Categorías
Institucionales Nacionales Universitarias

Un nuevo sistema informático para actualizar las carreras universitarias de forma más ágil

Se trata de una plataforma que reemplazará al antiguo Sistema Informático de Planes de Estudio (SiPEs) y que permitirá actualizaciones en las carreras de manera mucho más rápida y eficiente, brindando una mayor flexibilidad curricular y autonomía para las universidades.
SIRVAT es un nuevo sistema informático de evaluación para el reconocimiento oficial y validez de títulos universitarios presentado por el Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología que brinda soporte a la reciente Resolución N°3432 de la cartera educativa -acordada con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), el Consejo de Rectores de Universidades Privadas (CRUP) y la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU)- , que ahora  habilita la incorporación de modificaciones en las carreras sin que esto repercuta en el reconocimiento y validez de sus títulos, agilizando los procesos.
Paulo Falcón, director de la Dirección Nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria (DNGyFU), explicó que “la antigua normativa confundía el concepto de título con el de carrera,  por lo que sí se hacía una modificación menor en ella, se exigía una nueva resolución que otorgue el reconocimiento y validez que el título ya tenía. Por eso, ahora con más de 14 mil ofertas académicas, necesitábamos un sistema más ágil”.
Además, esta resolución delega la aprobación de las modificaciones de las carreras en la DNGyFU, que antes exigía la firma del ministro de Educación. En tanto que los cambios menores como ubicación de materias, correlatividades, denominación de la asignatura, etc. sólo deberán ser informados y no necesitarán la aprobación ministerial.
Según Falcón, “la normativa que estuvo vigente hasta este mes se creó cuando nuestro sistema universitario tenía la mitad de estudiantes y casi 10 mil títulos y 70 instituciones menos, sin contar con que no existían los adelantos científicos, tecnológicos y pedagógicos de hoy, que exigen continuos cambios en los planes de estudio”.
Esta decisión revertirá un histórico problema de excesiva demora en el proceso de reconocimiento oficial y validez nacional, que en ciertos casos duraba hasta más años que la propia carrera, llegando los estudiantes a su fecha de graduación con un título que aún no era oficial.
La creación de una carrera nueva continuará con el mismo procedimiento que el actual, debiendo obtener el reconocimiento oficial y validez nacional con la firma del ministro de Educación.
Categorías
Exterior Institucionales Nacionales Universitarias

UNESCO adoptó el primer instrumento internacional sobre Educación Superior

Los Estados Miembros de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) adoptaron el pasado lunes 25 la primera Convención Global sobre reconocimiento de cualificaciones relativas a la Educación Superior, en el marco de la 40ª Conferencia General del organismo.

Este instrumento, que establece principios universales para la convalidación de estudios y títulos universitarios, mejorará la movilidad de los más de 220 millones de estudiantes matriculados en el nivel superior en todo el mundo. Está basado en mecanismos de garantía de calidad y en el intercambio de información sobre instituciones y sistemas educativos, programas de estudio y títulos.

Paulo Falcón, director nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación (MECCYT), explicó que el texto adoptado “es fruto de más de dos años de trabajo, durante los cuales Argentina participó activamente en la construcción de una propuesta que luego fue analizada por referentes de la Educación Superior de todo el mundo”.

Tal como destacó el funcionario, la herramienta “obliga a los Estados a darle a estudiantes y profesionales extranjeros un trato equivalente a los nacionales, con especial atención a la situación de migrantes, desplazados, asilados y refugiados”.

Por su parte, Francisco Miguens, director nacional de Cooperación Internacional del MECCYT, enumeró los logros que, en este sentido, se alcanzaron en los últimos cuatro años: “Implementamos dos normas para simplificar el reconocimiento de estudios por razones humanitarias, pensando especialmente en los ciudadanos sirios y venezolanos que llegaron recientemente a nuestro país, y firmamos acuerdos bilaterales con Chile, Ecuador, México, Costa Rica, España, Reino Unido y China”.

“Asimismo, nuestro país tuvo una destacada colaboración en la confección del Acuerdo sobre Reconocimiento de Títulos de Grado de Educación Superior del MERCOSUR y del Convenio Regional para el Reconocimiento de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior en América Latina y el Caribe –remarcó Miguens–. Todos estos instrumentos cambiaron el mapa de la movilidad académica en nuestro país, insertando al sistema educativo argentino en el mundo”.

Si bien la Convención Global no impone el reconocimiento automático de las calificaciones extranjeras, establece el principio de que un estudiante que califica para acceder a la educación superior en un país generalmente calificará para estudios de educación superior cuando se mude a otro país, a menos que haya diferencias sustanciales entre los requisitos de acceso de los dos países.

El documento adoptado por los Estados Miembros de la UNESCO amplía el alcance de los principios fundamentales de los convenios regionales de reconocimiento, para evaluar las calificaciones extranjeras de manera justa, no discriminatoria y transparente. Mientras que esas herramientas cubren la movilidad entre países de las diversas regiones de la UNESCO, la Convención Global allana el camino para la creciente movilidad entre regiones y continentes, garantizando además el derecho a la educación de las personas al facilitar el acceso a la educación superior.

Categorías
Exterior Institucionales Nacionales Sociedad Universitarias

Nuevo acuerdo regional de reconocimiento de títulos universitarios y movilidad profesional en américa Latina y el Caribe

El nuevo instrumento permitirá que los graduados accedan de modo más simple y ágil al reconocimiento de su título de nivel superior, fomentando la movilidad académica en la región e impactando positivamente en el crecimiento de los países que la integran.

La Conferencia Internacional de Estados (CIE) convocada por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) aprobó en Buenos Aires, Argentina, el Convenio Regional de Reconocimiento de Estudios, Títulos y Diplomas de Educación Superior para América Latina y el Caribe. Al texto adhirieron once de las delegaciones presentes en el encuentro – Argentina, Belice, Colombia, Costa Rica, Grenada, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Perú y El Vaticano- y es fruto de tres días de revisión de los acuerdos alcanzados durante las dos interconsultas gubernamentales celebradas en nuestro país en 2018.

“Después de 45 años, América Latina y el Caribe cuentan con una nueva herramienta para la integración de sus sistemas de educación superior, en base a la cooperación que habilita el reconocimiento de estudios y titulaciones de graduados, académicos y profesionales”, señaló Paulo Falcón, director nacional de Gestión Universitaria del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación y presidente de la Conferencia.

El funcionario definió el acuerdo alcanzado como “un avance significativo para el reconocimiento de la Educación Superior en tanto derecho humano, bien público y social y responsabilidad indelegable de los Estados”.

“Es un honor para nosotros haber encabezado este proceso, que se condice con la decisión unánime de la región de que la Argentina presida esta Conferencia Internacional”, concluyó Falcón.

El documento adoptado este mediodía actualiza el Convenio Regional de 1974, con especial foco en la Agenda de Desarrollo Sostenible y el fortalecimiento de los sistemas educativos regionales, a fin de garantizar una educación inclusiva y de calidad a lo largo de toda la vida. Este nuevo instrumento permitirá que los graduados accedan de modo más sencillo y ágil al reconocimiento de su título de nivel superior, fomentando la movilidad académica y profesional en la región e impactando positivamente en el crecimiento de los países que la integran.

Por su parte, el ministro de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación, Alejandro Finocchiaro, expresó al inaugurar el encuentro, “La Argentina ha hecho y continúa realizando importantes esfuerzos para jerarquizar el debate educativo. En pos de fortalecer la cooperación, hemos promovido la primera Reunión Regional de Ministros de Educación, que se celebró en Buenos Aires en 2017”.

“En aquella ocasión nos comprometimos a fortalecer los vínculos entre educación superior y mundo laboral, avanzando hacia sistemas educativos que den mejores respuestas y sean más flexibles y resilientes, a fin de garantizar los derechos y satisfacer las necesidades de personas migrantes y refugiadas”, destacó el funcionario.

Y recordó que la Argentina también albergó la Tercera Conferencia Regional de Educación Superior, celebrada en la ciudad de Córdoba, durante la cual “se reafirmó el postulado de la Educación Superior como un bien público social, un derecho humano y universal, y un deber del Estado”.

América Latina y el Caribe se suman así a Europa, Asia y Pacífico y África, regiones que modernizaron recientemente sus convenios regionales. El titular de la cartera educativa argentina presentará los resultados de la CIE en la 40ª Conferencia General de la UNESCO, que se celebrará en noviembre próximo, momento en el que también se espera la aprobación de una nueva Convención Global sobre Reconocimiento de Cualificaciones de Educación Superior.

Categorías
Institucionales Nacionales Servicios Universitarias

Se puede consultar online el estado del trámite de legalización del título universitario

Una buena noticia para los egresados universitarios: a partir de este mes podrán realizar un seguimiento del estado del trámite de legalización de su certificado o diploma universitario de manera online, a través del Sistema Informático de Diplomas y Certificaciones, https://sidcer.siu.edu.ar/

Si bien el inicio de la gestión continúa siendo una responsabilidad de las instituciones, ahora los estudiantes podrán controlar si la universidad presentó los documentos; si tuvo alguna observación o demora por parte del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación o si su diploma fue aprobado definitivamente, lo que aumenta la transparencia del procedimiento.

La digitalización total de la gestión, que se aprobó en febrero del año pasado, evita que las certificaciones tengan un traslado físico a Buenos Aires y elimina el paso posterior por el Ministerio del Interior, generando un enorme ahorro de instancias y recursos en relación al procedimiento anterior.

Esta iniciativa se generó a partir de tomar nota del enorme tiempo que tenía el proceso de expedición de diplomas, cuyo promedio era aproximadamente de dos años en 2016 en todo el sistema universitario.

Para Paulo Falcón, director nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria, a cargo de este procedimiento, “el sistema anterior sólo certificaba firmas sin control alguno sobre cumplimientos académicos y reglamentarios, en cambio, el nuevo procedimiento incorpora seguridad tanto en la certificación del recorrido académico como en la transparencia”.

El nuevo procedimiento cuenta con tres etapas. La primera es relativa a la carga de datos y la emisión de la solicitud, que es realizada por las instituciones universitarias. Todos estos datos pueden ser importados de los sistemas de información con los que las universidades trabajan, lo que permite reducción de tiempos y limitaciones de errores de carga.

Estos datos son cotejados por la Dirección Nacional de Gestión y Fiscalización Universitaria (DNGyFU), quienes, con el uso de tecnología que cruza datos, verifican la carga con las reglamentaciones vigentes. De esta evaluación puede surgir la aprobación o la necesidad de subsanar alguna información suministrada.

Una vez aprobados, los certificados y diplomas se incorporan al Registro Público de Graduados Universitarios, una base de consulta pública y gratuita. “Esta etapa permite incorporar a la sociedad a un proceso que antes era solamente entre universidades y el Ministerio de Educación, permitiendo conocer la situación de los profesionales en nuestro país”, opinó Falcón.