Categorías
Comercio - Industria Destacadas Gremiales Nacionales Política

La CGT y la UIA pactaron una rebaja salarial del 25% para los trabajadores suspendidos

Con aval del Gobierno, la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA) acordaron que los trabajadores suspendidos por falta de tareas durante la cuarentena cobren el 75% de sus salarios en los meses a abril y mayo.

“El monto que los empleadores deberán abonar como prestación no remunerativa o las asignaciones en dinero que se entreguen en compensación por suspensiones de la prestación laboral en este marco no podrá ser inferior al 75% del salario neto que le hubiere correspondido al trabajador en caso de haber laborado. Sobre éste monto deberán realizarse la totalidad de los aportes y contribuciones por las Leyes 23660 y 23661 y el pago de la cuota sindical”, destacaron en los considerandos del acuerdo, según pudo saber Clarín.

El plazo de vigencia de la suspensión será de hasta 60 días, con efectos a partir del primero de abril de este año. Sin embargo, los adultos mayores, los trabajadores en grupos de riesgo, embarazadas, enfermos o personal que realice sus actividades mediante el teletrabajo, deberán seguir cobrando la totalidad de su salario.

Además, acordaron que “es necesario el dictado de una norma que garantice previsibilidad del ingreso que deben recibir los trabajadores y aporte seguridad a las empresas para continuar con sus actividades”.

La discusión tuvo lugar luego de que el Gobierno anunciara que el Estado, a través del Programa ATP, cubriría el 50% del salario de los trabajadores privados. Previo a la medida, los acuerdos buscaban descuentos salariales de entre el 60% y 70%.

El acuerdo lleva los avales del titular de la UIA, Miguel Acevedo, y su vicepresidente, Daniel Funes de Rioja; y de los gremialistas Andrés Rodríguez, Antonio Caló, Carlos Acuña, y Héctor Daer. (El Economista)

Categorías
Berisso Gremiales Política

Desde el primer día de este mes volvieron a precibir sus haberes los municipales de Berisso

A traves de un comunicado el Sindicato de Trabajadores Municipales de Berisso (STMB), hicieron saber su contentamiento de volver a percibir los sueldos en primer día del mes.

«En representación del sentir de la enorme mayoría de las y los trabajadores municipales, queremos reconocer y así mismo agradecer al Intendente Municipal, Fabián Cagliardi, por haber escuchado, sentido y llevado a cabo el deseo y la petición de poder volver a percibir nuestros salarios el último día hábil del mes en curso, como lo sucedido con los sueldos de Enero 2020, percibidos éste sábado 1° de Febrero», declaran el sídico aliado al gobierno de turno.

«A tan sólo un mes y medio de haber asumido como Intendente, y en su segunda liquidación de sueldos como tal, las y los empleados municipales volvimos a cobrar nuestro salario inmediatamente finalizado el mes de trabajo», siguieron alagando la gestión del empresario devenido en Jefe Comunal.

«Esto demuestra que era posible volver a hacerlo, como lo hicieron los gobiernos municipales durante décadas hasta diciembre de 2015, y como desde nuestra organización gremial se venía solicitando al gobierno municipal que finalizó el pasado 10 de diciembre, luego que el mismo fuera corriendo la fecha de pago y pretender establecerlo para los días 10 de cada mes, habiendo logrado nuestra organización evitar tal situación achicando la misma en 5 días, estableciendo en el año 2017 mediante un Acta Compromiso entre los días 1 y 5 de cada mes como plazo para el pago de sueldos. Pese a siempre solicitar volver al último día hábil o al 1° del mes, lo recurrente por el anterior gobierno fue el día 5, salvo excepciones cuando el mismo coincidía fin de semana. Evidentemente y a la luz de los hechos, era posible», acotaron los gremialistas municipales quienes el la gestión anterior negociaron para sí mismo.

Categorías
Destacadas Nacionales Política

El Gobierno elevará el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias

El salario de un trabajador soltero pasaría a tributar desde los $70 mil. Carrió había presionado por ese cambio tras la derrota en las PASO.

El impacto de los malos números en las PASO y del sacudón financiero de los últimos dos días, con una suba del dólar de casi 12 pesos, obligó al Gobierno a buscar alternativas para tratar de aumentar sus chances electorales en octubre. Para eso, según trascendió, el Poder Ejecutivo evalúa una serie de medidas para «reconquistar» a la clase media, que incluiría una suba en el mínimo no imponible de Ganancias y nuevos estímulos a la compra en cuotas.

En la tarde del martes, el presidente Mauricio Macri mantuvo un encuentro con el ministro de HaciendaNicolás Dujovne y su equipo. El encuentro sirvió para repasar cuáles serían las decisiones de política económica que tomaría el Gobierno y, fundamentalmente, para estudiar cuál sería el costo fiscal que tendría para el Estado. El margen de gasto es corto porque Hacienda necesita llegar este año al déficit cero, tal cual acordó con el FMI.

La modificación de Ganancias que evalúa el Gobierno incluiría elevar el piso del impuesto de los $38 mil actuales para un trabajador en relación de dependencia soltero a $70 mil. Esto tendría un impacto directo en los salarios, ya que muchos empleados dejarían de tributar inmediatamente.

Ese cambio no necesitaría pasar por el Congreso sino que podría determinarse directamente por medio de un decreto presidencial. La razón es que si bien los temas impositivos suelen tener discusión parlamentaria, solo es obligatorio si se tratara de un aumento de impuestos. Y en este caso sería lo contrario.

Otras medidas incluidas en el paquete que estudian los funcionarios serían moratorias impositivas para empresas con deudas tributarias, líneas de préstamos subsidiados para pymes y nuevos planes de compras en cuotas sin interés.

En la conferencia de prensa del lunes, el Presidente adelantó que estudia implementar medidas económicas. «He instruido al equipo económico para que preparen las medidas para cuidar a los argentinos, haciéndonos cargo de nuestra tarea que es gobernar», indicó. El diagnóstico del oficialismo tras las PASO fue que el resultado desfavorable se debió a «un castigo de la clase media», según comentó Pichetto.

 LO PIDIÓ CARRIÓ: 

Este lunes por la noche, con el revés de las PASO todavía fresco, la diputada Elisa Carrió pidió en su cuenta de Twitter medidas económicas de emergencia como un gesto para el electorado. En línea con los transcendido, apuntó a una suba del mínimo no imponible de Ganancias y, también, una nueva moratoria para Pymes. (Data24.com.ar)

Categorías
Gremiales La Plata

Acuerdan un aumento del 30% para los trabajadores Municipales

El intendente de La Plata, Julio Garro, mantuvo una reunión con los responsables gremiales del Sindicato de Trabajadores Municipales y el Sindicato de Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) provincia de Buenos Aires, y acordaron una suba salarial para los trabajadores municipales del 30% para este 2019, con un retroactivo del 8%.

Según se acordó durante una reunión encabezada por el Jefe Comunal, Julio Garro, con el titular del Sindicato de Municipales, Dario Alfano, y el Secretario General de UPCN, Carlos Quintana, se dará una recomposición salarial del 8% a los trabajadores correspondiente al año 2018, para finalizar dicho período con un incremento total del 32%.

Esta medida será aplicable retroactivamente al mes de enero del 2019 y se abonará con los salarios de abril.

Al mismo tiempo, se estableció un aumento salarial por tramos para este año, que en su totalidad sumará otro 22% sobre los haberes mensuales y con carácter remunerativo y bonificable, con incrementos en el orden del 4% aplicable al mes de abril; 9% para julio y el 9% restante a partir de octubre del presente.

«Agradecemos a los sindicatos y a todos los trabajadores municipales que trabajan todos los días para seguir haciendo crecer la ciudad y para que cada vecino pueda disfrutarla», valoró Garro, quien estuvo acompañado por el Secretario de Coordinación de la Comuna, Oscar Negrelli; de Gobierno, Nélson Marino y su par de Economía, Horacio Prada.

En esa línea, remarcó que: “Sabemos que estamos transitando un momento duro y es por eso que trabajamos para hacer el máximo de los esfuerzos y mejorar las condiciones salariales de los trabajadores, buscando replicar la política paritaria de la gobernadora María Eugenia Vidal”.

En el marco del acuerdo paritario, también se estableció un incremento del 30% para todas las bonificaciones vigentes a partir de abril; y el compromiso de ambas partes de volver a reunirse a mediados de año a fin de analizar la evolución de los aumentos de precios en la economía y si ameritan nuevos ajustes salariales.

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Institucionales Nacionales Sociedad

Diagnóstico del centro CEPA sobre la situación social y laboral de la Argentina actual

Primera parte: el poder adquisitivo de los ingresos según inflación

El poder adquisitivo del haber mínimo, considerando la evolución del IPC-INDEC y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado mensualmente por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), se retrajo 19,5% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el medido en diciembre de 2018, es decir, unos $1.814 mensuales, considerando la jubilación mínima de $9.306 en diciembre de 2018. Si se proyecta esa pérdida mensual por doce meses, obtenemos una pérdida anual de $21.768 en 2018 respecto del promedio de 2015. Las proyecciones a 2019, a contramano de lo indicado por el gobierno, muestran una profundización en este sentido, llegando a perder 21% en el promedio de los primeros cinco meses de 2019 respecto del promedio de 2015.

En el caso de la Asignación Universal por Hijo (AUH) la evolución es similar. El monto se retrajo 19,7% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el mismo valor para el mes de diciembre de 2018, es decir, la pérdida de los beneficiarios arrojaría unos $360 mensuales, considerando la AUH de $1.827 en diciembre de 2018. Las proyecciones a 2019, también a contramano de lo indicado por el gobierno, muestran un empeoramiento de la situación, llegando a perder 20,2% en el promedio de los primeros cinco meses de 2019 respecto del promedio de 2015.

Respecto del Salario Mínimo Vital y Móvil, en promedio, la pérdida de poder adquisitivo en diciembre de 2018 respecto del promedio de 2014/2015 alcanza un 24%, es decir, algo más que $2.700 mensuales, considerando el SMVM de $11.300 en diciembre de 2018.

Mientras el beneficio del Programa Hacemos Futuro debería aumentar de $4.030 en abril de 2017 ($4.430 en diciembre último) a $8.265 en agosto de 2019 según el incremento de la inflación, el aumento se limitará a alcanzar los $6.250. Esto significa una pérdida de $2.015 para ese mes, es decir una retracción del poder adquisitivo del orden del 24%. Para el periodo completo, comprendido entre diciembre 2018 y agosto 2019, implicaría una pérdida de $20.980. El bono de $3.000 para los beneficiarios, anunciado recientemente, no logra compensar la pérdida.

Segunda parte: el poder adquisitivo medido en dólares

El valor de la Jubilación Mínima cayó a niveles similares a los del año 2001. Si a septiembre de 2001, por ejemplo, la jubilación mínima se ubicaba en torno a los 194 dólares (vale recordar que eran $150=u$150, pero en el ejercicio se deflacta por la inflación de EEUU), esa cifra se encuentra muy cercana a los 207 dólares de diciembre de 2018. Si se considera el valor a noviembre de 2015, este ascendía a 397 dólares, es decir, estaba en un nivel sensiblemente superior al actual. Por otro lado, el promedio de 2015 alcanzó los 373 dólares. Retrospectivamente, la jubilación mínima medida en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos diez años, comparable a los 201 dólares de diciembre de 2008.

En relación al SMVM, el valor cayó por debajo de los niveles de 2001. Si a septiembre de 2001, por ejemplo, el SMVM se ubicaba en torno a los 259 dólares (vale recordar que eran $200=u$200, pero en el ejercicio se considera la inflación de EEUU), el valor a diciembre de 2018 no alcanza los 251 dólares.

Si se considera el valor a noviembre de 2015, este ascendía a 516 dólares, es decir, estaba en un nivel sensiblemente superior a los niveles actuales (el promedio de 2015 alcanza los 488 dólares). En síntesis, el SMVM medido en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos doce años.

El poder adquisitivo medido en la canasta seleccionada muestra una sensible caída en el caso de los ingresos de Programas Sociales: mientras que en 2001 se podrían adquirir 5,28 canastas con un Plan Trabajar, en 2018 se podrían adquirir 3,99. Con relación al salario mínimo se podrían adquirir 7,55 canastas en 2001 y 9,01 en 2018 y con relación a la jubilación mínima 5,66 y 7,42. En cambio, si se utiliza el 2015 como punto de referencia la caída es aún mayor dado que se podía adquirir 15,83 canastas con el salario mínimo, 12,18 con la jubilación mínima y 7,37 con los ingresos de Programas Sociales.

Tercera parte: la evolución del empleo y los salarios

El poder adquisitivo de la Remuneración Normal y Permanente Desestacionalizada, considerando la evolución del IPC-INDEC y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM, BCRA), se retrajo 21,5% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo promedio de 2015 y el medido en diciembre de 2018, es decir, unos $7.046 mensuales, considerando la remuneración normal y permanente de $32.776 en diciembre de 2018.

Si se considera la tasa de desempleo al segundo trimestre de 2015 (6,6 %, la mínima desde 2003) el 9,6% de desempleo para el segundo trimestre de 2018 implica 387.000 nuevos desempleados en los grandes aglomerados urbanos. Este valor proyectado al total del país implica 645.000 nuevos desempleados.

La tasa de desocupación en jóvenes entre 14 y 29 años fue de 19,3% en el segundo trimestre de 2018, 10 pp. (puntos porcentuales) superior a la tasa de desocupación de la población general. En la región GBA (Capital y partidos del GBA) la tasa de desocupación en jóvenes ascendió a 23,2%.

Tomando como comparación el segundo trimestre de 2015, el incremento en la desocupación de los jóvenes fue de 5,1 pp. entre 2015 y 2018. Durante el mismo período el incremento fue de 8,2 pp. en el GBA.

Cuarta parte: la evolución de la pobreza

Considerando la evolución de los ingresos reales entre julio y octubre de 2017 y julio y octubre de 2018 como proxy de la pobreza del segundo semestre de 2018, se concluye que el aumento de la pobreza para el segundo semestre de 2018 seria cercano al 6%.

Si se toma en cuenta que la medición del segundo semestre de 2017 indicó 25,7% de pobreza, la nueva medición alcanzaría entre 31% y 32% a fines de 2018.

Quinta parte: el efecto de la devaluación y el aumento de precios sobre el consumo

Los resultados de la encuesta realizada en Septiembre de 2018 entre CEPA y Proyeccion Ciudadana muestran una fuerte retraccion de prácticamente todos los consumos. En términos secuenciales es posible inferir que, en primer lugar, el recorte se realiza en los rubros vinculados a la recreacion (69%), continuando luego por alimentación (carne, 54%; gaseosas y jugos, 44%; frutas y verduras, 43%) para concluir en un llamativo recorte en dos rubros particularmente sensibles: lácteos (34%) y medicamentos (23%). Este análisis secuencial es de utilidad dado que quien recorta en medicamentos probablemente ya haya recortado en el resto de los rubros menos inelásticos.

Sexta parte: el aumento en los servicios y el transporte. El impacto en relación al SMVM y al salario registrado

Si se pretende analizar la evolución de los aumentos de servicios en relación con el aumento del SMVM y de la Remuneración Normal y Permanente Desestacionalizada, solo hasta finales de 2018, se percibe que el incremento de los primeros supera ampliamente el ingreso de los trabajadores. El gas se incrementó a diciembre de 2018 un 3.008%, la electricidad 2.136%, el agua 515%, el transporte 332%, mientras que la remuneración normal y Permanente Desestacionalizada y el SMVM solo aumentaron 113% y 100% respectivamente.

Séptima parte: una estimación poblacional de villas y asentamientos

El Modelo de estimación poblacional por correspondencia de superficie permite estimar que, en Argentina y según la proyección poblacional a 2018, viven 4.117.373 personas en villas y asentamientos. En otras palabras, alrededor de 9,5% de la población total, uno de cada 10 argentinos, vive en villas.

Informe completo

Categorías
Análisis - Opinión Berisso Gremiales Institucionales Política Tercera Sección

Señor Intendente: ¡Póngase la camiseta de los trabajadores!

(Solicitada) En diciembre del 2015 en su primer discurso como Intendente de Berisso, Jorge Nedela nos pidió a los vecinos de la ciudad “que nos pongamos la camiseta de Berisso”, en alusión a poder trabajar mancomunadamente con el objetivo de mejorarle la calidad de vida a la gente.

Eso hacemos como familia municipal en cada uno de los sectores en los que nos desempeñamos, dejando de lado los serios problemas edilicios o la falta de insumos en todas las dependencias, siempre nos hemos caracterizado por salir a “poner el pecho” por el bien de nuestra ciudad.

Sin embargo, hay algo en lo que no comulgamos y en lo que no vamos ni a formar parte, ni ser cómplices. Se trata de la mentira sistemática por parte del Ejecutivo que conduce Nedela hacia los trabajadores municipales, a esto le agregamos falsas acusaciones que el Intendente realizó en reiteradas oportunidades en cada uno de los conflictos salariales.

En la última semana nos vimos obligados a tomar una medida de fuerza frente al ofrecimiento que realizó la gestión como parte del ajuste paritario. Es de público conocimiento que la inflación superó el 40 %, poniendo en detrimento el poder adquisitivo de la clase trabajadora.

Esto nos llevó a presentar el día 12 de septiembre una nota por mesa de entradas para solicitarle al Intendente Nedela una reunión en carácter de urgente con el fin de reabrir la paritaria, tal como lo estableció el acta acuerdo que se firmó en abril. La respuesta del Ejecutivo llegó un mes más tarde, siendo los primeros días de octubre cuando se llevó a cabo la primera reunión y donde rechazaron el pedido que realizamos de incrementar los salarios un 25 %.

Luego, cuando la respuesta del Ejecutivo iba a ser en menos de una semana, lo dilataron casi un mes más ya que en la primera semana de noviembre donde demostramos una vez más la voluntad de diálogo y consenso acercando una nueva propuesta el día 6 que también fue rechazada.

En esa instancia, el Secretario de Economía nos ofreció verbalmente un 10 % que cuando se plasmó en el papel, no era el mismo que se había dicho durante la reunión. El aumento que propusieron sufría descuento dejando para los trabajadores un 6.86 % a dividir en los meses de enero y febrero del año que viene.

A esto le tenemos que sumar las desafortunadas declaraciones del Intendente Nedela que ante la delicada situación que atraviesa la Municipalidad, tuvo 4 horas de la mañana del jueves para “pasearse” por los medios de comunicación con el único objetivo de mentir y desprestigiar a los trabajadores.

El señor Intendente miente cuando dice que realizamos un paro, cuando nuestra medida de fuerza significó una retención de tareas en el lugar de trabajo. También falta a la verdad cuando sostiene que se convocó a la reapertura de paritarias la semana pasada cuando presentamos una nota por mesa de entradas con fecha del 12 de septiembre.

El señor Intendente miente cuando afirma que tenemos una intención “política” para favorecer a un candidato en las próximas elecciones. Nuestro único interés es el bienestar de la familia municipal y la militancia tanto de la Comisión Directiva como la del Cuerpo de Delegados es netamente gremial. Además, si se pusieran de lado de los municipales y hubieran ofrecido un aumento acorde a la inflación, no se hubiera realizado la retención de tareas. Por eso sostenemos que no es política nuestra decisión.

Para nosotros no es gratificante tomar medidas de fuerza que afecte el normal funcionamiento de la Municipalidad, no está en nuestra filosofía de vida poner en el lugar de “rehenes” a los vecinos de nuestra querida ciudad, como el Intendente quiere instalar en los medios de comunicación.

A esta altura ya no nos sorprendemos más, no podemos concebir que esto es parte de una distracción sino de una estrategia para dilatar cada día más lo que nuestra familia necesita que no es nada más ni nada menos que un salario digno. Por eso le pedimos al Señor Intendente: ¡Póngase la camiseta de los trabajadores!

Categorías
Análisis - Opinión Comercio - Industria Nacionales Política Servicios

Otro golpe para el cooperativismo y el mutualismo

La situación del sector es preocupante ante una nueva ofensiva del gobierno nacional: gravar con el impuesto a las ganancias a mutuales y cooperativas de seguro y crédito.

Días atrás, previo a una nueva negociación del gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional, se presentó el proyecto del presupuesto anual para el 2019. Una propuesta totalmente falaz respecto a las pautas de evolución de las variables económicas que se preveen y que no hace más que reflejar el brutal ajuste que habrá en jubilaciones, pensiones, salarios y asistencia social para paliar la crisis que ellos mismos han generado con sus políticas económicas.

Se trata de un proyecto de ajuste presupuestado para la mayoría de pueblo argentino, que expresa claramente las condiciones que le impone el FMI. En este contexto, el sector de la economía social será nuevamente perjudicado, ya que lo que pretende el ejecutivo nacional es que las mutuales y cooperativas de seguros y créditos –organizaciones sin fines de lucro-, paguen el impuesto a las ganancias.

Un error prominente y vergonzoso porque, en primer lugar, significa desconocer que se trata de entidades que no tienen ganancias porque devuelven sus excedentes al uso de servicios sociales y otro porcentaje a sus reservas –que son irrepartibles entre sus asociados-.

En segundo lugar, porque no hace más que ratificar el rumbo que ha decidido tomar no solo el gobierno de Macri, sino también el provincial que conduce María Eugenia Vidal: una brutal ofensiva en contra de los sectores productivos que le dan dinámica y aportan al desarrollo de la industria nacional, con cientos de miles de puestos de trabajo genuino, productos y servicios de calidad que compiten con costos más bajos en el mercado.

Como se viene sosteniendo desde esta Confederación, en conjunto con otras instituciones de la economía social y solidaria, de aprobarse esta iniciativa, fijaría un gravísimo antecedente para el sector ya que sería un factor de ahogo y disolución para muchísimas experiencias que se encuentran luchando para sobrevivir desde que este gobierno asumió la conducción de los destinos del país.

CNTC – Confederación Nacional de Trabajadores Cooperativistas

Categorías
Destacadas Gremiales Provincia Sociedad Universitarias

Según un estudio, los docentes bonaerenses están entre los peor pagos del mundo

Un estudio publicado por el Centro de Estudios de la Educación Argentina dependiente de la Universidad de Belgrano muestra que los docentes argentinos ganan en promedio mucho menos que países como Colombia, Costa Rica, Chile y México.

Allí se consigna que Luxemburgo, Suiza y Alemania son los países que mejores salarios pagan. Estados Unidos paga de forma anual 55.037 dólares mientras que en Argentina los docentes en el mismo periodo ganan 19.629 dólares, unos 20 mil dólares por debajo del promedio mundial y sólo por encima de un puñado de países incluidos en el estudio.

Para el caso de la provincia de Buenos Aires, se consigna que el salario, de unos 18 mil dólares, es decir mil dólares menos que el promedio nacional, la deja, en un plano internacional, sólo por encima de un puñado de países. El estudio da cuenta también de una escala provincial de los salarios. Allí la provincia tampoco mejora: se ubica 13º. Santa Cruz, Tierra del Fuego y Córdoba encabezan la lista, mientras que Misiones, Formosa y Santiago del Estero se ubican ultimas.

El informe está basado en un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, toma 39 países y a docentes con diez años de antigüedad. Los datos salariales argentinos están extraídos del Informe Indicativo del Salario Docente, publicado por el Ministerio de Educación en febrero de 2018 y dan cuenta que la Argentina está entre los países que peores sueldos paga y si se toma el salario docente en la provincia de Buenos Aires la situación se acentúa. (InfoGEI)

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

Inflación, salarios reales y Deuda Pública

(Por Héctor Giuliano)* Pongamos las cosas en claro: los aumentos de los Salarios no son la causa sino la consecuencia de la Inflación.

Los Sindicatos no reclaman incrementos de sueldos con fines de lucro ni de sobre-mejoras sino tratan sólo de recuperar la pérdida de poder adquisitivo que la Inflación conlleva.

¿Quién genera el aumento de los precios en el Mercado y bajo qué mecanismo lo hace?

En lo concreto e inmediato, la Inflación que hoy sufre la Argentina – una Inflación que, según texto, se define como el aumento sostenido y generalizado de los precios de bienes y servicios en la Economía – está provocada por tres factores principales:

La remarcación impune de precios por parte de las Empresas a través de toda la cadena de valor y/o comercialización del Mercado, fundamentalmente determinadas por los grandes grupos económico-financieros que controlan la formación de los precios sectoriales.

El aumento de Precios y Tarifas de Servicios Públicos que establece el gobierno y que se trasfieren al sistema de precios, de modo que el ciudadano recibe el peso de tales aumentos en forma directa como usuario y en forma indirecta por el traslado a precios que efectúan las empresas.

El aumento de la Presión Tributaria del Estado – Nacional, Provincial y Municipal – además de los recargos que se producen por medio de todo el mecanismo de gastos por trámites administrativos, aranceles, sellados, intereses, recargos, multas, etc. Y que también se trasladan a los precios.

Éstas son las causas concretas e identificables que – en lo inmediato – determinan la Inflación; que luego se retro-alimentan por la recurrencia entre precios y salarios en el marco del proceso de distorsión de Precios Relativos, que inhibe la estabilidad de los Precios porque continuamente los desajustes sectoriales motivan las actualizaciones por inter-acción de los valores en el Mercado.

A esto cabe agregarle – por su importancia determinante en la Argentina – la existencia de otros tres componentes inflacionarios que son de naturaleza específicamente financiera:

El denominado pass-through (efecto transmisión) o proceso mediante el que las devaluaciones de la moneda nacional (el Peso) frente a las divisas extranjeras (básicamente el dólar) se trasladan a los precios.

La Tasa de Interés, cuya incidencia también se traslada – en forma directa e inmediata

– a los precios porque las Empresas la incorporan como parte de su Costo Financiero a los valores finales.

Los costos bancarios – representados por gastos, comisiones, tasas, recargos de distinto tipo, sobrecosto de servicios financieros, mantenimiento de cuentas, tarjetas de débito/crédito, etc. – que constituyen gastos que también se trasladan al sistema de precios.

Todo este conjunto de factores es el que determina el perverso conjunto concreto de factores causales que llevan al aumento generalizado y sostenido de los precios de Mercado – la Inflación – y no los aumentos de Salarios, que son una consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores con ingresos fijos y bajo distorsión de los precios relativos que tales aumentos de precios provocan.

Como ya hemos explicado otras veces, los Salarios pierden siempre con respecto a la Inflación por triple motivo:

Porque los aumentos son pactados normalmente por debajo de la Inflación y/o apelando a proyecciones futuras irreales sin recupero de los costos de la Inflación pasada.

Porque los aumentos, cuando se efectivizan, lo hacen en forma parcial frente a la Inflación acumulada de los últimos 12 meses y en cuotas, por lo que no implican un recupero real total del poder de compra consumido durante el periodo inter-actualizaciones.

Porque la Inflación carcome el poder adquisitivo de los salarios día a día mientras que la percepción de los sueldos se produce mensualmente: un desfasaje financiero en contra del asalariado porque esto no se cubre durante el mes ni mucho menos durante todos los meses en curso hasta que se produzca el próximo ajuste de los ingresos, como es el caso típico y agraviante de los jubilados / pensionados (que se venían aumentando cada 6 meses – ahora cada 3 y sub-indexados – sin recupero de los meses transcurridos). Y que se trata del mecanismo exactamente inverso al que siguen las ganancias especulativo-financieras, que se benefician en forma cotidiana y/u horaria.

Esto quiere decir que toda la Población Argentina de Ingresos Fijos se traga así sistemática e institucionalmente la Inflación a través de la caída de los Salarios Reales, lo que constituye hoy – en la práctica – uno de los ejes centrales de la administración Macri para amortiguar parcialmente los gastos del Estado y de las Empresas Privadas a costa de las menores remuneraciones a los sectores asalariados y jubilados.

Pero en todo esto hay algo tanto o más grave todavía que subyace en el mecanismo perverso de orígenes y operatoria del proceso inflacionario y es la cuestión de si al gobierno Macri le interesa verdaderamente la baja de la Inflación Argentina:

La Inflación, desde el punto de vista financiero-fiscal, se comporta como un Impuesto y, como tal, fuente de mayor recaudación tributaria cuando se trata de emisiones de dinero sin respaldo. Y, peor aún, como uno de los impuestos más regresivos aplicados desde el Estado.

El Banco Central (BCRA) mantiene altas Tasas de Interés (que constituyen la base principal de las ganancias récord especulativo-financieras) con el argumento de la lucha anti-inflacionaria pero soslaya que esas mismas tasas de interés son uno de los principales factores determinantes de la Inflación (punto 5) y que las mismas han demostrado hasta ahora su inoperancia frente al problema de los aumentos de precios pese a los dos largos años de gestión Sturzenegger.

Pese a su retórica contra la Inflación, es el propio gobierno Macri el que contribuye a mantenerla elevada, según surge de los 6 puntos citados (incluyendo particularmente al 5, relativo a las tasas de interés).

Por ende, más allá de lo declarativo, la administración Macri no propende en los hechos a la baja de la Inflación sino que, por el contrario, la viene utilizando como herramienta para mantener la caída de los Salarios Reales y subsidiar a la actividad financiera, que es la que se mueve con mayor habilidad y rentabilidad en épocas de alta Inflación.

Y, como agravante, busca ahora institucionalizar este mecanismo – en alianza con los sectores empresarios y financieros – tratando de forzar que las nuevas negociaciones paritarias se convengan sobre la base de una Inflación Futura artificialmente optimista y no sobre el recupero ni las proyecciones realistas de la Inflación Pasada y Presente; y que además los nuevos convenios no incluyan cláusulas gatillo de ajuste frente a los previsibles desvíos desfavorables en los aumentos de precio.

La clave de este mecanismo de baja sistemática de los Salarios Reales reside así en la combinación de tres acciones oficiales concurrentes: 1. Sueldos retrasados frente a la Inflación, es decir, sin recupero de los aumentos de gastos de la población,2. Incidencia financiera del desfase de pago de los Salarios entre los períodos de percepción y actualización, y 3. Venta permanente de expectativas futuras ante la opinión pública frente a la falta de resultados presentes, como forma de ganar tiempo mientras se verifica la caída de los ingresos fijos reales pero simultáneamente se maximizan las ganancias financieras privadas, nacionales e internacionales.

Si al gobierno Macri le interesase verdaderamente combatir la Inflación la atacaría en sus Causas – que son los aumentos de precios citados en los puntos 1 a 6 – y no en sus efectos o Consecuencias, que son el reclamo por los aumentos salariales compensatorios de esa Inflación.

Pero no, la política macrista es la inversa: no a los Controles de Precios, vía libre a las remarcaciones constantes y discrecionales, alta presión tributaria, fuertes aumentos de precios/tarifas de servicios públicos y de los costos financieros determinantes de tales incrementos, empezando por las altas tasas de interés que fija el BCRA.

Los hechos hablan por sí solos en esta materia: libertad de precios, controles de salarios y subsidio a la actividad financiera vía altas tasas de interés.

O sea, que se da así la paradoja de que es un gobierno neoliberal – que hace gala de su aparente ideología anti-intervencionista – el mismo que libera los precios de Mercado a favor de las Empresas pero simultáneamente controla los salarios de los trabajadores y jubilados, que invoca la lucha contra los subsidios económicos pero sostiene los subsidios financieros a través del negocio especulativo entre altas tasas de interés y tipo de cambio estable, que proclama la necesidad de Inversiones Productivas pero ofrece a los capitales golondrina las mayores rentabilidades financieras del Mundo.

Y todo ello puesto al servicio de una teoría financiera tan discutible como contradictoria: la hipótesis de que la causa de fondo de la Inflación es el elevado Gasto Público, que éste provoca el Déficit Fiscal creciente de la Argentina y que este déficit tiene que cubrirse con Deuda Pública, cuando en los hechos la Deuda y sus Intereses son el principal rubro del Gasto y el Déficit Fiscal.

De esta manera, lo que se está ocultando es que no es la Emisión Monetaria, per se, la causa de la Inflación sino la Deuda: no debiera existir inflación si el aumento de los medios de pago – vía impresión de dinero – tiene como correlato el Crecimiento de la Economía, teniendo como destino de los fondos el financiamiento de proyectos productivos y/u obras públicas e infra-estructura en lugar de usarse para seguir sosteniendo el gasto financiero del Estado.

Pero si, como ocurre en la Argentina, el dinero se sigue emitiendo mayoritariamente para cubrir el sistema de los gastos financieros públicos, como son los servicios permanentes y crecientes de una Deuda impagable del Estado y los paralelos gastos cuasi-fiscales del BCRA por su montaña de Lebac igualmente impagable, entonces el problema de la Deuda es el verdadero determinante de fondo del aumento del Gasto Público y del consiguiente Déficit Fiscal.

Así, paradójica o sintomáticamente, la tesis neoliberal de la Inflación como resultado del Gasto y el Déficit fiscales se estaría cumpliendo – según se da hoy – pero no por aumento del Gasto Primario sino principalmente por el aumento de los Intereses a pagar, que a su vez son sólo una parte menor dentro del total de los Pasivos del Estado constituidos por su enorme e impagable Deuda Pública ya que no se realizan pagos por Principal.

Y para poder pagar tales intereses, que son rápidamente crecientes – sin contar las amortizaciones netas de Capital, que directamente no existen porque toda la deuda que vence se paga con nueva deuda, y además se toma deuda adicional – es que el gobierno Macri necesita reducir el peso de otros rubros, que corresponden a los gastos primarios, para tratar de sostener los mayores costos del gasto financiero.

Apretado, empero, por los compromisos incrementales y la mayor proporción de obligaciones fiscales y cuasi-fiscales que contrae a corto y mediano (que fuerzan una refinanciación permanente y cada vez más acelerada de las mismas), ante la mayor presión de los acreedores por el cobro de los intereses y por las condiciones de novaciones de principal de la Deuda, y con un déficit fiscal en aumento que deriva en mayores tomas de Deuda, la administración Macri se encontraría en una de las encrucijadas más difíciles de la Historia Financiera Argentina.

Esto explicaría el giro macrista hacia medidas fiscales más duras que se está dando desde Diciembre pasado con la aprobación de varias leyes clave por el Congreso – fundamentalmente una Ley de Presupuesto 2018 que constituye un verdadero cheque en blanco al Ejecutivo, una Reforma Previsional cuyo objeto primordial es la reducción de los aumentos salariales a la Clase Pasiva y una Reforma Tributaria cuyos resultados no están claros ni cuantificados – y con su vuelco a una modalidad presidencialista de gobernar por decretos (DNU), como es el caso del reciente Mega-Decreto 27/2018, que modifica casi un centenar de Leyes, y ahora el Decreto 52/2018, por el que modifica la composición de la mesa de negociaciones de la paritaria docente nacional.

Es la forma – aparentemente desesperada pero encubierta siempre con la clásica complicidad de Oficialismo, Oposición Política y Grandes Medios de Comunicación – en que la administración Macri trata de sostener su gestión de gobierno y dar ahora cumplimiento con ello a los compromisos asumidos por el presidente con los grandes Acreedores Externos y los grupos internacionales de poder económico-financiero en su viaje a Nueva York a principios de Noviembre pasado – casi inmediatamente después de las Elecciones Parlamentarias del 22.10 – grupos éstos que son los que sostienen a su gobierno y que lucran en consecuencia.

Para ello, su administración en general y su nominal Jefe del Estado en particular deben mostrar la pertinente cuota de servilismo y la pseudo-fortaleza en su gestión pública que le permitan garantizar la continuidad de las nuevas obligaciones tomadas.

Es en este contexto que debe entenderse la actual apelación macrista a ultranza en su política de baja de los salarios reales como componente clave del programa de ajuste gradual que está llevando a cabo para poder aguantar los costos del Sistema de Endeudamiento perpetuo y en gran escala en función de su Política de Gobernar con Deuda.

*Asesor del Foro Argentino de la Deuda Externa
Foro Regional La Plata, Berisso y Ensenada

Categorías
Berisso Destacadas INBOX Política Tercera Sección

Gramigna del MST: “Nedela y Vidal chantajean a los municipales y berissenses”

En Berisso, la exigencia de la gobernadora Vidal para que los municipios adhieran a la Ley de Responsabilidad Fiscal y se declare la Emergencia Económica local, abrió una crisis política creciente.

Ante esto, la excandidata a concejal por el MST en Izquierda al Frente, Graciela Gramigna, señaló que “(Jorge) Nedela no depositó los salarios a los municipales, violando el Acta que firmó con el sindicato. Un chantaje del intendente y la gobernadora a los municipales y berissenses, afectados por esta crisis generada desde arriba».

Prosiguió deciendo que «los municipales retienen tareas, medida que apoyamos. No hay un problema de ‘fondos’ ya que la recaudación superó por mucho a la inflación. En vez de bajar tasas e impuestos a empresarios y grupos sojeros hay que ponerles un impuesto especial y no pagar la deuda externa. Si hoy crisis, deben pagarla quienes la generaron, los ricos y corruptos”.

Gramigna por otro lado expresó que“para el día 10 se llama a la quinta sesión, luego de 4 sin lograr quórum, entre represión y heridos. Más los aprietes a un concejal opositor y el anuncio de obligar a ir con la policía. Acciones repudiables que dejan atrás la imagen de bonachón que quiso cultivar Nedela, al desnudar su verdadero rostro PRO-ajuste. Lejos de ser ‘destituyentes’ los municipales exigen diálogo y un ‘compromiso público’ de Nedela de no echar trabajadores ni hacer cambios ni persecuciones».

«El nuevo Régimen Fiscal implicaría un renunciamiento a la autonomía del municipio para contratar personal, fijar tasas o aumentar el gasto. Y tiene un mecanismo extorsivo: si no cumplen con la ‘austeridad’, no se reciben fondos. Eso votó la legislatura bonaerense el 14 de noviembre al aprobar la Ley 14.984  que modifica el Régimen de Responsabilidad Fiscal Municipal. Además del Presupuesto 2018 y la Ley Impositiva, leyes de ajuste aprobadas gracias al voto del PJ, del massimo, randazzismo y gran parte de los K”, agregó la referente del MST.

“Esa ley implica congelar la planta, poder transferir personal de un nivel a otro, contratar empresas privadas para reemplazar el servicio municipal y obliga a presentar informes trimestrales sobre el presupuesto y todos sus empleados y niveles salariales. También fija límites a los gastos corrientes, limita el endeudamiento al 10% de sus recursos, mientras obliga a bajar las tasas municipales a las empresas y demás sectores productivos, ‘dueños de la provincia’. Esto asegurará el deterioro del servicio público», enfatizó.

Por último recordó que «por eso rechazamos los aprietes de Cambiemos que generan conflictos y despidos en La Plata, Quilmes, Tres de Febrero o Morón. Apoyamos a los municipales, que se paguen ya los salarios y no haya despidos ni ajuste”.