Categorías
Análisis - Opinión Comercio - Industria Destacadas Nacionales Sociedad

Ante la crisis lo que crece en el país son las inversiones vía internet con poco capital y altos retornos

La constante crisis económica que atraviesa la Argentina, cada día que pasa la ciudadanía en general ya no le cree, ni al gobierno de Mauricio Macri que se va y ni del entrante de Alberto Fernández, ya que sólo gobiernan para el pequeño grupo de políticos,  financieras y economías que solo demuestra que solo con la propia acción de uno sobre los mecanismos económicos seremos capaces de salir de esta situación.

Una manera que muchos argentinos han encontrado para multiplicar sus pesos, o los pocos dólares que permite comprar el Banco Central, es invertirlos en las bancas electrónicas, llamada “Opciones Binarias”, para clientes argentinos que utilicen este link: click.

Este servicio es una  inversión en la bolsa, una inversión bursátil (“trading”, en el lenguaje de los corredores)  en opciones binarias,  que consiste del análisis del mercado de las monedas extranjeras para invertir mediante distintas operaciones para obtener buenos beneficios de rentabilidad.

Europa prohíbe las opciones binarias y limita los CFD (de sus siglas del inglés, contratos por diferencias) ya que, por ejemplo, dependiendo del intermediario, permite apostar hasta 200 veces el dinero disponible. En los casos más extremos y durante las promociones más agresivas se llega incluso a las 400 veces. Este nivel supondría invertir por el equivalente a 400.000 euros con tan solo 1.000 en la cuenta.

Si le  interesa este tipo de inversión, para iniciarse en el mercado de divisas de opciones binarias, llamado Forex, necesitará un broker, que es un especialista, sea una persona o agencia que sepa encontrar el vendedor de la moneda que se desea comprar y posteriormente el comprador, cuando el trader  (Inversor) crea conveniente vender. Asimismo, es conveniente encontrar a un broker que nos aconseje sobre la viabilidad o conveniencia de realizar tal o cual inversión, de la forma más acertada posible.

Hay que tener en cuenta de no negarse a la posibilidad de perder dinero en la inversión de opciones binarias, Forex o cualquier otro tipo de acciones en bolsa. Si esto le preocupa y es preferible ganar menos dinero pero reduciendo a cero las posibilidades de pérdidas, entonces lo más adecuado será ver alguno de los productos financieros que ofrece el Banco de la Nación Argentina, como el plazo fijo, los fondos comunes de inversión o los bonos y acciones; en vez de opciones binarias.

Hay que tener mucho cuidado en las múltiples opciones binarias que circulan en la web, ya que existen portales como Pocket Option Argentina, que según distintos informes, está orquestada por la “mafia rusa” para dar protección a corredores bursátiles que no  están regulados y permitirles robar el dinero a cualquier persona y no es regulado por ningún organismo reconocido de opciones binarias, la IFMRRC (en inglés, Centro Internacional de Regulación de Relaciones con los Mercados Financieros),y que no goza de seriedad y que ha defraudado y robado a muchos usuarios, tanto en Europa como en Latinoamérica.

En cualquier caso, si se va a invertir en opciones binarias, que impliquen una posibilidad de pérdida, recuerde el dinero invertido no debe nunca estar reservado para alguna utilidad, para una urgencia o para cualquier pago, debe ser siempre aquel del que podemos deshacernos sin que nos cause un perjuicio real, más allá que el puramente emocional.

Por último hay que tener presente que se debe tributar el impuesto a las ganancias en Argentina sobre la totalidad de sus ganancias presentando su declaración de rentabilidad anual a la AFIP cuando corresponda, que será en un periodo aproximado de cinco meses después de la fecha del cierre del ejercicio fiscal.

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Institucionales Nacionales Sociedad

Diagnóstico del centro CEPA sobre la situación social y laboral de la Argentina actual

Primera parte: el poder adquisitivo de los ingresos según inflación

El poder adquisitivo del haber mínimo, considerando la evolución del IPC-INDEC y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) realizado mensualmente por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), se retrajo 19,5% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el medido en diciembre de 2018, es decir, unos $1.814 mensuales, considerando la jubilación mínima de $9.306 en diciembre de 2018. Si se proyecta esa pérdida mensual por doce meses, obtenemos una pérdida anual de $21.768 en 2018 respecto del promedio de 2015. Las proyecciones a 2019, a contramano de lo indicado por el gobierno, muestran una profundización en este sentido, llegando a perder 21% en el promedio de los primeros cinco meses de 2019 respecto del promedio de 2015.

En el caso de la Asignación Universal por Hijo (AUH) la evolución es similar. El monto se retrajo 19,7% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el mismo valor para el mes de diciembre de 2018, es decir, la pérdida de los beneficiarios arrojaría unos $360 mensuales, considerando la AUH de $1.827 en diciembre de 2018. Las proyecciones a 2019, también a contramano de lo indicado por el gobierno, muestran un empeoramiento de la situación, llegando a perder 20,2% en el promedio de los primeros cinco meses de 2019 respecto del promedio de 2015.

Respecto del Salario Mínimo Vital y Móvil, en promedio, la pérdida de poder adquisitivo en diciembre de 2018 respecto del promedio de 2014/2015 alcanza un 24%, es decir, algo más que $2.700 mensuales, considerando el SMVM de $11.300 en diciembre de 2018.

Mientras el beneficio del Programa Hacemos Futuro debería aumentar de $4.030 en abril de 2017 ($4.430 en diciembre último) a $8.265 en agosto de 2019 según el incremento de la inflación, el aumento se limitará a alcanzar los $6.250. Esto significa una pérdida de $2.015 para ese mes, es decir una retracción del poder adquisitivo del orden del 24%. Para el periodo completo, comprendido entre diciembre 2018 y agosto 2019, implicaría una pérdida de $20.980. El bono de $3.000 para los beneficiarios, anunciado recientemente, no logra compensar la pérdida.

Segunda parte: el poder adquisitivo medido en dólares

El valor de la Jubilación Mínima cayó a niveles similares a los del año 2001. Si a septiembre de 2001, por ejemplo, la jubilación mínima se ubicaba en torno a los 194 dólares (vale recordar que eran $150=u$150, pero en el ejercicio se deflacta por la inflación de EEUU), esa cifra se encuentra muy cercana a los 207 dólares de diciembre de 2018. Si se considera el valor a noviembre de 2015, este ascendía a 397 dólares, es decir, estaba en un nivel sensiblemente superior al actual. Por otro lado, el promedio de 2015 alcanzó los 373 dólares. Retrospectivamente, la jubilación mínima medida en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos diez años, comparable a los 201 dólares de diciembre de 2008.

En relación al SMVM, el valor cayó por debajo de los niveles de 2001. Si a septiembre de 2001, por ejemplo, el SMVM se ubicaba en torno a los 259 dólares (vale recordar que eran $200=u$200, pero en el ejercicio se considera la inflación de EEUU), el valor a diciembre de 2018 no alcanza los 251 dólares.

Si se considera el valor a noviembre de 2015, este ascendía a 516 dólares, es decir, estaba en un nivel sensiblemente superior a los niveles actuales (el promedio de 2015 alcanza los 488 dólares). En síntesis, el SMVM medido en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos doce años.

El poder adquisitivo medido en la canasta seleccionada muestra una sensible caída en el caso de los ingresos de Programas Sociales: mientras que en 2001 se podrían adquirir 5,28 canastas con un Plan Trabajar, en 2018 se podrían adquirir 3,99. Con relación al salario mínimo se podrían adquirir 7,55 canastas en 2001 y 9,01 en 2018 y con relación a la jubilación mínima 5,66 y 7,42. En cambio, si se utiliza el 2015 como punto de referencia la caída es aún mayor dado que se podía adquirir 15,83 canastas con el salario mínimo, 12,18 con la jubilación mínima y 7,37 con los ingresos de Programas Sociales.

Tercera parte: la evolución del empleo y los salarios

El poder adquisitivo de la Remuneración Normal y Permanente Desestacionalizada, considerando la evolución del IPC-INDEC y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM, BCRA), se retrajo 21,5% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo promedio de 2015 y el medido en diciembre de 2018, es decir, unos $7.046 mensuales, considerando la remuneración normal y permanente de $32.776 en diciembre de 2018.

Si se considera la tasa de desempleo al segundo trimestre de 2015 (6,6 %, la mínima desde 2003) el 9,6% de desempleo para el segundo trimestre de 2018 implica 387.000 nuevos desempleados en los grandes aglomerados urbanos. Este valor proyectado al total del país implica 645.000 nuevos desempleados.

La tasa de desocupación en jóvenes entre 14 y 29 años fue de 19,3% en el segundo trimestre de 2018, 10 pp. (puntos porcentuales) superior a la tasa de desocupación de la población general. En la región GBA (Capital y partidos del GBA) la tasa de desocupación en jóvenes ascendió a 23,2%.

Tomando como comparación el segundo trimestre de 2015, el incremento en la desocupación de los jóvenes fue de 5,1 pp. entre 2015 y 2018. Durante el mismo período el incremento fue de 8,2 pp. en el GBA.

Cuarta parte: la evolución de la pobreza

Considerando la evolución de los ingresos reales entre julio y octubre de 2017 y julio y octubre de 2018 como proxy de la pobreza del segundo semestre de 2018, se concluye que el aumento de la pobreza para el segundo semestre de 2018 seria cercano al 6%.

Si se toma en cuenta que la medición del segundo semestre de 2017 indicó 25,7% de pobreza, la nueva medición alcanzaría entre 31% y 32% a fines de 2018.

Quinta parte: el efecto de la devaluación y el aumento de precios sobre el consumo

Los resultados de la encuesta realizada en Septiembre de 2018 entre CEPA y Proyeccion Ciudadana muestran una fuerte retraccion de prácticamente todos los consumos. En términos secuenciales es posible inferir que, en primer lugar, el recorte se realiza en los rubros vinculados a la recreacion (69%), continuando luego por alimentación (carne, 54%; gaseosas y jugos, 44%; frutas y verduras, 43%) para concluir en un llamativo recorte en dos rubros particularmente sensibles: lácteos (34%) y medicamentos (23%). Este análisis secuencial es de utilidad dado que quien recorta en medicamentos probablemente ya haya recortado en el resto de los rubros menos inelásticos.

Sexta parte: el aumento en los servicios y el transporte. El impacto en relación al SMVM y al salario registrado

Si se pretende analizar la evolución de los aumentos de servicios en relación con el aumento del SMVM y de la Remuneración Normal y Permanente Desestacionalizada, solo hasta finales de 2018, se percibe que el incremento de los primeros supera ampliamente el ingreso de los trabajadores. El gas se incrementó a diciembre de 2018 un 3.008%, la electricidad 2.136%, el agua 515%, el transporte 332%, mientras que la remuneración normal y Permanente Desestacionalizada y el SMVM solo aumentaron 113% y 100% respectivamente.

Séptima parte: una estimación poblacional de villas y asentamientos

El Modelo de estimación poblacional por correspondencia de superficie permite estimar que, en Argentina y según la proyección poblacional a 2018, viven 4.117.373 personas en villas y asentamientos. En otras palabras, alrededor de 9,5% de la población total, uno de cada 10 argentinos, vive en villas.

Informe completo

Categorías
Análisis - Opinión Nacionales Política

Fuga de capitales en el primer semestre de 2018

Uno de los factores que impactan significativamente en la problemática de la restricción externa es el flujo creciente de salida de divisas, que experimenta una fuerte aceleración desde la liberalización del mercado cambiario implementada por el gobierno de Cambiemos desde diciembre de 2015, y que se ha convertido en un problema de gravedad extrema que alarma sobre la falta de sustentabilidad del actual modelo económico.

A partir de la apertura cambiaria, los niveles operados en el mercado se multiplicaron y la formación de activos externos neta del sector privado no financiero (es decir, las compras netas de las ventas de moneda extranjera con fines de atesoramiento) alcanzaron 9.807 millones de dólares en 2016 y 22.148 millones de dólares en 2017. En efecto, el año 2017 más que duplicó el ritmo de salida del año anterior (siendo 125% mayor).

En el año 2018 esta tendencia creciente de la fuga se profundizó. Durante el primer semestre de 2018, la salida de moneda extranjera por atesoramiento sumó 16.676 millones de dólares, cuadruplicando los niveles de salida del año 2015 (siendo 447% mayor), cuando existían límites a la compra. Las salidas netas de moneda extranjera prácticamente triplican el ritmo del mismo periodo de 2016 (178% mayor) y duplican las del mismo periodo de 2017 (siendo 118% mayor).

Resumen del Centro CEPA

  1. Durante el primer semestre de 2018, la compra de moneda extranjera para atesoramiento (a través de la cuenta Formación de Activos Externos del BCRA, FAE) sumó 16.676 millones de dólares, alcanzando niveles récord de fuga de capitales.
  2. La salida acumulada desde diciembre de 2015 hasta marzo de 2018 por compra de moneda extranjera del sector privado para atesoramiento alcanza los 50.799 millones de dólares. Si se le agrega la remisión de utilidades y dividendos, las salidas alcanzan 919 millones de dólares.
  3. Si se analiza la composición de los segmentos de compra de moneda extranjera, se observa que, desde la apertura del mercado cambiario, la participación de los grandes actores (que adquieren montos mensuales superiores a los 2 millones de dólares) se ha vuelto muy relevante.
  4. En el mes de Junio de 2018, las transferencias de “divisas” al exterior representaron el 28% y la compra neta de “billetes” fue el 72% restante.
  5. En junio de 2018, el 4% de los clientes (es decir 44.560 personas sobre un total de 1.114.000 clientes) concentraron el 61% de las compras brutas de billetes (por montos superiores a 10.000 mensuales).
  6. Al mismo tiempo que las transferencias al exterior por “operaciones en divisas” del mes de junio de 2018 fueron efectuadas por unos 2.700 clientes, de las cuales casi el 80% del total de compras brutas fueron por montos mensuales superiores a 2 millones de dólares.
  7. En relación con la moneda extranjera destinada al turismo, también se observa un incremento de la demanda, que durante el primer semestre de 2018 arroja la suma de 5.544 millones de dólares.
  8. Estas salidas de divisas han sido financiadas por un extraordinario endeudamiento externo, que generan, además, el egreso de una suma muy relevante de moneda extranjera por pagos de intereses, que alcanzaron los 4.313 millones de dólares durante el primer semestre de 2018.
  9. Esta fuga de divisas impacta fuertemente sobre las reservas internacionales. Desde los primeros días de abril (hasta el 20 de julio de 2018), se perdieron un total de 16.700 millones de dólares de reservas internacionales. Cabe destacar que luego de la entrada de 15.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional, del día 22 de junio, ya se han perdido 3.536 millones de dólares, al 20 de julio de 2018.

Informe completo

Categorías
Análisis - Opinión Destacadas Nacionales Política

Un año de significativas transferencias de ingresos hacia las clases más altas

(Por Carlos Heller)* El cumplimiento de un año de gobierno lleva a la evaluación. Estoy de acuerdo con la alta nota otorgada por Macri a su propio gobierno. La misma se fundamenta en que están en el camino de lo que desean hacer, afianzando una significativa transferencia de ingresos hacia las clases más altas, en detrimento de los sectores más débiles.

Esa transferencia tiene no sólo altos costos en términos de actividad económica (baja de la demanda, elevados niveles de subutilización de la capacidad instalada, caída de la producción), sino que además deriva en fuertes costos sociales (pobreza, desempleo).

Creo que las políticas implementadas por el gobierno macrista pueden identificarse como un “regreso al pasado neoliberal”, vinculado con cinco ejes:

  1. La ya mencionada regresiva transferencia de ingresos, caracterizada por la eliminación de retenciones agrícolas y mineras (y la reducción a los productos sojeros), el alza de tarifas para incrementar la renta en dólares de las empresas energéticas, un blanqueo de capitales que no exige ingresar las divisas al país y eliminaciones de tributos progresivos, entre otras transferencias.
  2. Las continuas alusiones del gobierno y grandes empresarios al “fomento de la productividad”, que no encierran otra cosa que la flexibilización laboral y la baja de los costos laborales, a favor de una mayor rentabilidad empresaria.

  3. La defensa del Estado subsidiario. Macri lo definió con varias metáforas: como “el canchero”, es decir, el que prepara la cancha de fútbol, y como “el facilitador” de las inversiones y la productividad que rechaza intervenir en los mercados.

  4. La apertura de importaciones y liberalización de operaciones cambiarias con los negativos impactos sobre la producción y el financiamiento internos.

  5. La puerta giratoria del endeudamiento: los dólares ingresados por nueva y abundante deuda pública se van del sistema vía la conocida fuga de capitales.

Para justificar la situación tan negativa de la economía, aparece entonces el relato de la “herencia recibida” necesario para que el gobierno
intente sostener el ajuste que impuso.

“Crisis terminal”, “colapso de la actividad”, “hundimiento de los salarios reales”, todos inventos “de lo que hubiera pasado” para demonizar la gestión anterior, que dejó un Estado con baja deuda externa, salarios con elevado poder adquisitivo, alto nivel de empleo, todas variables que en esta gestión se deterioraron. Enfrentar este relato es una verdadera batalla cultural.

*Diputado Nacional – Partido Solidario