No tolera las concesiones. El relato crea delirios, como volver del futuro (“Ya fui al futuro y volví, y vi que todo sale bien”) o guiarse por los consejos de un pajarito (Chávez reencarnado). Eso es lo anecdótico. El relato también justifica los abusos de poder. Eso es lo más peligroso.

*Jorge Elías es periodista. Dirige el portal de información y análisis internacional El Ínterin. También es columnista en la Televisión Pública Argentina.

Categorías
Derechos Humanos Exterior Institucionales Nacionales Política Sociedad

El Foro por la Niñez representa a la Argentina en la RIDIACC

La jornada se llevará a cabo del 27 al 29 de junio en Fortalezas, Brasil y tiene como objetivo el encuentro de las Redes por la Defensa de la Infancia en situación de calle que existen en Argentina, Venezuela, Perú, Bolivia, México, Uruguay y Colombia. La integrante del Foro, Rosario Hasperué será la encargada de exponer la situación en nuestro país.

La Red Internacional por la Defensa de la Infancia en situación de calle (RIDIACC) es un movimiento que surgió en Brasil en 2005 y desde hace 13 años trabaja en la campaña “Los niños no son de la calle”. Sin embargo a partir de 2016 empezaron a trabajar con voluntarios en distintos países de América Latina, así surge el Encuentro por la defensa de los niños en situación de calle en Argentina en junio de ese año. Desde esa fecha integran la Red de Argentina las instituciones: “Por menos calle”( Mendoza), “Puentes Vinculares” ( Mendoza), “Fundación La Casita” (Buenos Aires), “Red Angeleri” (Buenos Aires), “Red Sur”( Buenos Aires), “REDBA” (Buenos Aires), “Defensa de Niños y Niñas Internacionales (D.N.I)”,“Programa de niñez en situación de calle” (Rosario),” y el “Foro por los derechos de la Niñez” (Buenos Aires).

En los primeros encuentros se trabajó la sistematización de datos sobre la situación de la niñez en calle, se expusieron y compartieron además experiencias estatales y de organizaciones sociales. En la actualidad, la intención es avanzar en proyectos concretos y reuniones con funcionarios para que se reconozca la temática y se ponga en agenda como urgente.

Además de las ponencias que presentarán todos los países que integran la RIDIACC, habrá una instancia de diálogo con otras redes internacionales donde estarán como invitados la RAISSS, ECPAT, RedLamyc, Street Child United, y Consortium for Street Children. Dentro de los organismos internacionales estarán presentes la ONU, la OIT, la OEA y Amnistia Internacional.

En representación de la sociedad civil son colaboradores del Encuentro: O Pequeño Nazareno, Fundación Estrategias en la Calle, Asociación Niños del Río, Ciudad sin Techo, Asociación Qosqo Maqui, Fundación Don Bosco, Nudi Jus, Red Nacional, Fundación Mama Yolanda, Crianca de Rua, Universidad de Federal Do Ceará, Gurises Unidos, Cátedra de Derechos Humanos, Misereor, IDIPRON Y Foro por los Derechos de la Niñez.

En este sentido, sostenemos que no sólo es necesario crear refugios y lugares de contención sino que es necesario armar equipos que puedan recorrer las calles, realizar atención interdisciplinaria a los niños y niñas y trabajar además con sus familias. El abordaje de la niñez en situación de calle debe tener su correlato en el fortalecimiento del Sistema de Promoción y Protección de los Derechos de la Niñez que en nuestro país crea la Ley 26.061, al ratificar la Convención Internacional sobre los derechos de los niños. Se insta al resto de los países a sumarse en esta lucha, porque no creemos que sea suficiente con políticas focalizadas, sino que es necesario el fortalecimiento de todos los engranajes de la protección para un abordaje integral.

Categorías
Berisso Política

Exigimos la inmediata liberación de Milagro Sala

Los abajo firmantes , integrantes de   agrupaciones y UB del Partido Justicialista y de los Partidos y Movimientos que integramos el Frente para la Victoria de Berisso ,al cumplirse un año  de  la injusta y arbitraria  detención de  Milagro Sala,  dirigente social y  Diputada del PARLASUR , exigimos su libertad .

Manifestamos que se trata de una acción represiva que castiga a una militante histórica del movimiento popular, reconocida internacionalmente por su lucha contra la pobreza.

Esta detención se  enmarca en una serie de acciones y amenazas impulsadas desde el gobierno provincial, encabezado por el Gobernador Radical Gerardo Morales, que cuentan con la complicidad y subordinación del Poder Judicial.

Dicha arbitraria detención se inscribe en la política impulsada desde el Gobierno Nacional encabezada por el Presidente Mauricio Macri, dirigida a criminalizar la protesta social y perseguir a las organizaciones populares, como parte de un plan dirigido a enfrentar la resistencia social ante la aplicación de su proyecto antipopular.

Nos  solidarizamos  y  exigimos, tal cual lo solicito el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de personas de la ONU, la C.I.D.H (Corte Interamericana de Derechos Humanos), la O.E.A, la Unión Europea y numerosas organizaciones Internacionales, la inmediata liberación de Milagro Sala cuya detención es arbitraria y sin elementos legales que la sustenten . Asimismo reclamamos  el cese de la criminalización y represión de la protesta social en la Argentina.

 

UB Juan Domingo Perón – Casa Abierta “Néstor Kirchner” –  Peronismo al Frente  – Frente Transversal – La Campora – Movimiento Evita – Nuevo Encuentro –  Partido Solidario – UB Carlos Jauregui –  MILES Tierra Techo Trabajo – MP 17 Noviembre –  UB Tres Banderas – Ag. Primero la Patria – Federación Tierra y vivienda – Ag. SUR de la Franja – Frente Grande -UB Ser Nacional – Ag Cipriano Reyes – Encuentro Nacional Popular Latinoamericano – Ag. Integración Nacional  – Movimiento Territorial Agustín Tosco- CTD Aníbal Verón – UB Pascual Musicco -ME Liberación 

Categorías
Derechos Humanos Destacadas Nacionales

EEUU ofrece colaboración y apoyo técnico para las causas AMIA y Nisman

En el encuentro, la funcionaria de la administración de Barack Obama, brindó su colaboración ante el pedido argentino de «sostener las alertas rojas sobre funcionarios iraníes que en su momento aprobó Interpol», explicó el ministro en diálogo con Télam.


En un momento de la reunión, Lynch -«que se mostró muy al tanto de las cosas y del proceso de transformación que se inició en Argentina»- mencionó que cuando era fiscal había conocido en la ciudad de Nueva York a Alberto Nisman, y que lo sucedido «era un tema que le generaba preocupación».

El apoyo del gobierno demócrata en el caso, fue luego retomado por el titular del FBI, James Comey -que en la estructura de gobierno depende de Lynch- abriendo la posibilidad de «ofrecerle a jueces y fiscales que intervienen» en el caso Nisman «el apoyo técnico» de la institución «con sus mejores expertos para realizar análisis técnicos y científicos» sobre la «escena del crimen y distintos estudios que se realizaron», explicó Garavano.

Los encuentros, que llegan luego de varios años de no haber intercambios de alto nivel entre contrapartes de ambos países, incluyeron además la discusión «sobre cooperación en procesos complejos» y fueron el espacio donde Loretta Lynch «agradeció por las respuestas que está dando el gobierno argentino», aclaró el Ministro.

La intensa agenda que el Ministro llevó adelante en Washington junto con su Jefe de Gabinete, Esteban Conte Grand, contó además con su participación en la apertura de la XIII Conferencia Bienal de la Asociación Internacional de Mujeres Jueces que, a partir de la próxima semana, contará con la jueza de Entre Ríos, Susana Medina, como su presidenta.

Garavano, adelantó además que Argentina será en 2018 sede de la próxima reunión mundial de dicha asociación, que reúne a cerca de 4 mil juezas internacionales y que cuenta con presencia en 75 países.

Por otro lado, el encargado de la cartera de Justicia, mantuvo actividades con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que esa semana anunció una «grave crisis» presupuestaria por falta de aporte de los países miembro de la Organización de Estados Americanos (OEA), convocándolos » a asumir su responsabilidad con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos«.

En ese sentido, el Ministro señaló que «la posición de Argentina es tratar de colaborar» con esta situación «pero a partir de que la propia CIDH haga un replanteo en términos de autocrítica de por qué han llegado a esta situación», siendo que «no se trata sólo de cuestiones financieras».

«Argentina es uno de los países que más ha cumplido en términos de sus resoluciones y en tratar de encontrar soluciones amistosas, pero en eso es importante que ellos generen sus propios procesos de transformación hacia una institución más previsible, con menos niveles de politización e ideologización», explicó Garavano previo a su regreso hacia Buenos Aires.

No obstante, en la reunión se acordó «generar una línea de trabajo en conjunto y, específicamente, trabajar en temas del Servicios Penitenciario Federal» en Argentina, que será retomado a comienzos del mes de junio en un encuentro que habrá en Chile para abordar este asunto, concluyó el Ministro.